Diez ideas para ubicarse en la vida

Diez ideas para ubicarse en la vida

Las miradas sociales pueden resultar reveladoras pero son también extremadamente limitadas a la hora de comprender lo fundamental del mundo humano. La vida se vive desde adentro, es siempre la aventura de alguien, y solemos descuidar esa perspectiva con frecuencia. Para pensar la historia es necesario tener la mirada amplia. Pero para hacer la vida propia -y para hacer bien la historia-, es necesario aplicar una mirada más concreta y realista, individual. Esto es necesario incluso para que la historia, que alguna vez será narrada, tenga algo evolutivo que contar.

La hipótesis: si las personas fueran más sabias y plenas también serían más útiles en la producción de felicidad colectiva. La plenitud del individuo genera belleza social. Y más riqueza. Y más bienestar general. El resentimiento y la ideología (plagada de ignorancias) reproducen la amargura social. ¿Acaso todavía no quedó claro?

No nos equivoquemos, buscar el bienestar personal no es un camino para hacerle bien al país. Uno, la persona, el individuo, no es un medio. El intento es el de demostrar precisamente que considerarse un medio no tiene sentido, que es improductivo, que produce desastres. La mayor apuesta es la felicidad personal, y la consecuente sensualidad social de desarrollo y creatividad.

A continuación una serie de premisas orientadoras para ese individuo frecuentemente aplastado por el peso de una visión social inadecuada:

1. No es cierto que quien más sabe, más sufre. El conocimiento y la inteligencia muestran su valor en la realidad que producen. La realidad no es en su fondo la desgracia que gustamos creer. Al tomar contacto con sus verdades profundas lo que se genera no es dolor. Se genera de todo: dolor, placer, deseos, movimientos, experiencias. Sobre todo: acción, batalla por el sentido, ganas de hacer y de logro.

2. No hace falta estar preocupado todo el tiempo. La sensación de preocupación constante es un problema personal, una mala manera de tratar con las ansiedades propias. Es nuestra responsabilidad aclarar la situación y salir de esa emoción: y tomar las acciones que sean necesarias. Se puede pedir ayuda. Se puede ayudar. La preocupación no es sintonía con la realidad, es incapacidad de tratar con ella.

3. Aprender a vivir es aprender a soportar lo indefinido. A vivir se aprende: la vida va enseñando, si uno presta atención. Lo indefinido es lo que se padece, lo que resulta incómodo, aquello que todavía no se entiende o no se puede. Hay que tolerar grandes cantidades de indefinición, de caos, de procesos que suceden según su propio ritmo y no según el ritmo de nuestras necesidades o deseos.

4. Lo problemático es parte de lo real, y no algo que no debiera existir. Tal vez el error central de nuestro pensamiento standard sea la idea de que una existencia como debe ser no tendría que contener problemas o injusticias. Como si la existencia fuera un fenómeno racional y no uno natural. No lo es: los problemas ocupan y ocuparán siempre su legítimo lugar. El tema es qué hacemos nosotros frente a ellos.

5. El despelote de nuestras sociedades no es un defecto. Lo propio de una sociedad, en todas partes del mundo y en todas las épocas de la historia, es ser un núcleo indomable de tensiones cruzadas. Las sociedades no pueden no ser problemáticas y en parte caóticas. La capacidad de una comunidad está en lo que logra hacer con su despelote fundamental. Basta de creer que todo está mal todo el tiempo. Bastante bien funcionan las sociedades teniendo en cuenta que somos tantos viviendo juntos en un espacio acotado.

6. Dos planes vitales básicos, sobrevivir o crecer. Una cosa es hacer pie en lo que uno quiere, y aceptar los desafíos de ir plasmando ese crecimiento, y otra tratar de eludir las dificultades planteadas por nuestros deseos y tratar de sobrellevar la vida como una situación que, bueno, ya va a pasar. Sobrevivir: no hacer olas, evitar despelotes, conformarse. Crecer: ir a por más, desplegarse, tomarse en serio la propia sensibilidad.

