Haiku

Dos haikus de Masaoka Shiki

El haiku es quizá la forma regular más breve de la poesía universal, con su recuento de sílabas fijo, que algunos traductores respetan y otros no. Cuando se respeta la métrica, es una buena introducción a la escritura métrica en el aula, que permite mucha creatividad medida, juego reglado, en definitiva: experimentación con límites, que es la que permite aprender.

Porque aunque se tiende a pensar lo contrario, la poesía tiene que ver poco con la libertad absoluta: escribir con plena libertad, en el sentido de «sin ninguna consideración», solo genera textos incomprensibles que pierden la función comunicativa, como «XDFHJKSD», que es muy libre, pero no dice nada. Al respecto, podéis ver también,”Mudarse” de Georges Perec:

MUDARSE

Dejar un apartamento. Desocupar una casa. Levantar el campo. Despejar. Ahuecar el ala.
Inventariar ordenar clasificar seleccionar
Eliminar tirar vender
Romper
Quemar
Bajar desellar desclavar despegar desatornillar descolgar
Desconectar soltar cortar sacar desmontar doblar cortar
Enrollar
Empaquetar embalar apretar anudar apilar juntar amontonar atar envolver proteger recubrir cerrar apretar
Recoger llevar levantar
Barrer
Cerrar
Marcharse

Pero el haiku permite otros muchos juegos: desde los temáticos (porque el haiku tradicional no se escribe sobre cualquier tema y debe incluir siempre determinada clase de alusiones, por ejemplo, al paso de las estaciones y el tiempo) a los lingüísticos (aprovechando el original japonés para abrir el oído a las sugerencias fónicas o incluso creando nuevos poemas en un «japonés» inventado).

Dejo dos haikus del japonés Masaoka Shiki (1867-1902).

Tsuiu-bare ya
Tokoro-dokoro ni
Ari no michi

Pasa la lluvia.
Por todas partes
surgen sendas de hormigas.

darabuc-hormiga.jpg

Camino caluroso.
Sobre esa piedra
descansan todos.

Taezu jito
Ikou natsu-no no
Ishi jitotsu

Fuente: M. Shiki, Cien jaikús, traducción castellana de Justino Rodríguez, Hiperión, Madrid, 1996.

Y si los yanquis vienen a matar narcos a Mexico

ciro_gomez

¿Queremos ayuda de fondo para la guerra contra el narco, o nos contentamos con los mínimos de la Iniciativa Mérida, que evita compromisos y requisitos incómodos?, preguntan retóricamente Jorge Castañeda y Héctor Aguilar Camín en el formidable ensayo que han escrito a cuatro manos en Nexos. Y perfilan la respuesta: “No tiene sentido declararle la guerra al narco si no se cuenta con el Ejército, la policía y el servicio de inteligencia necesarios. La única manera de poseerlos es con ayuda externa. En nuestro caso, sólo puede venir de Estados Unidos”.

La idea se vuelve dos veces provocadora al entrelazarse con las últimas cifras de ejecutados. En la estadística de MILENIO, octubre fue el segundo mes más violento del calderonismo, con 840 ejecuciones relacionadas con la lucha contra el narco. El total de 2009 llega así a 6 mil 714 y el de los 35 meses del sexenio a 15 mil 290.

Se dirá que 90 por ciento de esos muertos son criminales, que hay récord en el número de bandas desmanteladas, droga incautada y capos encarcelados. Pero nadie podrá afirmar en serio que es una guerra que se va ganando: ni se ha recuperado el territorio que 15 mil muertes supondrían, ni se ha limpiado a las policías locales, ni se han alterado los precios, ni hay una mejor vida cotidiana para millones de mexicanos. Sin esas cuatro premisas resueltas, lo demás es estadística y propaganda.

¿Nos estaría yendo mejor con la mano de los yanquis? Quizá, aunque el ejemplo colombiano tampoco es como para hacerse grandes ilusiones.

