Aves con oro y collares, la ofrenda hallada en el Templo Mayor de México a la espera de los líderes aztecas

Los arqueólogos analizan los restos de dos aves de presa vestidas de oro y collares, mientras prosigue la búsqueda de los emperadores mexica

PABLO FERRI

Cuchillos de pedernal, piezas de oro, espinazos de serpiente, dos aves... Así es la última ofrenda hallada en el Templo Mayor.
Cuchillos de pedernal, piezas de oro, espinazos de serpiente, dos aves… Así es la última ofrenda hallada en el Templo Mayor. MIRSA ISLAS PTM

Primero fue un lobo, un animal de ocho meses enterrado junto a 22 piezas de oro. Luego una hembra de jaguar vestida de guerrero, con un anahuatl, un anillo de madera en una de sus garras y un lanzadardos. Y ahora dos aves de presa, al parecer dos halcones, ambos con anahuatl de oro y collares, uno con una lanza del preciado metal, fino como papel de Biblia, otro con una especie de escudo además de otras insignias. Las dos aves, descubiertas a principio de mes, son las protagonistas de la última ofrenda hallada en la base del Templo Mayor de la vieja Tenochtitlan, en México, un escalón más en el camino a la gloria de los arqueólogos, que poco a poco se acercan a su objetivo final: los restos de los emperadores mexica.

Consagradas al dios azteca de la guerra, Huitzilopochtli, las tres ofrendas han aparecido en la misma línea, la recta imaginaria que corta en dos un edificio aledaño al Templo Mayor, una enorme plataforma circular de 16 metros de diámetro y más de dos de altura conocida como Cuauhxicalco. La última, la de los halcones, figura justo en el centro de la plataforma, encajada entre piedras, cerca de la superficie. Son raras las ofrendas con animales vestidos. De las más de 200 estudiadas en más de 40 años de excavaciones, solo 28 contenían animales ataviados con ornamentos e insignias: 12 águilas reales, siete lobos, siete pumas y dos jaguares. Los dos halcones se añaden ahora a esta selecta lista.

Saltando entre tablones de madera colocados como pasarelas entre las áreas de excavación, el director del proyecto Templo Mayor, Leonardo López Luján, explica a EL PAÍS que “la riqueza y variedad de estas tres ofrendas son excepcionales, la muestra de un tiempo de globalización en el que se importaban animales y objetos de todos los confines del imperio mexica y más allá, a cientos de kilómetros”.

López Luján habla del periodo de mayor esplendor del imperio, la segunda mitad del siglo XV y los primeros 19 años del XVI —momento en que llegaron los españoles— cuando los aztecas dominaban buena parte del centro de lo que hoy es México, el norte y el sur. No son solo los animales y el oro de las ofrendas. Los restos de corales de ambos océanos, las conchas madreperla, las estrellas de mar, los peces globo y los caracoles apuntan a delicados procesos de recolección. A cuidados ejercicios de comunicación supraterrenal.

Además de ilustrar el poderío de los mexica, la riqueza de las ofrendas podría indicar la inminencia del gran descubrimiento. Con la boca pequeña, sin generar demasiadas expectativas, López Luján y su antecesor en el Proyecto Templo Mayor, Eduardo Matos Moctezuma, llevan años sugiriendo que los restos de Ahuítzotl, Axayácatl o Tízoc, predecesores de Moctezuma Xocoyotzin, podrían estar enterrados ahí. “Cronistas como Bernal Díaz del Castillo o Fray Diego Durán mencionan que los mexica enterraban a sus gobernantes en el Cuauhxicalco”, apunta López Luján.

En todo caso, el camino será largo. Practicar arqueología en el Templo Mayor —en cualquier parte, en realidad— es lento, necesariamente lento. Cada ofrenda toma meses, incluso años de análisis. La de los halcones empezaron a trabajarla en enero de este año y es poco probable que terminen antes de las vacaciones de navidad.

Alejandra Aguirre, que ha estado a cargo de la excavación, explica que para llegar de la primera capa de sedimentos a la última, donde encontraron finalmente a los halcones, han tenido que vestirse —otra vez— de expertos cirujanos: pulso firme, rastrillo y pinceles. Primero apareció una capa de grandes barras de copal, luego varias de corales, conchas y demás organismos marinos, luego otra de caracoles Strombus, grandes como papayas, y por fin, al fondo, las dos aves de presa vestidas de oro, junto a los espinazos de varias serpientes y el esqueleto de un pequeño tiburón.

