Tom Waits – Hold On

Aguantar

Colgaron un cartel en la ciudad
“Si vives a tope, no querrás
olvidarlo nunca”
Así que dejó Monte Río, hijo.
Del mismo modo que una bala sale de la pistola.
Con sus ojos negros y sus caderas a lo Marylin
se fué y cogió el camino a California.
La luna era dorada, y su
pelo como el viento.
Dijo: “No mires atrás.
Vamos Jim”
Oh, tienes
que aguantar, y aguantar.
Tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.

Bueno, le dió a ella un reloj de un “todoacién”

.
Y un anillo hecho con una cuchara.
Todo el mundo busca a alguien a quien culpar
Pero compartes mi cama, y compartes mi nombre.
Vale, adelante, llama a la policía.
No se conoce a chicas bonitas en cafeterías
Me dijo que todavía me quería.
A veces, no se puede hacer nada más.

Oh, tienes
que aguantar, y aguantar.
Tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.

Dios bendice tu torcido corazón. San Luis tiene lo mejor de tí.
Echo de menos tu quebrada voz oriental (china).
Como desearía que todavía estuvieras aquí conmigo.

Primero te fortaleciste, y luego te desmoronaste.
Quemaste tu casa por completo.
No queda nada que te ate a éste lugar.
Te vienes abajo, tras
este gran mundo azul.

Oh, tienes
que aguantar, y aguantar.
Tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.

Mas allá, en el hotel al lado del río
Son más de las diez, y oscurece.
En una tienda de todo a 99 centavos, cerró sus ojos,
y empezó a balancearse.
Pero es tan dificil bailar estando así,
cuando hace frío y no hay música.
Bueno, tu vieja ciudad natal está tan lejos,
pero dentro de tu cabeza suena
una canción titulada…

Aguanta, aguanta.
Realmente tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.

Suena Morricone en Piazza Navona mientras atardece en una Roma vacía

El horizonte de Roma, compuesto por cúpulas barrocas, columnas imperiales y tejados que esconden secretos inmemoriales, brilla, como cada tarde, al compás de la caída del sol.

 

 

Vacía, silenciosa y triste, pero igual de bella que siempre, late Roma mientras contiene la respiración de sus casi tres millones de habitantes, que permanecen confinados en sus casas pero con las ganas de sentir a flor de piel.

Con las campanas de la Iglesia Santa Inés de la Agonía como teloneras, el guitarrista Jacopo Mastrangelo regaló una emocionante actuación al tocar, en una terraza con vistas a la desierta Piazza Navona, las notas de la banda sonora de “Érase una vez en América” ​​del maestro Ennio Morricone.

Su guitarra al son del genio Morricone y el sol cubriendo de naranja los tejados de la capital de Italia, nos han parecido pura poesía visual y sonora. Volverá esa plaza a sentir el bullicio, volveremos a ser testigos de la vida. 

Les mandamos a nuestros hermanos italianos todo el amor y la fuerza necesaria para estos días de grande dolor y de “grande belleza”.

 

https://culturainquieta.com/es/arte/musica/item/16671

Sobre cómo el capitalismo se fortalece en las tragedias, por Naomi Klein

Naomi Klein es una periodista, escritora y activista canadiense, conocida por su crítica a la globalización y el capitalismo.​ Es autora de las obras No Logo, Vallas y ventanas, La doctrina del shock, Esto lo cambia todo y Decir no no basta, además de un gran número de artículos periodísticos y políticos.

La doctrina del shock es la historia no oficial del libre mercado. Desde Chile hasta Rusia, desde Sudáfrica hasta Canadá la implantación del libre mercado responde a un programa de ingeniería social y económica que Naomi Klein identifica como «capitalismo del desastre»

 

Naomi KleinLa periodista, escritora y activista canadiense Naomi Klein  | Maclean’s photo

 

La doctrina del shock es un libro escrito por Naomi Klein, periodista y activista de origen canadiense )a quien mucho recordamos por su ensayo “No logo“), publicadado originalmente en 2007 y cuyo principal argumento es que el capitalismo contemporáneo se apoya sobremanera en los grandes desastres, catástrofes y tragedias colectivas para fortalecerse, un comportamiento sistémico que aprovecha estos momentos de crisis para superar obstáculos que en condiciones de calma y tranquilidad representan un callejón sin salida para su avance.

Según Klein, este es uno de los rasgos más característicos de la llamada variante neoliberal impulsada desde las década de los 70 tanto por teóricos de la economía como por personas formadas en esta perspectiva que cumplen funciones clave en el desarrollo de una economía nacional, desde el sector público o el privado, sea en el Chile posterior a Salvador Allende (en cuya presidencia el shock fue el golpe de estado de Augusto Pinochet) o en los Estados Unidos luego del paso del huracán Katrina o el polémico atentado del 11-S.

En su momento, el libro de Klein fue sumamente discutido e impactante, en buena medida por la atrevida confrontación para con el pensamiento hegemónico y, en especial, porque desenmascaraba el rostro despiadado del capitalismo, la ganancia obtenida del sufrimiento y el dolor de cientos o miles de personas.

La popularidad de La doctrina del shock fue tanta, que en 2009 Michael Winterbottom y Mat Whitecross rodaron un documental basado en el libro, exponiendo tanto el origen como el desarrollo y la aplicación de las ideas de Milton Friedman, economista de la Universidad de Chicago a quien se le considera el padre del neoliberalismo.

