Habitaciones

Habitaciones

Caí, navegando, en una página web muy oscura. Al poco distinguí un interruptor digital sobre el que di un golpe de ratón, haciéndose la luz. Apareció entonces un dormitorio que se parecía de un modo algo siniestro al mío. En una esquina de la pantalla se informaba de que en ese momento nos encontrábamos en la página cinco visitantes. Me inquietó la idea de encontrarme en compañía de otras cuatro personas a las que no me era posible ver, cuatro fantasmas. Quizá alguna de ellas, pensé, dispusiera en su ordenador de una herramienta que le permitiera distinguir a los otros. Salí de la página y me puse a trabajar. Pero no se me iba aquella habitación de la cabeza, así que volví a entrar. Estaba equipada, como la mía, con muebles de Ikea, de ahí, cavilé, su parecido. Pero tenía, como la mía también, en la pared de la derecha, una ventana a cuyo paisaje te podías asomar con un par de movimientos del ratón. Preferí permanecer quieto, a ver si se escuchaba una respiración, un roce, una tos, algo que delatara otras presencias, además de la mía. En ese momento visitábamos la página dos personas. Resultaba un poco violento saber que te encontrabas a solas con un desconocido. A ver si se manifiesta, me dije, y separé la mano del ratón. Mientras esperaba, alguien entró y salió como el que abre una puerta y echa una ojeada. Pensé que la otra persona (¿una mujer, otro hombre, un niño, una adolescente?) permanecía, como yo, al acecho. Pasado un rato, tomé de nuevo el ratón y me dirigí a la ventana. Lo que vi me estremeció. Al otro lado había una calle idéntica a la que se ve desde la ventana de mi dormitorio analógico. Esa noche, mientras cenábamos, mi mujer me contó que, navegando por Internet, había ido a caer en una habitación que le recordaba vagamente a la nuestra. No me atreví a preguntarle a qué hora había estado allí.

Juan Jose Millas/elpais.es

Los chamanes, con La Roja

blogs.publico.es/mesadeluz

fbl-wc2010-peru-ritu-231128-01-07-20100709-185132.jpg

Shamans perform a ritual of predictions for the 2010 World Cup finals, in Lima, on July 09, 2010. AFP PHOTO/ERNESTO BENAVIDES

Tras los aciertos del pulpo Paul que ha merecido una gran cobertura mediática, ya he visto como intentaba hacerle la competencia un loro, un ratón y los pechos de Yola Berrocal. La última entrega de este intento de videncia nos llega desde Suramérica. Los chamanes se han puesto a ello y han intentado adivinar el resultado de la final del Mundial de fútbol que jugarán las selecciones de Holanda y España el próximo domingo. Desconozco el resultado del ritual, pero por la calavera que le han puesto a Holanda y el altar que le han montado a España, creo que han apostado por La Roja.

fbl-wc2010-peru-ritu-231096-01-07-20100709-183817.jpg

Shamans perform a ritual of predictions for the 2010 World Cup finals, in Lima, on July 09, 2010. AFP PHOTO/ERNESTO BENAVIDES

fbl-wc2010-peru-ritu-231118-01-07-20100709-184457.jpg

Shamans perform a ritual of predictions for the 2010 World Cup finals, in Lima, on July 09, 2010. AFP PHOTO/ERNESTO BENAVIDES

de4464ac7b562a0bd00e6a7067008a5a.jpg

Shamans hold a replica of Spain’s soccer jersey and the team’s photo as they perform a ritual to send good vibes to the Spanish team in Lima, Friday July 9, 2010.  Spain will face the Netherlands at the South Africa 2010 World Cup tournament’s final game on Sunday. (AP Photo/Karel Navarro)

fbl-wc2010-peru-ritu-231126-01-07-20100709-184710.jpg

Shamans perform a ritual of predictions for the 2010 World Cup finals, in Lima, on July 09, 2010. AFP PHOTO/ERNESTO BENAVIDES

fbl-wc2010-peru-ritu-231058-01-07-20100709-183331.jpg

Shamans perform a ritual of predictions for the 2010 World Cup finals, in Lima, on July 09, 2010. AFP PHOTO/ERNESTO BENAVIDES

fbl-wc2010-peru-ritu-231103-01-07-20100709-183852.jpg

Shamans perform a ritual of predictions for the 2010 World Cup finals, in Lima, on July 09, 2010. AFP PHOTO/ERNESTO BENAVIDES

8d22cc367b872b0bd00e6a70670016b2.jpg

El pulpo Paul, rey de España

El pulpo Paul, rey de España

Ni Puyol con su gol de cabeza; ni Maradona con su rosario, su traje y su barba canosa; ni Manolo el del Bombo yendo y viniendo de España a Suráfrica y vuelta a España; ni siquiera Sara Carbonero. El verdadero protagonista de la recta final del Mundial es Paul, el pulpo.

