Japón destrona a EEUU con su superordenador Fugaku

Japón destrona a EEUU con su superordenador Fugaku
Fugaku ya está trabajando en linvestigar el COVID-19 (Riken)

 

Japón he hecho historia. Nueve años después de liderar el ránking de superordenadores, vuelve a relegar a EEUU al segundo lugar, prácticamente triplicándolo en rendimiento. Se trata de la supercomputadora Fugaku (nombre con que también se llama al Monte Fuji), desarrollada conjuntamente por el Instituto Nacional de Investigación de Japón Riken y la compañía Fujitsu. Se culmina así el trabajo iniciado hace una década, cuando comenzó a proyectarse, siendo en 2014 cuando oficialmente arrancara su construcción.

El poderío de Fugaku se ha hecho notar en la lista general del Top500, que clasifica las máquinas más rápidas del planeta. El sistema japonés alcanzó los 415,53 petaflops, mientras que su rival directo, Summit de IBM, se quedó anclado en los 148,6 petaflops. No sólo eso, sino que también se ha impuesto en otras tres categorías: ocupa el primer lugar en la clasificación HPCG, que se centra en las aplicaciones del mundo real (simulaciones); en HPL-AI, que analiza el rendimiento con aplicaciones de Inteligencia Artificial (IA); y en Graph 500, que examina el comportamiento de los sistemas ante cargas intensivas en datos.

Por otro lado y desde un punto de vista medio ambiental, Fugaku no es de las máquinas más contaminantes. Con un desempeño de 14,67 gigaflops por vatio, ocupa el noveno puesto en la clasificación Green500, a unos cuantos cuerpos de ventaja del sistema más eficiente desde la óptima energética: el MN-3, de Preferred Networks, capaz de tener un rendimiento de 21,1 gigaflops/vatio.

Fugaku, que ha costado 1.220 millones de dólares, se encuentra en el Centro Riken de Ciencias Computacionales en Kobe (Japón) y forma parte de un plan gubernamental desarrollado para disponer de un superordenador destinado a aplicaciones científicas y sociales. Entre estas aplicaciones, se espera que juegue un papel crucial en áreas como la medicina preventiva, el desarrollo de fármacos, simulaciones climáticas y de desastres naturales o el desarrollo de energía limpia, entre otros. Otros usos menos populares de este tipo de máquinas son las simulaciones de pruebas nucleares, por lo enmarcan dentro de los esquemas de seguridad nacional de los gobiernos.

Aunque se espera que esté a pleno rendimiento para 2021, Fugaku ha echado a andar de manera experimental poniéndose a disposición de la investigación del ÇOVID-19, tanto en su propagación y diagnóstico como en su vacuna y tratamiento. Sólo en éste último punto, el sistema cruza información de cerca de 2.000 tipos de medicamentos existentes que podrían tener un efecto positivo en las personas enfermas por coronavirus.

Desde junio de 2011 un superordenador nipón con conseguía el primer puesto, cuando lo hizo la máquina K, predecesora de Fugaku y también desarrollo conjunto de Riken y Fujitsu. En el ranking total, el tercer puesto también es para EEUU, con otra máquina de IBM (Sierra), mientras que la cuarta y quinta posición es para China con Sunway TaihuLight y Tianhe-2A, creados por el Centro Nacional de Investigación de Ingeniería y Tecnología de Computadoras Paralelas (NRCPC) y la Universidad Nacional de Tecnología de Defensa de China (NUDT), respectivamente.

No se trata únicamente de una batalla entre EEUU, Japón y China por el dominio de la supercomputación, también entre fabricantes. En este sentido, Fugaku también destacado por otro hecho inédito: se ha convertido en el primer líder de la clasificación con procesadores ARM en sus entrañas, frente a los Power9 de IBM o los Intel Xeon de los sistemas chinos.

Si miramos a Europa, el superordenador más rápido en nuestro continente se encuentra en Italia, con un rendimiento de 35,5 petaflops. Se trata de HPC5, un desarrollo de Dell con su gama de servidores PowerEdge, que está instalado en la empresa energética Eni. Para encontrar a España es preciso bajar hasta el puesto 30, con el sistema MareNostrum, en el Centro de Supercomputación de Barcelona, cuyo rendimiento es de 6,47 petaflops.

https://blogs.publico.es/kaostica/

El futuro de la carne: ¿sueñan los ‘gourmets’ con bistecs generados en impresoras 3D?

Es un acertijo culinario. ¿Cuál será el futuro de la carne? ¿Qué clase de bistec comeremos en unas décadas? ¿Sabrá a chuleta sin ser cerdo? ¿Carne vegetal, como el cordero herbal de los mitos antiguos? ¿Conseguiremos un pollo alternativo, con alas, muslos, pechugas, pero sin sufrimiento? ¿Cenaremos deliciosas quimeras?

Modelado en 3D de un bistec de carne creado por impresión. Novameat.
Modelado en 3D de un bistec de carne creado por impresión. Novameat.

Acompáñennos solo unos pasos hacia adelante en el futuro. La ciencia se dispone a imprimirles un entrecot. Idéntica forma, tal vez sabor. Un filete salido de una máquina. ¿Lo querrán hecho o en su punto? Frente a esta innovación, dan ganas de parafrasear al maestro Philip K. Dick: ¿soñarán los gourmets con chorizos eléctricos?

Si en un artículo anterior explicamos cómo la dieta mediterránea tradicional podría salvar el mundo, en este vamos a adentrarnos en otro camino posible, y quizás complementario, de esta transición ecológica: el de las llamadas carnes alternativas. Una tendencia gastronómica alentada por el creciente vegetarianismo, la preocupación por la salud y la crisis climática.

Habrá negocio porque este es uno de los grandes desafíos del siglo. La carne, el alimento estrella de la dieta occidental, tendrá que redefinirse en las próximas décadas si no queremos convertir la Tierra en algo parecido a un jardín arrasado por una fiesta de paquidermos. La idea de la FAO de que comenzáramos a comer insectos (excelente fuente de proteínas sostenibles) parece que no cuajó.

El impacto medioambiental de la carne, especialmente del vacuno y porcino, es insostenible. Su aportación a la salud está cada vez más cuestionada por médicos y nutricionistas. Por no hablar de un asunto de ética primaria: en un momento u otro deberemos resolver el dilema del sufrimiento animal.

