CRISTOPHER YESCAS: POEMAS

CRISTOPHER YESCAS: POEMAS

aniversario

a diana y su luz

hoy escuché morir a un hombre

amor mío

escuché en realidad primero muchos ruidos de sirenas

rojas azules excitadas llenas de sangre las luces de las patrullas

que pasaban cerca muy cerca de mi casa

y no pude pensar en otra cosa que no fuera tu cara

en tus ojos que pueden salvarle la vida a un pobre diablo

vine aquí ayer y me di cuenta que el mundo es malo

que las personas sufren

y para distraer al sufrimiento

le pican el costado a quien se deje

amor mío es todo un círculo vicioso

ábreme tus brazos

envíciame

hagamos nuestro círculo

para romperlo

con tus ratos de mística y tu elevado espíritu

al que le da por volar de rato en rato

quiero llegar hasta una playa fría que mi piel resista

cuando estemos allí           niña               cuídame de las olas

no sé contenerme ante la belleza

solo en ti deseo morir ahogado

subí y subí y subí sin cansarme llegué a tu casa

te tomé de la mano y  dije corre y corrimos los dos

y seguimos bajando y bajando y no sé a dónde llegaremos

pero no importa

te acuerdas todavía yo sé que sí

de la primer copa de vino

y la primer cara de asco

y el segundo y tercer trago

y la fruta y el dolor y el tiempo

y nuestros labios rojos de la sangre

del otro

nuestro sudor

nos dio vida eterna

gracias al cáliz

en que lo bebimos

nos perdimos una vez que no recuerdas en un campo grande de trigo

y era todo un laberinto amarillo y lento

que se movía apacible a la par de nuestros cuerpos

resignados nos tiramos al piso y fuimos los dos una semilla

que germina y florece diario

nos recuerdan esas sábanas

y ese colchón que fueron blancos

y nos recuerda también

la lavandera

después de insistirles mucho nos pusieron nuestras cumbias

subieron todo el volumen el mundo estaba listo para vernos

todos estaban atentos al primer paso que dieramos y a la primer vuelta

pero tomé tu mano rodeé tu cintura y se fueron todos y el espacio y el tiempo

y el sonido se acabaron

te recuerdo riendo una tarde en tu casa mientras te hablaba de algo serio

de algo muy importante trascendente quizá te explicaba

un sistema filosófico que no entiendo

un poema muy triste de un hombre y su perro asesinado

o  el del hombre que viaja de arriba a abajo

y ríe de Cristo

no importa

yo estaba serio y tu reías

te pregunté qué era tan gracioso tú me dijiste que era divertido

estar

enamorada

es como aquella vez que nos acurrucamos en un parque

nos quedamos dormidos y soñamos tan cerca

que nuestros sueños fueron uno

despertamos los dos tan llenos de deseo que reventamos

y ahora en ese parque crecen árboles

con nuestra cara

No sé si

tengopaísotengodiosotengounhogarmasqueunacasa

Nosési

hay hoy un lugar al cual llegar no de extranjero

N o s é s i s é

como regresar a e s e lugar que me enseñaste un día

No

            me

                        acuerdo

de la ruta la olvidé a drede

Me quedaré aquí sentado toda la noche

esperando por ti

esperando a que tú llegues

y me salves

de mi mismo

Serás como ya eres

mi patria

única mi casa

mi hogar

de aquí de este año

de uno a /’sieN.pɾe/

CRISTOPHER YESCAS (Ciudad de México, 1996) Es estudiante de sexto semestre de Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Cofundador y editor de la revista Primera Página en México (primerapaginarevista.com), así como de la editorial de poesía Memorabilia ediciones. Ha publicado poesía y narrativa en varios medios digitales e impresos. Le interesan la vida, la poesía, la música, la traducción, la tipografía, la escritura autobiográfica, la fotografía,el dolor y la felicidad.

http://www.revistaelhumo.com/

SIN JERARQUÍAS NI PLAN, ABEJAS “COMUNISTAS” CONSTRUYEN ESTOS BELLOS PANALES GEOMÉTRICOS

UNA ESPECIE DE ABEJAS ENDÉMICA DE AUSTRALIA PLANTEA SERIAS DUDAS SOBRE TODO LO QUE SE CREÍA RESPECTO A ESTOS MAGNÍFICOS INSECTOS
SIN JERARQUÍAS NI PLAN, ABEJAS "COMUNISTAS" CONSTRUYEN ESTOS BELLOS PANALES GEOMÉTRICOS

Las abejas son una de las especies de insectos más extraordinarias del planeta. Su actividad es fundamental para la preservación de la vida en la Tierra, pues buena parte de la polinización de las plantas ocurre gracias al paso de las abejas por ellas. 