Lo imperdonable, y lo subrayan Castañeda y Aguilar Camín, es que pasen las generaciones y sigamos sin poder siquiera discutir esos asuntos.

Quince mil 290 ejecutados. ¿Para qué?

gomezleyva@milenio.com

¿Para que tanto leer?

38. El Libro

26/04/2008

La lectura va a menos porque no encuentra suelo donde arraigar ni espacio donde esponjarse

El insecto queda exterminado sin infligirle un mal directo, pero no se reproducirá en la ciudad. Igualmente, el fin del libro y su lectura no proceden, en especial, de la educación deficiente, la impericia de las editoriales o una siembra de cizaña (¿televisión?, ¿videojuegos?) que lo matan directamente y de raíz. Simplemente, la lectura va a menos porque no encuentra suelo donde arraigar ni espacio donde esponjarse.

La actualidad del mundo, la realidad de los intervalos de trabajo y tiempo libre, coinciden con una disponibilidad para leer tendente a cero. Y no se diga ya para leer a fondo. Los momentos en que aún se lee se obtienen de intersticios de una construcción cuya fachada central repele lo libresco como materia ajena a su iluminación natural. Se lee, efectivamente, en los cantones del sistema, en los estrechos itinerarios de transporte público, en los puentes o en las vacaciones, en los tiempos muertos.

Todo tiempo oreado y candeal se ocupa, generalmente, en otros gozos, sean los viajes, el sexo, Internet, las copas, los juegos en las pantallas, las cenas o los cines. ¿Tiempo para leer? Quien lee se extrae literalmente de la cadena nutricional reinante para insertarse en un nicho marginal. Todo lector, y tanto más cuanto más lo es, traza su fuga y, a su pesar, se convierte en fugitivo de la contemporaneidad.

Efectivamente, los lectores de Harry Potter y otros best sellers internacionales no abandonan el reino, pero ¿quién puede decir que encarnan al profundo lector? Son lectores mutantes que como la presunta clase de himenópteros futuros hallará albergue en el asfalto. No ya en la fisura del asfalto sino en el mismo piso puesto que esta tipología no alude a un lector convicto, sino al libro de recreo importado de lo audiovisual. Son lectores de letras pero no letrados, siguen la línea de la página pero según los patrones del hilo cinematográfico o del musical.

El resto, los lectores conspicuos que aún permanecen, son hoy trabajadores autónomos, artistas profesionales, jubilados, impedidos, enfermos, críticos literarios, editores, directores de colección, traductores, autores. Fuera de ese ejército marcado y en declive creciente, apenas unas unidades más pueden sumarse al mundo lector.

Los libros, infantiles, juveniles, de autoayuda, de intriga, de salud, de consejos prácticos, de empresa, de texto, etcétera, componen la mayoría del tonelaje que trasladan todavía los contenedores del sector editorial y que pronto serán reemplazados masivamente por la superior eficiencia de las pantallas. No hay ocasión, pues, para complacerse en los libros literarios o en los libros del saber, ni tampoco una razón firme para confiar en su ventaja utilitaria.

En consecuencia, toda lectura de El Quijote con el ánimo de propagar la lectura como signo de salvación social no será sino la chusca representación de una función agotada y la teatralización de la impotencia. No se lee por El Quijote, no se lee siquiera por consejo o ejemplo de los padres, se lee cuando el bocado de tiempo que pertenece al libro procura sabrosas y efectivas sensaciones de placer. Sin embargo, para ello no basta cualquier tiempo marginal, contaminado o intersticial, ni tampoco el tiempo urgido o el intervalo fatigado del fin del día. Quienes leemos y leen el libro no se alistan entre quienes se integran más y mejor, sino entre los que añoran ese producto que aprendieron saludablemente a paladear.

