¡Que buena idea!

“SÓLO QUIEN PAGA MANDA DE VERDAD”, ARGUMENTA EL LIBRO

Editan un manual para explicar a las mafias cómo pagar impuestos

Publicado el 26 de Febrero de 2010 por Xavi Puig

¡Que buena idea!Considerando la propuesta del europarlamentario Rosario Croce -abanderado en Italia de la lucha contra la desidia fiscal de la Cosa Nostra-, la Unión Europea ha dado luz verde a la publicación de un manual que explica a las mafias cómo cumplir con sus obligaciones fiscales. Se pretende así corregir la tendencia de estas organizaciones a eludir los pagos y a no atender a los plazos de presentación de documentos. “Las mafias deben comprender que llevar organizada su contabilidad es beneficioso para ellas. Se trata de ser pedagógicos sin que crean que les decimos cómo tienen que hacer las cosas. Si se lo ponemos todo fácil y se dan cuenta de que pagar impuestos les conviene, es posible que se vuelquen en el tema y que incluso extorsionen para conseguir más dinero para el Estado”, explica Croce. El manual aclara, entre otras cosas, que “el honor de un hombre y de su familia depende de los impuestos. Pagar impuestos es señal de poder, nobleza y respeto”.

La publicación del manual viene precedida de una larga discusión en el Parlamento Europeo sobre los peligros que podría conllevar el interés desmesurado de las mafias por el tema de los impuestos. “Algunos creen que pueden llegar a obsesionarse con el tema, actuando violentamente contra quienes eluden el pago de impuestos y realizando actividades ilegales para conseguir más dinero para el Gobierno”, admite Rosario Croce. El europarlamentario defiende que esta situación no es necesariamente mala: “Los Estados y las mafias no deben competir sino colaborar. Los esfuerzos de ambos siempre suman y el resultado es un aumento de la recaudación. Si esta sinergia ya se produce en el mundo de la empresa con buenos resultados, ¿por qué no iba a funcionar con las instituciones públicas?”.

Bernardo Provenzano, uno de los grandes capos de la mafia siciliana, ya declaró en abril de 2006 que “nunca he pagado impuestos porque nadie se ha atrevido a pedírmelo. No sabría cómo hacerlo tampoco. No guardo los tickets y no sé qué facturas desgravan. Pagamos siempre en negro y llevamos la contabilidad de manera bastante intuitiva. Cuando tenemos poco dinero, pedimos más a quien nos da la gana”. Este tipo de dudas e incertidumbres son las que pretende solucionar el manual, que se publicará en Italia la semana que viene apoyado con el lema “Sólo quien paga manda de verdad”.

Cientificos y sus avanzados(?)conocimientos

Cientificos y sus avanzados(?)conocimientosDos científicos colombianos  se encuentran y preguntándose por sus descubrimientos, uno dice:

‘Yo he conseguido un increíble avance técnico que es a la vez  una simbiosis, he cruzado ladillas con luciérnagas.’

Y el otro pregunta:

‘¿Y qué utilidad tiene?’

‘No lo sé, pero tengo los testículos  tan iluminados y   resplandecientes que parecen Las Vegas.’

Castigo divino

Castigo divino

Empezo chingon el año. Para los politicos a cargo de paises en crisis, les ha venido como dedo al culo tanto terremoto, tanto temporal de nieve, icebergs que andan a la deriva, etarras capturados, narcos acribillados o detenidos, talibanes haciendo de las suyas y etc, etc, y etc. Bueno, y no solo los politicos mencionados, todas las tragedias que se vienen dando desde que comenzo el año significan cuerda larga para los lideres religiosos que alegando como castigo divino los hechos, siguen sumando golpes de pecho por doquier, sobre todo las que tienen que ver con la Naturaleza, ¡dios castiga a los pobres de espiritu!, esos haitianos con su Vudu, los malditos japoneses materialistas, chilenos liberales……..contra todo esto, la crisis economica es una pinche mariconada.

J.A.P.

