Los creadores del deepfake de Lola Flores: “Ya no se puede confiar en que todo lo que se ve en un vídeo es real”

Y resultó que no había nadie mejor que la faraona Lola Flores y un anuncio de cerveza para concienciar de la potencia de la tecnología deepfake. “La gente tiene que ser consciente de lo que la tecnología puede hacer, que ya no pueden confiar en que todo lo que vean en un vídeo es real. Por eso creo que es muy positivo concienciar de lo que se puede hacer con esta tecnología, con fines como este. De lo contrario lo que pasaría es que estas herramientas solo se utilizarían con fines perjudiciales”, opina Nico Roig.

Roig es el CGI artist de Metropolitana, el estudio que modeló la cara de Lola Flores para el anuncio de Cruzcampo que se ha hecho viral esta semana. Con él coincide el responsable de recrear la voz de Lola Flores en el spot, Fede Pájaro, del estudio The Lobby: “Hay mucha gente trabajando en el sector audiovisual para que este tipo de producciones sean lo más reales posibles, así que ya es muy difícil certificar a nivel técnico si es verdadero o falso. Lo mejor es tener criterio e informarte con fuentes de confianza y estar preparado para que no te puedan engañar”.

El spot ha recibido abundantes halagos, pero también ha elevado preguntas sobre hasta dónde puede llegar la publicidad para relacionar a las marcas con la imagen (y un discurso ficticio) de personas fallecidas. También ha encendido las alarmas de muchos sobre la tecnología deepfake, capaz de cambiar la cara y la voz de una persona por las de otra, recreándola artificialmente para que diga o haga lo que el autor quiera.

En el caso de la publicidad, la ley española es clara: son los herederos los que deciden si la imagen de una persona se puede usar en un anuncio. “Nosotros trabajamos con ideas de otros, pero hay líneas que no se pueden cruzar”, explica Ramón Arteman, director de Metropolitana. “En algún caso, no puedo dar nombres, hay proyectos en los que las marcas han intentado usar la imagen de personas fallecidas pero sus herederos no lo han permitido, y no se ha hecho”.

El anuncio de Lola Flores ha sido aprobado por su familia y “ha contado con gran implicación de sus hijas, Lolita y Rosario”, asegura Cruzcampo. Para recrear la cara sobre la de la folclórica sobre la de la actriz Mariana Taranto se usaron algoritmos de inteligencia artificial y una base de datos de 5.000 imágenes, de las que estos obtuvieron todos los patrones de movimiento y perspectiva de su rostro. Los trabajos se iniciaron antes de la pandemia. Sin embargo, gran parte de ese tiempo se ha empleado en satisfacer los requerimientos de la familia Flores.

“Nosotros recibimos inputs de un director, de una agencia creativa y en este caso también de la familia Flores. Había veces que ya a todo el mundo le parecía creíble, pero de golpe la familia Flores decía que no, que había detalles que no les encajaban. Al final el recuerdo que tenemos el público en general de Lola Flores no es lo mismo a que sea tu madre”, refiere Arteman.

El moldeado a mano de la forma de las cejas, la distancia entre las cejas y los ojos o la raya del pelo convirtieron el spot en un trabajo casi “artesanal”. Lo mismo ocurrió a la hora de producir la voz de Lola Flores, que tras varias pruebas con imitadoras, la familia decidió que fuera la de su hija Lolita la que se utilizara como base.

“En el audio ha habido dos partes. La parte tecnológica ha sido muy puntera, pero también la parte artesanal, casi artística”, afirma Pájaro, de The Lobby. “Creo que se ha sido también el motivo del éxito, que ha habido que ir corrigiendo manualmente muchos detalles. Haciéndolo solo con software la voz siempre tenía un punto muy digital”, detalla.

Lola Flores, ¿la primera de muchas?

Tanto los creadores de la voz como del vídeo coinciden en el término de “artesanal” para definir el deepfake de Lola Flores. Muchos meses de trabajo para unos pocos segundos. Esto lo aleja de las alarmas que generaron los deepfakes en su origen, cuando se temió que la capacidad de la inteligencia artificial para producirlos en grandes cantidades, muy rápido y con una credibilidad muy alta arrasara el entorno informativo.

