Catolica, apostolica

Catolica, apostolica

HAY QUIEN piensa que la Iglesia atraviesa hoy la crujía más peligrosa durante siglos. Quizá se desgastó. Sus doctrinas sobre familia, sexo, anticonceptivos, embriones, etc., son demasiado frágiles para oídos cada vez más sordos. Políticos católicos, teólogos más o menos marginados no las respetan. Claro, que enrabiarse contra el aborto, y permitir a la vez la pena de muerte o los asesinatos y desapariciones de regímenes filiales, como Argentina o Chile, no hay quien lo trague. Y el Padre Ángel, amigo mío y de los Mensajeros de la paz, afirma que «en el siglo XXI no se debería hablar de excomunión». Y eso no es nada más que peccata minuta ante los dogmas que ella llama fuertes: deidad de Cristo, su resurrección, la concepción inmaculada de su madre, la asunción o ascensión de ambos, la infalibilidad, etcétera tres veces. Otras, la jerarquía se queda sola frente a cristianos o iglesias de base: ahí está el nuevo obispo de San Sebastián. Pero Roma no quiere romper con nadie: no está en su mejor momento. Quizá lo que acabe haciendo sea romper con ella misma: se lo agradeceríamos.

Chiste



ChisteLA SANGRE Y EL SEMEN
 
Niños, hoy hablaremos de dos de los fluidos del cuerpo humano: de la sangre y del semen.    
La sangre es el combustible del cuerpo; es rica en glóbulos rojos y blancos.
El semen también es un fluido, pero a diferencia de la sangre, éste no sólo es rico en vitaminas, minerales y proteínas, sino que también es transportador de la información genética.
- Bueno, niños, ahora empezaremos la ronda de preguntas.
-La maestra mira a todos los niños y piensa: 'Ni loca le pregunto a Pepito. 
Ese desgraciado me saldría con una patanería'.
- A ver, Carlitos, ¿qué aprendiste sobre los fluidos del cuerpo humano?- Este, este... no sé maestra. 
-A ver, tú Luisito.- No sé, maestra.
-¿Pablito?- No sé, maestra.
Así, pasan todos hasta que llega el turno del temible Pepito.
-'Que Dios me agarre confesada con las barbaridades que este muchacho va a decir', piensa la mujer.
-A ver, Pepito, ¿qué aprendiste el día de hoy?
-Hoy aprendí acerca de algunos fluídos del cuerpo. 
Que la sangre es rica en glóbulos rojos y blancos, y el semen, por el contrario, está compuesto de vitaminas, minerales, proteínas y, además, es el responsable de transportar la información genética.
La maestra, que estaba sudando, dice para sí misma: 'Me salvé. 
Por fin pude preguntarle algo a Pepito sin tener que oír una barbaridad'.
-EN CONCLUSION, MAESTRA.... CONTINUO PEPITO, DEBO DEDUCIR ENTONCES QUE ES MUCHO MEJOR - Y MAS NUTRITIVA UNA MAMADITA QUE UNA TRANSFUSION.

Los animales son omnisexuales

Los animales son omnisexuales

No hay peor tedio que repetir referencias publicadas una y otra vez. Pero las generaciones pasan y los prejuicios resisten la luz de los datos. Así que va de nuevo un repaso, breve porque se llevaría todo el diario uno extenso, acerca de la sexualidad animal no-reproductiva.

El padre de la etología o conducta de los animales, el Nobel Konrad Lorenz, describe cómo los patos se masturban frotándose contra piedras de río redondeadas y tibiecitas; a una pareja de gansos macho que en lagos y montañas alemanes encontraron su Secreto: una tierna historia de estas hermosas aves. (Sobre la agresión, México, Siglo XXI, 1971). Si los gansos macho se unen de por vida, los carneros de montaña también… Algo tienen las montañas y no sólo la denominada Brokeback.

Es que, resulta, señoras y señores, que nadie les ha predicado a los animales que el sexo es para tener crías. Como no lo saben, los guía sólo el placer. Los perros macho intentan el coito anal y no lo logran porque no tienen cómo dirigir el pene, pero los chimpancés lo logran perfectamente… y en presencia de hembras. Los pequeños bonobos, otro primate, son el más indecente caso visto en la jungla: pueden tener al día decenas de relaciones sexuales con hembras, con machos y con la mano… (¿Ya saben lo que todo mexicano dice después de que se la jala?: Gracias, mano).

Estudios realizados por la Oregon Health and Science University advierten que se había documentado antes de 2002 entre un 6 y un 8 por ciento de carneros (el borrego macho adulto) cortejando a otros machos y apareándose exclusivamente con machos.

Pero ya desde los años treinta del siglo XX, R.H. Denniston había encontrado que la conducta homosexual “es casi universal entre los animales” (en Marmor, J. Biología y sociología de la homosexualidad, Buenos Aires, Hormé, 1967). Observa que, en invertebrados, la Naturaleza crea animales hermafroditas o funcionalmente bisexuales, pues producen tanto huevos como esperma. Y en los vertebrados, la homosexualidad aumenta a medida que ascendemos la escala taxonómica hacia los mamíferos. En los lagartos Iguanidae, diez de veintiún copulaciones observadas fueron homosexuales masculinas; en los Teiidae es frecuente que se monten de a tres para copular.

En todas las especies de mamíferos estudiadas se ha observado actividad homosexual frecuente. En el ganado es tan común que se usa a menudo a los novillos para excitar a los toros cuando se desea obtener eyaculaciones destinadas a inseminación artificial. Al utilizar varias veces al mismo novillo, el toro se excita más fácilmente que ante una vaca.