Donare todos mis organos

Donare todos mis organos
Quiero el día que yo muera
poder donar mis riñones,
mis ojos y mis pulmones.
Que se los den a cualquiera.
Si hay un paciente que espera
por lo que yo ofrezco aquí,
espero que se haga así
para salvar una vida.
Si ya no puedo respirar,
que otro respire por mí.
Donaré mí corazón
para algún pecho cansado
que quiera ser restaurado
y entrar de nuevo en acción.
Hago firme donación,
y que se cumpla confío;
antes de sentirlo frío,
roto, podrido y maltrecho,
que lata desde otro pecho
si ya no late en el mío.
La pinga la donaré
y que se la den a un caído,
y levante poseído
el vigor que disfruté.
Pero pido que después
se la pongan en un jinete,
de esos que les gusta brete.
Eso sería una gran cosa,
yo descansando en fosa
y mi pinga dando fuerte.
Entre otras donaciones
me niego a donar la boca.
Pues hay algo que me choca
por poderosas razones.
Sé de quien en ocasiones
habla mucha bobería,
mama lo que no debía,
y prefiero que se pierda
antes que algún comemierda
mame con la boca mía.
El culo no lo donaré,
pues siempre existe un confuso
que pueda darle mal uso
al culo que yo doné.
Muchos años lo cuidé,
lavándomelo a menudo,
para que un cirujano chulo,
en dicha trasplantación,
se lo ponga a un maricón
y muerto me den por el culo.

Por ……. Camilo José Cela.

Rodaballo: el faisan del mar

Rodaballo: el faisan del mar
Uno de estos peces salvajes puede llegar a alcanzar los 20 kilos de peso .
Somos Cantabria una de las comunidades que mejor trabajamos el pescado y por descontado el rodaballo. Si de algo podemos estar orgullosos es tener una de las mejores lonjas del país, (a pesar de que para algunos santones gastronómicos, Cantabria casi ni exista) de tocar el producto lo justo, es decir, lo limpiamos y lo cocinamos y lo mandamos al cliente con el toque de cocina justo y necesario, hacemos la cocina que ahora está en boca de todos, la cocina del producto, nosotros no necesitamos parones para reinventarnos, hacemos lo que realmente creemos interesante, prima el gusto del cliente y el respeto al producto. Con buena mercancía bien se cocina. Todo es saber y entender.
En los tiempos que corren, tener un rodaballo salvaje a mano, es una suerte y si posteriormente lo podemos guisar, será una satisfacción inigualable, recomiendo paciencia, mirar al bicho, limpiar lo justo y decidir que receta le vamos a aplicar.
Dice Alain Ducasse, mi herramienta culinaria más hermosa es el aceite de oliva y del rodaballo opina: caro, elegante, suculento, conocido y apreciado por los gourmet desde la antigüedad, incluso se le llamó el ‘Rey de la Cuaresma’.
La carne del rodaballo es blanca, fina y laminada, de una finura muy particular. Claro, esto es el rodaballo salvaje, puede alcanzar los 20 kilos de peso, he tenido expuesto hace años en El Marinero, restaurante que regenté durante años, un rodaballo del cantábrico (salvaje como decimos ahora) de 10 kilos, el cual era una pieza magistral, de la cual dieron buena cuenta mis clientes.
Tanto en el rodaballo salvaje, como en el de piscifactoría, se debe reposar al menos veinticuatro horas antes de cocinarlo, de lo contrario la carne se vuelve dura y queda un tanto seca y dura. Os digo esto porque ya me he tenido que enfrentar a algún rodaballo vivo, (aberración que he tenido que hacer gracias a la gestión de un ‘jefe’ de cocina avispado), el cual he tenido que darle matarile para degustación posterior de la clientela. Menos mal que no se han enterado los de la protectora de animales.
Cuando llega un rodaballo a mis manos, si es de tamaño pequeño lo hago a la plancha, entero para que quede lo más jugoso posible. En caso de tener que porcionarlo, me inclino por un tamaño superior a los dos kilos, si es menor lo suelo deslomar, marcar los lomos ligeramente a la plancha y terminar al horno, acompañar con una salsa a gusto o una pequeña guarnición.
En cocina son más rentables los rodaballos grandes, tienen mejor repartición, salen unas rodajas impresionantes y tenemos unas posibilidades únicas para deleite de los clientes.
Las cocciones a utilizar para con pez son de lo más amplias: en caldo corto o como dicen los franceses ‘Court Bouillón’; al vapor, con unas algas entre el vapor y el pescado, magistral; al vino blanco en cualquiera de sus variantes; al vino tinto, una elaboración atrevida pero muy interesante; estofado, con unas verduras guisado; al horno con unas patatas pandera (lo más clásico).
La mezcla de ingredientes con las elaboraciones del rodaballo es inagotable, con algas, con moluscos, con hierbas aromáticas, unas hebras de azafrán, con setas suaves e incluso unas colmenillas, o unos boletus, o unas trufas, unas patatas parís, unas cebolletas glaseadas.
Salsas
Así como en salsas, todas las salsa derivadas de pescado, desde la Dugleré, la Nantua (con cangrejos), la Vino Blanco, una Holandesa para un gratinado, una derivada suya la Bearnesa, una mantequilla compuesta desde la Maitre D’Hotel, a la mantequilla de anchoas o las mantequilla de bogavante, aromatizada con sus corales.
La diferencia entre el rodaballo y la platusa o platija, son unas protuberancias óseas que le dan un aspecto rugoso, claro aparte que el rodaballo no tiene escamas. Esto lo comento a modo informativo y para que algún restaurador sepa la diferencia, que aparte de la anterior tambien existe en el precio, mucho más bajo la platija que el rodaballo.
En fin, el cocinado del rodaballo a gusto, me quedo con el preparado a la plancha, una buena trancha o un buen pez entero, a partir de 1,5 o 2 kilos, para compartir, delicioso en jugosidad y textura. Os recomiendo el rodaballo a la brasa de Asador el Cano de Guetaria, el cual hace entero y está para quitar el hipo.
Como veis, en la cocina el rodaballo tiene inmensas posibilidades. Eso sí, que el pez caiga en buenas manos y también me gustaría que quienes ofrezcan este ‘faisán del mar’, sean legales y se atrevan a vender cada cosa por su nombre y no se amilanen por vender un rodaballo de piscifactoría, pero que a la hora de poner el precio se corten un poco y nos cobren lo que realmente nos están dando, esta sería una asignatura pendiente en la hostelerí. Por suerte existen cada vez menos sitios que nos dan gato por liebre, ya que todavía en algún restaurante se creen que los clientes no sabemos los que traemos entre manos.

