Pienso,pienso

 

Pienso,pienso
Yo cuando verdaderamente pienso

es cuando me estoy lavando los dientes

el resto del día pienso hasta ahí, pienso a medio pelo

pero cuando me cepillo los dientes

pienso pienso.

Y anoche mientras me cepillaba

y pensaba pensaba

me dije ¡epa, cómo ha evolucionado la humanidad!

desde que descubrió la rueda

hasta el colisionador de hadrones.

Y después me dije

sí sí, puede ser

pero ojo

porque si la primera rueda fallaba

como mucho morían aplastados unos cuantos homo sapiens

pero si llega a fallar el colisionador

agarrate papi

porque volamos todos

a la putísima madre

que lo remil

parió.

No digas groserías

y cepillate los premolares

me dijo mamá

porque se ve que estaba pensando en voz alta.

Después, mientras me hacía buches

me pregunté qué pasaría si falla el colisionador

y me imaginé el mundo

sin humanos dañándolo con desodorantes

con caños de escape

o sierras eléctricas

o petróleo

o bombas nucleares

o bueno con todas esas cosas

que hacen que el mundo

se vaya derechito

a la reputísima madre

que lo recontramil

parió.

Esa boca

y cepillate las encías

me dijo papá

porque se ve que yo seguía pensando en voz alta.

Y finalmente mientras me enjuagaba

me dije que quizás no estaría tan mal

que falle el colisionador de hadrones

porque entonces el mundo se tomaría un descanso

de la humanidad

hasta que los organismos unicelulares que sobrevivan al caos

evolucionen

hasta nuevos homo sapiens

que inventen la rueda

y después inventen

un nuevo colisionador de hadrones

que haga que el mundo

otra vez

se vaya a la soberana recontrareputísima madre que lo abusamente recontraremil parió.

Firmado con el pie por: Lucas Varela

Un invento ecologico

 

Una caja para sembrar en el desierto

Laura Plitt

BBC Mundo, Medio Ambiente

WaterboxxAl cubrir el suelo, la caja evita que se evapore el agua que hace germinar a la semilla.

Plantar árboles en el desierto parece de antemano una batalla perdida. Sin embargo, un inventor holandés, dice haber hallado una solución para hacer germinar plantas y árboles no sólo en los lugares más áridos de la tierra sino también en superficies rocosas.

El invento de Pieter Hoff, un holandés que durante años se dedicó al cultivo y exportación de flores, es una caja de prolipropileno -de un tamaño semejante a la rueda de un auto- que, por su particular diseño, puede capturar el agua que se condensa en el aire, así como la lluvia.

Esta caja, que lleva el nombre de Groasis Waterboxx, tiene un agujero en su centro donde se coloca la semilla o una planta pequeña.

 

 

La tapa de la caja cuenta con una serie de ranuras diagonales que juntan el agua y la acumulan dentro de una cámara, que va liberando el agua hacia las raíces de la planta a través de una mecha en la parte inferior de la caja.

Cuando la planta ha logrado desarrollar sus raíces, penetrando el terreno en busca de agua, la caja puede retirarse y reutilizarse para plantar otros ejemplares.

Espejo

Pieter HoffHoff abandonó el cultivo y comercio de flores en 2003 para dedicarse de lleno a este proyecto.

“Cuando un ave o una vaca se alimenta de pasto -y semillas- deja más tarde sobre el suelo sus excrementos”, le dijo Hoff a BBC Mundo.

“Las semillas que desecha quedan sobre el terreno y, como están protegidas por los excrementos, -que impiden que el agua se evapore- pueden germinar”.

“Waterboxx funciona exactamente igual, es una copia de la naturaleza”, añadió el inventor.

Se coloca la caja sobre el suelo y en el centro, que está abierto, se pone la semilla. Como la semilla queda protegida por las paredes de la caja, “tiene un clima ideal y agua suficiente para desarrollarse”.

En España y Ecuador

Árboles sobre rocasLas raíces primarias tienen fuerza suficiente como para atravesar las rocas, dice Hoff.

Durante cuatro años Hoff puso a prueba este sistema en el desierto de Sahara, en Marruecos. Y según le explicó a BBC Mundo, cerca del 90% de las plantas cultivadas de esta manera sobrevivieron a las áridas condiciones de este ecosistema.

En cambio, de los arbustos que se plantaron sin la caja, aunque fueron regados una vez a la semana, sobrevivió sólo alrededor del 10%.

Esto se debe a que las plantas que crecieron con la caja, dice Hoff, desarrollaron bien sus raíces primarias y éstas tiene una fuerza de hasta 50 barias de presión.