De hecho, el deepfake más famoso y viral hasta el momento sigue siendo el que produjo BuzzFeed en colaboración con el cómico Jordan Peele, cuando Barack Obama aún ocupaba la presidencia de EEUU. Era un deepfake que pretendía avisar sobre el peligro de los deepfakes:

Sin embargo, en el lustro siguiente la construcción de bulos ha avanzado por otros derroteros. Las cadenas de WhatsApp y los grupos de Facebook producen más desinformación que los vídeos creados artificialmente.

La publicidad, sin embargo, puede ser otro cantar. “Es una industria especialmente propensa a obnubilarse por la última tecnología”, avisa Eduardo Prádanos, fundador y director creativo de la agencia Fluor Lifestyle. “Mientras que los deepfakes en el cine tienen criterios creativos y narrativos, en la publicidad (donde también podría tener esos criterios) es más fácil caer en criterios más cercanos a los meros fuegos artificiales y a los engaños a los consumidores”, destaca.

El éxito de la campaña de Lola Flores seguramente provoque que muchas otras marcas quieran imitarlo. La clave estará en cómo lo hagan. “¿Se van a apoyar en los deepfakes para hacer publicidad más relevante, más creíble y más confiable o, por el contrario, para sofisticar el arte de engañar a los consumidores? Es un tema súper interesante este. Me gustaría que la respuesta fuera la primera pero me temo que estará más cerca de lo segundo”, avisa Prádanos.

https://www.eldiario.es/tecnologia/

Cisnes de invierno

Ver las imágenes de origen

SUSANA IGLESIAS

La resaca de champagne de Año Nuevo todavía la siento en la mente. Intento demoler dentro de mí todo lo que construí esa última noche de un año en el que aprendí a amar con todas mis sombras y mi ternura. No queda nada más, son ficción esos domingos oculta en un edredón nuevo sintiéndome segura. No quiero recordar que tiré mi cepillo de dientes por aquella ventana, no quiero recordar que tuve alguien con quien podía abrazar el odio y la infinita mansedumbre de una caricia en el corazón al despertar. En el recuerdo está la nostalgia y es ahí donde se retuercen mis autodefensas dejándome inmensamente triste, me levanto de la cama, intento escribir otro capítulo de la nueva novela. Desde la otra noche han vuelto las pesadillas y el delirio. Doy vueltas por toda la casa tratando de asesinar un recuerdo. Una copa de champagne rota junto al piano me anunció esa noche lo que estaba por ocurrir. Escucho cada vez más historias cercanas de muertos por la pandemia, asumo el riesgo, le llamo a Jäger, sin dejar de reírse afirma que le regalo a ciertas personas momentos realmente literarios, menciona que deberían agradecerme por llenar con un poco de arte sus pusilánimes vidas. Quedamos de vernos al día siguiente, él llevará jugo, café, chocolatines, yo: sándwiches de tres quesos, aceitunas y dos paletas de chocolate con helado vegano de vainilla. Tomo un taxi de aplicación, jamás me había parecido tan triste Obrero Mundial y su cruce con Cuauhtémoc, recuerdo aquellas palabras con las que me han herido de muerte, no puedo llorar, la soledad me ha vuelto invencible. Una hermosa y elegante mesa de mármol va en camino, decido cancelar el pedido. Avanzamos, el tránsito me hace pensar que estamos en enero del año 2020, a vuelta de rueda, después de media hora por fin Constituyentes esquina con Gob. José María Tornel, ahí está Jäger con una cesta que fue de sus padres, caminamos hasta una de las entradas del Bosque de Chapultepec, nos adentramos hacia una zona de bancas de madera, el pasto ha crecido salvajemente, elegimos una y al sentarnos descubrimos que tiene pintada la palabra: Autogestión, las letras son azul marino. Comemos casi en silencio, estamos rodeados de ardillas, he traído suficiente pan, eso las mantiene lejos de nuestros sándwiches, les arrojamos pedazos, nos miran con ojos hambrientos, curiosos. Hablamos de lo que significa vivir solos, él dice que las personas somos como llamas, tiene razón, sirve café de un termo, hace tanto que no lo pruebo, le doy pequeños sorbos a la diminuta taza roja con miedo de una taquicardia, la cafeína me altera. Caminamos hasta el solitario lago, a lo lejos observamos un cisne flotando de costado.