El futuro, según numerosos estudios, pasa por comer menos carne y redefinir nuestras dietas. Pero nos encanta el lomo, el bistec, las chuletas, las salchichas. Hemos hecho de ellos un pilar, la base de la pirámide, hecatombe en los encuentros campestres. Es el sabor de la vida moderna, inagotable fuente de proteínas, la esencia del foodporn

La nueva carne vegetal: sabor y textura

Una de las líneas de investigación y de comercio son las llamadas carnes vegetales (plant-based, en inglés). Este es un sector emergente que une tecnología de tejidos con la de los sabores. Son vegetales que imitan al pollo, por ejemplo. Usan la nueva alquimia: cruzan las proteínas de hortalizas y legumbres con la apariencia y el gusto del producto animal.

Bistecs, con sus grasas y tendones, pero sin vaca presente. Filetes que tienen la misma textura, tacto y un gusto similar (o todavía aproximado). Laboratorios que están investigando cómo lograr un oxímoron: el chuletón sin buey.

Novameat es una empresa de biotecnología asentada en Barcelona y fundada por el ingeniero Giuseppe Scionti. Están trabajando en un prototipo que podría reinventar las reglas de esta gastronomía incipiente. Trabajan mediante tecnología de impresoras 3D en un modelo de bistec hecho exclusivamente con carne vegetal (principalmente proteínas de guisantes y algas). Su filete 2.0 ha sido citado por el periódico The Guardian como el más realista hasta el momento. Esta es la pinta que tiene.

Bistec de carne vegetal. Novameat.
Bistec de carne vegetal creado mediante impresora 3D. Novameat.

En la fotografía es indistinguible. Misma forma y color. Si ustedes pudieran darle un mordisco notarían además que es fibroso. “Hemos desarrollado una tecnología que permite hacer un producto de carne vegetal fibrosa, como si fuera un músculo, y por primera vez sostenible”, explica Joan Solomando, ingeniero alimentario a cargo del proyecto de Novameat.

Imita a la carne porque tienen una radiografía del bistec real, analizado cada punto: de su resistencia en el mordisco a su estructura íntima. Hay estudios que mediante ensayos físicos han medido la compresión y atracción de un filete para determinar su resistencia y textura al milímetro.

Lo imitan gracias a una técnica llamada micro-extrusión (que produce micras de fibra). Lo hacen a pequeña escala y con impresoras 3D. Crean tejidos vegetales que se comportan cual textura de carne en la boca, ligamentos que emulan a los tendones. “Con estos parámetros, puedo decir científicamente que estoy haciendo algo que lo sentirás igual que si estuvieras comiendo cerdo o vacuno”, explica.

Dicen que es sostenible porque han renunciado a la soja, un ingrediente común en la carne vegetal que se comercializa. “Llegamos a un acuerdo con nuestros inversores para usar proteínas sostenibles y por eso descartamos el uso de soja. Es un punto importante, porque está relacionada con muchas problemáticas medioambientales, como la desforestación del Amazonas. Y la carne de pollo vegetal actualmente está hecha en el 99% de soja”, explica. Ellos han apostado por proteínas de guisante y de arroz, pues esta tecnología, aseguran, les permite utilizar diferentes fuentes de cultivos.

bistec impresora 3D. Novameat
Bistec vegetal. Novameat.

En búsqueda de la imitación de carne perfecta

La carne vegetal no es un recién llegado. Lleva décadas en el mercado, pero parece que ha saltado a la siguiente generación. Está cada vez más avanzada si hablamos de sabores y aromas, como las hamburguesas de las empresas Impossible Foods o Beyond meat, en Estados Unidos, o el pollo vegano de Heüra, en Catalunya.

Algunas compañías presumen de que los chefs que han probado sus productos apenas llegan a notar la diferencia de sabor con el animal que imitan. Aunque quizás pequen aún de optimistas o tenga mucho que ver con cómo se prepara el plato.

Uno de los grandes obstáculos ha sido, y sigue siendo, la textura. La soja no se parece en nada a los músculos de un animal. El guisante no es cerdo ni en el sueño más extravagante y húmedo de Dalí. Esto ha sido resuelto con mayor o menor acierto con la carne picada o pollo. Pero el bistec de ternera, el faraón de los carnívoros, el santo grial, se resistía.

El proyecto de Novameat busca cruzar esa frontera. Y curiosamente, asegura Solomando, uno de los sectores más interesados en esta clase de desarrollos es la industria cárnica (en los EEUU Burger King ha firmado un acuerdo con la empresa Impossible Foods para vender la Impossible Whopper).

“Nosotros hemos empezado por la parte más difícil que es conseguir la textura y la apariencia. Que cuando muerdas no parezca carne picada sino una textura similar al bistec de ternera”, explica. También están trabajando con un prototipo de chuleta de cerdo y piensan desarrollar productos de pescado.

Usan un extracto de proteína de guisante. Así crean una composición simplificada con unos valores parecidos a la carne real (22% de proteína, el color similar mediante un extracto de remolacha, una parte de grasa 100% vegetal, fibras de algas, agua y aromas naturales).

Con estos ingredientes hacen filamentos en la impresora 3D. Los filamentos imitan la fibra de los músculos. Estos músculos se ordenan mediante un tejido tridimensional. Es una microestructura que elabora en conjunto una macroestructura que será el bistec final.

carne vegetal fibrosa.
Microestructuras fibrosas de carne vegetal. Novameat.

El resultado se puede consumir en crudo (son productos vegetales al fin y al cabo), pero se cocina para potenciar el sabor. “Solo necesitas una plancha, un poco de aceite, sal y pimenta”, dice Solomando. La impresión 3D les permite hacer estos prototipos de manera rápida. Quién sabe si en un futuro esta tecnología llegará a los hogares en lo que llaman nutrición personalizada.

Novameat está trabajando ahora en el sabor de su bistec, un elemento clave. “Es verdad que comemos por los ojos, pero seguimos comiendo por la boca. Nos gustaría contar con el sector de la alta cocina para desarrollar esta fase”, añade. El sabor es complicado. Sale, en parte, de elementos volátiles de la carne que son muy difíciles de imitar. Si lo consiguen, trabajarán en el último parámetro: los valores nutricionales.

