Extraterrestres

Extraterrestres
Se veía venir. El físico Stephen Hawking ha dicho que la lógica dispone que es más que probable que exista vida extraterrestre. La lógica de la imaginación ya lo dio por sentado hace mucho tiempo, y ahí tenemos a los extraterrestres de las novelas, de los tebeos y de las películas, que constituyen un catálogo de criaturas de apariencia fea y pegajosa y de intenciones aviesas y colonialistas, dispuestas a acabar con los terrícolas por el mero gusto de exterminar, que es algo de lo que los de aquí sabemos un poco.
Indica Hawking que, para su cerebro matemático, los meros números indican que resulta perfectamente racional pensar en formas de vida ultraplanetarias. Uno de matemáticas sabe poco, pero la cosa debe de ser tan clara como una operación del tipo 2 x 2= extraterrestre, o similar. Es decir, las matemáticas más estrictas en alianza con las fantasías más descabelladas. De todas formas, para que no todo sea exactitud, indica Hawking que «el verdadero desafío consiste en averiguar cómo pueden ser» esos forasteros. Yo me inclino por el tópico del reptil, no sé, más que por el tipo humanoide cabezón. Más tipo lagarto que ‘teletubbie’. Más verdoso que azulado. Más bien corpulento que menudo. Será cuestión de esperar un poco, y no estaría mal que, mientras sí y mientras no, se organizaran concursos televisivos para definir el fenotipo extraterrestre, aunque el premio no podría entregarse hasta que se produjera la invasión, y todo dependerá de si esto sigue en pie después de que aterricen las naves invasoras.
Extraterrestres
Avisa Hawking de que no resulta prudente que los humanos mandemos señales al espacio para que sean recibidas por inteligencias extraterrestres, porque más vale dejar las cosas como están. «Si nos visitaran, los resultados serían como cuando Colón llegó a América», conjetura el científico, y se imagina uno a los extraterrestres cambiándonos nuestras cosas de oro por metales baratos y relucientes de allí, de donde ellos vengan, y practicando un exterminio étnico escalofriante, porque no creo que los extraterrestres se paren a distinguir a un vasco de un extremeño o a un gitano de un chino, y ahí vamos a llevar todos papeletas para el matarile. Como mucho, podrá librarse Venezuela, porque me extrañaría que su presidente dejase pasar por alto la ocasión de chulearles un poco a los foráneos, y no sería raro que nacionalizase de manera automática todos los platillos volantes que aterrizaran con ánimo imperialista en su suelo patrio. Ojalá.
Aquí la cosa sería un poco distinta: les daríamos una subvención para renovar la flota de naves espaciales y les mandaríamos a José Blanco para que dialogara con ellos sobre la posibilidad de abrir una línea de alta velocidad entre la Tierra y el planeta que corresponda. Aunque, al final, ya digo, matarile colectivo, porque ellos van a lo que van. Como cualquiera.
Felipe Benitez Reyes/eldiariomontañes.es

Fieras

Fieras

El lago de petróleo crece en el Golfo de México, pero tal vez habría que llamarlo de otro modo: su extensión es casi ya la del territorio de Puerto Rico cuando se escriben estas líneas y aumenta cada día el volumen del crudo que espesa las aguas: el miércoles ascendía a casi 800 mil litros diarios que siguen brotando y se acercan a Luisiana, Alabama y Florida.

Se estima que más de 25 mil barriles diezman cada 24 horas la fauna y la flora de la zona, una cifra que quintuplica la que difundieron al principio las autoridades estadunidenses y el megapolio BP, responsable del desastre. Y no se trata de un derrame, como se lo califica, una calamidad causada por el choque o accidente de un buque tanque petrolero que contamina la superficie marina, sino de un surtidor incesante de oro negro cuya boca está ubicada a 1,500 metros de profundidad e infiltra capas del mar no detectables por satélite.

Las perspectivas de remediar esta catástrofe, que ha causado la muerte de once trabajadores, no son alentadoras. Decenas de ingenieros trabajan febrilmente en la búsqueda de una solución que, en el mejor de los casos, no se logrará con rapidez. Según algunos analistas, podría llevar hasta tres meses tapar el pozo con total seguridad (www.thedailymaverick.co.za, 4-5-10). En tanto, la marea negra seguirá engordando y socavando el ecosistema costero de EU. Ahí no terminan los peligros: su navegar futuro dependerá de la corriente del Golfo y del clima imperante, y datos de primera mano señalaban el jueves que se encontraba a 30 kilómetros del punto en que los buques se internan en el río Mississippi, al sur de Nueva Orleans. Esto abre la posibilidad de consecuencias que afectarían a millones de personas que viven a miles de kilómetros del Golfo de México.

