Fisica teorica para gente corriente

LOGO 6 FORMATO (oscura 3) OK

Teoría de las supercuerdas:

Teoría que pretende agrupar todas las teorías de la naturaleza en una sola (también conocida como Teoría del Todo o Teorión De La Hostia).

Evidentemente, no se trata de poner todas las teorías, una detrás de otra, y separarlas por comas. De ser así, cualquier imbécil tendría un Nobel, y todos sabemos que el Nobel está al alcance de sólo unos pocos imbéciles.

Si esta teoría llegara a demostrarse algún día, lo explicaría absolutamente todo, desde la dualidad onda-partícula de los electrones hasta la razón por la cual las tiendas de los chinos tienen decoración navideña en julio.

Las supercuerdas, como su propio nombre indica, son cuerdas de un extraordinario grosor que, sin embargo, no se ven por ninguna parte. Según esta teoría, todo está unido por estas cuerdas salvo quizá determinados barrios periféricos de Madrid.

Dichas cuerdas vibran en resonancia a una frecuencia de la longitud de Planck, también conocida como el solo de trompeta de Planck o, como prefería llamarlo la señora Planck: “Junior, Para Ya Con Eso Que Vuelves Locos A Los Vecinos”.

La teoría de las supercuerdas se basa en el supuesto de que puedan existir más de cuatro dimensiones, si bien a partir de la cuarta los hoteles estarían carísimos, por lo que los científicos nunca van por allí y, si van, jamás hacen noche.

El Premio Nobel de Física Richard P. Feynman sintetizó la teoría de las supercuerdas en aquella célebre conferencia celebrada en el reservado del “Little Hot Lolitas” de San Diego. Dijo: “Las supercuerdas son los hilos con los que Dios se cose los bajos del pantalón”. Y añadió: “¡Ey, Susie, ven aquí y sácate las tetas!”

fuente:www.mimesacojea.com

Principios

20070919110731-balanza

Es una fortuna caminar en compañía de gente sabia, divertida y escéptica, que esté dispuesta a cambiar cualquier verdad absoluta por un queso de cabra, cualquier honor, premio o reconocimiento por la corona de un sombrero de paja, cualquier clase de eternidad por la embriaguez de la duda unida a la armonía de la naturaleza.


Por el contrario, encontrarse con gente de principios sólidos e inalterables es el peligro más grave que puede correr uno en esta vida. Un hombre de principios fue aquel que, sintiéndose puro, arrojó la primera piedra contra la adúltera; es el mismo que te indica con el dedo el camino recto que debes seguir y en cuanto te desvíes será el que te delate, el que te incluya en la lista negra o borre definitivamente tu nombre del mapa. En el caso en que este hombre de principios obtenga un poder absoluto, si además es muy devoto, no dudará en mandarte a la horca rezando por tu alma sin ahorrarse las lágrimas, puesto que también se puede llegar a la extrema violencia a través de la piedad. Huye de ese ser misericordioso que busca tu salvación por medio del terror del espíritu y te obliga a desayunar cada mañana con una rueda de molino.



No es ninguna broma aquello que dijo Groucho Marx: “Éstos son mis principios, Si no le gustan, tengo otros”. El fanático es capaz de saltar de un risco al risco contrario, ambas cimas situadas a la misma altura bajo un cielo nítido y puro, donde se siente igual de seguro, aunque armado esta vez con distinto látigo. El dogma es una forma de locura, del mismo modo que la pureza extrema alcanza a veces la forma de la más refinada crueldad. Los principios inalterables nos fueron inoculados en una edad muy temprana cuando nuestro cerebro estaba aún desvalido. En la mayoría de los casos aquellos principios fermentaron y se diluyeron en la inteligencia, en la imaginación y en el placer de los sentidos; pero hay personas que conservan incólumes aquellos mitos de la infancia en su cerebro de reptil sin que encuentren salida sino a través de los latidos de sangre que conforman su pensamiento. Hoy es un domingo de primavera y hay dos clases de desayuno. Por un lado, café, tostadas, queso de cabra y alguna duda relativa; por otro, principios inalterables y ruedas de molino.