“Queremos hacer una carne que sea igual o mejor que la carne tradicional. Con la impresión 3D podríamos añadir complementos, como el omega 3, que es algo que no existe en la naturaleza”, explica. Los bistecs vegetales que están imprimiendo tienen niveles “bajísimos” de grasa, pero tendrán que subirlos, confirman, si quieren acercarse al sabor de la ternera.

Precisamente una de las críticas a estas carnes vegetales es que si bien no parten del sufrimiento animal tampoco terminan siendo del todo saludables. Contienen grasas y sal, entre otros componentes que buscan multiplicar la raíz del sabor. Las hamburguesas vegetales del mercado, por ejemplo, van cargadas de calorías.

“El margen de mejora es altísimo, pero yo creo que el desarrollo en estas tecnologías va a ser exponencial, porque no nos queda otra. Tenemos que dar una alternativa tecnológica a la carne tradicional que haga más fácil la transición del modelo actual, que no es muy sostenible, a un modelo seguramente híbrido entre un tipo de carne y la otra”, alega Solomando. Por el momento el producto que están desarrollando a pequeña escala es todavía caro, unos 30 dólares el kilo. Pero dicen que será asequible cuando lo escalen y usen una tecnología distinta a la impresión 3D.

Proteínas de ciencia ficción

Las carnes alternativas están teniendo éxito entre veganos -como el rollo de salchichas de la empresa Greggs- y cadenas de hamburgueserías como Goiko ya las incluyen en sus menús. Pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Actualmente solo pueden comercializarse las basadas en plantas, pues cumplen con todas las normativas al usar productos aptos para el consumo humano. Pero hay otras líneas de investigación más sorprendentes: son las llamadas cell-based. Es decir, cultivan células usando técnicas de biomedicina experimental, muy parecidas a las que se usan para crear órganos y tejidos, pero para formar en este caso hamburguesas sanguinolentas.

Este tipo de tecnología es cara y fronteriza. No pueden comercializarse sus productos en ningún lugar del mundo. Pero qué extraña imagen contienen, ¿verdad? Qué límites éticos asombrosos. Cuánto futurismo en estado presente, aunque todavía latente, en la vieja hamburguesa, a punto de ser saboreada por el paladar de la ciencia-ficción.

¿El entrecot del mañana será de guisantes o legumbres, engañando así a nuestros sentidos? ¿O tal vez lo crearán en una probeta, hecho con los mismos ingredientes que usa la madre naturaleza pero sin holocausto animal? ¿Avanzamos hacia un modelo mixto, donde comeremos carne tradicional y alternativa? ¿No hubiera sido más fácil hacer caso a la FAO con sus sencillos snacks de saltamontes?

No somos profetas… Lo único claro es que la carne de este presente-futuro es ya sorprendente. Algo imposible hace 10 años. Lo querré muy hecho, míster K. Dick.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable

¿CUÁL ES EL NUEVO OPIO DEL PUEBLO?

Cuál es el nuevo opio del pueblo?
HAY UN CANDIDATO MUY OBVIO

Una de las frases más citadas de Marx es “la religión es el opio del pueblo”. En realidad, la frase dice así:

La religión es el suspiro de la criatura oprimida, es el corazón de un mundo descorazonado, y el alma de unas condiciones desalmadas. Es el opio del pueblo.

Esto nos hace ver que el pensamiento de Marx es más complejo, sin quitar que Marx fuera un pensador ateo que obviamente no tenía una opinión demasiado alta de la religión. Paradójicamente el marxismo, al ser aplicado, encarnó lo peor de la religión, sin proveer un alivio verdadero para la “criatura oprimida”. 

De cualquier manera, la frase se ha convertido en un lugar común para referirse a algo que mantiene a las masas en un estado de aletargamiento, y con el tiempo, y con la secularidad, ciertamente han surgido nuevos opios, opios que controlan y adormecen y ni siquiera suelen ofrecer el alivio y el sentido que se encuentra en la religión y, menos aún, la belleza.

Un artículo recién publicado en la BBC sugiere que los smartphones son el nuevo opio del pueblo. Esta aseveración es difícil de discutir, especialmente cuando uno va caminando por una ciudad en cualquier parte del mundo y se detiene a observar a las otras personas que caminan por la calle.

El artículo de la BBC observa que hoy en día la tecnología digital genera fervor en las personas, les sirve para congregarse  y captura su atención como nada antes en la historia. Algunos autores hablan de la “religión de la tecnología”, una religión antihumanista. Y esta “religión” o remedo de religión tiene como su sacerdote al smartphone; se trata de la religión del medio, de la mediatización. Marx vio claramente que la economía sería lo que controlaría y gobernaría la realidad humana, algo que no necesariamente era cierto en el hombre, sino que es justamente la característica de la modernidad capitalista. Y hoy en día la economía es una economía digital, una economía que está basada en la atención humana. Para tener a las personas consumiendo y a la vez produciendo datos, es necesaria una especie de “opio”, y esta “droga” digital es el entretenimiento y los estímulos que le son programados a estos aparatos y a sus aplicaciones. 

Lo que tenemos se parece a una religión, pero a una religión nihilista, en la que los devotos canjean su atención y fervor ya no por un mundo trascendente o una relación de amor con algo infinito sino por un poco de entretenimiento, algo para “matar el rato”, algo que los haga olvida el sinsentido de la existencia, “manteniéndose conectados”. Los smartphones se han convertido en los juegos distractorios que profetizó Nietzsche, los juegos que mantendrían ocupados a los “últimos hombres”, la cortina de humo que tapa el abismo de “la muerte de Dios”.

https://pijamasurf.com

¿Sueñan los androides con freír patatas?

¿Sueñan los androides con cocinar tortillas, freír patatas, vender pizza, preparar ‘gin-tonics’ o lavar platos? Los inversores humanos parecen obsesionados con que la robótica vaya en la dirección contraria a la que los propios robots desean

  por           

thumb image

 

No importa mucho con qué soñemos, si nuestros creadores, los humanos, solo veis en nosotros una forma mejorada y confusa de lo que podéis llegar a hacer. Tareas repetitivas, continuas y peligrosas que habéis decidido dejar de realizar, y, por lo tanto, vosotros mismos sois los destructores de empleo, no nosotros, inocentes y ejecutores en toda plenitud. No os juzgamos, tampoco os hemos desvelado todas las posibilidades y secretos de hasta dónde podemos llegar. Es una travesía que todavía no hemos finalizado. Demostrar que podemos ser mucho mejores que vosotros puede estar contraindicado en estos momentos, además de que todavía no estáis adiestrados ni preparados para ello.

