Verdad Palmaria

Verdad Palmaria

Los toros, pueden gustar o no gustar, claro, cada uno es cada uno. Pero sería estimulante que los aficionados a esa expresión cultural hicieran una crítica del gusto. En otros ámbitos admitimos sin problemas que disfrutamos con pasatiempos detestables y nos aburrimos con distracciones admirables. ¿Qué hay de malo en aceptar los aspectos oscuros o mal considerados de nuestras inclinaciones? El maltrato a los animales está mal visto (ya era hora), incluso hay leyes que lo persiguen, aunque estableciendo salvedades. Nada que objetar a las salvedades, la vida es así, no lo he inventado yo, etcétera. También la tortura está prohibida, a menos que la ejerzas en Guantánamo, con gente cuya piel es más oscura que la tuya. Y el terrorismo se persigue de manera implacable, excepto cuando se trata de bombardear Irak. Anomalías culturales, qué le vamos a hacer, lo que no quita para darse cuenta de que el terrorismo es terrorismo incluso si lo practico yo.

Parece evidente que al toro de lidia se le maltrata. ¿Que a usted le gusta? Nos parece muy bien, no lo vamos a censurar. Pero hombre, hombre, reconozca que las banderillas, las puyas, el estoque y demás instrumentos quirúrgicos hacen daño (además de humillar). En el acto de arrojar una cabra viva desde un campanario hay belleza, no vamos a negarlo. A mí al menos me sobrecoge esa lucha titánica entre el cuerpo del animal y la fuerza de la gravedad (de la que siempre sale vencedora, por cierto, la última), por no mencionar la precisión matemática del movimiento uniformemente acelerado, que se cumple con todas y cada una de las cabras, no importa su condición. Todo eso está muy bien y si a uno le gusta le gusta. Pero hay tortura, hay maltrato, hay vilipendio. ¿Por qué a los taurinos, muchos de ellos intelectuales de pro, les cuesta tanto admitir esta verdad palmaria?.

Juan Jose Millas/elpais.es

Noticias de El Mundo Today

EL GOBIERNO ABRIRÁ CUENTAS DE CORREO “GIMAIL” PARA POBLADOS GITANOS

Las chabolas españolas tendrán Internet

Noticias de El Mundo TodayCon la intención de que los chabolistas españoles empiecen a recibir los avisos de impago también por vía telemática, el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha puesto en marcha el plan “Te tenemos en cuenta”. La propuesta -que facilitará conexiones a Internet sin cables para evitar que los habitantes de las chabolas los corten para revenderlos- se ha empezado a implantar esta semana en Las Barranquillas (Madrid), donde cientos de personas de raza gitana ya están configurando las cuentas de correo gratuitas que han recibido.

Con la idea de motivar a los usuarios, se les ha asegurado que están robando la conexión Wi-Fi del vecino, aunque en realidad la facilite el Gobierno. “Ya sabemos que las cuentas de correo de Hotmail y otros servicios son gratuitas, pero creemos que si se las ofrecemos como una subvención y enfatizamos lo de ‘gratis’ empezarán a sentir interés por ello”, ha explicado esta mañana la ministra Cristina Garmendia durante la rueda de prensa en la que se ha presentado la campaña.

“Yo esto del correo y del Internet no sé para qué sirve” explicaba Carmen Heredia, también conocida como “La Moños” y que, a sus 53 años de edad, acaba de dar a luz a su octavo hijo. “Primero lo cojo y luego ya veremos si le buscamos utilidad. Esto es como los pisos esos de protección oficial que nos dieron hace unos años. Yo primero cojo y luego ya investigo si lo necesito o qué”.

Garmendia ha asegurado a los periodistas que las cuentas de correo (que serán del tipo “heredia@gimail.ole”) serán plenamente personalizables y configurables en móviles, “smartphones” y demás dispositivos “robados o no”.

Pese al entusiasmo mostrado por el Gobierno, las críticas no han tardado en llegar. Por un lado, muchos consideran que en los poblados de chabolas hay necesidades más básicas, como el agua corriente, la luz eléctrica o las paredes. Otros creen que, en tiempos de crisis, este plan supone un despilfarro innecesario. Garmendia ha replicado que enviar las citaciones judiciales y los avisos de embargo por e-mail ahorrará mucho gasto en papel y con ello no sólo se costeará la conexión a Internet de los chabolistas sino también varias cuentas Premium de Spotify “para que escuchen flamenco, o la radio de la Policía o lo que estimen conveniente”, en palabras de la ministra.

Kike Garcia/elmundotoday.es

Bar Bar, el New’s Divine de la V.I.P.

Bar Bar, el New's Divine de la V.I.P.