¿Escuelas gastronómicas para la lectura? Todas las escuelas gastronómicas se dirigen a acrecentar la variedad de los restaurantes, esos espacios donde efectivamente el mundo joven acude con insólita frecuencia y cuyo disfrute pertenece de pleno derecho a los entretenimientos de esta cultura reinante que atiende, en sus acortados tiempos libres, a las benditas sensaciones del cuerpo y no a los enrevesados ejercicios que a menudo exige la degustación mental.

articulo de Vicente Verdu

El discurso

119436~Primer-plano-de-burro-rebuznando-Posteres

Se encuentra un político dando su discurso para su nueva campaña, y justamente cuando va a decir qué problemas va a resolver, se oye un rebuzno de algún burro de las cercanías.
El político enojadísimo grita:
¿Quién hizo eso? ¿De dónde salió?
Y entonces alguien del público le dice:
No se preocupe, sólo es el eco.

Casos de la vida real

golpes_diputados_pan_prd

Un hombre que iba manejando su automovil, llega hasta las puertas del congreso y se estaciona. El policia de transito llega inmediatamente y le dice:

– Oiga, no estacione su carro ahi que van a salir los diputados.

El hombre dice tranquilamente:

– No se preocupes, mi auto tiene alarma.

Reforma fiscal

impuestos2

En lugar de tantas  miscelaneas fiscales cocinadas al vapor, al cuarto para las doce, y que solo sirven para tapar agujeros, nuestros queridisimos politicos deberian sentarse delante de una buena mesa de trabajo y no en un restaurante de lujo, para poder diseñar sin tantas prisas, una buena reforma fiscal.

Hasta podrian invitar a participar a cierta gente, que aunque ajena a la politica, fueran conocedoras del tema. Seguramente habra mucha.

En un pais en crisis como el nuestro y del cual los gobernantes presumen que es democratico, todo el mundo debe de apoquinar, contribuir aunque sea a regañadientes, con los odiados impuestos. (Y si no esta en crisis tambien).

Los mas jodidos, lo haran a traves del I.V.A.  Ahora tambien pagaran mas por el alcohol utilizado para ahogar sus penas.

Las iglesias tambien deberan soltar la mosca, al pagar sus impuestos ayudan al pais y consecuentemente ayudaran asi a sus feligreses, que al fin y al cabo es lo que les debe preocupar. Todos sus ingresos por bautizos, bodas, defunciones, confirmaciones, etc, etc, se veran reflejados con sus respectivas facturas. Y nada de eso de que  “Dios se lo pague”.

El negocio del ambulantaje, debera ser controlado, no por algun politiquillo de tercera en sociedad con algun mafioso de cuarta. Para poder alinear este sector multimillonario y que ha tenido  un crecimiento impresionante en los ultimos años, se necesitara algo parecido a una secretaria de estado para organizarlo y convertirlo en recursos potenciales.

La mayoria de los negocios registrados como causantes menores, no lo son en absoluto. Ingresan mucho mas del monto establecido. Restaurantes, talleres, tiendas, donde no facturan ni la cuarta parte de lo vendido, y en muchos casos cuando les pides factura te dicen que no tienen, o que no se las han entregado los de la imprenta. Este tipo de empresas son altamente evasoras.

En cuanto a la filantropia, cuya definicion de acuerdo a su etimologia, es el amor por el genero humano, se ha convertido en todo lo contrario a lo que seria “ayudar de manera desinteresada” , que seria lo correcto. Me gustaria saber cuantos filantropos quedarian en este pais si las ayudas “desinteresadas”, no fueran deducibles de impuestos. Habria que revisar con lupa tambien, esas famosas campañas del redondeo.

Y no hablemos ya de las sumas millonarias destinadas a los partidos politicos, que en algunos casos son empresas familiares exentas de impuestos, de los gastos desmesurados de nuestros gobernantes y ex-gobernantes, viaticos, seguros de vida y gastos medicos, celulares, comilonas, aviones y helicopteros, camionetas blindadas, sequitos de seguridad.

