Villa contra Cristiano

Villa contra Cristiano

E l España-Portugal no lo juegan solos Villa y Cristiano, aunque inevitablemente, puedan convertirse en las  figuras que decidan el pase a los cuartos de final. Los grandes partidos, en ocasiones, por encima del necesario juego colectivo, los definen las  individualidades. Ambos tienen grabado el gol en la cabeza. Es su obsesión y la cualidad que les ha hecho famosos. Por el momento, en el Mundial, las cifras favorecen al español. Villa y Ronaldo van a ser las piezas sobre las que se cargará la responsabilidad del gol.
Españoles y portugueses buscarán en el campo a los hombres que poseen mayor facilidad para encarar la portería. El portugués necesita un partido como éste para reivindicarse. Hasta el momento, únicamente ha marcado un gol y de manera circense.
Al margen de lo dicho, hay que considerar las condiciones en que llega cada equipo. No obstante, no conviene pecar de optimistas a pesar de que las actitudes en las que se reclama prudencia no estén bien vistas. Hemos llegado al momento en que hasta decir verdades de Perogrullo es motivo para cargar contra quien las pronuncia adivinándole oscuras y malévolas intenciones. Decir que si España pierde la pelota puede perder es tal simpleza que no creo que por ello haya que pedir perdón. La posesión dependerá de la alineación. Está demostrado que en el centro hace falta, junto a Xavi e Iniesta, un tercero de condición técnica similar, llámese Cesc o Silva. Sobra, pues, un delantero o un centrocampista de contención. Del Bosque decide.

Julian Garcia Candau/larazon.es

Aprender a perder

Aprender a perder

La modernidad, entre otras cosas, implica la asfixiante glorificación del triunfo. Vivimos una cultura global del éxito o, dicho de otra manera, padecemos la universalización avasallante del “American Dream”, es decir, la creencia de que cualquier hijo de vecino puede subir infinitamente la escalera del dinero y del poder por poco que tenga “iniciativa” y deseos auténticos de triunfar.

En esta imparable carrera de obstáculos, repetimos machaconamente el “sí se puede” —mantra imprescindible para propiciar la promoción personal— y le otorgamos a la fe una importancia suprema como si los logros y las conquistas sólo fueran un asunto de “actitud”.

Por encima de todas las cosas, hay que “creer” en las propias posibilidades. Dudar es un pecado y mostrar vacilaciones es una señal anticipada del fracaso. Para el debido adoctrinamiento, contamos con infinidad de libros de autoayuda, programas de “desarrollo” y consultorios de modernos brujos donde te enseñan a confiar en ti mismo y a desplegar plenamente tus “potencialidades”. El éxito por decreto se ha convertido en una de las religiones más populares del mundo contemporáneo.

Pero ¿qué pasa con la adversidad y con el fracaso? Y ¿qué ocurre cuando los antiguos seguidores de la postura triunfalista se trasforman, de pronto, en unos simples “perdedores”? Lo digo, justamente, porque se está celebrando, en estos mismos momentos, el gran ritual de la derrota. En el Mundial todos pierden. De eso va el tema. Al final, naturalmente, un equipo alzará la copa de campeón. Pero en el camino habrán quedado 31 competidores vencidos; unos habrán perdido porque deseaban obtener el título; y otros, porque aspiraban, digamos, a jugar un “quinto partido” o a exhibir mejorías luego de años enteros de trabajo.

Es saludable perder, creo yo. Porque, al final, la vida es, entre otras cosas, una forzosa sucesión de pérdidas: con el pasar de los días, vamos perdiendo juventud, salud, habilidades, etcétera. Y ningún triunfalismo de receta puede contra esta realidad. Bendito futbol…

Roman Revueltas Retes/mileniodiario

La plaza es nuestra, cabrones

La plaza es nuestra, cabrones

Se requiere una fuerte dosis de bajeza para afirmar, como lo hizo el senador del PRD Graco Ramírez, que el asesinato de Rodolfo Torre es una muestra de la descomposición del PRI, y que es lo mismo que el de Luis Donaldo Colosio, hace 16 años.

¿Qué quiere decir eso? ¿Qué con 30 puntos de ventaja en las encuestas los priistas se están matando entre sí? ¿Con base en qué Graco hace una afirmación tan irresponsable? Suena absurdo, por lo demás.

Lo único que, por lo pronto, parecería tener una cierta lógica es que los pleitos políticos no pasaron por el ajusticiamiento del candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas. Bastaría hacer una revisión básica de las últimas semanas y meses para tener una idea de cómo están las cosas en esa entidad: copada, tomada por los criminales.

