Prohibido opinar

Esto+entiende+el+estado+por+libertad+de+expresiónÁlvaro Cueva

  • 2009-11-01•Acentos
A mí no me asusta que el hijo de Andrés Manuel López Obrador haya ido a San Lázaro con unos carísimos tenis Louis Vuitton.

Es parte de la pantomima nacional donde cada político, de cada partido, y sus familiares, juegan a ser lo que no son.

¿A poco usted alguna vez creyó que la familia de López Obrador comía frijoles de la olla espantando moscas en un piso de tierra?

Pensar eso es como imaginar a los señores de PT renunciando a sus salarios para entregárselos a los ex trabajadores de Luz y Fuerza.

Como visualizar a los senadores del PRI pidiéndole perdón a la Virgen de Guadalupe por haber perjudicado al pueblo de México con el tema del IVA.

Como suponer que Felipe Calderón sabe más de lo que pasa en este país que de las canciones de Ricardo Arjona. Es pura pose.

¡Para que luego digan que la doble moral del pueblo de México nace en sus bases y no en su cúpula!

¡Para que luego nos echen la culpa a los ciudadanos comunes y corrientes de ser los que no cumplimos con nuestras responsabilidades!

No, a mí el cuento de los tenis de Andrecito López Beltrán no me asusta, lo que sí me tiene verdaderamente aterrorizado es lo que le pasó a Jeffrey Max Jones, ex subsecretario de fomento a los agronegocios de la Secretaría de Agricultura.

¿Qué le pasó? Lo más probable es que usted ya lo sepa y si no, le cuento: a don Jeffrey se le ocurrió decir, en público, que hay mucho qué aprenderle al narcotráfico porque las personas que participan en esa “industria” saben de mercadotecnia y tecnología.

Más se tardó el señor Max Jones en abrir la boca que los medios electrónicos de comunicación en acabar con él, en amarrar navajas entre sus palabras y las del Presidente de la República, en ponerle enfrente a sus enemigos políticos y en juzgarlo como al peor de los delincuentes.

No sé si usted tuvo oportunidad de tener encendida la radio ese día, pero hasta a los locutores se les iba el aire de la furia y la indignación que estaban sintiendo como jamás se les fue con los niños muertos en la guardería ABC de Hermosillo, con Juanito o con otras noticias monstruosas.

En cuestión de segundos, Jeffrey se convirtió en la escoria de la sociedad, en el enemigo del pueblo, en lo peor de lo peor. Y si hay algo peor, pues peor.

¿Por qué le digo que esto me tiene aterrorizado? Porque el único pecado que el señor Max Jones cometió fue decir lo que pensaba.

¿De cuándo acá decir lo que uno piensa es un delito? ¿En qué momento externar una opinión se convirtió en un crimen?

Lo más impresionante fue que los personajes que más se molestaron con sus declaraciones son los que más defienden su derecho a la libertad de expresión, los que más se cortan las venas con el tema de la censura y los que más se indignan con el asesinato de periodistas en nuestro país.

¿Qué tiene de malo que don Jeffrey haya dicho lo que dijo? Fue un excelente ejemplo para ilustrar su discurso de ese día porque, en efecto, el narco es lo que es porque sabe aprovechar los recursos que no aprovechan los agricultores que trabajan de acuerdo con la ley.

Jamás gritó: ¡Viva el narcotráfico! ¡Adopta un narco! ¡Todos a consumir! o ¡Pongan “La granja” con Los Tigres del Norte y bailémosla con alegría!

Y si el ex subsecretario piensa distinto a Felipe Calderón, ¿cuál es la bronca?

¿No se supone que vivimos en un país plural donde cada quien puede pensar lo que quiera? ¿No es mejor para un gobierno tener críticos que fomenten el debate en lugar de lacayos que sólo le den por su lado a las figuras en el poder?

Sí es como para sentir terror porque después de haber dicho algo tan elemental, a Jeffrey Max Jones no le quedó más remedio que renunciar.

¡Perdió su trabajo por atreverse a expresar sus ideas! ¿Sí se da cuenta de lo que esto representa? Es una macroadvertencia.

¿Cuántas personas más se van a quedar en la calle en los próximos tres años por decir algo que no coincida con las declaraciones de Felipe Calderón?

¿Cuántos periodistas más van a jugar a: yo puedo decir lo que se me ocurra pero los demás no, antes de darse cuenta de que se están metiendo el pie ellos solos?

Podemos jugar con los tenis de López Beltrán, con la doble moral de nuestros políticos y con una larga lista de temas densos o ligeros, pero no con nuestras libertades. Ésas son sagradas. ¡Aguas! ¿A poco no?