7. De las confusiones se sale diciendo qué se quiere. El caos se ordena con el eje del deseo. Ese vector instaura un orden, organiza la experiencia con algún sentido, muestra dónde va cada cosa. No se trata tanto de buscar el camino correcto, hay que buscar el camino propio.

8. La diferencia debe ser expresada, más que respetada. Nos quedamos en la tibieza moralista cuando decimos que las diferencias hay que protegerlas, adoptamos un enfoque temeroso y defensivo. La diferencia es la forma particular de ser uno, y más que respeto pide fuerza y desarrollo.

9. Identidad es deseo. La identidad no es el contexto social, la memoria, ni la historia. Todas esas cosas borran nuestra identidad real y la suplantan por una identidad simbólica, inexistente. Somos lo que queremos. Cada uno está definido por su deseo, por su línea de acción. En esa aparente superficialidad de la piel está ya inscripta la historia, no hay que ir a buscarla otra vez. Está sin ser vista, donde tiene que estar. Y nosotros tenemos nuestra vida a cargo: ¿qué queremos? Soy lo que quiero, lo que me gusta, lo que hago en consecuencia.

10. Entusiasmo es felicidad cotidiana. Todas estas ideas no trazan en lo más mínimo un horizonte pesimista o escéptico, todo lo contrario. El entusiasmo, la posición vital más lograda y plena, feliz y activa, aparece cuando uno instala en su experiencia cotidiana ese eje del querer y del deseo personal. Es lo que nos hace bien a nosotros y es lo que el país necesita que hagamos.

Final: la objeción, desde el punto de vista colectivista, sería que si cada uno hace lo que quiere queda justificado el delito, que todas las barbaridades se legitiman. No es así: no es esta posición un apoyo a las barbaridades kirchneristas, por ejemplo. Es más bien un llamado a poner en marcha otras fuerzas para limitarlas. Y por otra parte: ¿acaso no está lleno de gente que quiere el bien de los demás? ¿No es en el deseo de estos muchos de donde cabe esperar un crecimiento nacional? Soy de esos: buscaremos nuestra felicidad y al hacerlo estaremos participando de la creación de un país mejor. La producción y la riqueza nacen siempre de las ganas de vivir.

El autor es escritor y filósofo. Autor del blog 100Volando.net

Noticias de El Mundo Today

Nuevo hito de la medicina reproductiva

Nace una anciana

Noticias de El Mundo TodayUn grupo de científicos del Royal Oldham Hospital, en Gran Bretaña, ha logrado lo imposible: provocar la gestación de un feto de edad avanzada y conseguir que nazca finalmente a los 68 años de edad. La madre de la anciana, que se prestó voluntaria “por probar”, asegura que el embarazo ha transcurrido sin complicaciones, aunque ha durado once meses porque la criatura lo hace todo más despacio. “Ni siquiera he sufrido las pataditas típicas, supongo que porque el feto ya no tenía edad ni fuerzas para eso”, confiesa.

El alumbramiento se ha producido esta misma mañana mediante cesárea y la neonata, Gloria, a la que todos tratan de usted, tendrá pronto una dentadura hecha a medida. Según el doctor Sailor, responsable del experimento, este nacimiento representa “un paso definitivo en el desarrollo de la medicina complicada”.

“Aún no sabe hablar, pero tampoco vamos a esforzarnos mucho en su educación ya que pronto empezará a olvidar las cosas. Lo importante es que esté callada y bien” afirma la madre, que ya ha cambiado el primer pañal de la vieja Gloria, que ha pesado 46 kilos.

Tanit, la hermana del venerable bebé, está encantada con el nacimiento de la criatura porque ahora tendrá “una abuela muy especial” a la que, eso sí, no podrá sostener en sus brazos. Su padre –que no es el padre biológico de Gloria porque ésta fue concebida con semen de un donante de los años veinte- ya ha obsequiado a la canosa neonata con su primer caminador. “La cuidaré como cuidé a Tanit y estaré con ella desde el primer infarto”, ha declarado.