Compartimos a continuación dicho documental, completo y subtitulado al castellano:

via pijamasurf

 

Disfruta el canal de Cultura Inquieta en Spotify

https://culturainquieta.com/es/pensamiento/item/16652

El himno heavy contra el coronavirus: «Tequila tanto por vivir» de Mägo de Oz

Cada miembro del grupo se ha grabado en su casa para montar un videoclip en tiempos de pandemia, y ha animado a sus fans a hacer lo mismo para entrar en un sorteo con un premio muy especial: cantar con ellos en un concierto cuando todo esto acabe. «Nunca imaginé que esta canción sería tan premonitoria», dice a ABC su líder, Txus di Fellatio

El himno heavy contra el coronavirus: «Tequila tanto por vivir» de Mägo de Oz

Desde que empezó la crisis del coronavirus hemos rescatado o inventado un montón de himnos de resistencia, pero se echaba en falta uno heavy. Y como cabía esperar, los encargados de fabricarlo han sido los populares Mägo de Oz, proponiendo un sorteo para hacerlo aún más divertido. «Y es que ya que nos tenemos que quedar en casa, al menos que hagamos algo de provecho!!», dice el mensaje que acompaña al vídeo . «Graba tu versión del tema (con la misma duración) y entra en un concurso con un fabuloso premio: salir a cantar este tema en directo con la banda».

«Tequila tanto por vivir» es una canción incluida en el disco conceptual «IRA DEI» (publicado el año pasado) con una temática apocalíptica la cual »por desgracia y de forma premonitoria está hoy de rabiosa actualidad». Esta letra escrita por Txus Difellatio sirve a la banda para grabar este mini vídeo durante estos días de confinamiento «y así intentar sacar una sonrisa a sus fans en estos durísimos momentos». En él se ve a todos los miembros de la banda de folk metal española junto a todo su staff (técnicos, conductores, asistentes, productor y road managers).

«Acabábamos de llegar de la gira de Estados Unidos, que tuvimos que interrumpir por la pandemia», relata a ABC su líder, Txus di Fellatio. Nos quedaba Nueva York, San Francisco y Chicago, pero vimos que en España empezaba el estado de alarma y que se suspendían todas las concentraciones multitudinarias de gente. Nada más llegar, Carlos Prieto «Moja», nuestro violinista, me dijo: «Tío, tenemos que hacer algo para alegrar a los fans, para sacarles una sonrisa con todo esto que está pasando». Nuestro trabajo es divertir y entretener a la gente, porque por desgracia los músicos no podemos cambiar el mundo. Pero sí podemos cambiar la percepción que cada persona que escucha música tiene de su mundo, de su propio mundo. Por eso decidimos grabar esta canción, que compuse hace dos años. «Moja» hizo la música y yo la letra, pensando en una de las cosas más divertido para los rockeros, que es beber cerveza. Lo del «tequila» fue un guiño a nuestro amado país, México. Decidimos que no sólo los miembros del grupo, sino también los técnicos, los managers, todo nuestro equipo de casi veinte personas se grabara un vídeo en su casa, en plan artesanal, con iPhone o con lo que sea, pero todos rodeados de cerveza y brindando, para que la gente que lo vea se eche unas risas y le alegremos el día. Las canciones y la música son las tiritas que le ponemos a la vida cuando nos hace mogollón de daño».

Cuando tuvieron todos los vídeos se los mandaron a Mario Ruiz, su director artístico, que ha rodado todos los videoclips de Mägo de Oz. «Él tuvo la idea de no producirlo demasiado, de no ponerlo en plan bonito, para que quedara más cercano. Incluso ha mantenido errores de grabación para que quedara como una cosa súper artesanal».

En cuanto al sorteo, el grupo tiene pensado premiar a una persona (o personas, si el vídeo lo graba un grupo de amigos) por cada país donde tienen fans. «Será unos quince», dice Di Fellatio, «contando España, Estados Unidos, México, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, Colombia, Chile, Argentina… En nuestra próxima gira, cuando todo esto acabe, en cada país se subirá un ganador del sorteo al escenario, para cantar con nosotros».

Anécdotas de pandemia

Txus cuenta que uno de los miembros del grupo tuvo una hilarante anécdota sobre su confinamiento que va muy al hilo del leit motiv del videoclip. «Al volver de Estados Unidos, vio que su mujer no había comprado suficiente cerveza. Fue a bajar al súper a por más y su mujer le dijo que no, que sólo se podían comprar productos de primera necesidad. Bajó a la calle, y a la vuelta de la esquina le paró la policía. «¿Viene usted de la compra? Sí, sí. ¿Y ha comprado estrictamente productos necesarios? Le hicieron abrir el maletero, y vieron que había un bote de detergente, y cinco cajas de cerveza. El policía le sonrió y le dijo que tirara para casa, jajaja».

Txus di Fellatio también tiene otra anécdota derivada de la pandemia, aunque no tiene tanta gracia: «Acabo de comprarme una casa, y no puedo mudarme porque no se pueden hacer traslados. Así que estoy pagando la casa vieja, de la que no me puedo ir, y también la nueva, a la que no puedo ir». Aun así no pierde el optimismo: «Saldremos de esta todos juntos».

https://www.abc.es/cultura/musica/