Dependiendo de la filiación, se puede echar culpas al gobierno del presidente Calderón o al del gobernador Eugenio Hernández. El de Los Pinos, porque ha fracasado palmariamente en su intento de arrebatarle a las bandas de sicarios el territorio que robaron hace mucho. El de Ciudad Victoria, porque ha sido un cero a la izquierda en esta lucha. Como sea, se trata de un fracaso compartido.

El de ayer tiene los visos de ser un crimen contra la política, el grito victorioso de un grupo ensoberbecido que le dice a los políticos (y seguramente también a otra banda de narcos y extorsionadores): la plaza es nuestra, cabrones.

Por eso la posibilidad de posponer las elecciones del domingo era una puerta falsa: nadie va a restaurar pronto en Tamaulipas las condiciones de normalidad democrática. Si a los criminales así les conviene, mañana matarán a otro candidato. O a quien necesiten.

La plaza es de ellos, Presidente, gobernador. Ahí siguen.

Ciro Gomez Leyva/mileniodiario

Grasilla

Recuerdo que, al comenzar la crisis, algunos dijeron que la situación tenía su lado bueno, porque serviría para modernizar el sistema. Luego hemos visto que eso significaba desmantelar la sociedad del bienestar a velocidad supersónica, cosa que yo no logro encontrar positiva (debo de ser una antigua).

Grasilla

Pero el otro día un amigo mío que es asesor fiscal me hizo ver la crisis desde otra perspectiva: “El circuito ya no está engrasado”, dijo, utilizando esa terminología tan propia del mundo del dinero, un mundo que él, pobre mío, solo ve a lo lejos, a vista de pájaro, mientras lo sobrevuela profesionalmente. “El circuito ya no está engrasado”, repitió, “y por eso está emergiendo la corrupción”. Y, cuando le escuché, me pareció que nombraba algo evidente. Porque, en efecto, ¿cómo es que han aparecido tantos escándalos en los dos últimos años? Sí, claro, la caída de un solo mangante puede arrastrar, como en el dominó, una hilera de golfos adyacentes. Pero esto no basta para explicarlo todo. Ahora bien, imaginemos a centenares de cargos públicos que se dejan regalar por empresarios chungos y que a su vez regalan para pagar silencios y favores. Es una gran rueda de prebendas, coches, relojes, cheques disfrazados de pago a conferencias. Y, mientras hay dinero, todo marcha bien, los pájaros cantan, las nubes se levantan y el amor florece (lo nuestro es muy bonito). Pero, de repente, los negocios empiezan a decaer. Las cajas secretas se vacían y decenas de apandadores dejan de recibir el sobre mensual y ya no pueden pagar los plazos del Jaguar que compraron cuando se creyeron ricos para siempre. Y perder el Jaguar duele mucho. Muchísimo. Perder el Jaguar crea una corajina impresionante y unas ganas de delatar que son como las de estornudar, irresistibles. Después de todo, es posible que la crisis sirva para algo.

Rosa Montero/elpais.es

Los diez ‘pecados’ de Aguirre

Los diez ‘pecados' de Aguirre

Las expectativas eran altas, las ilusiones aún más, sin embargo, la realidad dictó que en vez de ser un cuento de hadas, la participación del Tri en el Mundial de Sudáfrica terminó por convertirse en la misma historia de siempre, ésa que invariablemente termina mal, que fulmina la pasión de los aficionados y los deja con esa sensación de ‘tanto para nada’.

Tácticamente no se debería criticar a Javier Aguirre ni a su cuerpo técnico, que en cuestiones de estrategia tienen bastante experiencia y han demostrado que saben lo que hacen, sin embargo, algunas decisiones, actitudes y declaraciones fueron cuestionables a lo largo del proceso mundialista.

Sudáfrica pasará a la historia como la quinta ocasión consecutiva en la que se cae en octavos de final, pero también, como una Copa del Mundo en la que quedaron muchas dudas de lo que ‘hubiera sido’, si se ‘hubieran’ tomado decisiones distintas.

Primer pecado: ‘México, país jodido’

El idilio del ‘Vasco’ Aguirre con la afición mexicana sufrió un golpe casi mortal con las declaraciones que realizó a la Cadena SER, de España, en las que aseguró que México estaba ‘jodido’ y que su nivel futbolístico no le permitía soñar con ser campeón del mundo sino para deambular entre el lugar 10 y 15.

Después de esas palabras, y a pesar de la explicación dada por Aguirre para aclarar, la afición no pudo perdonarle del todo, pues aunque le reconocía como salvador del Tri, le recriminaba su pesimismo y su falta de tacto.

Segundo pecado: Dejar fuera a Sinha.