Recientemente, una campaña de concientización ecológica y de protección a las abejas aseguraba que el 70% de la agricultura mundial actual no sería posible sin las abejas, lo cual redunda en la producción y disponibilidad de alimentos para el ser humano, incluso tomando en cuenta los cultivos que se destinan para consumo de ganado. Y aunque dicha cifra podría corroborarse, evoca la importancia que las abejas tienen para prácticamente todos los seres vivos.

Las abejas tienen también un cierto atractivo estético. Al menos este es el caso de una especie natural de Australia, de la cual se han descubierto algunas características interesantes e incluso un tanto inéditas, entre ellas, su capacidad para construir panales de una perfección geométrica inusitada.

La especie en cuestión ha recibido la nomenclatura científica de Tetragonula carbonaria y ha sido estudiada por un grupo de investigadores del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, el cual depende de la Universidad de Granada (España). Los académicos observaron y analizaron el comportamiento de estas abejas al momento de construir sus panales.

En sus hallazgos notaron que no existe un “plan maestro” por el que las abejas se guíen para la edificación sino que una vez que esta empieza, cada abeja arriba al punto donde está construida la última celda y añade la suya. En esto no sigue algún tipo de patrón sino, al parecer, únicamente una combinación de instinto y análisis de la construcción hecha por la abeja anterior.

Lo sorprendente es que el resultado de este procedimiento es inesperadamente perfecto (y bello).

A la par, los investigadores realizaron otra observación sumamente elocuente. Contrario a prácticamente todas las otras especies de abejas, en la Tetragonula carbonaria no parece haber jerarquías. Según lo observado, todas las abejas son obreras. Así como no hay plan de construcción, tampoco hay “jefes” que digan qué hacer. Los investigadores aseguran que las abejas tampoco trabajan coordinadas. ¿Quizá actúan convencidas del bien común? No podemos saberlo, pero su manera de proceder es admirable.

El comportamiento de esta especie ha planteado preguntas de fondo tanto a los investigadores involucrados en este hallazgo como a otros especialistas, pues hasta ahora se creía que todas las abejas seguían los dictados de la “reina”, los cuales se transmiten a través de la secreción de feromonas.

La Tetragonula carbonaria muestra que la supervivencia de la colmena puede ocurrir de otras maneras, dando incluso lugar a la belleza y la armonía.

 

Los resultados de esta investigación fueron publicados en la revista académica Journal of the Royal Society Interface. El artículo “The bee Tetragonula builds its comb like a crystal” puede consultarse en este enlace.

https://pijamasurf.com/

A cierta edad

Recuerda que para una buena digestión serán más importantes que la comida los comensales que te acompañen. Las risas son muy digestivas

Un hombre pasea por la playa.
Un hombre pasea por la playa.ASCENTXMEDIA / GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO

 

Si por la mañana te despiertan los pájaros y al abrir los ojos desde tu habitación ves el mar; si en el momento de saltar de la cama toda la casa huele ya a café y a tostadas de pan candeal; si al desperezarte como un gato no te cruje ningún hueso y sientes el cuerpo bien macerado por un sueño agradable que ni siquiera recuerdas, considera que el día empieza muy bien. Si después del desayuno te das un baño en la playa desierta y luego en la terraza del bar en el pueblo a la sombra de los plátanos compartes una tertulia con amigos en que no se habla de política y ni de enfermedades, sino de las cosas simples de la vida, de experiencias, de proyectos, de recuerdos, este placer será acrecentado si al final te das una vuelta por el mercado de frutas y verduras, y en el puesto de confianza compras lo que te pidan los ojos, brevas, melocotones, cerezas. A la hora del almuerzo nunca te sientes a la mesa con alguien que te caiga mal. Recuerda que para una buena digestión serán más importantes que la comida los comensales que te acompañen. Las risas son muy digestivas.