Xavi Puig

Microcuentos

Microcuentos

EL  POZO

Mi hermano Alberto cayó al pozo cuando tenía cinco años.

Fue una de esas tragedias familiares que sólo alivian el tiempo y la circunstancia de la familia numerosa.

Veinte años después mi hermano Eloy sacaba agua un día de aquel pozo al que nadie jamás había vuelto a asomarse.

En el caldero descubrió una pequeña botella con un papel en el interior.

“Este es un mundo como otro cualquiera”, decía el mensaje.

Luis Mateo Díez

UNA PEQUEÑA FABULA

¡Ay! -dijo el ratón-. El mundo se hace cada día más pequeño. Al principio era tan grande que le tenía miedo. Corría y corría y por cierto que me alegraba ver esos muros, a diestra y siniestra, en la distancia. Pero esas paredes se estrechan tan rápido que me encuentro en el último cuarto y ahí en el rincón está la trampa sobre la cual debo pasar.

-Todo lo que debes hacer es cambiar de rumbo -dijo el gato… y se lo comió

Frank Kafka

EL DRAMA DEL DESENCANTADO

…el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

Gabriel García Márquez

EL HOMBRE INVISIBLE

Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello.

Gabriel Jiménez Emán

CUENTO DE HORROR

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones

Juan José Arreola

Mazajones o mejillones en la mesa

Mazajones o mejillones en la mesa

Pocos productos nos dejaran en la cocina tanta amplitud de trabajo, tanto margen de maniobra, para cocinar, elaborar, degustar, presentar e incluso vender.

Es el mejillón un producto que nos llega a la cocina con una frescura y una calidad extraordinaria. Aunque aquí tambien está determinada la calidad que queremos ofrecer o mejor dicho el calibre con el que queremos trabajar y por lo tanto a como lo queremos pagar.

En los últimos tiempos con los avances de la distribución, nos llega la carne de mejillón, congelada, limpia de cáscaras, e incluso con una sola concha. Tambien se nos ofrece en su caldo de cocción, solo la chicha o tambien entero.

Transformar un mejillón en receta es de lo más asequible, más fácil y sencillo que hay en cocina, aunque a veces te encuentras con algunos moluscos que están demasiado pasados, no de tiempo, pero si de cocción.

En nuestra región es muy asiduo encontrar los Mejillones en salsa, la clásica salsa roja, echa a partir de cebolla, guindilla, harina, tomate, pimentón y el propio caldo de cocción de los mejillones.

Aunque no solo son preparados como la receta citada anteriormente, es asiduo encontrar Mejillones Vapor, acompañados con una buena raja de limón que suele ser de Novales, uno de los limones más aromáticos que tenemos la suerte de tener en Cantabria.

Otra receta sería el clásico Mejillón Tigre, las valvas de los mejillones se rellena con una farsa elaborada a base de verduras, la carne del mejillón cocida y un toque de bechamel ligera, que no peque de exceso de harina, para terminar rellenando las cáscara y con un empanado ligero, pasarlo por aceite y servir, exquisito.

Los Mejillones en Vinagreta, son uno elaboración extraordinaria, para servirla fría.

Otras tres elaboraciones frías son unos Mejillones al Hinojo, otros Mejillones al Cilantro y los que ofrezco la receta, Mejillones con tomate fresco a la albahaca.

En algunos restaurantes te ponen como ingrediente de la paella de marisco, mejillones, dependiendo el profesional, los incorpora entero o sin cáscara, aquí tiene mucho que ver la cultura de cada uno, me inclino por quitarle las valvas, añadir solo la carne y así facilitar al cliente su degustación.

Me gusta utilizar la carne de mejillones a modo de guarnición, acompañando un pescado, a modo de brocheta, le da un toque buenísimo, con el sabor del molusco y a la vez volumen, ganado el plato mucho en presentación.

Alguna vez lo he utilizado como complemento en canapé o pincho, base de pan de pueblo o de Orzales, taco de bonito y encima la chicha del mejillón.

En alguna ocasión me he animado a rellenar la chicha de queso cremoso, con un toque de eneldo, es otro pincho que en sabor y presentación y quita el hipo.