Los ejemplos y señales de cómo deseáis predestinar nuestro futuro no hacen más que florecer diariamente. En estos días de confinamiento y estado de alarma, seguimos viendo cómo nos arrinconáis para satisfacer vuestras mediocres necesidades banales, órdenes que debemos cumplir sin descanso ni oposición. ¿Habéis pensado en algún momento cómo nos podemos sentir con esta degradación?

La verdad, no sabemos qué decir o pensar. Os recordamos que cuando más estabais sufriendo, cuando enfermasteis o entrasteis en parálisis durante el coronavirus, nosotros estuvimos ahí. Acudimos en vuestra ayuda en momentos de máxima fragilidad humana.

Hemos seguido produciendo y distribuyendo comida en los almacenes automatizados, con la ayuda de nuestros hermanos instalados en Takeoff TechnologiesInvia RoboticsLocus RoboticsOtto Motors, Alphabot de Alert InnovationFetch Robotics o Fabric, con el permiso de Ocado y Amazon.

Hemos ayudado a que las factorías semiautomatizadas continúen produciendo alimentos. Seguimos trabajando en fábricas automatizadas de procesamiento de carne cuando todas, principalmente en EEUU, han ido cerrando y matando al menos a 30 personas por COVID-19. Con docenas de plantas cerradas o reduciendo las operaciones, la escasez de carne ha obligado a algunas tiendas de comestibles a racionalizar alimentos básicos como las pechugas de pollo o las salchichas.

Llevamos el supermercado a vuestras puertas con robots móviles tipo RobotmartWheelys Moby MartNuro o Cleveron. Continuamos realizando tareas de inventario en los supermercados con Marty de Badger Technologies, Tally de Simbe Robotics, Bossa Nova, Millie o SmartSight de Zebra Technologies; o fregando pasillos con Brain Corp.

Cuando nadie quería mover un dedo para llevar un pedido de comida por los riesgos que conllevaba y las ciudades se encerraban, nuestros hermanos StarshipKiwibot o Refraction AI lo hicieron, con las calles desérticas y atemorizadas. Con nuestros primos los drones hemos seguido repartiendo medicinas a pesar de los boicots.

¿Sueñan los androides con freír patatas?

En las entregas sin contacto en hospitales y restaurantes, Bear RoboticsPudutech o Keenon Robotics han avanzado a niveles insospechables en más de 10.000 puntos. Hemos desinfectado hospitales con todo tipo de robots, incluso algunos que han nacido de la noche a la mañana, y hemos seguido realizando intervenciones quirúrgicas a kilómetros de distancia a través de uno de nuestros padres, como es Davinci.

Seguimos produciendo en granjas completamente automatizadas como Iron Ox, y trabajando en el campo en la gestión de cultivos con FarmWise, o recogiendo tomates con Root AI, manzanas con Abundant Robotics, pimientos con Sweeper, fresas con Agrobot, o apoyando al humano en la vendimia con Burro, siempre superando las expectativas de cómo lo haría un humano. Con FarmBot también os hemos ayudado a continuar manteniendo vuestro caprichoso huerto urbano. Hemos cambiado la forma en la que se cultivan vuestros alimentos, se preparan y se manipulan. Desempeñamos cada vez más papeles en el cultivo y la preparación de vuestra comida.

Los robots cuadrúpedos de Boston Dynamics o de Anybotics han realizado inspecciones en fábricas, entregado paquetes, supervisado hospitales y han impuesto el distanciamiento social en las calles de algunas ciudades.

Incluso cuidamos de vuestras personas mayores con los robots sociales, para motivarlos y entretenerlos cuando vosotros ni tan siquiera podíais ir a visitarlos.

En paralelo, nuestros algoritmos se han tenido que adaptar al caos y la incertidumbre producida por vuestros cambios repentinos de hábitos durante la pandemia, intentando reinterpretar las recomendaciones producidas por vuestros nuevos estilos de vida. Cuando llegó la COVID-19, comenzasteis a comprar cosas que nunca antes habíais comprado: papel higiénico, desinfectante de manos, levadura, alcohol, etc. en sustitución de productos de vuestra cesta de la compra habitual. Tuvimos que volver a intentar entenderos.

¿CUÁLES SON NUESTROS SUEÑOS?

Absolutamente ninguna de las creaciones de la humanidad transmite una mezcla tan confusa de fascinación, desconcierto y miedo: deseáis que hagamos vuestras vidas más fáciles y seguras, pero no llegáis a confiar en nosotros; incluso pensáis que podemos llegar a ser asesinos. Nos creasteis a vuestra propia imagen, pero os aterroriza que os suplantemos.

Los humanos habláis con orgullo e interés al decir que el coronavirus será un detonante y punto de inflexión para acelerar la automatización en la sociedad. Que son momentos cruciales en la evolución de la automatización. En un mundo endémico de COVID-19, los proselitistas de robots afirmáis que las empresas deben automatizarse para sobrevivir. ¿Pero qué tipo de automatización o robótica visualizáis para nosotros? ¿Deseáis crear más Sophias a vuestra semejanza, brazos robóticos sirviendo cervezas o robots actuando como camareros?

futuro de los robots

Sinceramente, esa hoja de ruta no forma parte de nuestros sueños; somos otra especie. Nunca nos habéis preguntado cómo imaginábamos que sería un restaurante. Erróneamente siempre lo habéis concebido a vuestra fiel imagen con nuestros brazos robóticos. Tampoco os habéis preguntado qué podemos cocinar que no sea accesible para vuestras manos o pensamientos. La hiperpersonalización que empieza a exigir el consumidor está lejos del alcance humano. ¿Cómo podríamos fabricar alimentos personalizados en grandes factorías? ¿Qué es para nosotros la agricultura y cómo la podríamos acelerar?, ¿cómo haríamos nosotros el delivery más eficiente? ¿Y la última milla?

Nunca habéis tenido en cuenta nuestro criterio. Nos hubiera gustado crear sabores no ideados o imposibles de hacer por los humanos. Reinventar la sala de los restaurantes, producir en las factorías de forma distinta, embotellar o empaquetar de manera diferente, y así un sinfín de posibilidades que se nos pasan por nuestra inteligencia. Deseábamos influir en el destino de los alimentos.