El jugador del Toluca nunca fue del agrado de Javier Aguirre, pues no se adaptaba a su sistema de juego, sin embargo, en un equipo en el que Cuauhtémoc Blanco y Adolfo Bautista tienen cabida, Sinha, de condiciones similares, también pudo haber sido incluido, máxime porque pasaba por un mejor momento que el ‘Cuau’ y ‘Bofo’. Fue también cuestionado y criticado que el reciente  campeón del futbol mexicano y el equipo más redondo de los últimos diez años, Toluca, no aportara ningún elemento al seleccionado nacional.

Tercer pecado: ‘Bofo’ y ‘Venado’ van al Mundial

Al dar su lista pre mundialista, destacó la presencia de Adolfo Bautista y Alberto Medina, pues a pesar de que ambos tienen condiciones y talento para formar parte en el Tri, no pasaban por su mejor momento, sobre todo el ‘Bofo’, que no era titular con Chivas, mientras que el ‘Venado’ había demostrado que se achica en los momentos de presión con la selección mexicana.

Medina respondió a la confianza con goles en los juegos amistosos, aunque en el Mundial no jugó un solo minuto; en cambio, el ‘Bofo’ fue abucheado en el partido de despedida ante Chile y sólo logró anotarle goles a Gambia.

Cuarto pecado: Jonathan queda fuera

Si bien es cierto que el jugador del Barcelona Athletic aún no tiene la experiencia necesaria para disputar un Mundial, la forma en que salió de la selección no fue la mejor, pues su padre, Zizinho, explotó y aseguró que jamás volvería a vestir la camiseta del Tri; además, su hermano, Giovani, quedó afectado anímicamente.

El cuestionamiento a Aguirre fue, en este caso, apostar por la veteranía de Bautista y Blanco antes que por la juventud de Jonathan dos Santos. Finalmente, si no iba a ocupar a Medina ni a Bofo, llevar a Jona habría dado más cohesión a la base juvenil del seleccionado (que era mayoría) y dejado tranquilo a Gío en un momento en el que necesitaba mayor concentración.

Quinto pecado: Demasiados comerciales

Las bromas que más han golpeado a la selección son las que tienen que ver con los comerciales que realizaron tanto jugadores como el mismo Aguirre: por un lado el ‘haz goles, no sándwich’ se volvió clásico ante las continuas fallas de los delanteros mexicanos; además, el ‘pasar del México del sí se puede, al México del no se pudo y de ahí al México del ya ni modo’, fue una parodia al propio ‘Vasco’.

Sexto pecado: Su obsesión con el ‘Guille’

El momento por el que atravesaba Javier Hernández era exponencialmente mejor al de Guillermo Franco, sin embargo, Aguirre le dio la confianza al naturalizado por su mayor experiencia y por su capacidad para jugar como poste, algo que el ‘Chicharito’ no podía hacer por su menor peso y estatura.

En el juego ante Argentina apareció por fin Javier Hernández, sólo porque las críticas sobre el ‘Guille’ eran excesivas y porque él mismo había asegurado que a Messi sólo lo podían parar con un tiro. Aún así Franco jugó unos minutos ante Argentina, al relevar a Guardado al m.61 cuando el partido estaba 0-3 en contra.

Séptimo pecado: Andrés queda Guardado

Al convocar a los jugadores que militaban en equipos europeos aseguró que su nivel era mayor al foguearse en las mejores ligas del mundo, sin embargo, Andrés Guardado no tuvo cabida en la alineación titular, a pesar de ser el mexicano que más trascendencia tiene en su equipo, el Deportivo La Coruña.

En cambio, jugaron Vela y Franco, que con el Arsenal y West Ham, respectivamente, son comparsas, no referentes. Guardado inició como titular ante Uruguay y fue relevado al medio tiempo a pesar de ser el mejor hombre del Tri; ante Argentina también inició, pero poco pudo hacer.

Octavo pecado: Homenaje al ‘Cuau’ ante Uruguay

El duelo ante los charrúas era definitivo, porque se pudo haber evitado a Argentina, sin embargo, Cuauhtémoc Blanco entró como titular, cuando claramente su nivel físico no era el adecuado para enfrentar a la férrea defensa uruguaya. Al final, ‘Cuau’ pasó inadvertido y la derrota puso al Tri en el camino de los gauchos. Además de todo, el ex americanista llevó el gafeta de capitán.

Noveno pecado: Dar imagen a los jugadores de motivador, no estratega

Antes del crucial duelo ante Argentina, Rafael Márquez salió a decir que Mario Carrillo ponía lo táctico y Aguirre era más para la motivación del jugador, algo que no cayó bien en el ánimo de los aficionados, pues la declaración avivó las críticas que se realizaban y los cuestionamientos en torno a quién toma las decisiones.