60 por ciento del grano exportado por EU —maíz, trigo. soja, etc.—, así como productos manufacturados y otras mercancías, salen por la zona y si la marea llegara al delta del Mississippi, es de imaginar el hacinamiento del tránsito naval. Hace un par de años, un buque tanque y un remolcador chocaron en un canal cercano a Nueva Orléans: el hidrocarburo comenzó a manar y doscientos buques de carga estuvieron detenidos hasta que las aguas fueron liberadas de contaminación (www.nola.com, 23-7-08). Y sólo eran dos naves. No es difícil suponer lo que ocurriría si se tuviera que cerrar el delta del río y cesara el tráfico comercial de millones de toneladas de materia prima alimentaria: aumento de precios en el mercado mundial y más penurias para los habitantes de este castigado planeta.

El gigante petrolero BP —ex Anglo Persian Oil Company, ex British Petroleum— es el tercero en importancia después de Exxon y la Royal Dutch , tiene su sede en Londres y un largo historial de siniestros en su haber. En marzo del 2005 explotó una de sus refinerías en la ciudad de Texas originando la muerte de quince trabajadores: la empresa había violado su propias reglas y operaba con una torre llena de gasolina. A principios del 2006, sus técnicos descubrieron que, por el agujero de uno de sus oleoductos, el contenido de unos 4,800 barriles se había vertido bajo la nieve de Alaska en Prudhoe Bay y que las paredes de diez kilómetros del ducto estaban corroídas. La BP había sido conminada a revisarlo cuatro años antes (www.propublica.org, 30-4-10) pero claro, todo toma su tiempo.

No se conocen por ahora las razones que provocaron la explosión y el viaje al fondo del Golfo de México de la plataforma de 500 millones de dólares de costo, ancha como un campo de fútbol. El Wall Street Journal informó que la instalación petrolera carecía de la válvula acústica de control remoto capaz de tapar el pozo inmediatamente. La reglamentación estadunidense no estipula su utilización, aunque la imponen países como Noruega —desde 1993— y Brasil (//online.wsj.com, 28-4-10). Lo cierto es que BP está empeñada en disminuir sus gastos y aumentar sus dividendos: el año pasado echó a la calle a cinco mil trabajadores, lo cual se tradujo, según expertos, en una reducción de costos operativos valuada en más de cuatro mil millones de dólares.

Y en algo más: el 27 de abril, exactamente una semana después de la hecatombe, la BP anunciaba a sus accionistas que los beneficios obtenidos en el primer trimestre del año se habían duplicado con creces en relación al mismo período de 2009 (www.bp.com, 27-4-10). Parece que no alcanzaron para comprar la valvulita.

El periodista Robert Reich encuentra que un rasgo común vincula a la BP, Goldman Sachs y la empresa Massey Energy, dueña de la mina ubicada en West Virginia donde se produjo el 5 de abril pasado una explosión que segó la vida de 29 mineros (www.democraticunderground.com, 5-5-10): la desregulación que impera desde hace 30 años en la economía mundial. En efecto: se podría equiparar la libertad de mercado con la que gozan las fieras salvajes.

Juan Gelman/mileniodiario

Las reflexiones de Sandoval

Las reflexiones de Sandoval
Con esta puta cara, ¿que esperaban?

Los mexicanos somos todos monstruos en potencia, pues lo traemos en nuestra herencia genética. Ésa es la interesante tesis del cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, quien además nos acusa de desleales por no haber aplicado, todos, una política de encubrimiento en el caso Marcial Maciel.

La verdad es que estoy horrorizado por la desfachatez demostrada por este sujeto, quien con toda la cara dura del mundo quiere embarrar a todos los mexicanos, particularmente a los michoacanos, con la mierda que fue regando a su paso el fundador de los Legionarios de Cristo.

Es inconcebible que amparado en su elevado cargo eclesiástico, Sandoval Íñiguez, con tal de tratar de limpiar la imagen de Marcial Maciel, diga tal cantidad de barbaridades y acuse, sin mayores pruebas que su elevado intelecto, a todos los mexicanos de ser “medio mañosos” y “medio dobles”.