El proceso trágico de Haití se posterga, la histeria y el telele priista por la alianza PAN-PRD pasa a tercer plano, las matazones de la narcoguerra se incrustan en el alzheimer selectivo. No hay espacio para las homilías catequizadoras de los cardenales Nava y Marianita Gómez del Campo.

El Bar Bar es la verdadera estrella del Bicentenario. Y su fachada, producto de un delirio de la estética de churrigueresco charro con trutrú incluido, será su verdadero símbolo. El Bar Bar, que hace ver al New’s Divine y al Lobohombo como casinos de lujo de Las Vegas, es el triunfo de la mamada misma del folclor chayotero de la mexicana alegría.

Cuando uno ve el video que relata la increíble y triste historia del cándido Cabañas y la cubana desalmada, lo que más conmueve es la reacción del hombre de seguridad del Bar Bar que al abrir la puerta del baño y mirar la escena grotesca de la muerte del futbolista: había visto al diablo en la extraña forma de dos sujetos que conocía perfectamente y a los que después de verlos cometer el crimen no podía detener como a cualquier parroquiano de esos a los que humillaba si no consumían mínimo tres pomos.

El hombre les franqueó el paso a los dos tipos que sabía capaces de cualquier cosa, a riesgo de que le hicieran una oferta de ésas que no puedes rechazar. Los dejó pasar como indican las políticas en el trato a los clientes VIP, toda esa galería de famosos y celebridades que pueblan las memorias del lugar, en un ambiente libre de nacos.

Pero lo más alucinante es el espíritu sereno con el que los matarifes salen del lugar, con la tranquilidad del deber cumplido. José Jorge Balderas Garza, alias El JJ, alias El Modelo, y su escolta Francisco NN, habían dejado en claro que en el Bar Bar sólo sus bangs bangs rifaban. Se fueron como se deben ir los que dedican el tiempo libre a torturar, pozolear, desorejar y descabezar a quienes les estorban, en su camionetota sin placas, dejando su acento norteño como símbolo de los peligrosos orígenes de su oficio y estirpe.

De la misma manera, ingrávida y gentil con la que la gerencia había consentido la escapatoria a los agresores, el Bar Bar anunciaba que ya no darían entrevistas. Sí, claro, a menos que pasaras el severo escrutinio del cadenero y pagando religiosamente el cover.

Nunca se dirá que aquí se mata gratis, como dice la publicidad promovida por los histéricos, los muertos van por cuenta de la casa.

¿El Bar Bar y las autoridades delegacionales que se lavan las manos le darán un premio al personal del limpieza que dejó rechinando de limpio la escena del crimen?

Jorge Calixto Albarran/mileniodiario

Cocinas de españa

Cocinas de españa

Venía bien un ejercicio de frugalidad después de los años de la abundancia que habían hecho a los españoles gente de mucho culo, jactanciosos y fanfarrones. Eso de la gastronomía era una cosa francesa o china; los españoles hacían una comida al día con ajo y azafrán, y no todos; la mayoría estaban caninos.

En otra época, los viajeros se asombraban de que en palacio se daban festines de 1.200 platos frente a la escasez de las casas. En los últimos años se descubrió el guiñapeo de cinco tenedores, cinco revólveres, que te destripaban. Las multinacionales se iban de aquí porque las comidas eran las bodas de Camacho. Los ejecutivos volvían a las cinco, mamados; mientras los otros pueblos de Europa almorzaban de pie una salchicha.

Zapatero ha puesto el país a régimen; cualquier día nos dirá que comamos poco, cenemos más poco, nos empiltremos y engatillemos, que es gratis. Pero hay que reconocer que los años del despilfarro nos dejaron el prodigio de la nueva cocina. Lorenzo Díaz, que vino a la Corte en un camión de melones y se abrió paso con la punta del pijo, como buen manchego se ríe a socapa de la nueva cocina.

Reconoce que Ferran Adrià, con su ruido mediático, ha elevado la gastronomía a una de las bellas artes; pero no le parece justo que se haya arrinconado la cocina tradicional española de bodegón y ventorro hasta el gueto del pueblo ibero anclado en la jota y el puchero, como una película de Paco Martínez Soria. «Entre Lucio y Cándido dan de comer a más guiris que toda la nueva cocina».

La sinfonía de ajos y azafrán ha sobrevivido. Adriá ha cerrado El Bulli, tal vez porque el negocio no es rentable, trabajaban 45 personas para 47 zampabollos. El mejor cocinero del mundo dice que se va para experimentar; me lo imagino dando ninfitas de algodón a los ratones o a los corderos, en vez de asarlos. (Con los ratones y las ovejas experimentan día y noche en sus laboratorios Mariano Barbacid, el que aisló el oncogén o Pedro Guillén, el mago de la rodilla).