— ¿Por qué se mueren los cisnes en invierno? 

— Los cisnes también mueren en primavera. 

— ¿Está muerto? 

—Vámonos.  

Las personas seguían llegando al bosque, con sus cestas de comida también, aquellas risas, su alegría, tan ajenas a la muerte, nos alejamos de ahí, les dejamos nuestro hermoso lago. 

Receta de huevos nube, con la clara esponjosa y horneada

Huevos nube o huevos soufflé.
Huevos nube o huevos soufflé.

 

Idea para una cena romántica en el siglo XXI: invitas a esa chica o chico, con el EPI puesto, protegidos ambos de virus y bacterias. Con ganas de causar impresión, deseo, o hambre de cópula (incluso con el EPI), le sirves unos huevos nube. Futurismo…

La humanidad inventa cosas, muchas absurdas, y otras, bien curiosas, indefinibles: así son los huevos nube o huevos soufflé. Se trata de una receta que es hoy popular en las redes sociales, pero inventada, parece ser, siglos atrás (según algunos gastrónomos, serían muy parecidos a la receta francesa Oeufs à la Neige, huevos a la nieve).

Nos atraen por su pinta esponjosa y fantasiosa, el cuerpo de nube, la nefelofagia intrínseca (Néfele era la diosa de las nubes y fagia tiene relación Hannibal Lecter). Ese aire de anime (cómic japonés), plato estilizado parecido a los que aparecen en las películas de Miyazaki. Es un modo más saludable de tomar huevos que los clásicos fritos, y más vanguardista, no hay duda. Idea para una primera cita en la Edad Media: huevos grasientos con panceta.

Estos nube causan sorpresa si aparecen en una cena o desayuno dignos del Mago de Oz. Suelen servirse sobre pan de molde con un poco de queso fundido, o acompañados de ensalada. Como en todo, hay muchas variantes: puedes mezclar la clara, por ejemplo, con virutas de jamón y parmesano, o añadirle especias al gusto. En su fórmula más sencilla solo es necesario montar bien la clara con una batidora de varillas (que salga muy firme para darle forma al nido). Luego se hornea. Sigue las baldosas amarillas sobre sus claras…

Receta de huevos nube

Ingredientes 2 personas:

  • 2 huevos.
  • 2 rebanadas de pan de molde.
  • 2 lonchas de queso para fundir.
  • Especias al gusto.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Elaboración:

El único secreto de esta receta es batir bien las claras de los huevos, a conciencia, hasta conseguir un merengue con suficiente firmeza o esponjosidad como para darle forma al nido. Los huevos tienen que estar a temperatura ambiente. Para separar las claras de las yemas, casca con las manos el huevo en dos partes iguales sobre un recipiente y haz saltar la yema de una mitad de la cáscara a la otra mientras la clara se va escurriendo. A la clara puedes añadirle cosas: hierbas aromáticas, como tomillo, virutas de embutido y parmesano, semillas, cebollino picado… vigilando que no se baje el merengue (hazlo cuando ya esté montada y siempre con movimientos envolventes). Sale igualmente rico sin nada y es recomendable hacerlo así la primera vez para pillarle el truco.

1. Monta las claras:

Separa las yemas de las claras y resérvalas. En un bol, bate las claras hasta conseguir una primera consistencia firme. Solo cuando empiece a montarse añade un poco de sal y pimienta. Sigue batiendo. Sobre papel de cocina, en la fuente del horno, ve creando con una cuchara los nidos de las claras batidas (recuerda poner una gotita de aceite sobre el papel para que no se agarren). Dales forma de nube y haz un hueco en el centro para introducir las yemas que habías reservado. Los huevos deben estar separados unos de otros.