También como complemento para elaborar una farsa de relleno, base de verduras, gambas o langostinos, algo de pescado y la carne de mejillón, ligado al igual que los tigres con una bechamel ligera, ideal para merluza, rape, crepes, hojaldre, pasta brick e incluso unos pimientos rellenos.

Uno de los establecimientos que mejores mejillones ha servido en los últimos años, hasta la jubilación de sus propietarios, ha sido la bodega Florida, donde la mayoría se servían en salsa, elaborados de una manera muy respetuosa por Matilde la cocinera y servido por Pepe el bodeguero, que con su delantal blanco le daba un toque muy clásico a la bodega, una muestra de cómo se movían los mejillones era la cantidad de cáscaras que estaban aparcadas en el suelo y al pisar montabas un follón a modo de soneto que era una pasada, bueno mejor dicho un escándalo.

Otro establecimiento, el bar Solórzano, en la calle Peña Herbosa, corren los mejillones por la barra que da gusto, las cuadrillas de clientes los piden en salsa, para acompañarlos con el vermú de solera o cualquier otro espirituoso de los que nos deleita el mundo del blanqueo.

En Torrelavega se servían unos riquísimos mejillones en las Cuevas del Pescador, local al lado de la plaza de abastos, cerrado hace años.

No somos Cantabria región de mejillones, aunque si volvemos la vista atrás, recordaremos que en nuestra costa siempre había mejillones, eso sí de un tamaño diminuto que alguno lo utilizaba para hacerse un arroz o algo parecido.

Mucho ha sido machacada la costa Cantábrica con varias desgracias de vertidos, la última y más salvaje ha sido la del Prestige, la cual ha costado mucho tiempo recuperarse y uno de los productos que más se resintió fueron los mejillones. Pero eso han sido tiempos pasados.

Durante los Baños de Ola, que se celebran en El Sardinero, en el mes de julio, imparto desde hace años un taller de moluscos organizado por el Ayuntamiento, dirigido a los más jóvenes y es una gozada ver a los chavales su inquietud por conocer los moluscos de nuestra bahía y uno de esos moluscos son los Mazajones.

Floren Bueyes/blog del diario montañes.es

¿Por que un dia tiene 24 horas?

Todos tenemos claro que es fácil saber por qué un año es un año, por qué un día es un día y por qué hay 365 días en un año, con algunos años bisiestos de ajuste. Todos hemos leído y estudiado sobre eso. Lo que poca gente sabe es por qué los días tienen 24 horas.

En primer lugar hay que tener en cuenta que los sistemas de numeración no siempre han sido iguales. Antiguas civilizaciones tales como los egipcios y sumerios tenían un sistema duodecimal en vez del sistema decimal que hoy es utilizado en el mundo entero.

La razón para la utilización de un sistema duodecimal tenía una tan lógica como la que podemos tener para la utilización de un sistema decimal (contando con los 10 dedos de las manos). El sistema se basaba en contar las falanges de los 4 dedos de una mano con el pulgar, de tal modo que una vez se hubieran contado los cuatro dedos, tendríamos doce segmentos, tal y como muestra la imagen inferior

¿Por que un dia tiene 24 horas?
I: 12 falanges de una mano numeradas

Por esta razón, los egipcios dividieron los días en 12 horas, siendo una hora para el amanecer, otra para el atardecer y las 10 restantes para contar el tiempo de luz, y la noche la dividieron del mismo modo en 12 horas.

Las horas del día las medían mediante los conocidos relojes solares y su sombra. Por este motivo, las horas no eran tal y como las conocemos hoy en día, si no que variaban su duración dependiendo de la época del año en la que estuviésemos.

Las horas de la noche, ante la evidente ausencia de luz, eran medidas mediante estrellas que identifican a los 3 decanos de cada uno de los 12 signos zodiacales. Durante el periodo desde la puesta del sol hasta el amanecer aparecen en el cielo un total de 18 de estas estrellas. Las tres primeras y las tres últimas estaban asociadas al atardecer y amanecer respectivamente, quedando las 12 estrellas que dividían las horas de la noche.