Esta fuerza, “les permite penetrar la roca y llegar hasta el nivel de profundidad necesario para encontrar agua”.

En cuanto a su costo, como la caja se puede reutilizar en repetidas ocasiones y tiene además una durabilidad de 10 años, no supera los US$60 por árbol. “Es alrededor de 10 veces más barato que la irrigación”, dice el inventor.

A lo largo de este año Hoff tiene previsto realizar otras 25 pruebas en ocho países. Entre ellos España, en siete provincias, y Ecuador, en una zona ubicada a 100 kilómetros al sur de Quito.

La idea es poner a prueba unas 10.000 cajas para fines de 2010, y “ahí podremos concluir donde funciona mejor, dónde no o qué cultivos son más apropiados”, aunque Hoff confía en que la Waterboxx pueda usarse en cualquier lugar del planeta donde escasee el agua.

 

 

 

Vendo esclavo barato

Vendo esclavo barato

Por una de esas casualidades llegó a mis manos en un viaje feliz a mi tierra, un copia desgarradora de la venta de un esclavo. Todos hemos oído, leído y enterado las espeluznantes consecuencias en los hombres y mujeres nacidos en aquellos tiempos seudo novelísticos de la hacienda Tara y sus negros vendidos por tres céntimos, del tío Tom y su cabaña, etc. Pero eso no quita el golpe de conciencia que significa saber, con un escrito firmado garigoleadamente por el justo Juan de Dios Castro, el escribano real, la existencia de seres humanos sometidos a la propiedad total de alguien encopetado y sin escrúpulos en la Nueva España, y sobre todo nuestro país hoy, tan espantado por las noticias de matanzas, esclavitudes, martirios, dolores como los de antes: “Celaya año de 1780. Seis reales. En la ciudad de la Purísima Concepción de Celaya… Doña Rosalía de Zúñiga, mujer legítima de Don Antonio Estrada, vecinos de Irapuato, vende totalmente y con efecto a Francisco de la Trinidad Nuñez, vezino del Pueblo de Apaseo en esta jurisdicción un mulatillo esclavo nombrado José Joaquín, color blanco, pelo lacio, de edad al presente diez y seis años, seis meses más o menos, hijo de Bárbara del Espíritu Santo su esclava, casada con Joaquín de León Español, a la que, y dicho mulatillo hubo, y compró la otorgante de doña María Ana de Oñate vezina de dicho pueblo de Apaseo… Lo vende en precio y quantía de cientocincuenta pesos, libres de los derechos de la real Alcavala y declara que dichos ciento cincuenta pesos, son justo valor, y precio del expresado esclavo que no vale más…”

Luego dice la rica compradora que “se desapodera ella y sus herederos y sucesores, desiste y aparta de derecho de acción, dominio y propiedad, Señorío, Título, Voz, y otro recurso que a dicho esclavo ha tenido, y todo ello lo cede, renuncia y transfiere en el comprador, los suyos y quien su causa hubiese, para que como suyo propio, habido, y adquirido, con su Dinero y Justo Título, lo haya, pose, goze de su servicio, Venda, enagene y disponga de él a su arbitrio, a cuyo efecto se le tiene entregado en señal de posesión…” La prosa legal por demás embrollada y sin posibilidad der darle mordidas para entender bien a bien el horror de transferir, vender y entregar a un ser humano, al “mulatillo esclavo nombrado José Joaquín”,de “color blanco” no obstante, e hijo legítimo –como ellos escriben—de una infeliz del Espíritu Santo y un viejo Joaquín de León Español (no se especifica si así se apellida o es de tal origen). A mí se me enmudeció el alma, me fue superior a mis fuerzas, porque ni a mis perritos los he tratado así, vendiéndolos como si fueran una mesa, un motor, una bicicleta, un objeto obsceno . ¿Y la risa del esclavo, las lágrimas, la mirada, el pecho, las manos, la lástima, la humildad, el señorío?…Vieja miserable, tiempo horrendo, el escribano que firma ya sabemos es Juan de Dios de Castro y Ochoa…la gloria de la derecha idéntica a la actual. Dios los hace y los conserva…

Maria Luisa Mendoza/exonline.com

Allá en el Triángulo de las Bermudas

Allá en el Triángulo de las Bermudas

Se ha convertido en un nuevo Triángulo de las Bermudas, me dicen. El que forman Torreón, Monterrey y Piedras Negras, con Monclova en el centro.

Parte Nuevo León, parte Coahuila. Tierra agreste, desierto.

En los últimos meses se ha comenzado a dar un fenómeno que ya se había conocido antes en Baja California: los desaparecidos.