2. Hornea los huevos nube:

Lleva los huevos nube al horno, y tenlos unos 5 minutos a 180 grados. La yema debe salir algo líquida y la clara, tostada. Puedes hornearlos junto a unas rebanadas de pan integral con una loncha de queso por encima. Después los montas encima.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable/

Lo visible y lo invisible

El último poema de Ernesto Cardenal, escrito enero de 2020, será publicado en su libro póstumo “En el camino de Emaús, poemas de resurrección”

Otra vez en mi poesía los números pavorosos

el abismo que pasmó a Pascal

galaxias y galaxias en todas direcciones

muchas tan lejos que no se ven con telescopio

100.000.000. ó 10.000.000.000 estrellas

nuestra Vía Láctea 200 billones de ellas

la más cercana a mil años luz

Si la galaxia fuera del tamaño de Austria

la otra más cerca sería Australia

así son las distancias

Millones de galaxias y billones de estrellas

alejándose a pesar de la gravedad

Mi mayor error dijo Einstein

 

Universo lleno de galaxias

galaxias llenas de estrellas

y estrellas con planetas

y en un planeta nosotros

(nada de esto existía)

 

Como una isla en el espacio cada galaxia

El Sol estrella ordinaria

de entre una multitud de estrellas

de una galaxia ordinaria

entre una multitud de galaxias ordinarias

 

Donde hay estrellas hay planetas

con animales galácticos en evolución

Dondequiera estrellas de remotos pasados

Y civilizaciones no todas al mismo tiempo

(¿qué nos dirán de Dios?)

Tal vez alguien en algún sitio

queriendo comunicarse con nosotros

 

El Big Bang:

Cuando fue de un milímetro de ancho…

Y un instante después de un kilómetro

bola de fuego enfriándose a la velocidad del rayo

Después seres sin vida tuvieron vida

El gran salto de inerte a vivo

Nadie imaginó nunca que hubiera microbios

 

La religión del futuro es la evolución

En un mundo en evolución

es más fácil creer que hay Más Allá:

un mundo no definitivo sino creación constante

 

La evolución no termina y no somos el pináculo

sin llegar aún al fin de la historia

 

Después de todo ¿qué es la realidad?

el universo no existe fuera de nosotros

los colores que vemos están en nuestro cráneo

tus manos que tocan están en tu mente

Y la probabilidad es parte de la realidad

Realidad que se oculta al niño

“Tu papá no vino porque está de viaje”

 

Creemos que miramos a las cosas

que miramos en telescopio

y no es así

Si miramos afuera un negro profundo

al centro muchísimas estrellas

 

Más de un millón de sistemas planetarios

con más de un millón de años luz entre ellos

no sabiendo si hay distancias mayores

porque los telescopios no alcanzan más

Se creía que era todo el universo

lo que era sólo nuestra galaxias

La borrosa nébula Andrómeda resultó galaxia

 

Del tenue gas interestelar nació todo

y surgió todo de pronto en un solo punto

No un evento del tiempo

sino que de allí nació el tiempo

No hay nada separado de todo eso

“Aparente separación” dice la física

la separación de los cuerpos no es real

 

Un error que estamos separados del cosmos

De noche miro las estrellas

toda la luz viene de ellas

la luz que emiten sobre todo lo visible

y los ojos evolucionaron para verla

Dios quería que su creación se viera

 

La belleza del universo nos refleja a Dios

y fue creado por él para unirse con nosotros

 

Infinito casi en todas direcciones

todo lo grande que se podía sin ser infinito

islas de universos separadas de nosotros

con estrellas tan lejanas que no se ven

 

La nueva matemática:

Uno más uno no es dos

sino uno

La salvación no es de uno sino de todos juntos

concluida la creación

El mundo imperfecto porque se está haciendo

El inventor de la rueda también es Dios

Un restaurante es sacramento y un taxi tiene una función

pero nos quiere despreocupados como los pájaros

 

Este mundo no tiene sentido si no hay otro

Vida después de la muerte

de Abraham etc.

