Un Papa y Ali Agca

Un Papa y Ali Agca

EL VENDIDO que le pegó un tiro a Juan Pablo II y la propia víctima tenían algo en común: los dos eran megalómanos. El Papa, convencido de que aquel tiro representaba la tercera profecía de Fátima (Juan XXII prefirió difuminarlas), estuvo a punto de ser apuñalado por ir a dar las gracias. Y ahora, después de 30 años, sale Ali Agca de la cárcel por peteneras. Convoca a la prensa en el Sheraton de Ankara y se autoproclama Cristo eterno, Mesías, (de los hebreos, supongo) y profeta que anuncia el fin del mundo: no sé si en general, cosa lógica, o de inmediato, lo que solucionaría definitivamente bastantes pesadillas. Por descontado, es una operación monetaria que dirige un hábil negociante. Se cobrarán millones por entrevista -más supongo cuanto más se afine el finis terrae-, por la comunicación de la Biblia verdadera (¡leer otra vez el Libro de los Macabeos, por aligerado que esté, no!) y por aclarar el laberinto original del fallido atentado. El Papa actual no consentirá que pida perdón a nadie; por lo menos en el Vaticano. Quizá salvo una limosna de arrepentimiento. Dependerá de su tamaño.

Otra estafa

Otra estafa

Las farmacéuticas se forran gracias a la OMS

LAS CUENTAS de resultados de las grandes farmacéuticas han crecido tanto en el último año como ha mermado la credibilidad de la Organización Mundial de la Salud. La alarma planetaria creada por esta institución al anunciar consecuencias devastadoras por la gripe A ha sido, a la vista de los hechos, un fiasco. Gobiernos de los cinco continentes han invertido cientos de millones de dólares en comprar vacunas para una pandemia que no se ha producido. En España, las autoridades sanitarias consignaron 265 millones de euros para la compra de dosis. Finalmente se gastaron 93 millones, pero el problema es que de los 13 millones de vacunas han sobrado 11 millones con las que no se sabe qué hacer. Hay investigadores bajo sospecha, acusaciones de corrupción y críticas a los lobbies farmacéuticos. La OMS debería ser la primera interesada en depurar responsabilidades para que no vuelva a producirse un engaño como éste.

elmundo.es

Lagrimas

Lagrimas

Mi habitación en La Habana daba a un patio interior que tenía mucha resonancia. El ama de casa me advirtió que hacia la medianoche oiría el orgasmo de la mulata del primero derecha; luego, al amanecer, me despertaría el canto de una docena de gallos que los vecinos criaban en las terrazas y enseguida, abajo en el solar, comenzaría a llorar Camilito, el hijo de la negra Teresa. Todo se producía según lo esperado cada noche, aunque el llanto del niño parecía no tener fin cuando empezaba a llorar después de que cantaran los gallos. Camilito berreaba sin parar, a veces se encanaba y al quedarse más de un minuto sin respiración yo creía lleno de angustia que había muerto, pero ese silencio sólo era un punto de apoyo para redoblar el sollozo con más fuerza todavía. En medio de su berrinche, que podía durar una hora o más, se oía la voz melodiosa de la negra Teresa, que decía: “Camilito, mi amol, qué te paaasa”. Al final el niño conseguía ser atendido y su llanto había tenido un sentido. Los bebés lloran como un mecanismo de defensa cuando sienten hambre, sed, frío, calor u otra molestia. Basta un mínimo problema, el biberón, el chupete, los pañales, para que el bebé llame la atención. Madres amorosas, niñeras solícitas, criadas cariñosas o enfermeras profesionales acuden a la cuna tan pronto como oyen que un niño mimado emite el primer vagido. Camilito lograba que su madre le atendiera después de desgañitarse durante una hora seguida; muchos niños afortunados lo consiguen en menos de un minuto, pero hay millones de niños que no obtienen nunca una cosa ni otra. En el campamento de refugiados ruandeses en Tanzania me di cuenta de que los niños no lloraban. Sólo miraban fijamente a sus madres. Un médico me explicó que allí los niños no lloraban porque su cerebro ya había codificado a través de su larga miseria heredada que el llanto no les servía de nada. El dolor estaba asimilado al silencio. En la tragedia de Haití se ha visto en una foto famosa al bombero Óscar Vega con un niño de dos años en brazos, rescatado de los escombros. El niño tiene lágrimas en los ojos, pero tampoco llora. Sin duda ha aprendido bien la lección mucho antes de nacer. Sabe que al final del llanto no hay nada ni nadie. Sólo parece asombrado de seguir vivo.