Pasar de una capa a otra, explicaba esta semana otro de los arqueólogos encargados de la excavación, Antonio Marín, es casi casi como embarcarse en una mudanza a escala micro. Todo debe ser retirado y empaquetado con el mayor de los cuidados. ¡500 años de reposo y quietud para ir ahora con prisas!

Aunque no hay piedra que carezca de interés para los arqueólogos, el nudo de esta aventura llegará en un tiempo, también el desenlace. Las ofrendas, el oro, las aves, son solo el preámbulo. La historia empezará cuando los investigadores profundicen en el Cuauhxicalco, cuando bajen un escalón en sus más de dos metros de profundidad. López Luján compara el edificio con un camembert gigante. “Estamos en el mero centro del camembert Cuauhxicalco”, dice, divertido. “Y quizás este es el lugar, pero más abajo”.

https://elpais.com/cultura/

La hora perdida en España debido a un capricho del dictador Francisco Franco

La hora perdida en España debido a un capricho del dictador Francisco Franco

SERGIO PARRA

A estas alturas de la película, aún estamos a vueltas con los cambios horarios de verano e invierno y su verdadera eficacia a la hora de aprovechar mejor las horas de luz. Ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo, y parece que hay pros y contras para considerarlo. Por suparte, la Unión Europea ha dado un paso más para decir adiós a esta medida en 2021.

En España, además, se da otra anomalía producto de una iniciativa llevada a cabo por el dictador Francisco Franco: su anhelo era que España tuviera una hora diferente a la de Portugal. Y, de por medio, estaban los nazis.

Hitler

A pesar de que más de uno invocará ahora la ley de Godwin, hay que advertir que en esta historia va a acabar mencionándose a Adolf Hitler y los nazis. Y es que, durante el primer año de la dictadura franquista, en la península ibérica empezó a haber dos husos horarios diferentes: el español y el portugués.

El sábado 16 de marzo de 1940, a las 23:00, los relojes de España tuvieron que adelantarse una hora que nunca se ha vuelto a recuperar. La razón de esta iniciativa hay que buscarla en la admiración de Franco por la Alemania nazi de Adolf Hitler y la Italia fascista de Benito Mussolini: sencillamente quería que compartiéramos huso horario con ellos.

Tal y como abunda en ello Alfred López en su libro Eso no estaba en mi libro de historia política:

La orden ministerial para llevar a cabo ese cambio se publicó en el Boletín Oficial del Estado del 7 de marzo de 1940 y nueve días después se hizo efectivo. Lo curioso del asunto es que, una vez fallecido Franco y terminado su régimen político, ningún gobierno de la democracia se ha planteado volver a recuperar el antiguo horario que nos volvería a igualar con nuestros vecinos.

https://www.xatakaciencia.com/

Fracaso

Resultado de imagen de selva de varia opinion"

*Las autopistas se han construido principalmente para alargar la distancia entre el trabajo y la casa. El esclavo sigue siendo esclavo.

*La miseria de nuestros antepasados pesa como una losa sobre cada instante de nuestra vida. 

*Basta un segundo de despiste para destruirnos. Y ya no hay vuelta atrás. Pero toda una vida de esfuerzo orientado a un fin puede no llevar a nada.

*Ahora luce el sol. Que goce mientras pueda. Ahora se cree indestructible. La tormenta le aniquilará dentro de unas horas.

*El hombre en su camino hacia la Luz da un paso adelante y retrocede tres.

*Cualquier ser viviente, fuera antropomorfo o ameba, siente su existencia como dolor y soledad.

 *El ladrido de un perro en la distancia. La queja universal de las criaturas.

 *La materia prima de cualquier universo es el sufrimiento. 

*El momento crítico de la vida- que no es un momento pues no llega súbitamente, sino tras una serie de golpes y desengaños- en que se acepta la derrota inexorable y uno se dice a sí mismo: “no hay nada que hacer” 

*Vive en la obsesión de la muerte. No hay instante en que la conciencia de su fragilidad no le asombre. No cumple años, cumple días. Y a veces, cuando apreta la angustia, cumple horas.