Manuel Vicent

BULERIAS

Los palos flamencos
Bulerías
por Susana Navalón

(De burlería, burla, o de bullería, bulla, griterío, jaleo). Es un palo bullicioso, festero y alegre. Se distingue por su ritmo rápido y redoblado compás que se presta más que otros cantes al jaleo y las palmas. Con frecuencia interviene como remate de otros cantes, principalmente de la soleá, aunque también suele ser el baile con el que se remata toda juerga flamenca. En este caso, se reúne todo el cuadro en el centro del escenario en un semicírculo y, de uno en uno, los intérpretes van saliendo a bailar una parte de la pieza. Normalmente, se comienza con una llamada y se termina con la salida con la que el bailaor regresa al puesto que ocupaba en el círculo.

BAILE

Es un baile repleto de intuición por parte del artista que le permite mucho lucimiento y gran comunicación con el público, porque es el estilo que admite mayor improvisación. El compás juega un papel fundamental en esa libertad de movimientos espontáneos, graciosos y pícaros. Se requiere dominio de los contratiempos, riqueza de pasos, velocidad y fuerza en los pies si se quiere zapatear y expresividad absoluta en los brazos, en el cuerpo e, incluso, en la cara. A veces, se meten por bulerías pasos de otras danzas folclóricas y populares, aunque con un toque de guasa o de burla, y es el único palo flamenco que admite saltos en la interpretación masculina.

GUITARRA

. Se ejecutan en los tonos que se quiera, con predilección del medio o por arriba. Estando por el medio, se tocan los mismos acordes que en la soleá, en LA mayor y SI bemol mayor. Hay otras bulerías a las que se les dan los acordes de las alegrías por el medio, en LA mayor y dominante, y si es por arriba MI mayor y dominante.
Los desplantes en este baile son iguales que las alegrías cuando terminan y entran en bulerías y su rasgueo, también lo mismo, aunque haya alguien cantando.

CANTE

Aparecieron a mediados del siglo XIX en Jerez, aunque también tienen su núcleo en Utrera y Cádiz. La copla tiene tres o cuatro versos octosílabos y sus letras son intrascendentes, aunque dotadas de fuerza en la interpretación. Dentro de su heterogeneidad pueden destacarse las bulerías al golpe y las bulerías ligadas. A las primeras se les llama también bulerías por soleá y son de ritmo más lento. Las segundas son trepidantes.
Desde hace unos años está de moda interpretar por bulerías letras de canciones y coplas que en su origen no son flamencas. Lo importante es decir bien la letra ajustándose a un compás exacto.

Ciencia para gente corriente

LOGO 6 FORMATO (oscura 3) OK¿Dónde acaba el Universo?
Los científicos de todo el mundo coinciden al considerar que el Universo acaba al fondo. Naturalmente, cuando uno les pregunta dónde está ese fondo, ellos tieden a responder: “bueno, basta de hablar de mí, ¿qué tal tu trabajo?”
En realidad, preguntar dónde acaba el Universo carece de sentido, ya que el Universo lo es todo. Es como si le preguntas a tu mujer qué planes tiene para cuando te folles a alguien más joven; son cuestiones que escapan a la ciencia y entran en el siempre pantanoso terreno de la filosofía.
fuente:www.mimesacojea.com

Catolicismo 2020

Cathedral of Brasília


(Artículo copiado de Wikipedia el 12 de marzo de 2020.)

La crisis de vocaciones que arrancó con la invención de la imprenta llegó a su apogeo en 2013, cuando sólo quedaban 1.374 curas católicos en todo el mundo, y más del 50% tenía procesos judiciales en marcha.

En 2014 el Papa decide abrir las puertas del Vaticano a criaturas no racionales, alegando que también son hijas de Dios. La Conferencia Episcopal Española pasa a ser presidida por una gallina, que inmediatamente compara la tortilla con el holocausto.

En 2015 Su Santidad Benedicto XVI fallece en sus aposentos en circunstancias poco claras. Las cinco prostitutas que le acompañan en el momento del deceso afirman que estaban haciendo un Totus Tuus. Lamentablemente, cuando se dirigen a una rueda de prensa, las prostitutas fallecen en cinco accidentes de tráfico distintos.