Manuel Vicent/elpais.es

Despues del ultimo cigarrillo

Despues del ultimo cigarrillo

A los 20 minutos se normaliza la temperatura de las extremidades y tanto la tensión arterial como la frecuencia cardiaca vuelven a su estado normal.

A las 8 horas los niveles sanguíneos de oxígeno y monóxido de carbono se equilibran

A las 24 horas disminuye el riesgo de sufrir un infarto de miocardio

A las 48 horas mejorar el gusto y el olfato y la nicotina ya no se detecta en sangre

A las 72 horas se produce una relajación de los tubos bronquiales y un leve aumento de la capacidad pulmonar.

A las 2 ó 3 semanas mejora la circulación y se normaliza en un 30% la función de los pulmones.

Entre el primer y segundo mes aumenta la capacidad respiratoria.

Al año se reduce a la mitad el riesgo de padecer un infarto

A los tres años el riesgo de padecer una enfermedad de corazón o de la circulación arterial disminuye a niveles similares a las personas que nunca han fumado.

A los 5 años se reduce a la mitad el riesgo de padecer cáncer de pulmón, laringe o esófago

A los 5-10 años el riesgo de cáncer oral es similar al de alguien que no ha fumado.

A partir de los 10 años el riesgo de mortalidad se iguala al de una persona que nunca ha fumado.

(¡A ver si te enteras Juanon!)

sorprendible.blogspot.com

——————

El Hubble…en Imax…y en 3D…¡la leche!

No sé cuando llegará a España, ni siquiera si llegará, pero en Estados Unidos el 19 de Marzo de este año se estrena una de las películas más increíbles que se puedan ver hoy en día. Todo el espectáculo del Universo a través de los ojos de nuestro testigo más privilegiado: El Telescopio Espacial Hubble.

Si fuera sólo eso, ya valdría la pena… pero además, la película del Hubble se estrenará en cines Imax y en las ya famosas 3D que Avatar ha vuelto a poner de moda.

La NASA y Warner Bros unidas para regalarnos una película con la mejor fotografía del mundo: Nuestro propio Universo visto desde el Hubble…

comentario en cine-irreductible.blogspot.com

Apologia de la estupidez en voz alta

Borges decía que la poesía se lee en voz alta. Cuando se piensa en la poesía del propio Jorge Luis, según el fusilero, hay que incluir algunos de sus relatos, más cercanos al primer género que al narrativo por su proximidad en cuanto métrica y gran belleza metafórica. Los cuentos incluidos, por ejemplo, en Historia universal de la infamia. Ninguno de ellos, empero, tendría posibilidad alguna de ser leído en voz alta en un programa de radio mexicano o difundidos con total libertad vía internet de progresar una “ideota” panista para frenar, entre otros temas, lo que consideran “apología del delito”.

Piensa el fusilero en las dificultades en que estará La Voz Universal, Adolfo Fernández Zepeda, quien por décadas ha transmitido en la radio mexicana y es un legendario locutor, al programar aquella rolita titulada “Ma Baker”, en la que Boney M cantaba con tono épico las cuitas de una asaltante en minifalda, que estaba consciente que tenía que morir, por las calles de Chicago. ¿O bastará precisar que el responsable de tal “apología del delito” es el cantor negro, figura musical de los años 70, para estar a salvo? ¿O no hay tos sólo porque la anécdota transcurre en la ciudad de los vientos? ¿O porque el monolingüismo que campea en México hace inofensivos los mensajes de esas cancioncillas en inglés?

Otra vez los panistas exhibiendo sus múltiples carencias en un episodio más de su apología a la estupidez. Es fácil, para quienes nada sabemos de narcocorridos, recurrir a las piezas de Los Tigres del Norte, rapsodas a fuerza de repetición que cantan, entre otras, las glorias de cierto tipo de hampones, los de la especie narco. Los músicos se defienden ante eventuales señalamientos con el argumento de que sólo son cronistas, contadores de historias. Igual, por cierto, que un amigo de ellos, nuestro compañero de páginas y sección Arturo Pérez-Reverte, cuya novela La reina del sur (Alfaguara), más allá de su investigación periodística de la mano del reportero César Güemes por tierra sinaloense, es una trama de aventuras en la que no puede salir mejor librada como heroína su personaje principal.