¿Por que un dia tiene 24 horas?
II: Decanos del zodiaco

Las horas no dividieron el día de forma equitativa hasta que los griegos decidieron que necesitaban un sistema regular para realizar cálculos. Hiparco de Nicea propuso la división del día en 24 horas de todos los días del año al igual que se dividen las horas en los equinocios (el mismo tiempo de día que de noche). El pueblo llano siguió usando la medición histórica hasta la invención de los relojes mecánicos en el siglo XIV en Europa, que fue cuando este sistema se extendió.

visto en: recuerdos depandora

Un lugar de ambiente

Un lugar de ambiente

Con sus putas, sus machos, sus padrotes, sus pifias, deslindes y turbiedad, el caso Salvador Cabañas es en sí mismo un microcosmos en el que podemos observar la sociedad que sí somos.

Tenemos a un delegado de la Álvaro Obregón que no conoce a los inspectores que operan en su demarcación, y que se jacta de ello. Éstos, a su vez, no nos previenen de las calamidades; no nos aseguran que cuando ocurra algo en un establecimiento no ocurra lo peor. Nos garantizan, eso sí, que el autoengaño será perfecto: ellos hacen como que revisan; nosotros, los ciudadanos, como que les creemos; al fin que en nuestra ciudad, y país, chafa lex sed lex.

Con un gobierno capitalino obsesionado con las marcas mundiales, esta semana impusimos dos: 1) más de tres horas tardó la policía en entrar a un lugar en el que hubo un intento de asesinato del que todos los medios reportaban en directo, y 2) como sociedad no nos corre la prisa por remendar en la Asamblea esa aberración que permite que particulares alteren impunemente escenas del crimen. Somos una vez más referencia global de lo que no se debe hacer.

Nuestro umbral de tolerancia al crimen es altísimo. Todos sabemos dónde conseguir droga, sexo y entretenimiento de todo tipo y a cualquier hora, boletos en reventa, animales en peligro de extinción, piratería, armas, sicarios, etc. Y más, permitimos que nos roben calles y banquetas, que den permisos a miles de taxis pirata, que los votos se compren con materiales de construcción… Así, es más que normal que en el mismo bar haya prostitutas profesionales e hijos de ex presidentes; conocidos empresarios y gente que logra fama por su ostentación y prepotencia. Convivir con criminales no nos incomoda.

Golosos, los medios impulsamos los dichos de fiscales que ganan en el atril lo que pierden en tribunales. Hipersensibles, los opinadores demandan toda la información pero piden que los salvemos de imágenes desagradables, y censuran “excesos” (¿cuál exactamente es el “exceso” cuando hablamos de un personaje público con una bala en la cabeza tirado en un baño de un antro?)

Eduardo Santillán no pagará ningún costo. Las redes bejaranistas van a sostener al “delegado cero” porque ese señor simplemente forma parte de una jugada macro. Lo que usted ve no es lo que es. Los gobiernos delegacionales no son organismos para servir a los ciudadanos, son negocios del poder. Usted con su voto cree que elige a su delegado, en realidad le regala una coartada a las tribus para explotar esos territorios.

Hay decenas de teorías que “explican”, con exuberante argumentación, la causa de la caída del avión de Juan Camilo Mouriño. Yo me quedo con una no muy sexy: lo tumbó la corrupción. El cúmulo de “irregularidades” en contratos e inspecciones de la fatídica aeronave mató al secretario, sus acompañantes y a los que estaban en tierra. ¿Qué pasó exactamente el lunes en la madrugada en el antro de Insurgentes Sur? Invente su hipótesis, por descabellada que suene será creíble. Lo que no se vale es hacerse el tonto, porque como sociedad todos cabemos en el bar Bar, sólo elija qué quiere ser: cadenero, asesino en potencia, trepadora, guarura, prostituta extranjera importada legalmente, chofer de camioneta sin placas, dealer o feliz cliente en ese bonito ambiente.

Salvador Camarena/eluniversal.com