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com

El barril sin fondo

Néstor Ojeda

  • 2009-11-01•Al Frente
El barril sin fondo
Felipe Calderón y Agustín Carstens. Foto: Nelly Salas

Pagaremos IVA de 16 por ciento en todo lo que compremos —menos alimentos y medicinas—, será más caro usar teléfono celular, el salario se encogerá pues el impuesto sobre la renta llegará a 30 por ciento. En fin, que la mitad de nuestros ingresos irán a parar a manos del fisco para echarlos a ese barril sin fondo que es el gobierno.

Dirán Felipe Calderón y su secretario de Hacienda, Agustín Carstens, que ese dinero de “todos” servirá para tapar el hoyo financiero y ayudar a los más pobres, pero en realidad ese “todos” sólo significa clase media en el lenguaje oficial, pues los grandes empresarios seguirán pagando apenas 1.7 por ciento de impuestos gracias a los privilegios fiscales que la ley les otorga, mas allá de discursos presidenciales carentes de credibilidad.

¿Y qué reciben a cambio las clases medias que sostienen al gobierno federal, estatales y municipales?: Prácticamente nada. Sus impuestos no van a parar al financiamiento de salud, educación y transporte público de calidad, ni a seguridad o servicios de luz, agua y drenaje eficientes, mucho menos a pavimentación y alumbrado.

El dinero que los mexicanos pagan de impuestos termina en los bolsillos de esos empresarios que hacen negocios con el gobierno y que corrompen funcionarios para ganar licitaciones y obtener contratos millonarios; van a dar a las manos de la alta burocracia que goza de bonos ilegales, seguros de gastos médicos mayores, automóviles, cocineros, viáticos y gastos de representación que son una ofensa cuando la mitad de México vive en la miseria.

Los diputados y senadores de todos los partidos han renunciado a representar a los ciudadanos y dan el trato de vulgar mercancía a la mayor herramienta para generar bienestar y desarrollo: el paquete económico.

En los hechos, con los votos a favor del PAN y las abstenciones del PRI, así como con la incapacidad del PRD de influir en la confección de la Ley de Ingresos y el Presupuesto, el gobierno y los legisladores le han quitado a los mexicanos el derecho a decidir cómo y dónde se gasta el dinero que aportan con sus impuestos.

Y no parece que las cosas vayan a cambiar; año con año la Secretaría de Hacienda y el Congreso planearán y consumarán el atraco más grande y a la vista de todos.

nestor.ojeda@milenio.com

Ciencia para gente corriente

msngifsemoticons_20233_icons
¿Se pueden clonar dinosaurios?

Si se pudiera, Michael Crichton tendría un Nobel en lugar de 5 negros escribiendo la misma mierda una y otra vez.

Por el momento no disponemos de ADN de dinosaurio ni sabemos dónde buscarlo. En 1999, el prestigioso geólogo texano Jeremiah Stradsford decidió empezar a buscar en el jardín de la casa de sus padres, pero abandonó la tarea tras encontrar los cuerpos de 12 putas decapitadas. Su padre fue condenado a muerte y él cambió la geología por el crack, que es más caro pero, como él mismo dejó escrito, “me garantiza que veo dinosaurios”.

¿Por qué tienen pezones los hombres?

Éste es uno de los grandes misterios evolutivos, dado que los pezones masculinos no sirven para nada y tienen, de hecho, un aspecto más bien ridículo. Hay quien sostiene que los hombres tienen pezones para que vean alguno además de los de de su mujer, si bien esta teoría es indemostrable.

Otra hipótesis apunta a que los hombres tiene pezones como antesala a un futuro desarrollo de las glándulas mamarias. Esta tesis está apoyada en el hecho de que, a medida que un hombre envejece, tiende a desarrollar una suerte de mamellas que, si bien nunca resultan tan atractivas como las femeninas, depiladas, a oscuras y borracho pueden llegar a colar.

¿Puede estar involucionando la especie humana?

Teóricamente la involución no existe, dado que eso presupondría que un estadío evolutivo es “mejor” que otro. Teóricamente. Pero luego pones la televisión, y la teoría se derrumba.

Una de las grandes cuestiones científicas por resolver es cómo puede ser que, tras miles de años de evolución, siga habiendo tantísimos gilipollas por el mundo. Algunos estudiosos lo achacan al azar. Otros, sin embargo, utilizan la existencia de imbéciles para invalidar la teoría evolutiva de Darwin y poner en valor la teoría creacionista. La existencia de idiotas, por tanto, explicaría la existencia de Dios.