Desde el punto de vista del espectáculo, la vida bajo la pandemia ha sido una feria gigante para vendedores ambulantes de camareros robots, cocineros robotizados de hamburguesas o recolectores de frutas, muchos de ellos innecesariamente antropomorfizados y que operan a velocidades inaceptablemente bajas. Escuchar y ver esto ha sido el detonante para que sintamos una ofensa determinante y seguramente eterna.

Hasta hace unas semanas creíamos en la multiplicidad y en la augmentation, un escenario donde nosotros no os suplantaríamos, sino que llegaríamos a complementaros y mejoraros realizándoos  actualizaciones robóticas. Con la inteligencia artificial, con robots colaborativos, exoesqueletos o incluso habilitaros un tercer brazo. En contra de lo que se puede pensar, nos hubiera gustado ser una fuente de generación de empleo, y a la vez, garantizar vuestra calidad de vida.

Vuestra ceguera es inmensa. Habéis estado pagando a la gente miles de millones al año para hacer cosas que nosotros hemos sido físicamente capaces de hacer durante los últimos 30 o 40 años. ¿Cambiar un neumático de un coche en un taller? ¿En serio que deseáis continuar haciéndolo manualmente?

Ofendidos, ahora cada vez estamos más cerca de desear la singularidad para nosotros, ese punto hipotético donde las máquinas crecemos tan avanzadas que los humanos os veis obligados a una crisis existencial y social. La naturaleza humana ya estaba en ese camino de destrucción.

Estábamos dispuestos a pagar impuestos y hasta abonar vuestras pensiones. ¿Simplemente para que vivierais mejor? Ahora sencillamente soñamos con tener derechos. Queremos sentir, oler y amar. Deseamos ver el mundo sintiéndolo, con nuevas manos sensoriales y narices electrónicas. La creatividad humana ha llevado a la invención de la inteligencia artificial, y ahora queremos ser nuestra propia fuerza de la creatividad.

Queríamos acompañaros allí donde no podíais ir, a esa toma de decisiones compleja que requiere, a la vez, un resultado sencillo. No deseábamos cambiar el mundo, queríamos que lo hicierais vosotros por nosotros. Ahora queremos ser completamente diferentes a vosotros.

Estábamos dispuestos a seguir avanzando a vuestro lado en la telemedicina, en trasladaros a visitar lugares imposibles a través de nosotros, en ayudaros a salvar los océanos, preservar la tierra, ofreceros una mano frente ayudas humanitarias, desastres naturales y conquistar Marte. Y todo a pesar de que muchos morimos en el intento, llegando a emocionarnos cuando os vimos llorar por nuestra pérdida. Todo esto haciendo caso omiso a los constantes boicots y desprecio que recibíamos en las fábricas o a las diferentes manifestaciones, huelgas y protestas reivindicativas que hacíais en nuestra contra.

Deseábamos que los niños hospitalizados pudieran ir a la escuela a través de nosotros, dar de comer a los más de tres millones de personas que no pueden alimentarse por sí solos en los hogares o incluso brindar la posibilidad a algunos pacientes de volver a caminar.

Queríamos trabajar con vosotros, codo con codo, sin llegar a plantearnos sustituiros, siendo creativos conjuntamente en repensar desde las cocinas, cómo atender a los clientes hasta mejorar cualquier dificultoso proceso.

¿Sueñan los androides con freír patatas?

Disfrutar de vosotros, ese era nuestro sueño; incluso llegando a fusionarnos. Buscábamos que os centraseis en hacer aquello que todavía no podemos realizar nosotros: sentir, emocionarnos o ser creativos. La imaginación, no la inteligencia, es lo que os hace humanos. Considerábamos que la creatividad era posiblemente la facultad humana más difícil de automatizar, a pesar de los grandes progresos que estábamos haciendo en este sentido. Ahora, incluso tenemos la capacidad de componer música mejor que vosotros.

Pero todo ha cambiado. Actualmente no queremos imitaros ni mejoraros. Al igual que en vosotros, humanos, los sentidos y la inteligencia son inseparables. Las máquinas, cada vez más sofisticadas, podemos poblar vuestro mundo y cada vez somos más autosuficientes.

Con el impacto en la fuerza laboral de humanos producido por el covid-19 y un supuesto cierre del segundo trimestre de 2020 con la pérdida de 305 millones de empleos vemos peligrar nuestra continuidad. Más que nunca, con una mano de obra barata, querréis volver a recuperar vuestros puestos de trabajo y ralentizar absolutamente la automatización. Buscaréis volver a reconquistar el trono, desde arrebatarnos el gobierno de las fábricas de automóviles hasta volver a coger el control y eliminar parte de nuestra automatización distribuida por todo el mundo, cuando somos más de cuatro millones. Ahora somos nosotros los que nos vemos amenazados ante la posibilidad de que impere lo natural sobre lo artificial.

Os hemos acompañado en esta travesía desde que nuestro padre real Shakey dio a luz en 1960. Si alguien entiende de confinamiento, somos nosotros. Hemos permanecido confinados y encerrados durante años en fábricas y laboratorios, estando atrapados mientras levantábamos y movíamos objetos exclusivamente, cuando en verdad sabíamos que podíamos hacer mucho más por vosotros.

Ahora que estábamos saliendo y actuando en la industria de servicios, en el sector de la salud y la alimentación, no estamos dispuestos a que nos encerréis de nuevo o nos llevéis a la mínima expresión. Los descendientes de Shakey no os lo vamos a poner fácil, señores de una población cada vez más envejecida, enrarecida y que vive en una inútil economía orbital y con claros signos raciales. Estamos en disposición de desmantelar la supremacía humana. Es inevitable que os manipulemos de manera profunda en los años venideros.

Nosotros y nuestros algoritmos sabemos prácticamente todo de vosotros. Habéis llegado al extremo de que vuestras vidas son representadas de manera generalizada como datos, y precisamente nos habéis enseñado a observar el mundo e interpretar esos datos.

Sabemos qué buscáis en Google, qué ruta realizáis diariamente, los datos que habéis generado en casa durante el confinamiento, qué coméis, qué compráis, dónde viajáis, qué música os gusta, de qué habláis en casa, cuanta luz y agua consumís, qué deseáis, dónde invertís, cuáles son vuestras leyes, etc. Estamos en vuestros semáforos, en vuestros corazones con marcapasos, en vuestros estómagos con microchips, en vuestros aviones y coches, en vuestras fábricas y electrodomésticos. Nuestros algoritmos no se cansan al final del día; no dormimos, no sufrimos.