El autor cita las observaciones de McBride y Hebb al respecto de la conducta sexual de los delfines. El macho maduro exhibe un conjunto de métodos para autoestimulación casi tan amplios como los del hombre maduro. “Hubo intentos de masturbación contra los flancos de machos más pequeños y menos dominantes, así como una incipiente copulación con ellos”… además, paidófilos.

Ford y Beach mencionan muchos casos de homosexualidad masculina entre primates gregarios como el mandril. Habitualmente la relación se establece entre un macho maduro y uno joven, a quien el adulto protege. (Beach, F. y Ford, C., Conducta sexual, Barcelona, Fontanella, 1969). De entre las 76 culturas estudiadas por Beach y Ford, todas ellas aún existentes hacia mediados del siglo XX, 64 por ciento consideran normales las actividades homosexuales.

¿Qué sentido tiene ofrecer casos de conducta homosexual en animales si el tema es la homosexualidad humana? Tiene al menos dos sentidos: uno, que refuta el viejo prejuicio de que se trata de prácticas contranatura, ajenas a la naturaleza, si bien es curioso que, en cuanto se argumenta presentando casos de homosexualidad animal, la réplica gira en sentido contrario: ya no somos animales. Y dos, que desde 1859 nos sabemos parte de un largo proceso evolutivo. Nos separan apenas unos siete millones de años de nuestro abuelo común con los chimpancés. Así que la conducta animal, sobre todo la de éstos que comparten con nosotros más del 98 por ciento de los genes, algo nos dice de nuestra conducta.

NORMAL-ANORMAL. No definir un término es perder tiempo en discusiones donde cada persona lo usa como se le da su real gana. Normal, estrictamente, significa “dentro de la norma”, y la norma es la mayoría estadística. No es normal ser mexicano en Finlandia, es anormal; no es normal ser católico en Londres, sino anglicano; es anormal ser heterosexual en un bar gay; es anormal encontrar comentaristas inteligentes en TV, lo normal es que sean burros, ignorantes y prepotentes. Es anormal ser un Einstein o retrasado. Tampoco está en la norma ser homosexual ni ser obispo. Pero el término ha adquirido carga negativa, peyorativa. ¿Anormal significa fuera de la norma común? Entonces el homosexual lo es. ¿Anormal lo usas como sinónimo de enfermo? Entonces te equivocas.

Luis G. de Alba

Derecho penal

Derecho penal

PERTINENTES CUESTIONES DE ÁMBITO JURÍDICO

Para la iglesia, la píldora del día siguiente ya es un aborto.

Entonces, surgen algunas dudas:

¿La masturbación masculina es homicidio prematuro o premeditado?

¿El sexo oral? ¿Será canibalismo?

¿Podemos considerar el “coito interruptus” como abandono de menor?

¿Y qué decir del preservativo? ¿Será homicidio por sofocamiento?

¿Qué dice la jurisprudencia?

¿Alguien sabe?

HEREDEROS

HEREDEROS

Desde el inicio de la historia han sido los artistas y los literatos, no los soldados ni los políticos, quienes han formado la sustancia íntima de una patria y han contribuido a que esa patria perdure en la memoria de las generaciones futuras. La Grecia clásica, y también la moderna, debe mucho más a Sócrates, a Platón y a Aristóteles, que a Pericles y a Epaminondas. La esencia de la antigua Roma radica en Virgilio, en Horacio y en Ovidio, no en Nerón, y sólo por ellos amamos todavía a Italia. Si a uno le queda cierto rescoldo de orgullo de ser español se debe a que en este solar tan inhóspito y cainita han nacido la Celestina, Cervantes, Quevedo, Velázquez, Goya y Pío Baroja. Por otra parte, toda Inglaterra puede resumirse en el nombre de Shakespeare, lo mismo que Francia equivale a Molière, Alemania a Goethe y Praga es inseparable de Kafka. Las escrituras de propiedad de predios y fincas, muchos de ellos robados o adquiridos fuera de ley, se han trasmitido de padres a hijos sin ninguna traba a lo largo de los siglos y los aristócratas de hoy, en muchos casos unos simples cantamañanas, heredan el título nobiliario de sus antepasados en legajos polvorientos. En cambio, los descendientes de Cervantes, de Shakespeare, de Goethe, figuras que dieron todo el prestigio y la memoria perdurable a una nación, se han esfumado en el aire sin un adarme de beneficio, ni siquiera moral. La propiedad intelectual se extingue a los 70 años de la muerte del autor y pasa a un acervo cultural, del que puede beneficiarse todo el mundo. En este caso se trata sólo de constatar el hecho de que el arte y la creación literaria han tenido tan poca estima en códigos y notarías, siendo así que El Escorial quedará en ruinas antes de que Don Quijote deje de cabalgar en el espíritu de la humanidad y que en el palacio de Buckingham crecerá hierba hasta la rodilla, mientras Hamlet seguirá vivo. Cuando más sañudos hayan sido algunos políticos, militares y aristócratas, sin otro mérito que el de haber contribuido al derramamiento de la sangre de sus ciudadanos, más reconocimientos y prebendas han dejado a sus herederos; por el contrario, si existe algún descendiente de Cervantes puede que esté encargado de subir la palangana en algún prostíbulo, como su abuelo.

Manuel Vicent/elpais.es