Buscar al nuevo Papa se convierte en una odisea y, tras mucha negociación, resulta elegido Josete de Triana I, el primer Pontífice de raza gitana. Un mes después de su llegada, la Basílica de San Pablo desaparece sin dejar rastro. Ciertos sectores eclesiásticos culpan al Papa de la desaparición, a lo que responde con su ya célebre cita: “Asín os traguéis un paraguas y sos abra dentro, amén”.

En 2017, la Iglesia Católica, al borde ya del concurso de acreedores, es comprada por la multinacional Apple. La firma norteamericana rediseña por completo la iconografía católica. Nacen las iBibles, Sagradas Escrituras con tecnología multitouch, multiconexión y customización total que posibilita vivir la experiencia de Cristo de forma totalmente interactiva. En menos de un año se venden más de 50 millones de iBibles, y ser católico pasa a ser cool.

En 2018 Steve Jobs es nombrado Papa por la junta de accionistas. En los meses siguientes, la Santa Sede es recreada en California, con diseño de Frank Gehry. El iVatican cuenta con más de 30 restaurantes temáticos, una pista artificial de esquí, 4 boleras, 17 auditorios alquilables para eventos que no ofendan a Dios, y la CatholicStore más grande del mundo.

En 2019 Jesucristo es elegido hombre del año por la revista Time, siendo el primer personaje de ficción que recibe este honor.

Actualmente, Catholic Inc. cotiza en Wall Street, y es una de las empresas con más patentes en su haber (entre ellas: el pecado, el perdón y el desear a la mujer de otro).

Fuente:www.mimesacojea.com

Las olas

La obediencia de las olas de Nemesio Diez
La obediencia de las olas de Nemesio Diez

El mar sólo es un conjunto de olas sucesivas, igual que la vida se compone de días y horas, que fluyen una detrás de otra. Parece una división muy sencilla, pero esta operación, incorporada a la mente, ha salvado del naufragio a innumerables marineros y ha ayudado a superar en tierra muchas tragedias humanas.

Recuerdo haberlo leído, tal vez, en alguna novela de Conrad. En medio de un gran temporal, el navegante piensa que el mar encrespado forma un todo absoluto, el ánimo sobrecogido por la grandeza de la adversidad entregará muy pronto sus fuerzas al abismo; en cambio, si olvida que el mar es un monstruo insondable y concentra su pensamiento en la ola concentrada que se acerca y dedica todo el esfuerzo a esquivar su zarpazo y realiza sobre él una victoria singular, llegará el momento en que el mar se calme y el barco volverá a navegar de modo placentero. Como las olas del mar, los días y las horas baten nuestro espíritu llevando en su seno un dolor o un placer determinado que siempre acaba por pasar de largo.

Cuando éramos niños desnudos en la playa no teníamos conciencia del mar abstracto sino del oleaje que invadía la arena y contra él se establecía el desafío. Cada ola era un combate. Había olas muy tendidas que apenas mojaban nuestros pies y otras más alzadas que hacían flotar nuestro cuerpo; algunas llegaban a inundarnos por completo con cierto amor apacible, pero, de pronto, a media distancia de nuestro pequeño horizonte marino aparecía una gran ola muy cóncava adornada con una furiosa cresta de espuma que era recibida con gritos sumamente excitados. Los niños nos preparábamos para afrontarla: los más audaces preferían atravesarla clavándose en ella de cabeza, otros conseguían coronarla acomodando el ritmo corporal a su embestida y quienes no veían en ella una lucha concreta sino un peligro insalvable quedaban abatidos y arrollados. Con cuanto placer dormía uno esa noche con los labios salados y el cuerpo cansado, abrasado por el sol pero no vencido.

La práctica de aquellos baños inocentes en la orilla del mar es la mejor filosofía para sobrevivir a las adversidades. El infinito no existe, el abismo sólo es un concepto. Las pequeñas tragedias de cada día se componen de olas que baten el costado de nuestro navío. La única sabiduría consiste en dividir la vida en días y horas para extraer de cada una de ellas una victoria concreta sobre el dolor y una culminación del placer que te regale. Una sola ola es la que te hace naufragar. De esa hay que salvarse.

Articulo de Manuel Vicent/elpais.es