Décimo pecado: ‘Bofo’ ante Argentina

Bautista no estaba para jugar la Copa del Mundo, por eso sorprendió su llamado y luego su confirmación. Su nivel quedó claro ante Argentina, en un duelo en el que nada pudo hacer para evitar la derrota y, en cambio, dejó por los suelos su ya de por sí dañada imagen. Jugó medio tiempo y luego fue relevado por Barrera, un jugador que mostró talento e impetu en la cancha, pero tampoco pudo ganar más minutos en la cancha.

Como pilón se puede nombrar no mantener una alineación consistente durante el Mundial, pues en cada partido se usó algo distinto.

Redaccion de El Universal

Los diez ‘pecados' de Aguirre

La F.I.F.A. mafufa

La F.I.F.A. mafufa

No hay termino que no llegue ni plazo que no se cumpla. A la seleccion mexicana le llego su final y aparece de nuevo la sospecha de ciertas directrices de los dueños de la F.I.F.A.,  por medio de sus esclavos, los arbitros,  para mantener a ciertas selecciones vivas hasta el final del mundial para mantener el interes y sus intereses economicos. En el caso de Inglaterra con un gol legitimo y evidente no marcado que significaba el empate y un gol en fuera de juego por parte de Argentina en el partido contra Mexico tambien muy evidente. Seguramente en ninguno de los casos hubiera afectado el resultado final, ya que tanto Alemania como Argentina fueron superiores a sus respectivos rivales. En el primer partido de la jornada el recuerdo del famoso gol fantasma del 66 que favorecio a Inglaterra dejo con buen sabor de boca a los alemanes, el sabroso sabor de la venganza despues de 44 años. El segundo partido puso en evidencia el nivel del futbol mexicano que lo deja en el puesto que Javier Aguirre, unos meses atras ya habia sentenciado.

Seguramente trataran de echarle la mano a Ghana, como unica representante de Africa, a Brasil ni se diga, lo querran para la final, sera el proximo anfitrion, y como siempre se espera, intentaran una final entre America y Europa para mantener a mas gente pendiente del resultado final, a mas gente, mas billetes. O sea una mierda pinchada en un palo. Habra que ver que pasa con La Roja, ya se la han chingado un monton de veces, y no sera la ultima, solo les queda ser contundentes. A ver que pasa.

Juan Antonio Perez

Roger Waters abre su galeria de soldados muertos

Roger Waters abre su galeria de soldados muertos

El fundador de Pink Floyd inaugura en internet su colección de retratos de soldados caídos en combate

Roger Waters está dispuesto a hacer del nuevo montaje de «The Wall», cuyo estreno está previsto para mediados del próximo septiembre, un espectáculo de enormes dimensiones, y no sólo escénicas, sino mediáticas y, a través de la interactividad con el público, también promocionales.
El cabecilla de Pink Floyd ha comenzado a colgar en la Red los retratos de los soldados muertos que hace unas semanas y a través de internet pidió a sus familiares con la idea de transformarlos en elementos de su próxima producción, ladrillos de un enorme muro concebido en su día como alegato antibélico. Las fotografías, que corresponden a militares caídos en guerras que van desde las registradas a finales del siglo XIX a los más recientes conflictos de Agfanistán e Irak, serán proyectadas sobre la enorme pared que protagoniza la esperada revisión teatral de «The Wall».
Así, en la galería virtual se pueden ver los retratos y leer las historias personales de soldados como Leslie F. W. Ross, de nacionalidad inglesa y muerto en la Primera Guerra Mundial, y de víctimas de este mismo año, en su mayoría norteamericanas. No hay fronteras de tiempo, ni divisiones políticas, en un muro de las lamentaciones abierto a militares de cualquier Ejército del mundo. «Gracias por la oportunidad de darle a mi hermano un funeral digno en The Wall», se puede leer en una de las notas que acompañan a las fotografías que han comenzado a aparecer en la página de Roger Waters.
Desde que en 2005 presentó su fallida ópera «Ça Ira», cuyo faraónico montaje estuvo a la altura de las puestas en escena de Pink Floyd, Roger Waters no se había embarcado en un proyecto de la talla de este «The Wall», para el que, asegura, aprovechará las últimas tecnologías audiovisuales y en el que volverá a colaborar con el ilustrador Gerald Scarfe. En España, «The Wall» se podrá ver el próximo mes de marzo en Madrid y Barcelona.
Jesus Lillo/abc.es/arte