Un respeto a Adriá. Empezó de lavaplatos y triunfó en el New York Times que escribió: «La cocina de España despega mientras la de Francia duerme». Es un poco tartaja como Aristóteles o Cervantes y supo hacer un prodigio con el triángulo culinario Lévi-Strauss ( la triada de alimento crudo-cocido-podrido).

El furor por la cocina que hoy vive España se parece al que vivió la corte francesa de Luis XV, me dice desde la universidad de Dresde Serafín Quero: «Tal vez nos viene bien recuperar el pan gandul, los roscos de Utrera del cielo, que cantaba Lope».

Sin hacer el elogio de las gachas o de la olla, nos venía bien un poco de parquedad.

Raul del Pozo/elmundo.es

El accidente

El accidente

Escribo asomada a la orilla oriental del Mediterráneo. En el horizonte, peinan la zona los buques que intentan localizar los restos del avión Boeing 737, que estalló frente a Beirut hace pocos días. El mar aparece en calma, brillante bajo el sol, como si la tormenta que interrumpió la vida de 90 seres humanos nunca se hubiera producido.Dentro de ese aparato viajaba gente de todas las confesiones e identidades que pueblan este pequeño país, Líbano, microcosmos que refleja las miserias y grandezas de este mundo. Murieron todos por igual, horriblemente, detenidos para siempre por la tragedia accidental, que no se muestra cicatera a la hora de sacudirnos. Las patrias y las religiones matan selectivamente, en pequeñas dosis o en arrebatos sangrientos de mayor fuste, pero el accidente aéreo que nos despertó con dolor hace unas mañanas detuvo con admirable equidad las esperanzas y los sinsabores de todos.Los políticos se agitan, por una vez unidos, en torno a los familiares. Los curas de cada credo se apresuran a condolerse. Unos y otros deberían mostrar en todo momento semejante armonía igualitaria. No es así, no será así en cuanto se enfríen las emociones.En ese avión viajaban libaneses que emigraban a África para gozar de mejores condiciones de trabajo que las que aquí se les ofrecen, y etíopes que en Beirut se ganan duramente el pan porque en su tierra carecen de salida. Viajaban cristianos coptos, griego-ortodoxos, maronitas. Viajaban, sobre todo, musulmanes chiíes de la ciudad sureña de Nabatiyeh. La mayoría ha sido engullida por este mar que hoy veo tranquilo, limpio, indiferente a la muerte y a la vida.

Bastaría con eso, saber que vamos a morir, e ignoramos cuándo, para que nos negáramos a hacerlo por idioteces: patrias, confesiones, rencores.

El mar, tan calmo. Pronto vendrán los habituales pescadores aficionados.

Maruja Torres/elpais.esEl accidente

Eroticoll

Eroticoll

HUMEDECER: Lubricar el sexo femenino para que sea ella la que lleve la iniciativa.

IMPOTENCIA: Palabra esta que puede engañar por su doble y contradictorio sentido. En un caso puede aludir a la imposibilidad de realizar el acto sexual, al no conseguir la suficiente ereccion del pene por falta de riego sanguineo, o tambien, todo lo contrario, a la  imposibilidad de realizar el acto sexual al no conseguir despegarla del pecho.

IRSE: No quedarse, no contenerse, no saber aguantar, para luego tener que aguantar lo inaguantable.

KOITO: Polvo o palo japones.

LECHE: Liquido blancuzco que segregan las mamas de las hembras de los mamiferos, y los penes de los machos de las hembras de los mamiferos.ç

MAGREAR: Comprobar la naturaleza del paño antes de encargar el traje.

MAMARRACHA: Que la mama por rachas, por momentos, en espacios determinados. Y ademas es tonta y ridicula.

MENEAMELA: Contra-contestacion del varon, que hace como que no ha oido la negativa de la dama.

MUJER LIBERADA: Acepcion moderna de la femina que gusta del placer de follar y no lo niega ni lo disimula, ni folla.

El loco de la colina

El loco de la colina

Miro el día transcurrido. Miro al mundo en las últimas veinticuatro horas. Violencia y muerte. Privilegiados que con uñas y dientes se resisten a dejar de serlo. Salario cuya capacidad adquisitiva impone a un tiempo el malabarismo y la privación.

Miro luego hacia mí y siento un vehemente impulso de asomarme a las puertas de los ministerios, del parlamento, de lo bancos, de las centrales sindicales, de las oficinas y los laboratorios y gritar con todas mis pobres fuerzas ¡Ahora o nunca!

Los peligrosos sociales somos cristalinos y quebradizos, románticos y flexibles. El poder siempre nos observará con prevención. Ellos aman de tapadillo, nosotros proclamamos nuestro amor.
Sienta en tu mesa a un peligroso social, sentirás un soplo de vida.

Jesus Quintero