Hombres y mujeres que por sus trabajos o por placer toman esas carreteras y ¡puff! Nunca más se sabe de ellos. Sus familiares terminan como almas en pena, de oficina en oficina, tratando de que alguien les diga algo; en el laberinto de la justicia se pierden. No es un secuestro porque nadie pidió rescate, si es secuestro el lío es saber a quién le toca, al estado o a la Federación, todos se echan la bolita. Y una persona desparecida… eso no se investiga. No están en las estadísticas de los muertos, tampoco en las de los vivos. Más de una vez las conversaciones con las autoridades siempre terminan con una insinuación vulgar que ofende más aún a las víctimas: en qué andarían metidos que los desaparecieron.

En Tijuana, cada viernes, se reúnen familiares de más de quinientos de estos mexicanos, entre ellos cincuenta mujeres y sesenta menores de edad, por los que nadie responde. En misión macabra y miserable les ha tocado presionar para que se hagan pruebas de ADN de los restos abandonados por El Pozolero, han presionado para buscar en cañadas y lotes baldíos. Han visitado la capital y nada.

El fenómeno de Baja California se comienza a repetir en el Triángulo de las Bermudas. En unos meses van 36 casos documentados. Y se repite el arduo penar por el laberinto de la justicia y se repiten las insinuaciones que ofenden.

Dos casos:

Dan Jeremel Fernández Morán, representante de un Afore, desapareció cuando iba a recoger a su mamá, Yolanda, a la central de camiones de Torreón. Días después, por una denuncia del secuestro de un empresario regiomontano, la policía arrestó a un miembro de una unidad de inteligencia del Ejército mexicano a bordo del automóvil de Jeremel. El presunto secuestrador delató a sus cómplices pero no habló del dueño del automóvil que manejaba. Tres más fueron detenidos.

Las autoridades permitieron a la señora Yolanda hablar con el detenido en el centro de arraigo:

“Fui a pedirle ayuda, porque la verdad necesitaba ayuda de él para poder encontrar a mi hijo, él me mencionaba que no podía ayudarme, que no podía hablar, pero que le dejara mi teléfono celular; se lo dejé, pero al día siguiente, curiosamente al día siguiente de haber estado con él, me habla una mujer y me dice que no sabe si Dan esté dentro de los que me va a decir, que hay una casa de seguridad, me da los datos, el número de la casa, el color de la casa, la colonia, y me dice que la persona que los está cuidando se llama Pedro y le dicen El Tejón… Entonces yo inmediatamente, como estoy en contacto con el director de antisecuestros, que en ese entonces era el licenciado Carlos Centeno, le doy todos los datos, me piden que no haga yo nada, que no vaya a buscar el domicilio porque pongo en riesgo a mi hijo, entonces pues dicen que van a hacer el trabajo de inteligencia, que no es cosa de ir a reventar nada más la casa, que tienen que ver si hay mujeres o niños, y que yo no me mueva, entonces pues yo me apego a lo que dicen…

“Paso ese día, otro, otro, otro, y yo volví a hablar y les dije: ‘Bueno, qué pasó’, ‘es que estamos haciendo trabajo de inteligencia, señora’, pues hasta los 15 días me hablaron y me dicen, ‘señora, pues ya reventaron ese domicilio los militares’, y que habían detenido a El Tejón y que vendía droga, pero que no habían encontrado a ninguna persona…”

Unos días después, con los presuntos secuestradores ya en la cárcel, un comandó entró al Cereso, los mató y los quemó. Fin de la historia. Fin de la investigación.

El 29 de agosto de 2009, Esteban Acosta, jefe de seguridad del penal de Saltillo, iba al aeropuerto de Monterrey acompañado de su hijo Brandon, de nueve años, y sus hermanos Gerardo y Gualberto. Los dos con ciudadanía estadunidense, residentes del otro lado, habían ido a visitar a su madre enferma. A la altura de Ramos Arizpe, en Coahuila, fueron interceptados por dos camionetas con hombres armados. Desde entonces no se sabe nada.

Hablé con Delia, la joven esposa de Gerardo, mexicano-americana, vive en Los Ángeles.

“No me quiero adelantar, vivo un día a la vez, porque es muy difícil, pero en mi mente están mi esperanza y mi fe de que aparecerán con vida, los estamos esperando en casa”. Un agente del FBI se mantiene en contacto con ella. Le dice que ellos no pueden hacer nada en territorio mexicano y que sólo queda esperar a tener la información que proporcionen las autoridades mexicanas. Me dice Delia: “El FBI me dice que ellos pueden ayudar, ¿por qué no aceptan la ayuda?”

Entiendo el argumento esgrimido de que esto no pasa en todo el país, que tal vez 600 desaparecidos no hacen una crisis. Pero un tumor cancerígeno empieza en un órgano, al tiempo, igual mata.