Los argumentos del cardenal no sólo son estúpidos y faltos de fundamento, también demuestran un inusitado desprecio a la condición de ser mexicano.

Sandoval, al afirmar que el comportamiento bestial de Marcial Maciel tiene que ver con sus raíces mexicanas, no sólo le falta al respeto a todo un país, también demuestra que la visión que tienen los altos jerarcas de la Iglesia católica de nosotros los mexicanos es la misma que existía durante la época de la colonia, la que justificó una de las etapas más denigrantes en el trato a seres humanos que se ha dado en la historia mundial, con la venia de la Iglesia católica, la cual, en la voz de Sandoval Íñiguez, demuestra que su concepción no ha cambiando en nada.

Mi formación académica como psicólogo clínico me da elementos para saber que aun cuando los pueblos tienen rasgos comunes, es una estupidez el siquiera suponer que los desajustes emocionales que llevan a cometer monstruosidades como las de Marcial Maciel tienen que ver con el hecho de ser mexicano.

Dice este cardenal que hay que revisar la historia, desde Hernán Cortés, para entender por qué los mexicanos somos macieles en potencia.

La verdad es que no se necesita mayor esfuerzo para demostrar que sus señalamientos son, lo menos, absurdos, pues los desórdenes psicológicos de ninguna forma son privativos de un pueblo o raza.

Más que la solidez de sus argumentos, el tema no es si las declaraciones de este señor son ciertas o falsas, pues es evidente la ligereza de sus comentarios y la notoria ignorancia que demostró al hacerlos, no, el asunto aquí es que alguien, con tan alta jerarquía, sabedor del impacto de sus palabras, sea capaz de atentar de esa manera contra un pueblo cuyo único pecado fue no cerrar los ojos a los crímenes de un sacerdote.

El tema es que tenemos líderes católicos que amparados en sus investiduras son capaces de decir cualquier cosa con tal de proteger a sus compinches, aunque sepan, tal como el mismo Sandoval reconoce, los grados de locura a los que son capaces de llegar.

¡Pobre Iglesia! ¡Pobres mexicanos!

francisco.garduno@milenio.com

AYURVEDA: 6,000 Años Sin Enfermedad

AYURVEDA: 6,000 Años Sin Enfermedad

Existe un lugar libre de toda enfermedad, un sitio donde nunca se siente dolor…., donde el envejecimiento y la muerte no existen. Un lugar donde las limitaciones de todos desaparecen y ni siquiera se considera su existencia. Este lugar existe, está al alcance de todos y se llama salud perfecta.

Hace sólo unos pocos meses, se dio a conocer a nivel mundial un acotencimiento que la comunidad científica de todo el mundo esperaba con ansiedad; por fin, tras años de ardua investigación, el mapa genético humano había sido descifrado en su totalidad. Para muchos, este hecho marcaba el inicio de una nueva era en campos como el de  la medicina. La visión a futuro parece hoy más alentadora que nunca, conociendo el genoma humano, los hombres de ciencia buscarán, entre otras tantas cosas, realizar uno de los sueños eternos del hombre: terminar con la enfermedad; ambición a la que supuestamente nos acercamos a pasos agigantados, y que sin embargo es una realidad desde hace más de 6 mil años, cuando los antiguos sabios hindúes conocían ya lo que ellos llamaban en sánscrito la ciencia de la vida: el ayurveda.

Mucho más que una forma de medicina, el ayurveda es un estilo completo de vida que promete llevarnos a ese paraíso aparentemente inalcanzable para la medicina moderna actual: la salud perfecta. El doctor Dieter le Noir, médico especializado en ayurveda, y fundador del Instituto Samat, donde lleva a cabo esta práctica, nos comenta: “El problema de la medicina de occidente es que en realidad sólo te enseñan qué es la enfermedad, y lo que nunca aprendí después de todos los años de carrera de medicina fue qué es la salud”.

La ciencia médica moderna se basa en lo que se llama patogénesis, es decir, conocer las enfermedades y entonces encontrar el remedio; no obstante, el estado natural del cuerpo humano no es el malestar sino la salud, y aún así, nadie nos enseña a no enfermarnos; eso es lo que busca la medicina ayurveda, basarse más bien en la salutogénesis, comprender nuestro cuerpo y mantenerlo en equilibrio para que no tenga problema alguno: “la medicina occidental espera la aparición del mal y simplemente lo tapa, la medicina ayurveda busca mantener la armonía en el cuerpo para no llegar a la enfermedad”, añade el doctor Le Noir.