*A mucha gente debe de parecerle imposible vivir en un estado permanente de profunda tristeza. “Triste a veces, de acuerdo. Pero, ¿siempre?” Les sorprenderá saber que se puede vivir así, sin sombra de alegría, no más que porque late el corazón. 

*Aumenta la población: aumenta la competencia. La lucha entre iguales. Cuantos más individuos, más colisiones, más fricciones, más obstáculos, más exasperación.

 *Los líderes políticos conducen el rebaño humano. La condiciones que se requieren para gobernar a las masas son la vulgaridad de espíritu, la falta de escrúpulos y la falta de imaginación.

*Fracasamos mientras vivimos. En eso consiste ser hombre. Ni siquiera nos queda la elegancia en la caída. 

 *”Voy a acabar teniendo la cara de éste” dice un joven mirando al enfermo que pasa a su lado humillado y no tiene fuerza para responderle. 

 *La derrota es un mal necesario. Quizá esto sirva un poco de consuelo. 

*Un manual de autoayuda escrito con sangre, lágrimas y mierda.

*No ha existido hombre que no haya deseado alguna vez dormirse y no volver a despertar. Y si lo hay es un imbécil sin remedio.

 *La muerte es la arrasadora de todas las enormes diferencias de los destinos humanos.

 Publicado por Francisco Alba 

http://selvadevariaopinion.blogspot.com/

Evo, los motivos de AMLO

No está claro si más allá de la admiración y la solidaridad, López Obrador observa algún paralelismo en las metas, los métodos y, por qué no, la personalidad del expresidente boliviano

JORGE ZEPEDA PATTERSON

Evo Morales durante su llegada al aeropuerto de Ciudad de México, este martes.
Evo Morales durante su llegada al aeropuerto de Ciudad de México, este martes. JAIR CABRERA TORRES DPA

Tardará en asentarse la polvareda que ha dejado en México el controvertido asilo político y el azaroso traslado del ahora expresidente Evo Morales desde Bolivia. Entre otras cosas porque pone fin o constituye una excepción a una de las obsesiones del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador: “la mejor política exterior es la política interior”. El presidente parecía decidido a ignorar toda controversia multilateral, toda crisis política internacional o regional que no involucrara directamente a México. Simple y sencillamente había decidido que no tenía tiempo para gastar en algo que de cualquier manera nunca le había interesado mucho. Delegó en su dinámico canciller, Marcelo Ebrard, todo lo que tuviera que ver con lo que pasara fuera de las fronteras a riesgo incluso de aislarse de sus colegas del resto del mundo.

¿Qué razones le impulsan ahora a convertirse en un protagonista inesperado en el escenario latinoamericano? ¿Qué le lleva a intervenir en una coyuntura sin relación directa con su amada 4T, sabiendo que tendrá consecuencias geopolíticas inevitables? Y las tendrá; no solo porque sentará un precedente para crisis políticas posteriores en otros países del continente, sino también porque esta intervención confronta directamente las posiciones del Gobierno de Trump en lo referente a asuntos hemisféricos, algo que México deseaba evitar a toda costa. Evo Morales ha dicho que seguirá su lucha política y ahora mismo sus simpatizantes protestan en las calles bolivianas. El exiliado será un huésped incómodo, una espina en la relación entre algodones que López Obrador cultivaba entre Palacio Nacional y la Casa Blanca.

¿Por qué el cambio? En mi opinión tiene que ver con pulsiones más bien personales.

Un compañero de la Casa del Estudiante Tabasqueño, donde López Obrador vivió recién llegado a la Ciudad de México lo recuerda como un joven retraído, descolocado en la vida capitalina. Quería ser beisbolista profesional y la carrera de Ciencias Políticas en la UNAM lo tenía desencantado, los 19 años transcurridos en su querido Tabasco no lo habían preparado para los modos y quehaceres chilangos. En ocasiones no acudía a clases y prefería encerrarse en su cuarto. El 11 de septiembre de 1973 cambió todo. Se pasó días pegado a la radio siguiendo de cerca el golpe de Estado en contra de Salvador Allende. “Andrés Manuel se tomó como algo personal la muerte de Allende”, dice su ex condiscípulo. Escribió en la pizarra del comedor “Viva Chile” y arengó a sus compañeros sobre la injusticia cometida. A partir de ese momento se involucró de lleno en los estudios y comenzó a integrarse al mundillo político y cultural de los alrededores de la UNAM, con sus peñas y sus canciones de protesta, a las librerías y los picnics improvisados en el campus universitario.