Carlos Puig

Vuelven del trabajo

Vuelven del trabajo

Es un matrimonio liberal que suele grabarse en vídeo mientras practican el acto sexual. Y bueno, el hecho es que posteriormente también los suben a una web de esas streaming que hay de amateurs donde los internautas pueden verlos, votar, escribir comentarios, críticas o lo que les plazca. Un día, como cualquier otro, hacen sus cositas pero se les hace tarde y tienen que irse enseguida al curro; de modo que han dejado encendido el MacBook con el vídeo subiéndose.

La pareja vuelve por la noche a casa con la ilusión de ver las puntuaciones y los comentarios que les han ido dejando la gente durante todo el día. Y hay como una ristra enorme de opiniones negativas que hace que el matrimonio se venga abajo. Cosas como “BAN THIS PEOPLE, PLZ!”, “UOO, COÑO, COÑO, OS HABÉIS PASADO SIETE PUEBLOS!!”, “BUFF, ESTO NO SE HACE!”. Muy ofendidos.

Entre lágrimas, deciden poner el vídeo para ver si sale algo inapropiado. Y bueno, la cosa es que la mujer, de tanto gritar Ohh Dios mío, DIOSSS… DIOS SANTO sale follándose a Dios. De algún modo, todo el mundo sabe que se trata de Dios. Vamos, no cabe la menor duda. Y no es la típica imagen del barbudo con túnica blanca y triángulo en la cabeza, pero la gente es consciente de que es el altísimo y ve ésto como una aberración y una falta de respeto brutal.

Entonces la pareja empieza a hacerse ese tipo de preguntas racionales. Que quién habrá tenido la culpa, si el cable USB, los códecs, el Final Cut Pro, el marido…

Perico Romero

Las pirámides de Egipto eran prefabricadas

SON HUECAS Y PESAN POQUÍSIMO
Las pirámides de Egipto eran prefabricadas

Tras analizar durante dos años la composición de las pirámides de Giza, un equipo de arqueólogos -asesorado por ingenieros y arquitectos técnicos- ha determinado que los célebres monumentos del antiguo Egipto se edificaron con piezas prefabricadas y que en todo momento “siguieron la filosofía de ir a lo práctico sin detenerse en adornos que les complicaran la vida”, en palabras de Jeff Riland, responsable del estudio. Desmitificando la tesis de que las pirámides fueron construidas por miles de esclavos, se ha comprobado que “no fueron más de quince operarios, tardaron tres semanas y sólo porque tuvieron problemas de última hora con las humedades”.

Las pirámides de Egipto eran prefabricadasSegún Riland, “las pirámides son grandes pero están huecas y no pesan nada. Son como de corchopán. Ese mito de los esclavos sudando la gota gorda y haciendo aquello de poner un brazo hacia adelante y otro atrás forma parte de la imagen que se quería dar. Si fabricas un simple triángulo que podría ser perfectamente un pisapapeles de oficina, al menos que sea muy grande y que parezca que ha costado mucho. Eso es lo que pensaría el faraón del momento, que no sé quién era porque me hago un lío ya con tanta momia”.

El hallazgo ha generado mucha polémica y numerosos historiadores desconfían de una visión tan reduccionista del imperio egipcio. “Buscar soluciones sencillas para no tener que enfrentarse a la complejidad de una cultura de la que tenemos escasos datos es poco honesto”, declaraba George McNewmann, catedrático de Historia de la Universidad de Columbia.

Jeff Riland ha replicado que “no es nada sencillo dedicar dos años de tu vida a examinar un monumento que finalmente resulta que lo montan cuatro tíos en un par de tardes. Me hubiera gustado encontrar otra cosa, francamente. Pero luego lo piensas fríamente y te das cuenta de que, para empezar, su animal sagrado era el gato. Cosa más cutre no se me ocurre. Quiero decir que era gente que no se rompía la cabeza como lo hacen ahora muchos historiadores. Cuando se moría el jefe lo tapaban con un trapo y a vivir. Ni se molestaban en cavar un hoyo, y no lo critico”.

Pese a las reticencias de los historiadores, el ámbito de la arquitectura ha visto en el proceder de los egipcios una clara fuente de inspiración en tiempos en los que escasean los grandes presupuestos. “Es cierto que a veces nos matamos mucho diseñando cosas que, en el día a día, no se aprovechan. Los techos de la Capilla Sixtina son preciosos, pero nadie mira al techo. Yo los techos los hago blancos. De hecho, si puedo lo hago todo blanco porque es un color que gusta a todo el mundo” afirma el arquitecto español Santiago Calatrava.

elmundotoday.com