Por lo demás come poco y hazlo despacio. La canícula requiere una buena siesta con sonido de chicharras. Procura hacerla en una penumbra de maderas entornadas, con una brisa que infle los visillos y trasmita un aroma a alcanfor y membrillo. Mientras las horas siguen su camino hay un tiempo a media tarde para la música y la lectura, pero es imprescindible que la puesta de sol te sorprenda ante una copa en un bareto junto al mar donde suene el swing de Cole Porter. Sería ideal que encontraras algún amigo esteta con quien hablar, por ejemplo, de los prerrafaelistas para merecer que el sol al fundirse en el horizonte os regale el rayo verde. Tampoco importa. Ahora queda toda la noche para contemplar tumbado las vagas estrellas y esperar que ese milagro se produzca mañana.

https://elpais.com/opinion

No es el fútbol

No es el fútbol
Campaña contra la violencia machista de la National Centre For Domestic Violence. — NATIONAL CENTRE FOR DOMESTIC VIOLENCE

 

Un equipo de futbol pierde un partido importante y cientos de mujeres, quizá miles, se echan a temblar en la soledad de sus casas. Un equipo de futbol pierde y miles de mujeres son apaleadas. Algunos hombres se enfadan cuando su equipo de futbol pierde y sienten la necesidad de romper cosas, mujeres incluidas. Las autoridades sacan a la Policía cuando ven que se están pasando con el mobiliario urbano, pero lo de las mujeres es otra cosa. La Policía y quienes la dirigen no se muestran tan preocupados por las mujeres como por las cosas. Otras mujeres ponen anuncios ofreciendo sus casas como refugio. Esto no es El cuento de la criada, es la realidad que saltó a los medios durante el partido de la final de la Eurocopa que jugaron Italia e Inglaterra. En el Reino Unido ni siquiera hay una estadística que cuente los asesinatos machistas. No sabemos, no saben, cuántas son las asesinadas cada año, cada mes. Cuántas las que son apaleadas porque ha perdido su equipo y los hombres se han enfadado. No nos engañemos pensando que eso ocurre allí porque ocurre en todas partes. Como todo lo que se refiere al machismo todo es posible y lo que ocurre en un lugar ocurre en otros, sólo hay que hacerlo visible.

Hace unos días, después de la final de la Eurocopa, nos enteramos de que había una campaña en redes sociales para que la gente ofreciese su casa a mujeres desconocidas ante el, por lo visto, habitual aumento de la violencia machista tras los partidos de fútbol. Mientras muchas personas veíamos el partido con emoción, con amigas y amigos y en un ambiente festivo, muchas mujeres lo veían con pánico y deseando que el equipo de sus maridos y compañeros no resultara perdedor. Las bestias apalean a “sus” mujeres igual que rompen el mobiliario urbano, porque ellas también son cosas y están cerca. Y porque expresan no se sabe qué perverso sentido de la masculinidad rompiendo cosas y apaleando a mujeres.

Las cifras demuestran que la violencia machista aumenta cuando hay partido pero, a tenor de lo leído en estos días, no todo el mundo tiene claro quién provoca la violencia machista, así pues no parece que tengan ni la más ligera idea de cómo evitarla. El viceministro de Justicia, el conservador David Wolfson salió a recordar que “aunque todos queremos que gane Inglaterra, debemos acordarnos de aquellas para las que (el fútbol en casa) es una amenaza a menudo acompañada de alcohol y violencia”. Pero yo veo el fútbol en casa y no lo percibo como una amenaza. El futbol no es una amenaza, son determinados hombres los que son una amenaza cuando ven el fútbol;  aunque, en realidad, esos hombres son una amenaza siempre y si no fuera el futbol sería cualquier cosa; esa historia ya la conocemos: la comida fría, los niños que molestan, que hablas cuando no quiero o que te pego porque eres mía.

Igualmente, un estudio muy sesudo publicado el 4 de julio por el Centre for Economic Performance de la London School of Economics ha cruzado los incidentes de violencia con el horario de 800 partidos del Manchester United y el Manchester City celebrados entre 2012 y 2019 y ha concluido que las agresiones aumentan un 8,5% en las diez horas posteriores al inicio del encuentro.  Si los partidos se celebran por la tarde hay más violencia y si se celebran por la noche, hay menos. La razón, concluyen los investigadores, es que los agresores pegan menos por la noche porque beben menos ya que al día siguiente tienen que ir a trabajar. No es el futbol, dicen, es el alcohol.