Y es que este octópodo se ha convertido en noticia durante los últimos días por sus predicciones sobre el rumbo de Alemania en la fase final del Mundial, todas acertadas. Al animal se le da la opción de elegir comida entre dos contenedores diferentes de plástico que se encuentran en su tanque, uno con la bandera alemana y otro con la de su rival. Paul ha acertado siempre, salvo cuando en el 2008 pronosticó la victoria de Alemania frente a España en la final de la Eurocopa. Como falló entonces, el pasado martes apostó por España, volviendo a dar en el clavo.

Las red social Facebook también le dedica tiempo y muchos grupos a Paul. Desde “Matemos al pulpo “Paul” si Argentina pierde con Alemania!” hasta “Los niños, los borrachos y el pulpo Paul…siempre dicen la verdad“, pasando por “Yo tampoco comere mas pulpo si España gana la final,en homenaje a Paul“, “Yo también quiero un Pulpo como Paul…..quiero saber mi futuro“, “Pulpo Paul…dime los números del Loto, please” o “El Pulpo Paul no es de este mundo!“, entre otros muchos.

Ni los políticos se han librado de mencionar al pitoniso animal. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado “preocupado” por Paul, “porque evidentemente ha sido muy espectacular que haya acertado la victoria de España”, dijo no sin cierta ironía. También una de sus ministras, Elena Espinosa, encargada de la cartera de Medio Ambiente, ha bromeado asegurando que propondrá una veda para evitar la muerte de Paul a manos de los alemanes.

Hasta los diarios se han hecho eco de la predicción de Paul tras la victoria española. “El pulpo acertó”, dice el portal digital ruso de noticias Newsru.com. También los diarios italianos, que hablan de que la selección terminó dando la razón al pulpo y a su pronóstico.

De modo que el sino de España y de Holanda está en los tentáculos de Paul, que este viernes realizará su última predicción de este Mundial. Y la pregunta que todos se hacen es si volverá a apostar contra España, como hizo en la Eurocopa de 2008, o si abrirá la caja de La Roja. De momento, un portal holandés ya se ha adelantado asegurando que Paul ha predicho una victoria ‘oranje’, algo que aún no se ha producido.

Pablo Machuca/publico.es

La cancion de la semana

Título: ’Winter winds’

Artista: Mumford & Sons

Incluida en: ’Sigh no more’ (Universal, 2009)

No, Mumford & Sons no es una empresa familiar de quesos de la campiña inglesa, aunque su música podría servir para anunciar una en la tele. Banjos, mandolinas y trompetas al servicio de melodías henchidas que buscan emocionar sí o sí. El año pasado publicaron su primer disco y este julio actúan en el FIB. Podrían ser la respuesta británica a Fleet Foxes, aunque la comparación se les queda un poco grande. Vamos a centrarnos y a decir que esta canción le toca a uno. No es poco, para nada.

blogs.publico.es/eldetonado

El veneno en la manzana de Sudáfrica

El veneno en la manzana de Sudáfrica

Seduce, Sudáfrica se mueve suave, sonríe, es un placer a los ojos que impacta hombres y mujeres de la población originaria son un sueño de sensualidad, las curvas arriesgadas de sus cuerpos, la forma caprichosa en que sus ropas muestran más que ocultar su piel oscura; bailan, entre tambores sus caderas se aceleran, despiertan los más simples instintos del juego sexual. Son naturalmente hermosos, poseedores de la fuerza primigenia de la atracción.

Las mujeres negras en Sudáfrica son un derroche de deleites, el trenzado complejísimo de sus cabellos, esculturas de imposible estética que las coronan, reinas de ese cuerpo palaciego. Su sentido del encanto es extremo, hablan atemperando el aire con la calidez de sus labios, el ritmo acompasado de sus pasos canta canciones de encantamiento para quien las mira pasar.

Abiertos al amor, en los bares de la celebración mundial, en las calles rebasadas por la mirada ávida de los turistas, esos hombres y mujeres salen a cazar; es fácil, enamorarse en Sudáfrica termina siendo un acto natural, unos segundos de mirada, la sonrisa en el momento preciso, la aproximación inevitable del que se sabe hacer entender en el lenguaje del deseo.