Cartas de un viejo indecente

Cartas de un viejo indecente

 A John William Corrington, 17 de noviembre de 1961.

soy un blando. no puedo hacerlo. estaba dando vueltas en auto con mi chica y era domingo y yo buscaba un lugar para comprar cerveza y vimos un cartel, POLLOS, y ella dijo, oh, compremos un pollo, vamos a cocinar un rico pollo, y yo dije claro, y paramos ahí y tenían pollos muy buenos, sólo que caminaban y tenían plumas blancas, había 60 o 70 y, cuando entré, un par de ellos se cagaron y otro me miraba guiñandome el ojo. me detuve en el mostrador y el tipo dijo lindos pollos, ¿no? pegué di media vuelta, salí y mi chica dijo dónde está el pollo, y le respondí qué mierda, todos parecían enfermos, no podías saber lo que te estabas llevando con todas esas plumas, y ella dijo pero es fácil, pálpalos con los dedos y mírales los ojos. agarré un pollo de ojos limpios. los pollos son como la gente, si los ojos no

están limpios es que algo anda mal.

¿cómo los matas?, le pregunté.

mi padre les retorcía el cogote, ¡WHIRRR, ZIP!!!

comamos un sandwich de banana, dije.

me acuerdo del matadero, allí por donde dobla el tranvía, los pisos estaban grasientos de sangre, verdes, la sangre tiene un olor especial que no se va nunca y no hay nada más difícil de quitar que una mancha de sangre, la sangre es vida, y la muerte llegaba minuto a minuto pero, a diferencia de los doctores y las enfermeras del hospital del condado de Los Angeles, yo nunca me pude acostumbrar. y no tenía auto. había que subirse al tranvía y la gente

olía la sangre sobre mí y me miraba, me miraba, y después llegaba a casa y me comía un churrasco. y no estoy a favor de los vegetarianos, quienes quizá sean demasiado blandos para la fórmula en que fuimos concebidos. yo como carne, pero no quiero ver cómo la consiguen nunca más, nunca más quiero oír ese sonido. cuando la vida cambia a muerte, en ese pequeño instante algo se rompe en tu cabeza, y ya no puede ser reconstruido. tampoco cazar ciervos, pibe. me pondría enfermo atar el cadáver en el baúl. tipos como Hemingway deben pensar que soy puto.