El ayurveda tiene su origen en el profundo conocimiento que los antiguos sabios de La India tenían del cuerpo humano y de su contacto con la naturaleza; desde entonces buscaban vivir en ese lugar llamado salud perfecta; lo más importante para ello es descubrir primero cuál es nuestro tipo físico, y de este debe depender la alimentación, los hábitos de vida y la rutina diaria, ási como una serie de prácticas que permiten la armonía con el cosmos. Esta práctica milenaria cobra fuerza en nuestra época principalmente desde que un médico endocrinólogo, formado en Estados Unidos y La India, en vista de las carencias que la ciencia moderna era incapaz de satisfacer, comienza a promover en todo el mundo occidental el sistema conocido como ayurveda maharishi; su nombre es de sobra conocido: Deepak Chopra.

El doctor Chopra ha sido testigo y causa de que cientos de enfermos declarados desauciados y en etapa terminal de enfermedades tan terribles como el cáncer y el melanoma, experimenten de pronto una mejoría que ha llegado incluso a la desaparición total de la enfermedad. Según el ayurveda, el principal problema de la práctica médica actual es que ven a todos los enfermos iguales, cuando en realidad cada cuerpo es totalmente distinto a otro, y lo que a una persona apenas molesta, puede desencadenar males terribles en otra. Además, los médicos han caído en el error de estudiar al cuerpo humano por partes y de forma aislada, cuando en realidad es un sistema de equilibrio perfecto donde el problema de un órgano, o de la mente, puede afectar el resto del sistema.

AYURVEDA: 6,000 Años Sin Enfermedad

La medicina ayurveda le da gran validez al famoso dicho “uno es lo que come”, y sostiene que básicamente en los alimentos que ingerimos está sustentada nuestra salud, y vigilando la dieta es como podemos llegar a la salud perfecta. El estómago, los intestinos, y de forma contundente el colon, son los órganos que más necesitamos cuidar para que nuestro cuerpo no rompa su equilibrio y comience a padecer. El mismo doctor Le Noir asegura que ésta práctica no es mágica y que requiere del apoyo de la ciencia moderna; sin embargo, con esta medicina tradicional ha logrado curar a pacientes que llevaban años de padecer enfermedades crónicas, además cabe señalar que el ayurveda tiene 6 mil años de experiencia y la medicina contemporánea a penas sobrepasa los 100. Una realidad es ineludible; el ser humano es parte de la naturaleza, pero la vida actual nos pone cada vez en mayor pleito con ella. Quizás valdría la pena retomar lo que los antiguos siempre han sabido.

Si te interesa:

  • La perfecta salud. Dr Deepak Chopra, Editorial Vergara
  • www.ayurveda.es
  • www.ayurveda.com

Juan Miguel Zunzunegui/

La Caverna de Zunzu

El proceso de momificación en menos de 3 minutos

Muy gráfico el video editado por el Museo Romano-Egipcio “The Getty” en el que explica paso a paso el proceso de momificación, con la ventaja adicional de que se han ahorrado el mal trago de enseñarnos como extraían órganos internos por la nariz del difunto… muy considerados.

la aldea irreductible

El proceso de momificación en menos de 3 minutos
Se trata Herakleides, un joven de 20 años que fue momificado allá por el año 150 después de Cristo y que en estos momentos se exhibe en el Getty, siendo una de las momias más peculiares conservadas, puesto que auna la milenaria costumbre momificadora egipcia con la tradición romana del retrato funerario.

Así pues, aprovechamos y de paso, asistimos a dos tradiciones milenarias fundamentales en la historia del arte resumidas en un video de menos de 3 minutos.

_-

Algunas razones del atraso

Algunas razones del atraso
Rolando Arjona

La organización del imperio azteca era ciertamente imponente. En los calpullis, el ejemplar sistema de organización social de los aztecas, era obligatoria la construcción de una escuela, es decir, no sólo se trabajaba y explotaba talentosamente la tierra con un criterio comunitario, sino que, además, se ejecutaba un esfuerzo “nacional” por la educación, la única forma de crecer armónica y equitativamente. Se trataba de evolucionar en planos de igualdad y, para ello, nada mejor que educar a las masas, de forma que los individuos contaran, en la medida de sus posibilidades, con las mismas oportunidades. Nuestros antepasados entendieron muy bien que, quien acapara el conocimiento, acapara el ingreso, de ahí que llevaran a cabo grandes esfuerzos por masificar la ilustración. Además de lo anterior, la impartición de justicia era una realidad indiscutible, como también lo era la imposición de criterios éticos y morales aplicables desde muy temprana edad. En resumen: existía un eficiente respeto al orden jurídico establecido y, donde hay respeto al orden jurídico, hay progreso porque se respetan las reglas de convivencia emitidas por los representantes populares. ¿Resultado?