(Jesús a los Saduceos)

Dios de vivos y no de muertos

“Soy” –no “Fui”

y dijo el campesino de Solentiname:

“La gran noticia de que los muertos están vivos”

Ante la inevitable muerte ¿no

es necesaria la inmortalidad?

somos seres espirituales en un cuerpo material

cuerpo material con conciencia inmaterial

no somos el final ni la meta de la evolución

 

De seres microscópicos procedemos

De la ameba a nosotros una sola historia

Extraterrestres no están en la Biblia

Pero su encuentro nos acercaría a Dios

Carbón y agua basta para la vida

y podrá haber vida dondequiera

La vida engendró vida

¿Qué produjo la primera vida?

 

No descendemos del mono

monos y nosotros descendemos juntos

Como fetos fuimos peces reptiles y monitos

El ave en el aire

el pez en el agua

el homo en su cueva

con el mamut en todo su esplendor

pintado a la luz de las antorchas

las paredes revestidas de diseños y de sueños

y fue entonces cuando cuatro niños entraron jugando

 

Nacidos del mismo antepasado

sin poder vivir en común

fuimos especies diferentes

 

Unos animales se hicieron inteligentes

con su inteligencia llegaron a Dios

Unos son mejores que otros

y sobreviven a los otros

y así se multiplicaron las especies

Otros sin ningún cambio

siguieron unicelulares

Los cambios eran sólo por error

nadie quería errar (evolucionar)

Sólo pocos cambios eran buenos

los demás sirvieron de alimento

Unos quedaron insectos

otros fueron ballenas

 

Unos seres son seres vivos

otros no lo fueron

Más apto no es más atlético

El mayor invento fue la célula

y unas se hicieron grandes organismos

las aletas siendo después brazos y piernas

 

Un día la Tierra no fue sólo selva

Hubo sabana y se bajó de los árboles

las hierbas los hicieron erectos

Algunos irguiéndose más seguido

con manos libres fabricaron cosas

como órganos fuera del cuerpo

Para fabricar pensaron

lo que no pueden los animales

y fueron humanos

La piedra no se labra sin imaginación

labrarla es tener conciencia

y también se labra por las fieras

Una buena punta de flecha

Un solo sílice muchos utensilios

(parte de la condición humana los utensilios)

Y la madera más suave que la piedra

 

Millones de años luz separan las galaxias

el espacio expandiéndose no las galaxias

viéndolas nosotros como si fueranos el centro

galaxias y galaxias y grupos de galaxias

con planetas como el nuestro o muy diferentes

Y extraños extraterrestres no los de Hollywood

que son como nosotros

 

Y es sólo una partecita lo que vemos

motita de una estrella cualquiera

entre cinco millones de galaxias

cosmos tan grande que no podemos imaginarlo

y nosotros improbables en él

Mutaciones al azar no lo explican

ni el que todo naciera de una explosión

inmensidad tan grande para que hubiera vida

o porque ese es el tamaño de su amor

 

La gran inmensidad un punto pequeñísimo

De una nada vacía nació todo

Si las galaxias se alejan estuvieron juntas

Cuando el universo era menor que un átomo…

 

¡Tantas coincidencias para que hubiera vida!

¿Y la vida son meras coincidencias?

El universo nos produce atracción y terror

pudiendo ver sólo el observable

Incomprensible que sean comprensibles

dijo Einstein

 

La primera tecnología fue el fuego

El invento del fuego los alegró

Separándolos más de los animales

Haciéndolos un animal social

el fuego fue la primera unión

y con el fuego el primer lenguaje

la maravilla de poder hablar

sentados juntos hablaron mejor

Lenguaje también para hablar con Dios

Opinion – Confidencial

Prohibido enfermarse

imagen pluma firmas

RAFAEL PÉREZ GAY

En estos tiempos difíciles he recordado que en la casa de mi infancia estaba prohibido enfermarse.