una vez me contaron una historia divertida. me la dijo un tipo que hacía terapia de grupo. tocaba no sé qué instrumento en la orquesta sinfónica, pero andaba como yo, sin hacer nada. bueno, él fue a visitar a un tipo. el tipo le dijo ven, te voy a mostrar algo. tengo 2 pollos. así ahorras plata. compras los pollitos y los criás. Ay ¿cómo los matas?, preguntó mi amigo. el tipo no sabía cómo matarlos. agarró un martillo y largó los pollos en el patio, tratando de matar los dos a la vez. fue un desastre. los pollos no se morían. y el tipo les pegaba con el martillo. el ruido, la sangre, un ojo colgando del nervio, el pico hundido en la cabeza y el pollo seguía corriendo, y mientras el martillo subía y bajaba, el otro pollo estaba quieto, esperando. al final, mi amigo, piadoso, se puso mal. y empezó a dar instrucciones y al cabo de un rato el trabajo concluyó. el tipo agarró los dos pollos y los tiró a la basura. su novia lo abandonó y nunca más le habló, y tampoco le habló al que había dado las instrucciones.

charles bukowski

10 formas de dejar de fumar

10 formas de dejar de fumar
Primera:
      Fume objetos alternativos: trozos de moqueta, barras de pan, periódicos financieros. Procure no engancharse a esos vicios.

Segunda:
      Lleve a cabo una terapia de choque: fume varios cientos de cigarrillos al día hasta que lo aborrezca. Si no tiene éxito, aumente la dosis. Procure no morir de cáncer antes de acabar la terapia.

Tercera:
      Hágase amputar brazos y piernas para no tener forma de sujetar un cigarrillo.

Cuarta:
      Contrate a diez o doce macarras para que, cada vez que usted saque un cigarrillo, lo rodeen diciendo: “Déjame un cigarrito, campeón”.

Quinta:
      Puesto que, según los expertos, es más difícil dejar el tabaco que la heroina, pase a consumir heroina y luego déjela. Así le será más fácil.

Sexta:
      Cuando sienta deseos de fumarse un cigarrillo, cómase tres.

Séptima:
      ¿Siente deseos de fumar?. Acuda a un gimnasio y grite: “¡Aquí no hay hombres!. ¡Todos contra mí, nenazas!”.

Octava:
      Envíe cartas al Ministerio de Hacienda hasta que consientan en multiplicar por cien los impuestos sobre las cajetillas de tabaco.

Novena:
      Realice arriesgadas y estúpidas operaciones bursátiles hasta que se arruine completamente y se quede sin dinero para comprar cigarros.

Décima:
      Haga carrera política y diplomática hasta llegar a ser Secretario General de las Naciones Unidas. Entonces proclame el tabaco ilegal en el planeta y erradique completamente su cultivo.

www.profesorvandido.iespaña.es

Luis Gordillo

Luis Gordillo

Pintor español nacido en Sevilla. Contemporáneo de los informalistas españoles de la década de 1950, Luis Gordillo, sin embargo, está considerado como el pionero de una de las tendencias más significativas de la España de los años setenta, la figuración madrileña. Comenzó a estudiar la carrera de Derecho en su ciudad natal, pero al poco tiempo la abandonó para dedicarse a la pintura, y se matriculó en la Escuela de Bellas Artes. En 1958 viajó a París, donde se interesó por la obra de Jean Fautrier (1898-1964) y Jean Dubuffet (1901-1985). Durante esta época siguió los planteamientos estéticos de las vanguardias de Art Autre o Dau al Set, como se aprecia en su primera exposición en Sevilla, en 1959, en la Sala de Información y Turismo. Tras otra estancia en París, su pintura se encaminó hacia la figuración, interesándose por Francis Bacon y el Pop Art estadounidense. En los primeros años de la década de 1960, sus series de Cabezas y de Automovilistas configurarán la primera incursión no mimética de un artista español en el pop internacional. Su experiencia con el psicoanálisis abre nuevas vías y sentidos a su obra. Abandona temporalmente la pintura, dedicándose a la realización de dibujos automáticos, que se exponen en Madrid en 1971. Esta muestra fue fundamental para toda una generación de artistas más jóvenes, comienza con ellos, la nueva figuración madrileña. Durante la década de 1970, los dibujos automáticos trazados a línea, son pasados a lienzo y rellenados de color. En las décadas de 1980 y 1990, Gordillo ha desarrollado una pintura fría tanto por su gama cromática como por su desapego personal de los temas, que le sitúan a medio camino entre la figuración anterior y las nuevas fórmulas de la abstracción postmoderna. En 1981 le fue concedido el Premio Nacional de Artes Plásticas.