Muy probablemente la renuncia de Evo Morales a instancias de los militares y la trayectoria personal del líder boliviano disparan en López Obrador una indignación personal y una pulsión irresistible que empata con aquel momento fundante hace ya casi medio siglo.

Por lo demás, de todas las experiencias recientes de gobiernos populares en América Latina el de Evo Morales es el que más respeto le merece a López Obrador. El perfil sobrio y modesto del ahora exiliado, los logros de su Gobierno a favor de los más desprotegidos y los antecedentes indígenas de Morales lo convierten en un admirado compañero de lucha. La primera responsabilidad política de López Obrador fue como delegado en Tabasco del Instituto Nacional Indigenista, una tarea que a los 24 años él asumió como un apostolado, yéndose a vivir a la Chontalpa. Habitó en una choza entre ellos y se empapó en las causas, usos y costumbres de las comunidades indígenas.

No está claro si más allá de la admiración y la solidaridad, López Obrador observa algún paralelismo en las metas, los métodos y, por qué no, la personalidad de Evo Morales. De ser el caso, es decir que el mexicano asuma la experiencia del boliviano como una suerte de espejo, habría que rescatar dos lecciones y poner la propia barba a remojar. Primero, que los indudables logros de Morales quedaron terriblemente empañados por su intento anticonstitucional de reelegirse tras casi 14 años en el Gobierno. Y segundo, que fue el ejército, un poder invariablemente aliado y respetuoso del presidente a lo largo de esos años, el que le obligó a retirarse. Un tema que debería despertar reflexiones en Palacio Nacional. Pero esa es otra historia.

https://elpais.com/

5 poemas de Joan Margarit

Joan Margarit, Premio Cervantes 2019

LAURA DI VERSO  / poesía

5 poemas de Joan Margarit

Faros en la noche

Intento seducirte en el pasado.
Las manos al volante y esta luz
de club nocturno del tablier me dejan
-fantasía invernal- bailar contigo.
Detrás de mí, igual que un gran camión,
el mañana hace ráfagas de luces.
No lo conduce nadie y me adelanta,
pero ahora tú y yo viajamos juntos
y el coche puede ser el dos caballos
de los años sesenta hacia París.
«Je ne regrette rien» canta Edith Piaf.
Bajo la ventanilla, entra la noche
fria de la autopista, y el pasado
se aproxima de cara, velozmente:
cruza y me ciega sin bajar las luces.

Cosas en común

Habernos conocido
un otoño en un tren que iba vacío;
La radiante, aunque cruel
promesa del deseo.
La cicatriz de la melancolía
y el viejo afecto con el que entendemos
los motivos del lobo.
La luna que acompaña al tren nocturno
Barcelona-París.
Un cuchillo de luz para los crímenes
que por amor debemos cometer.
Nuestra maldita e inocente suerte.
La voz del mar, que siempre te dirá
dónde estoy, porque es nuestro confidente.
Los poemas, que son cartas anónimas
escritas desde donde no imaginas
a la misma muchacha que un otoño
conocí en aquel tren que iba vacío.

Amada Regina

En todas las ciudades busco siempre
un hotel que llevara el nombre de ella.
El Regina de Roma y su fachada
severa y gris, fascista, de granito.
El Regina de Londres, frente a un parque
tristísimo al crepúsculo. El Regina
con las piedras negruzcas de Bruselas.
El cálido Regina de París,
junto al «quai» solitario de barcazas.
El Regina y su zócalo de moho
lamido por las aguas oscuras de Venecia.
Y cuando ella murió, y él no viajaba ya,
el último Regina, en el bullicio
del centro, en Barcelona,
le acogió con sus gélidos espejos
y con su delicada marquesina
de hierro y de cristal en la calle Bergara.
Regina amada, hoteles y mujer:
algunos negros bultos en la noche,
la caldera encendida y los neones
de tu nombre, violentos de tanta soledad.
Ciudades que están llenas de imprevistos
hitos de amor.