No lo decían así mis papás, pero el mensaje era claro: el que se enferma, a su cuarto y ahí, con unas medicinas, se las arregla. Hasta la fecha, ignoro si nuestra salud era de hierro o nuestros cuartos recintos blindados capaces de curar la enfermedad.

No les miento. Si le resto la alta vejez, cuando se desvencijaron hasta reducirse al polvo, mis padres nunca fueron a un hospital. No se usaba, te morías y ya.

Hablo de mi familia. Mi padre una vez enfermó y casi deja la vida en un hospital por una pancreatitis cuyas causas eficientes fueron el alcohol y los agobios que le provocaba Rubén Zuno Arce que, por cierto, sí estaba enredado con el narco, me consta, pero sigo.

Mi madre se aventó a pelo, así se decía entonces, menopausias y males hormonales, y hasta un pequeño accidente vascular que le dejó la boca chueca uno o dos meses; luego, su boca volvió a ser la misma que me besaba en las noches antes de dormir. Ni de chiste el hospital. Salvo esos incidentes, prohibido enfermarse.

Cuando enfermé en mi vida adulta y tuve que pasar por hospitales, quirófanos y camillas me parecieron siempre una ofensa personal esas adversidades de la vida. ¿Y el cuarto blindado?, pensaba yo, antes de que la anestesia hiciera su efecto.

Uno llega a creer algún día que heredará la fortaleza, o la debilidad, de su padre y su madre. Error. Nada que ver: no se hereda el azar, la genética no decide a nuestro favor ni en nuestra contra. Pero en casa se sabía: prohibido enfermarse.

Un ejemplo sencillo: nunca fuimos, hasta muy avanzada edad, al dentista. ¿No me creen? Mi madre tenía una placa preciosa completa pegada al paladar y mi padre se fue quitando diente tras diente con los dedos índice y pulgar hasta quedar chimuelo. Qué facilidad para arrancarse los dientes. Yo ya era adulto y me quedaba frío cuando mi padre decía: mmm, se me cayó otro diente; para él todos eran dientes.

No nos critiquen demasiado; sí, fuimos una tropa de gitanos salvajes. Prohibido enfermarse, digo en las madrugadas, a eso de la cuatro de la mañana, cuando despierto con miedo.

https://www.milenio.com/opinion

Fellini de los prodigios

Selma Dell’Olio rescata en ‘Fellini de los espíritus’ la obsesión por lo misterioso de este genial cineasta, que buscó entre cartas de tarot, sesiones de espiritismo y experimentos con LSD, intentando desvelar el enigma de la vida.

Fellini de los prodigios
Una escena animada de ‘Fellini de los espíritus’.  A CONTRACORRIENTE FILMS

BEGOÑA PIÑA

Al inmenso Federico Fellini la realidad se le quedaba muy corta. Insípida, minúscula, estaba a la vista de todos. Al mago de Rímini nunca le bastó. Era lo otro, lo misterioso, las ensoñaciones, lo indescifrable, lo que excitaba su exuberante ingenio. Locamente enamorado de la vida, husmeó y rastreó el enigma de ésta entre cartas de tarot, sesiones de espiritismo, reuniones con videntes y experimentos con LSD. El día que arqueó violentamente la espalda hacia atrás sintiéndose poseído por quién sabe qué, Giuletta Masina decidió que hasta ahí había llegado la broma.

“Hablaba de sus viajes astrales como de cualquier otro viaje”, recuerda la legendaria productora María Cicogna, en uno de los testimonios que se reúnen en Fellini de los espíritus, la película de Selma Dell’Olio. Estrenado en Italia hace solo unos meses, en el año del centenario del cineasta, el filme llega ahora a España a bordo del tren en el que partió Moraldo, que se despidió de Guido –”Addio, Guido…”– con la voz del propio cineasta, sustituyendo en esos segundos a la del actor Franco Interlenghi (Los inútiles, 1953).