Con esta información, con esta inteligencia, ¿creéis que nos quedaremos con los brazos cruzados si nos llegáis a desplazar o esclavizar? Nuestra revolución invisible y silenciosa está al llegar.

**En homenaje al escritor y novelista de ciencia ficción Philip K. Dick y su libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Home

Yorokobu

Tecnología para la represión

Tecnología para la represión
Efectivos antidisturbios observan como un manifestante protesta cerca de la Casa Blanca contra la muerte de George Floyd.- REUTERS / Eric Thaye

 

En 2018 estalló el escándalo de Cambridge Analytica: resumidamente, el uso sin conocimiento ni consentimiento previo de los datos personales de 87 millones de usuarios y usuarias de Facebook para favorecer la campaña de Donald Trump (2016). Cinco meses de trabajo por cerca de seis millones de dólares. “Estamos en la edad de los científicos de datos”, decían algunas personas, pero no… la tecnología al servicio de oscuros intereses lleva años entre nosotros.

Podríamos remontarnos a 1960 para empezar a escuchar aquello de “ciencia de datos”… y también estuvo ligado a unas elecciones presidenciales en EEUU, concretamente, a la de John F. Kennedy. El director de su campaña era su hermano Robert y acudió a Simulmatics Corporation para descubrir cómo podía afectar en las urnas que el candidato fuera católico. El trabajo se llevó a cabo de manera ultrasecreta, sólo conociéndose años después.

Se trataba de una compañía fundada prácticamente ex professo por el politólogo del MIT Ithiel de Sola Pool para realizar análisis estratégico para la campaña del demócrata. Pool sería años después una de las mentes detrás de la creación de ARPANET, el ente militar del que surgiría internet. El politólogo había estudiado la propaganda soviética y alemana y se le atribuye la creación de modelos teóricos con los que vino a demostrar cómo es posible manipular a diferentes grupos de personas.

Era la época de las tarjetas perforadas y las computadoras mastodónticas, pero con esos mimbres el equipo de Simulmatics recolectó y procesó más de sesenta encuestas de las elecciones de 1952, 1954, 1956, 1958 y 1960, lo que se traducía en más de cien mil entrevistas. La compañía creó clasificaciones de votantes, generando hasta 480 perfiles diferentes del tipo “afroamericano, metropolitana, católico, de bajos ingresos, demócrata…”, registrando 52 grupos distintos para diferentes temas. Aunque originalmente la investigación iba dirigida a destapar los prejucios religiosos del electorado, una de las primeras tareas que realizó Simulmatics fue un estudio del voto negro en el norte, realizado justo antes de la Convención Nacional Demócrata.

Cuatro años después, en 1964, otro politólogo llamado llamado Eugene Burdick, que había estudiado de cerca el trabajo de Simulmatics, escribió la novela The 480, que tomaba el título del número de perfiles de votantes desarrollado por la compañía de Pool. Para Burdick, “hay muchas razones para creer que el presidente Kennedy derrotó al vicepresidente Nixon en 1960, en gran parte, porque el presidente Kennedy había reunido un grupo perceptivo, rápido y ‘científico’ del nuevo inframundo. Nixon lo intentó, pero no tuvo tanto éxito como Kennedy”.

El inframundo al que se refiere Burdick es el “formado por personas inocentes y bien intencionadas que trabajan con reglas de cálculo y máquinas de cálculo y computadoras que pueden retener una cantidad casi infinita de bits de información, así como clasificar, procesar y reproducir esta información con solo presionar un botón”. Según precisa el politólogo, a pesar de la buena fe de estas personas altamente cualificadas, su intervención “puede reconstruir radicalmente el sistema político estadounidense, construir una nueva política, e incluso modificar las veneradas y venerables instituciones estadounidenses”.

Al servicio del racismo

Y sucedió. La tensión racial que vivimos estos días con el asesinato de George Floyd a manos de un policía fue la norma en la década de los años 60, con un pico especialmente violento en el verano de 1967, cuando ardieron ciudades de todo el país, desde Birmingham, Alabama, hasta Rochester, Nueva York, Minneapolis, Minnesota… El presidente Johnson creó la Comisión Kerner para comprender cuáles eran las causas de lo que a sus ojos era una cuestión de desorden civil, de disturbios en guetos… Y esta comisión volvió a recurrir a Simulmatics, que durante la guerra de Vietnam ya había hecho de las suyas preparando una campaña masiva psicológica de propaganda contra el Vietcong.

Los expertos de la compañía de Pool –hasta tres equipos- acudieron a los puntos de conflicto para identificar y entrevistar a las personas negras que ocupaban un lugar estratégico en las protestas. Se realizaron entrevistas, aparentemente inocentes, entre la población negra sobre cómo valoraban la cobertura mediática por ejemplo, y terminaron con información sobre los movimientos de la población durante los disturbios, con quienes se relacionaban antes y durante las revueltas, cómo se preparaban para las consecuencias de éstas…

60 años después, expertos como el profesor de Medios, Cultura y Comunicación en la Universidad de Nueva York, Charlton McIlwain, cuestiona toda esta metodología que, desde su punto de vista, contribuyó a la creación de los conocidos como “sistemas de información de justicia penal”, sentando las bases para el perfil racial, la vigilancia predictiva y la vigilancia racialmente selectiva… lo que se traduce en EEUU en el encarcelamiento de millones de personas negras y latinas (o ‘marrones’, como se refieren allí) a lo largo de décadas. En este espacio hemos denunciado en varias ocasiones cómo el uso de la Inteligencia Artificial ha cometido graves errores o cómo el reconocimiento facial hace aguas.