Un informe de la Universidad de Lancaster que analiza la violencia machista durante los partidos recoge que si Inglaterra gana o empata a ellas las apalean un 26% más y si pierde, un 38%. Así pues, si ganan las pegan y si pierden también. No es el futbol, no es el alcohol, son los machistas y es también un sistema cómplice de la violencia y que no hace nada por terminar con ella. Son los políticos que ponen el dedo donde no es, son todos esos investigadores que sacan conclusiones equivocadas porque no buscan donde hay que buscar, es todo el sistema que no encuentra que este estado de cosas es insoportable y es una sociedad que parece que, en su mayor parte, ha naturalizado esta violencia y que se ha acostumbrado a convivir con ella. No es el fútbol, ni es el alcohol, ni son unos cuantos descerebrados. Es el sistema en su conjunto que, lejos de combatir  una determinada manera de encarnar la masculinidad la promociona de múltiples maneras. No hace falta ir a Inglaterra tampoco, están aquí.

https://blogs.publico.es/otrasmiradas

Receta de verano: Lactonesa, la ‘mayonesa’ más segura cuando hace calor

Lactonesa, mayonesa con leche.
Lactonesa o mayonesa de leche, sin huevo.

 

Mayonesa vs. lactonesa. Dos salsas y un combate veraniego, con pros y contras, el sabor clásico frente a una mayor seguridad. La mayonesa es una de las salsas que aparecen en verano, como los mosquitos, las cremas solares y las falsas paellas valencianas. Esto se debe a que está en simbiosis con algunas recetas también muy estivales, como la nutritiva ensaladilla rusa o los huevos rellenos.

El problema es que el verano no parece ser la mejor época para la mayonesa y el huevo crudo, debido principalmente al peligro de contaminación bacteriana – incrementado por el calor-, a la temida y periódicamente mediática salmonelosis.

Un descuido, un taper al sol, comida poco cocinada a temperatura ambiente, unos huevos en mal estado… y toda la familia puede terminar en el hospital. Esta es la razón de que surgiera la lactonesa al rescate. Estamos hablando de una mayonesa de leche, que utiliza el mismo procedimiento (emulsión con el aceite) para obtener una textura y sabor parecidos, si bien no idénticos.

El beneficio de la lactonesa o mayonesa de leche es que es mucho más segura de transportar por los tórridos estíos españoles. Es igualmente rica, y queda muy bien acompañando nuestras recetas. Aguanta, además, mucho más tiempo en la nevera. La mayonesa de huevo, si no queremos jugar a la ruleta rusa (rusa de ensaladilla), es recomendable que se coma el mismo día y una vez hecha debe guardarse por mandato biológico en el frigorífico.

La lactonesa se parece a su hermanita en cuanto a la elaboración, pero tiene algunos puntos divergentes. Cuesta algo más de tiempo que cuaje y el aceite de oliva debe doblar la cantidad de leche que se use. Una vez ligada, no suele cortarse (nuevo punto a favor). Es más firme que la mayonesa normal y algo más manejable. La leche debe ser entera para que tenga más grasa y le de consistencia. Tiene que batirse a temperatura ambiente.

Receta de lactonesa o mayonesa de leche

Ingredientes 4 personas:

Thank you for watching

  • 100 ml. de leche entera.
  • 200 ml. de un aceite de oliva suave o virgen extra.
  • Vinagre o zumo de limón (un chorrito).
  • Sal.

1. Prepara la lactonesa:

Asegúrate que la leche está a temperatura ambiente. Ponla en el recipiente de la batidora, que tiene que ser ajustado y alargado, junto a una pizca de sal. La leche debe ocupar como un dedo o un poco más. Empieza a batirla antes de echar el aceite, en posición fija y sin moverte, con la hélice asentada en la base del recipiente, durante casi un minuto (hazlo al principio a baja potencia si tienes regulador de velocidad).

Ve añadiendo después, sin moverte y parar de batir, el hilo de aceite, de manera constante, mientras va emulsionando. Cuando comience a espesar y a crecer, a absorber casi todo el aceite, levanta poco a poco la batidora, con ligeros movimientos de arriba a abajo, para que termine de compactarse (tarda un poco más que si lo hicieras con huevo). Añade luego el vinagre o jugo de limón.

Otro procedimiento es poner toda la leche y el aceite en el vaso de la batidora y, siguiendo el mismo principio, batirlo en posición fija hasta que emulsione. Cuando haya subido la mezcla, y chupado casi la totalidad del aceite, mueves con suavidad la batidora, de arriba a abajo, hasta que termine de cuajar. Añades también al final el chorrito de vinagre o limón.