Cuadro con pájaros

El muro es, de este lado, oscuro y triste,
tal como sucedía en aquel cuento
que un día te expliqué. Si fuese cierto, hoy
todos los pájaros que tú pintaste
te esperarían en el otro lado
cantando para ti: la parte clara
de la que hablaba el cuento
te acogería como yo y tu madre
si pudieses volver de nuevo a casa.
Mientras cuento la historia para mí,
miro los últimos pájaros que pintaste.
Aquí, en el lado lóbrego del muro,
¿de qué forma podría pagar esta ilusión
de sentirte en la brisa de un instante?

Un cuento

No digas nada, Joana,
tan sólo escúchalo y no digas nada.
Íbamos caminando en la lluviosa
mañana por el pueblo adormecido,
entrábamos despacio
por una larga calle de adoquines
que no llevaba hacia ninguna parte.
Los niños nos llamaban con canciones
para acercamos al canal, que viésemos
su casa reflejándose en el agua.
Te gustaba, ¿recuerdas?,
ver a los niños. Al marchamos
quedaban sus caritas pegadas al cristal,
sus voces apagándose en el agua.
Llegamos tarde. Demasiado. Tanto
que siempre volveremos separados:
ese es el precio por haber podido
entrar dentro de un cuento.
Y qué suerte encontrarte ahora aquí,
de madrugada, convertida en patio:
esto quiere decir que todo el tiempo
estabas junto a mí en la oscuridad.

www.zendalibros.com

Un sistema para generar hologramas como los de «Star Wars» que además son táctiles

Estos equipos pueden tener aplicaciones en campos de fabricación biomédica y computacional

Ejemplo de holograma del sistema
Ejemplo de holograma del sistema – Eimontas Jankauskis

Una de las secuencias míticas de la saga «Star Wars» es el momento en el que el robot R2D2 muestra a Luke Skywalker y a Obi-Wan Kenobi un holograma de la Princesa Leia pidiendo su ayuda. El humanoide es capaz de generar una imagen en 3D y con sonido que sirve a modo de comunicación soñada por muchos. Por eso, desde el estreno de la película, muchos investigadores e ingenieros han intentado emular este sistema, llegando en muchos casos a quedarse muy cerca. Esta semana, la revista «Nature» recoge un nuevo estudio de un equipo que puede no solo generar imágenes 3D con sonido, sino también sensibles al tacto.

El equipo visual y sonoro es capaz además de generar una respuesta táctil cuando se «toca», y todo ello sin la necesidad de gafas o instrumentos adicionales. El prototipo puede tener aplicaciones en campos de fabricación biomédica y computacional, afirman sus creadores.

Ryuji Hirayama y sus colegas de la Universidad de Sussex han creado una pantalla de trampa acústica multimodal (MATD): una pantalla volumétrica levitante que puede generar simultáneamente contenido visual, auditivo y táctil, utilizando la acústoforesis levitación acústicacomo principio operativo único.

«Nuestro sistema atrapa acústicamente una partícula y la ilumina con luz roja, verde y azul para controlar su color mientras escanea rápidamente el volumen de la pantalla. Usando multiplexación de tiempo con una trampa secundaria, modulación de amplitud y minimización de fase, el MATD ofrece contenido auditivo y táctil simultáneo», escriben los autores en su estudio. Basado en los principios de las pinzas acústicas (donde la posición y el movimiento de objetos muy pequeños se pueden manipular usando ondas de sonido), el sistema usa ondas de sonido para atrapar una partícula e iluminarla con luz roja, verde y azul para controlar su

Holograma del globo terráqueo creado por el sistema
Holograma del globo terráqueo creado por el sistema – Eimontas Jankauskis

color mientras se mueve por la pantalla. El sistema demuestra velocidades de partículas de hasta 8,75 metros por segundo y 3,75 metros por segundo en las direcciones vertical y horizontal, respectivamente, «ofreciendo capacidades de manipulación de partículas superiores a las de otros enfoques ópticos o acústicos demostrados hasta ahora», afirman.

Los autores demuestran su sistema produciendo imágenes en 3D tales como un nudo toroidal -que se asemeja a una especie de mariposa-, una pirámide y un globo terráqueo, que pueden ser vistos desde cualquier punto alrededor de la pantalla. Al usar campos acústicos para crear las imágenes, esto también significa que también pueden producir sonido proveniente del contenido mostrado, así como retroalimentación táctil, que se activa al acercar la mano.

https://www.abc.es/ciencia