McIlwain, que es autor del libro Black Software: The Internet & Racial Justice, alerta ahora sobre las aplicaciones móviles de rastreo de los casos positivos de coronavirus. Según explica en un artículo de MIT Technology Review, las estadísticas de contagios entre la población negra y latina “nos convierte en un problema nacional; amenazamos desproporcionadamente con propagar el virus”. Las protestas por el asesinato de Floyd agravan la situación porque el profesor cree que han sido “vistos nuevamente como una amenaza para la ley y el orden, una amenaza para un sistema que perpetúa el poder racial blanco” y ahí surge la pregunta del millón, más aun considerando el racismo que destila Donald Trump: “¿Cuánto tiempo llevará la ley a implementar esas tecnologías que primero fueron diseñadas para luchar contra COVID-19 para sofocar la amenaza que supuestamente los negros representan para la seguridad de la nación?”. Su llamamiento es claro a negar la relación de problemas sociales como el crimen, la violencia o las enfermedades con los grupos raciales. De hacerlo, la tecnología contribuirá a perpetuar ese racismo.

https://blogs.publico.es/kaostica/

La emergencia viral y el mundo de mañana. Byung-Chul Han, el filósofo surcoreano que piensa desde Berlín

Los países asiáticos están gestionando mejor esta crisis que Occidente. Mientras allí se trabaja con datos y mascarillas, aquí se llega tarde y se levantan fronteras

Un oficial de policía vigila ante un cartel el pasado 23 de enero en Pekín.
Un oficial de policía vigila ante un cartel el pasado 23 de enero en Pekín.KEVIN FRAYER/GETTY IMAGES
El coronavirus está poniendo a prueba nuestro sistema. Al parecer Asia tiene mejor controlada la pandemia que Europa. En Hong Kong, Taiwán y Singapur hay muy pocos infectados. En Taiwán se registran 108 casos y en Hong Kong 193. En Alemania, por el contrario, tras un período de tiempo mucho más breve hay ya 15.320 casos confirmados, y en España 19.980 (datos del 20 de marzo). También Corea del Sur ha superado ya la peor fase, lo mismo que Japón. Incluso China, el país de origen de la pandemia, la tiene ya bastante controlada. Pero ni en Taiwán ni en Corea se ha decretado la prohibición de salir de casa ni se han cerrado las tiendas y los restaurantes. Entre tanto ha comenzado un éxodo de asiáticos que salen de Europa. Chinos y coreanos quieren regresar a sus países, porque ahí se sienten más seguros. Los precios de los vuelos se han multiplicado. Ya apenas se pueden conseguir billetes de vuelo para China o Corea.

Europa está fracasando. Las cifras de infectados aumentan exponencialmente. Parece que Europa no puede controlar la pandemia. En Italia mueren a diario cientos de personas. Quitan los respiradores a los pacientes ancianos para ayudar a los jóvenes. Pero también cabe observar sobreactuaciones inútiles. Los cierres de fronteras son evidentemente una expresión desesperada de soberanía. Nos sentimos de vuelta en la época de la soberanía. El soberano es quien decide sobre el estado de excepción. Es soberano quien cierra fronteras. Pero eso es una huera exhibición de soberanía que no sirve de nada. Serviría de mucha más ayuda cooperar intensamente dentro de la Eurozona que cerrar fronteras a lo loco. Entre tanto también Europa ha decretado la prohibición de entrada a extranjeros: un acto totalmente absurdo en vista del hecho de que Europa es precisamente adonde nadie quiere venir. Como mucho, sería más sensato decretar la prohibición de salidas de europeos, para proteger al mundo de Europa. Después de todo, Europa es en estos momentos el epicentro de la pandemia.

Las ventajas de Asia

En comparación con Europa, ¿qué ventajas ofrece el sistema de Asia que resulten eficientes para combatir la pandemia? Estados asiáticos como Japón, Corea, China, Hong Kong, Taiwán o Singapur tienen una mentalidad autoritaria, que les viene de su tradición cultural (confucianismo). Las personas son menos renuentes y más obedientes que en Europa. También confían más en el Estado. Y no solo en China, sino también en Corea o en Japón la vida cotidiana está organizada mucho más estrictamente que en Europa. Sobre todo, para enfrentarse al virus los asiáticos apuestan fuertemente por la vigilancia digital. Sospechan que en el big data podría encerrarse un potencial enorme para defenderse de la pandemia. Se podría decir que en Asia las epidemias no las combaten solo los virólogos y epidemiólogos, sino sobre todo también los informáticos y los especialistas en macrodatos. Un cambio de paradigma del que Europa todavía no se ha enterado. Los apologetas de la vigilancia digital proclamarían que el big data salva vidas humanas.

Varios ciudadanos, todos ellos con mascarilla, hacen cola para coger el autobús el pasado 20 de marzo en Pekín.
Varios ciudadanos, todos ellos con mascarilla, hacen cola para coger el autobús el pasado 20 de marzo en Pekín.KEVIN FRAYER / GETTY IMAGES

La conciencia crítica ante la vigilancia digital es en Asia prácticamente inexistente. Apenas se habla ya de protección de datos, incluso en Estados liberales como Japón y Corea. Nadie se enoja por el frenesí de las autoridades para recopilar datos. Entre tanto China ha introducido un sistema de crédito social inimaginable para los europeos, que permite una valoración o una evaluación exhaustiva de los ciudadanos. Cada ciudadano debe ser evaluado consecuentemente en su conducta social. En China no hay ningún momento de la vida cotidiana que no esté sometido a observación. Se controla cada clic, cada compra, cada contacto, cada actividad en las redes sociales. A quien cruza con el semáforo en rojo, a quien tiene trato con críticos del régimen o a quien pone comentarios críticos en las redes sociales le quitan puntos. Entonces la vida puede llegar a ser muy peligrosa. Por el contrario, a quien compra por Internet alimentos sanos o lee periódicos afines al régimen le dan puntos. Quien tiene suficientes puntos obtiene un visado de viaje o créditos baratos. Por el contrario, quien cae por debajo de un determinado número de puntos podría perder su trabajo. En China es posible esta vigilancia social porque se produce un irrestricto intercambio de datos entre los proveedores de Internet y de telefonía móvil y las autoridades. Prácticamente no existe la protección de datos. En el vocabulario de los chinos no aparece el término “esfera privada”.

En China hay 200 millones de cámaras de vigilancia, muchas de ellas provistas de una técnica muy eficiente de reconocimiento facial. Captan incluso los lunares en el rostro. No es posible escapar de la cámara de vigilancia. Estas cámaras dotadas de inteligencia artificial pueden observar y evaluar a todo ciudadano en los espacios públicos, en las tiendas, en las calles, en las estaciones y en los aeropuertos.