Y que me dicen de Pemex, la C.F.E, los sindicatos………………….

En fin, de  muchas de estas cosas tendrian que hablar en las mesas de trabajo. Esto es lo que tienen que arreglar. Pero como siempre, sera un sueño guajiro.impuestos

Un sueño maravilloso

el-significado-de-los-suenosUna mujer se levanta por la mañana, despierta a su marido y le dice:

“Cariño, he tenido un sueño maravilloso. He soñado que me regalabas un collar de diamantes por mi cumpleaños. ¿Qué querrá decir?”

El marido le contesta: “Lo sabrás en tu cumpleaños…”

Llega el día del cumpleaños de la esposa y el marido entra en casa con un paquete en la mano. La mujer, emocionada, se lo quita de las manos, rasga nerviosa el papel, abre rápidamente la caja y encuentra un libro titulado:

“El significado de los sueños.”

Fisica teorica para gente corriente

einstein

Teoría especial de la relatividad:

Esta ley, descubierta por Albert Einstein en el reverso de la tapa de un yogur, viene a decir que la percepción del espacio y el tiempo está determinada por el movimiento del observador. Una demostración práctica de este fenómeno puede comprobarse en el hecho de que un viaje en tren Bilbao-Sevilla se te hará mucho más largo si lo haces tú que si lo hace tu cuñado.

La relatividad es un arma de doble filo ya que, si bien sirve para explicar el Universo tal y como hoy lo concebimos, no es menos cierto que puede llegar a aburrir sobremanera en una primera cita.

Para explicar esta teoría a la gente de FP, Einstein desarrolló la celebérrima paradoja de los gemelos que explicamos a continuación:

Tomemos dos gemelos parecidos cualesquiera. Uno de ellos se embarca en un viaje espacial a una velocidad cercana a la de la luz con todo lo necesario para ello (cepillo de dientes, mudas y 10 millones de Penthouse). El otro gemelo se queda en la Tierra y sigue con su vida normal, trabajando en el banco y diciéndole a su mujer que la ama aunque en realidad hace años que no siente nada por ella.

Evidentemente, la mujer no sospecha nada de esto, ella siempre fue muy ingenua. Bien. El hecho es que Einstein afirmó que, cuando el gemelo viajero regrese de su viaje espacial, será más joven que el que se ha quedado en la Tierra. En un principio se creyó que esto se debía a cosas relacionadas con la percepción del tiempo, hasta que Einstein revolucionó la física al demostrar que vivir con alguien a quien no amas hace que envejezcas más deprisa.

www.mimesacojea.com

Santos y difuntos

LA TRONERA|ANTONIO GALA

antonio gala02.11.2009.

  • LA IGLESIA hace, a veces, examen de conciencia. En general, cuando se trata de pagar facturas; en particular, de declararse en suspensión de pagos para eludir las indemnizaciones. Es lo que ha sucedido, lo primero, en la práctica totalidad de los Estados Unidos; lo segundo, en siete diócesis acogidas milagrosamente al Capítulo 11 de la Ley General de la Bancarrota. Pero ¿se evita el escándalo de los juicios por pederastia? Son tantos, que arruinan los poderes económicos de la Santa Institución. (Aunque se excuse diciendo que no se trata de paidofilia sino de efebofilia: ganas de entrejoder, como dicen en Jerez.) Los abogados y las víctimas tachan esas maniobras de «desesperadas»: una palabra fea para quien la esperanza es la flor de las virtudes. Pero que aún queden, tras la fingida bancarrota, ocho procesos en el aire sólo en Delaware, tiene algo de tela marinera; y el trasiego de curas acusados de unas diócesis a otras para eludir los desembolsos, algo de cabronada. Sea quien sea su autor. Aquí el «que Dios se lo pague» ya no sirve.
  • fuente:elmundo.es