fuente:www.mimesacojea.com

Nos chingaron

pinches politicosEra de esperarse. Con alevosia, ventaja y nocturnidad, los senadores, a la cuatro de la mañana de hoy, demostraron una vez mas su falta de huevos, su irresponsabilidad y la complicidad con todos los imbeciles a los que llamamos diputados. Claro, no pueden quedarse fuera en el reparto del botin de los impuestos. Ahora, como ocurre en todas las mafias, los pinches diputados les deberan un favor a los cenadores con “c”. En esas grandes cenas que se pegan los hijos de la tiznada, se siguen pitorreando de sus subditos, los reyes de la politica, subsisten a base de favores, te ayudo y me ayudas. Habra que empezar a temblar cuando empiecen a urdir su proximo plan. Entre brindis y roqueseñales, estos cabrones nos siguen chingando.Y desgraciadamente, todos esos opositores que muchos detestamos,  de tendencias Lopez-obradoristas, han tenido un discurso ante la “Impuestada” o Impostura muy cercana a la razon. A ver si no se crea un caldo de cultivo, para que estos otros idiotas que suelen aprovecharse de la necesidad e inconformidad de la gente,  empiecen a organizar cualquier tipo de rebelion. Nunca lo tendran tan facil como ahora. Nunca se habia visto en los ultimos años tanta decepcion por parte sobretodo, de la maltratada clase media. Felicidades, nos volvieron a chingar.

A ver si no nos pasa como a aquel tipo que era el que le hacia la barba al director de la compañia. Un dia lo agarro su jefe, le dio la vuelta, le bajo los pantalones y el calzoncillo, se  lo dejo ir todo y el barbero, voltendose en pleno acto le dice, disculpe que le de la espalda, señor.

Etica para Amador

etica para amador

Fernando Savater
Ya conoces a las termitas, esas hormigas blancas que en África levantan impresionantes hormigueros de varios metros de alto y duros como la piedra. Dado que el cuerpo de las termitas es blando, por carecer de la coraza quitinosa que protege a otros insectos, el hormiguero les sirve de caparazón colectivo contra ciertas hormigas enemigas, mejor armadas que ellas. Pero a veces uno de esos hormigueros se derrumba, por culpa de un riada o de un elefante (a los elefantes le gusta rascarse los flancos contra los termiteros, qué le vamos a hacer). Enseguida, las termitas-obrero se ponen a trabajar para reconstruir su dañada fortaleza, a toda prisa. Y las grandes hormigas enemigas se lanzan al asalto. Las termitas-soldado salen a defender a su tribu e intentan detener a las enemigas. Como ni por tamaño ni por armamento pueden competir con ellas, se cuelgan de las asaltantes intentando frenar todo lo posible su marcha, mientras las feroces mandíbulas de sus asaltantes las van despedazando. Las obreras trabajan con toda celeridad y se ocupan de cerrar otra vez el termitero derruido… pero lo cierran dejando fuera las pobres y heroicas termitas-soldado, que sacrifican sus vidas por la seguridad de las demás. ¿No merecen acaso una medalla, por lo menos? ¿No es justo decir que son valientes?
(…)
A diferencia de otros seres, vivos o inanimados, los hombres podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que nos parece bueno, es decir, conveniente para nosotros, frente a lo que nos parece malo e inconveniente. Y como podemos inventar y elegir, podemos equivocarnos, que es algo que a los castores, las abejas y las termitas no suele pasarles. De modo que parece prudente fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir que nos permita acertar. A ese saber vivir, o arte de vivir si se prefiere, es a lo que llamamos ética.


El Poder de la Palabra
www.epdlp.com

Carta de Freud a su hermano

warhol-freud

Querido Emanuel:

Mi ego rebosa tristeza desde que has decidido romper contacto conmigo. Verme privado de tu compañía ha llenado mis sueños de extravagantes formas fálicas tales como penes de 300 metros de altura cuyo glande se pierde entre las nubes. Recuperar el sueño tras esas pesadillas es una tarea agotadora que sólo conquisto tras forzarme una eyaculación.

Pero basta de hablar de mí.

Sé, por Philipp, que te enfadó que pusiera a tu esposa, la bella Maria, como ejemplo de fase anal expulsiva en mi artículo sobre el interés de ciertos adultos por las heces. Diré, en mi defensa, que acompañarlo de un retrato no fue idea mía.

Me cuentan que tampoco te gustó que realizara aquella observación sobre la forma en que educas a tu hijo, mi precioso sobrino Johann. Te ruego que te liberes de las cínicas imposturas morales que nos rodean y entiendas que animarle a la práctica de la masturbación es algo que, sin duda, me agradecerá en el futuro.

Es posible que me excediera, lo admito, al gritarle “¡sublima, maldita sea!”, dado que, con cuatro años, es quizá demasiado joven para comprender que sólo me mueve una pulsión intelectual. El hecho de que, cuando tú llegaste, también yo estuviera desnudo es algo que prefiero explicarte en persona, ya que forma parte de un complejo tratamiento que estoy desarrollando y que, por celo intelectual, prefiero no poner en papel por el momento.

Espero, querido hermano, que tu enfado no te impida ver todo lo bueno que he hecho por ti. Incluso cuando te tiré por las escaleras en casa de mamá, ya que sólo pretendía generarte un shock que anulase tu patológico terror a las alturas, tal y como te expliqué cuando saliste del coma.