Pero la colorida mariposa de la realidad despliega la magia de sus alas para ocultar el duro rostro de insecto que la acompaña; la prostitución ha sido una constante, el turismo sexual inevitable, y la gran peligrosidad de las cifras del VIH: en las calles, la gente habla de un 40% de la población infectada, cuatro de cada 10 sudafricanos son portadores de la enfermedad, el riesgo es tan fuerte, tan aterrador, que no podemos dejar de mirar el veneno en la tentación de la manzana que se nos muestra.

En los estadios, en los hoteles, en tiendas y calles, el gobierno local ha lanzado con motivo del Mundial una intensa campaña del uso del condón, cajas enteras están a disposición de quién confíe en su suerte en el amor y quiera tomar prevención, algunos incluso, se dan en propia mano obligando a la toma de conciencia. Pero en el anecdotario de la celebración mundial, muchos de los aficionados llevan ya el sueño cumplido de la fantasía del amor, y con ella, el impuesto de la sanitaria preocupación.

Sei Iturriaga Sauco

De Madrid al cielo

De Madrid al cielo

No seamos mezquinos ahora… como aficionados o medios, dejemos que España y Holanda hagan lo que más les convenga. Partidos malos, equipos temerosos y poco futbol para tanta espera, se han vuelto un lugar común en los debates civiles y profesionales de Sudáfrica 2010. Es una Final, no nos metamos con ellos, que jueguen como sea. Llegando aquí ya no vale nada el “como”, lo único que importa es ganar. Es el partido de su vida, no de las nuestras.

Aún así, estos equipos se la jugarán por nosotros, nos van a divertir. Son selecciones que han asumido el riesgo de alterar el orden histórico de los Mundiales. Como Francia en el 98, abrirán espacio para nuevos campeones. Ojalá sea cíclico. Por lo menos cada doce años. Nunca fui de los que creían que una victoria deportiva o un equipo de futbol sería capaz de alterar las células de una nación… Trabajo en España desde hace tres años, viviendo aquí me acostumbré a ver la cara rozagante de sus ciudadanos los lunes por la mañana ganando al tenis, al automovilismo, ciclismo, baloncesto o futbol.

Los españoles se volvieron expertos en disfrutar sus triunfos. Hoy es diferente, no tienen la misma cara. Cada uno está asumiendo la imagen del jugador que mejor le queda, hay xavis, iniestas, casillas, villas y puyoles por todos lados. España se siente su selección, el domingo este país puede que no vuelva a ser el mismo. El futbol desde su perspectiva universal, los obligará a reflexionar en la intimidad su posición en la galaxia.

Algunos también hemos puesto otra cara, hace unos meses que Madrid cambió mi forma de mirar. Dicen que de Madrid, al cielo; es verdad. Hay lugares que pueden ser el centro del universo, todo depende de las personas que miremos.

Jose Ramon Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Gracias, Guillermo, por desnudar a tantos

Gracias, Guillermo, por desnudar a tantos

Lo inevitable tuvo salida. Guillermo Fariñas había elegido retar abiertamente a la dictadura, un método eficaz para encontrarse con la muerte. Pero hay historias predestinadas a no morir. Esas que cambian el curso de las cosas.

En el día 135 de huelga de hambre, el cardenal Jaime Ortega anunció que el gobierno de Raúl Castro aceptaba liberar a 52 presos políticos: los pensadores y activistas cazados en 2003 por “atentar y conspirar contra Cuba”. Postrado en el hospital, con barro biliar y un trombo en la vena yugular subclavia, Fariñas dijo que si era así, él también aceptaba.

Ciro Gomez Leyva/mileniodiario

Ya no importó que, por lo pronto, el llamado “gesto humanitario” de los Castro incluyera a sólo cinco presos que podrán irse de Cuba. O que se dejara en la niebla la mecánica de las próximas liberaciones. Bastó la promesa para que el canciller de España, Miguel Ángel Morantinos, intermediario clave en esta fase crucial, asegurara que en tres o cuatro meses “quedará definitivamente zanjado el problema de los prisioneros de conciencia”.

No importó la ausencia de cómos, porque era una gran noticia. Fariñas, a fin de cuentas, comenzó la huelga con la exigencia de que se excarcelara a los enfermos. Su victoria sobre la dictadura es monumental, histórica.

“No tendrá una recuperación total, pero puede ser cerca de lo normal”, me dijo su médico personal, Ismel Iglesias, con un juego de palabras como mandado a hacer para este día jubiloso y ambiguo. “Está en estado crítico grave, pero en mes y medio podría ser dado de alta”.

La melancólica diplomacia mexicana, que tendría que haber significado como la española, saludó con vago agrado la noticia.

Gracias, Guillermo, por haber desnudado a tantos. Gracias por esta historia extraordinaria