La brutalidad de la Conquista destruyó absolutamente todo. Destruyó, por supuesto, el orden jurídico, destruyó el Estado de derecho, destruyó el calpulli a cambio de instituir la encomienda y la miseria masificada; destruyó el núcleo familiar, lo prostituyó, destruyó la escuela, destruyó la religión, destruyó la organización imperial, destruyó los sistemas de producción y de recaudación, destruyó como un gigantesco huracán, los valores, los principios de una civilización impresionante que vio canceladas sus aspiraciones y sueños más caros por un grupo de rufianes extraídos de las cárceles de la Edad Media tardía, en realidad, unos hispano-africanos, sálvese el que pueda, recién liberados de los árabes y que llegaron a América a imponer a sangre y fuego el catolicismo, en las cárceles clandestinas de los obispos, igualmente ávidos de riquezas materiales, al extremo de que, al comenzar el siglo XIX, la alta jerarquía era dueña de 52% de la propiedad inmobiliaria del país, además de contar con bancos privados, sótanos de tortura, entre otros, para los insolventes que iban a dar a las manos de la Santa Inquisición por haber dispuesto de los haberes y dineros del Señor… Si el clero católico hubiera educado a los aborígenes, tal y como era su obligación, de la misma manera en que se enriqueció hasta el absurdo violando los votos de pobreza y obviamente los de castidad, al iniciar el imperio de Iturbide, no hubieran existido en México 98% de analfabetos, un lastre que no hemos podido superar hasta nuestros días.

Algunas razones del atraso

La autoridad se prostituyó durante los interminables años del virreinato. Se remataban los cargos públicos al mejor postor, siempre y cuando fuera entre españoles y entre algunos criollos distinguidos. Los naturales, los indígenas y los mestizos, carecían de posibilidad alguna de participar en la administración del aparato del Estado y de ahí que, en los años siguientes a la Independencia, cuando se larga a los españoles por donde habían vendido, se llevan al otro lado del Atlántico las claves para operar el gobierno y, por ello, entre otras razones, el México independiente se hunde en el caos. ¿A dónde íbamos sin saber cómo gobernar una República Federal calcada, además, de la americana, en donde los índices de alfabetización eran tan elevados gracias a la religión protestante que establecía la obligación de saber leer y escribir para poder salvarse a través de la lectura de la Biblia? ¡Quien no leía la Biblia no se salvaría! ¿Cómo pensar en una estructura democrática en un país de ignorantes herederos, además, del nefasto autoritarismo español, el caldo de cultivo ideal de los caciques y caudillos que provocaron el estancamiento y la evolución hasta nuestros días? ¿O acaso, hoy en día, los jerifaltes de los partidos políticos y los líderes sindicales oficiales, no son sino los caudillos modernos que tienen secuestrada a la nación como la tuviera Santa Anna y sus 11 presidencias personales y sus Altísimas Serenísimas..?

La destrucción brutal y salvaje de todo lo que funcionaba, el nacimiento de los primeros mestizos rechazados por el padre y la madre ultrajada, tal y como fue el caso de Pedro de Alvarado, quien se jactaba de haber tenido 440 hijos, crearon un sistema depresivo en la Colonia, depresión que se tradujo en inmovilidad social, en la existencia de un aparato discriminatorio que excluyó a los auténticos dueños de este país hasta sepultarlos en la confusión y en el abandono entre la espada del conquistador y el pánico a la pira de los caritativos curas inquisitoriales. Cuando se destruyó el sistema de impartición de justicia se decapitó el gran sueño de grandeza azteca, advino entonces la corrupción, desconocida en Mesoamérica, se impuso el despotismo, la exclusión, la discriminación y el atraso se aposentó hasta nuestros días. ¿Quién respeta en México a la autoridad, la que sea..? ¿Quién..? He ahí, entonces, otra razón para explicar el atraso…

Francisco Martin Moreno/exonline