➥ Seguimos con una receta de salsa chimichurri (ideal para barbacoas y asados de carne)

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable/

El rey: mirar para otro lado

El rey: mirar para otro lado
El rey Felipe y su padre, el rey Juan Carlos, momentos antes de asistir a la ceremonia de entrega de los Premios Nacionales del Deporte 2017 que ha tenido lugar hoy en el Palacio de El Pardo. Imagen de enero de 2019 EFE/Ballesteros

 

Entre los ecos del chuletón presidencial, los disturbios en Cuba y los prolegómenos de la quinta ola del coronavirus se ve que a los telediarios, noticiarios y periódicos españoles no les ha quedado mucho sitio para comentar la exclusiva de Carlos Enrique Bayo en Público sobre el origen más que dudoso de las finanzas de Juan Carlos I. Resulta que, según dicha exclusiva, el rey emérito amasó una inmensa fortuna gracias al tráfico de armas, asociado, entre otros criminales, con personajes de la talla de Adnan Khasshoggi, el millonario saudí que paseaba por las noches de Marbella rodeado de estrellas de cine, banqueros en horas altas, ministros psocialistas y aristócratas postizos. Hay un mecanismo automático en la prensa española, dispuesto de tal modo que cuando salta alguna noticia con una nueva cagada del rey Juan Carlos, inmediatamente miran para otro lado. Con el rey Juan Carlos nos hemos acostumbrado a mirar tanto para otro lado que llevamos medio siglo con tortícolis crónica.

Desviamos la vista y empezamos a silbar un tango cuando sus colaboradores más cercanos empezaron a caer en los juzgados uno detrás de otro. Mario Conde, los Albertos, Javier de la Rosa, Manuel Prado y Colón de Carvajal, cuyo nombre también aparece de lleno en los asuntos de ventas de armas, por eso de que el roce hace el cariño. Cerramos los ojos ante la interminable desfile de señoras con las que practicaba el segundo deporte favorito entre los borbones, el adulterio, culminando la faena con una barragana de apellido filosófico con el que le salió el tiro por la culata. Nos tapamos los oídos para no oír los escopetazos con que masacraba toda clase de animales indefensos en cacerías millonarias: elefantes, búfalos, cabras y hasta un pobre oso borracho. Incluso llegó a fotografiarse envuelto en un abrigo de piel de leopardo de las nieves, el felino más hermoso y extraño de la creación, en grave peligro de extinción desde hace décadas: una imagen que dice del juancarlismo mucho más que todas sus biografías y panegíricos.

Tampoco hemos querido enterarnos mucho del enorme lodazal de mierda removido por la fiscalía suiza: pagos fraudulentos, sociedades en paraísos fiscales, estructuras opacas, comisiones a manos llenas, cuentas en Suiza y en Andorra, máquinas de contar billetes y viajes en avión con maletines forrados de dinero al estilo de la familia Leguineche. Menos aún se oyó hablar de su papel de confidente de la Casa Blanca, de la CIA y de Kissinger a principios de los 70, unas revelaciones de Wikileaks de las que sólo se hizo eco este periódico porque los demás estaban muy ocupados haciendo reverencias y genuflexiones. Como para que se rasguen las vestiduras ahora, sólo por unos cuantos papeles que apuntan a que ingentes cantidades de dinero procedentes de la venta de armas a países árabes fueron a parar a su bolsillo.

Es curioso que, ante el silencio unánime de los medios, hayan sido unos cuantos socios del gobierno quienes, tras el escándalo destapado por la exclusiva de Carlos Enrique Bayo, soliciten la creación de una comisión de investigación en el Congreso para aclarar los supuestos negocios de tráfico de armas del anterior Jefe del Estado. Sin embargo, nos imaginamos cómo va a acabar todo esto: exactamente igual que las catorce veces anteriores, con una rápida y eficaz negativa del PSOE, el PP y demás partidos mayoritarios a que se investigue nada, no vayan a encontrar algo y a ver qué iban a hacer entonces, si llevan toda la vida limpiándole el culo. Sí, la verdad es que con el rey los españoles hemos mirado para otro lado tantas veces que ya nos cuesta incluso vernos en el espejo por las mañanas.

https://blogs.publico.es/davidtorres