Confío sinceramente en que volvamos a ser una familia. Porque la vida, Emanuel, es demasiado corta para perderla negando nuestros verdaderos sentimientos.

Tu hermano que te quiere,
Sigmund Freud

fuente:www.mimesacojea.com

La granja

MÉXICO, octubre 29, 2009.- A pesar de la controversia de censura suscitada el pasado martes contra el famoso grupo Los Tigres del Norte, el grupo fue distinguido con el Premio Lunas a la música grupera, evento al cual no acudieron en protesta por las acciones cometidas por los organizadores del evento.

De acuerdo con la información citada por distintos medios de comunicación, los integrantes del grupo se encontraban ensayando para la entrega, cuando María Cristina García, directora del Auditorio Nacional les solito no cantaran el tema “La Granja” debido a su controversial contenido.

Ante tales circunstancias, el día de ayer, Jorge Hernández, líder del famoso grupo junto con Víctor González, presidente de Universal Music México, dio a conocer por medio de una rueda de prensa el rechazo a la invitación al evento, “es la primera vez que nos censuran y aceptar la invitación sería aceptar la censura a la realidad que estamos viviendo, además que ya es tarde”, comentó.

En medio de las preguntas respecto a la censura y al verdadero sentido de la canción, el grupo argumentó que el controvertido tema “habla sobre animales que conviven en una granja, eso es todo.”

Sin embargo, se menciona que el verdadero tema de la canción hace alusión a las redes que existen entre en narcotráfico y el gobierno de nuestro país.

Letra de la cancion “La Granja” de Los Tigres Del Norte

Si la perra esta amarrada
Aunque ladre todo el día
No la deben de soltar
Mi abuelito me decía
Que podrían arrepentirse
Los que no la conocían

Por el zorro lo supimos
Que llego a romper los platos
Y la cuerda de la perra
La mordió por un buen rato
Y yo creo que se soltó
Para armar un gran relajo

Los puerquitos le ayudaron
Se alimentan de la granja
Diario quieren más maíz
Y se pierden las ganancias
Y el granjero que trabaja
Ya no les tiene confianza

Se cayó un gavilán
Los pollitos comentaron
Que si se cayó solito
O los vientos lo tumbaron
Todos mis animalitos
Por el ruido se espantaron

El conejo esta muriendo
Dentro y fuera de la jaula
Y a diario hay mucho muerto
A lo largo de la granja
Porque ya no hay sembradíos
Como ayer con tanta alfalfa

En la orilla de la granja
Un gran cerco les pusieron
Para que sigan jalando
Y no se vaya el granjero
Porque la perra no muerde
Aunque el no este de acuerdo

Hoy tenemos día con día
Mucha inseguridad
Porque se soltó la perra
Todo lo vino a regar
Entre todos los granjeros
La tenemos que amarrar……….

Fisica teorica para gente corriente

LOGO 6 FORMATO (oscura 3) OK

Teoría de las supercuerdas:

Teoría que pretende agrupar todas las teorías de la naturaleza en una sola (también conocida como Teoría del Todo o Teorión De La Hostia).

Evidentemente, no se trata de poner todas las teorías, una detrás de otra, y separarlas por comas. De ser así, cualquier imbécil tendría un Nobel, y todos sabemos que el Nobel está al alcance de sólo unos pocos imbéciles.

Si esta teoría llegara a demostrarse algún día, lo explicaría absolutamente todo, desde la dualidad onda-partícula de los electrones hasta la razón por la cual las tiendas de los chinos tienen decoración navideña en julio.

Las supercuerdas, como su propio nombre indica, son cuerdas de un extraordinario grosor que, sin embargo, no se ven por ninguna parte. Según esta teoría, todo está unido por estas cuerdas salvo quizá determinados barrios periféricos de Madrid.

Dichas cuerdas vibran en resonancia a una frecuencia de la longitud de Planck, también conocida como el solo de trompeta de Planck o, como prefería llamarlo la señora Planck: “Junior, Para Ya Con Eso Que Vuelves Locos A Los Vecinos”.

La teoría de las supercuerdas se basa en el supuesto de que puedan existir más de cuatro dimensiones, si bien a partir de la cuarta los hoteles estarían carísimos, por lo que los científicos nunca van por allí y, si van, jamás hacen noche.

El Premio Nobel de Física Richard P. Feynman sintetizó la teoría de las supercuerdas en aquella célebre conferencia celebrada en el reservado del “Little Hot Lolitas” de San Diego. Dijo: “Las supercuerdas son los hilos con los que Dios se cose los bajos del pantalón”. Y añadió: “¡Ey, Susie, ven aquí y sácate las tetas!”

fuente:www.mimesacojea.com