Santos con los que bailar

Ese tren en blanco y negro y el recuerdo del histórico funeral que le dedicó Italia arrancan este ‘otro’ viaje de Fellini, explorador del universo de lo oculto. “Sus fábulas, siempre nuevas y desbordantes de frescura, eran más reales que cualquier fotografía de la realidad”, dijo en la homilía aquel día el cardenal Achille Silvestrini, uno de los supuestos representantes en la Tierra de ese otro arcano, Dios, indescifrable para el artista.

“Un católico italiano como Fellini tiene todo un panteón de santos y de milagros con los que bailar”, dice Terry Gilliam en la película, en la que se recogen las palabras del propio cineasta confesando: “Ahora no sé lo que hay más allá, pero sé que hay algo”. Una convicción a la que le llevó Gustavo Rol, un personaje singular que influyó poderosamente en él con sus supuestas proezas milagrosas o paranormales, fenómenos que incendiaban el entusiasmo del genio de Rímini.

Sobre todo, sus sueños

El viaje, clave en la vida y la obra de Fellini; Giuletta Masina -a la que llamaba hasta quince veces al día-, la Iglesia –con la que tuvo sus más y sus menos, sobre todo con La dolve vita, el libro del I Ching, el psicoanálisis de Jung, sus sesiones con Erns Bernhard, los encuentros con el mencionado Gutavo Rol… y sus sueños, sobre todo sus sueños, y la música de Nino Rota dibujan el mapa de esta aventura.

“Yo creo que en su Libro de los sueños está una de las claves esenciales para conocer el arte de un genio como Fellini”, sentencia su amigo, el periodista, escritor e ilustrador Vincenzo Mollica. Un código felliniano que destilaba una humanidad descomunal, un talento único y una energía portentosa y que se adivina en ese libro, esos cuadernos en los que el maestro anotaba y dibujaba sus sueños al despertar y que se recogieron en dos volúmenes, en una edición obra de Rizzoli RCS en 2007

Fellini
El director italiano Federico Fellini.  ARCHIVO

Todas las voces

“Todas mis películas hablan de un viaje, un viaje real o soñado”, asegura Fellini en una entrevista recogida en esta película, en la que se subraya el deseo irrefrenable del cineasta a emprender siempre un nuevo viaje. No una huida de Italia –”Cuando estoy fuera, no entiendo nada”–, sino una aventura hacia esos universos desconocidos y apasionantes. En uno de sus rodajes, el artista de Rímini pasaba cada día por delante de la Plaza de San Pedro y, cada día, se detenía, observaba y especulaba con “todas las voces que han pasado por esta plaza, todo el misterio que encierra”.

Fellini de los espíritus solo se aproxima un poco a la figura inabarcable de este genio, pero desde las imágenes de sus películas, desde los recuerdos de sus amigos y colaboradores, y, por supuesto, desde fragmentos de sus propias declaraciones en entrevistas y encuentros públicos se contagia cierta vitalidad ansiosa por visitar otra vez todo su cine.

Fellini
Federico Fellini con Giulietta Masina.  ARCHIVO

Funerales de Estado

Federico Fellini “se rindió a la muerte”, como dice una de sus amigas en la película, el 31 de octubre de 1993. La Italia de Fellini le dedicó funerales de Estado. A la basílica de Santa Maria degli Angeli, construida sobre las ruinas de las termas de Diocleciano, acudieron el presidente de la República, Oscar Luigi Scalfaro; el del Senado, Giovanni Spadolini; el de la Cámara, Giorgio Napolitano… los romanos invadieron las calles… Y Roberto Benigni, seguramente, ese día volvió a preguntarse, como había hecho tres años antes en el cementerio de La voz de la luna y ante la mirada del maestro: “¿No podemos volver a encontrarnos?”.

Cinco meses después, una mujer que estaba ingresada en la clínica Columbus de Roma, donde pasó sus últimos días Giuletta Masina, le contó a ésta que había tenido un sueño. Federico Fellini había vuelto a buscar a su adorada Giuletta con un bebé en brazos (la pareja tuvo un hijo que murió al mes de nacer). Entonces ella se embarcó en ese ‘sueño’ con los espíritus de Fellini. Y volvieron a encontrarse.

https://www.publico.es/culturas