¿Entonces tambo para Pérez-Reverte, para Güemes, para Alfaguara, para el lector o el crítico literario que recomiendan la novela? ¿Sólo para alguno o algunos de ellos? ¿Para Gandhi, El Sótano o Sanborns por vender el libro? Mi amigo Alejandro Almazán, a partir de esta panista apología de la estupidez, ¿deberá cuidarse la espalda ya no por relatar, en textos periodísticos y literarios, los testimonios que recoge de la especie narco, sino porque puede caerle la Secretaría de Gobernación, en traje de RTC, acusándolo de promotor del crimen y de la violencia? ¿Deberá cambiar de giro de manera intempestiva Elmer Mendoza, mentor del propio Alejandro, so pena de convertirse en un autor clandestino, un apestado que ninguna editorial quiera publicar en adelante para evitarse multas?

Otro gran camarada, Diego Osorno, también se ha dedicado con amplitud al tema narco y sus protagonistas, y de hecho a finales del año pasado presentó su reportaje El cártel de Sinaloa (Grijalbo). Es autor de una crónica sobre las exequias del hijo de Joaquín Guzmán Loera, muchacho abatido en un episodio más de la guerra entre los cárteles. “Las 50 mil rosas para el hijo de El Chapo”, tituló el fusilero esa nota en la portada de MILENIO, y el encabezado y la nota le sirvieron al cantante Lupillo Rivera para su corrido sobre los funerales del malogrado familiar del capo en fuga desde hace nueve años. ¿Quién, pues, estará ante el paredón? ¿El reportero, el editor o el músico? ¿Los tres, cronistas cada uno a su manera? Panista apología de la estudipez en voz alta.

Alfredo C. Villeda/mileniodiario

Copa para mezcal….¿sin mezcal?

Copa para mezcal....¿sin mezcal?

Noviembre de 2009: Riedel, fabricante de copas, presentó “la copa mezcalera”. Crearla requiere conocimiento sólido. Veamos.

Existen alrededor de 100 variedades de magueyes mezcaleros cultivados, silvestres y semisilvestres que maduran entre los 5 y 28 años; el Azul es sólo uno de los que se usaban para hacer el mezcal de tequila, de los muchos —más de 20— que, por ejemplo, hoy se usan en Jalisco para distintos Mezcales.

La regionalización y diferenciación organoléptica de los mezcales tradicionales es vasta y compleja, pues los hay en 21 estados del país, lo que exige tener suficientes muestras con registro de su procedencia, proceso de elaboración (existen cientos de variantes), magueyes empleados, tipo de destilador, riqueza alcohólica, reglas de calidad regionales, fichas de cata y una paleta aromática sólidamente construida.

Cada región cuenta con maestros mezcalilleros y catadores expertos de cada mismo para evaluar sus aromas y sabores, pilares del conocimiento indispensable para construir una metodología y criterios sólidos a fin de evaluar una copa. Añadamos que ya existen instrumentos regionales para saborear mezcal históricamente comprobados: jícaras y cuencos de cerámica milenarios.

Instituciones de obligada consulta: Conabio, editora del Mapa mezcales y diversidad; Instituto de Investigaciones Antropológicas (UNAM), responsable de La ruta del mezcal, el mayor trabajo de investigación desde 1910.

Si se ignoró alguno de estos elementos, la ética de Riedel y de quienes propiciaron esta aventura quedaría en duda y se evidenciaría el desprecio por una bebida Patrimonio Cultural de México. Pero lo más bochornoso sería que, desde un rancio y ridículo colonialismo, pretendieran homogeneizar, con una copa, una bebida tan diversa, rica y compleja.

En un afán propositivo, habrá que asistir a la saboreada comparada de tres mezcales tradicionales en jícara y otras copas, el martes 26 de enero a las 20:00 horas en Red Fly, Orizaba 145, col. Roma, Ciudad de México. Cuota: $100.00.

Tío Corne (Cornelio Pérez), coordinador de la Logia de los Mezcólatras y miembro de Mezcales Tradicionales de los Pueblos de México.