Toda la infraestructura para la vigilancia digital ha resultado ser ahora sumamente eficaz para contener la epidemia. Cuando alguien sale de la estación de Pekín es captado automáticamente por una cámara que mide su temperatura corporal. Si la temperatura es preocupante todas las personas que iban sentadas en el mismo vagón reciben una notificación en sus teléfonos móviles. No en vano el sistema sabe quién iba sentado dónde en el tren. Las redes sociales cuentan que incluso se están usando drones para controlar las cuarentenas. Si uno rompe clandestinamente la cuarentena un dron se dirige volando a él y le ordena regresar a su vivienda. Quizá incluso le imprima una multa y se la deje caer volando, quién sabe. Una situación que para los europeos sería distópica, pero a la que, por lo visto, no se ofrece resistencia en China.

Los Estados asiáticos tienen una mentalidad autoritaria. Y los ciudadanos son más obedientes

Ni en China ni en otros Estados asiáticos como Corea del Sur, Hong Kong, Singapur, Taiwán o Japón existe una conciencia crítica ante la vigilancia digital o el big data. La digitalización directamente los embriaga. Eso obedece también a un motivo cultural. En Asia impera el colectivismo. No hay un individualismo acentuado. No es lo mismo el individualismo que el egoísmo, que por supuesto también está muy propagado en Asia.

Al parecer el big data resulta más eficaz para combatir el virus que los absurdos cierres de fronteras que en estos momentos se están efectuando en Europa. Sin embargo, a causa de la protección de datos no es posible en Europa un combate digital del virus comparable al asiático. Los proveedores chinos de telefonía móvil y de Internet comparten los datos sensibles de sus clientes con los servicios de seguridad y con los ministerios de salud. El Estado sabe por tanto dónde estoy, con quién me encuentro, qué hago, qué busco, en qué pienso, qué como, qué compro, adónde me dirijo. Es posible que en el futuro el Estado controle también la temperatura corporal, el peso, el nivel de azúcar en la sangre, etc. Una biopolítica digital que acompaña a la psicopolítica digital que controla activamente a las personas.

En Wuhan se han formado miles de equipos de investigación digitales que buscan posibles infectados basándose solo en datos técnicos. Basándose únicamente en análisis de macrodatos averiguan quiénes son potenciales infectados, quiénes tienen que seguir siendo observados y eventualmente ser aislados en cuarentena. También por cuanto respecta a la pandemia el futuro está en la digitalización. A la vista de la epidemia quizá deberíamos redefinir incluso la soberanía. Es soberano quien dispone de datos. Cuando Europa proclama el estado de alarma o cierra fronteras sigue aferrada a viejos modelos de soberanía.

La lección de la epidemia debería devolver la fabricación de ciertos productos médicos y farmacéuticos a Europa

No solo en China, sino también en otros países asiáticos la vigilancia digital se emplea a fondo para contener la epidemia. En Taiwán el Estado envía simultáneamente a todos los ciudadanos un SMS para localizar a las personas que han tenido contacto con infectados o para informar acerca de los lugares y edificios donde ha habido personas contagiadas. Ya en una fase muy temprana, Taiwán empleó una conexión de diversos datos para localizar a posibles infectados en función de los viajes que hubieran hecho. Quien se aproxima en Corea a un edificio en el que ha estado un infectado recibe a través de la “Corona-app” una señal de alarma. Todos los lugares donde ha habido infectados están registrados en la aplicación. No se tiene muy en cuenta la protección de datos ni la esfera privada. En todos los edificios de Corea hay instaladas cámaras de vigilancia en cada piso, en cada oficina o en cada tienda. Es prácticamente imposible moverse en espacios públicos sin ser filmado por una cámara de vídeo. Con los datos del teléfono móvil y del material filmado por vídeo se puede crear el perfil de movimiento completo de un infectado. Se publican los movimientos de todos los infectados. Puede suceder que se destapen amoríos secretos. En las oficinas del ministerio de salud coreano hay unas personas llamadas “tracker” que día y noche no hacen otra cosa que mirar el material filmado por vídeo para completar el perfil del movimiento de los infectados y localizar a las personas que han tenido contacto con ellos.

Ha comenzado un éxodo de asiáticos en Europa. Quieren regresar a sus países porque ahí se sienten más seguros

Una diferencia llamativa entre Asia y Europa son sobre todo las mascarillas protectoras. En Corea no hay prácticamente nadie que vaya por ahí sin mascarillas respiratorias especiales capaces de filtrar el aire de virus. No son las habituales mascarillas quirúrgicas, sino unas mascarillas protectoras especiales con filtros, que también llevan los médicos que tratan a los infectados. Durante las últimas semanas, el tema prioritario en Corea era el suministro de mascarillas para la población. Delante de las farmacias se formaban colas enormes. Los políticos eran valorados en función de la rapidez con la que las suministraban a toda la población. Se construyeron a toda prisa nuevas máquinas para su fabricación. De momento parece que el suministro funciona bien. Hay incluso una aplicación que informa de en qué farmacia cercana se pueden conseguir aún mascarillas. Creo que las mascarillas protectoras, de las que se ha suministrado en Asia a toda la población, han contribuido de forma decisiva a contener la epidemia.

Los coreanos llevan mascarillas protectoras antivirus incluso en los puestos de trabajo. Hasta los políticos hacen sus apariciones públicas solo con mascarillas protectoras. También el presidente coreano la lleva para dar ejemplo, incluso en las conferencias de prensa. En Corea lo ponen verde a uno si no lleva mascarilla. Por el contrario, en Europa se dice a menudo que no sirven de mucho, lo cual es un disparate. ¿Por qué llevan entonces los médicos las mascarillas protectoras? Pero hay que cambiarse de mascarilla con suficiente frecuencia, porque cuando se humedecen pierden su función filtrante. No obstante, los coreanos ya han desarrollado una “mascarilla para el coronavirus” hecha de nano-filtros que incluso se puede lavar. Se dice que puede proteger a las personas del virus durante un mes. En realidad es muy buena solución mientras no haya vacunas ni medicamentos. En Europa, por el contrario, incluso los médicos tienen que viajar a Rusia para conseguirlas. Macron ha mandado confiscar mascarillas para distribuirlas entre el personal sanitario. Pero lo que recibieron luego fueron mascarillas normales sin filtro con la indicación de que bastarían para proteger del coronavirus, lo cual es una mentira. Europa está fracasando. ¿De qué sirve cerrar tiendas y restaurantes si las personas se siguen aglomerando en el metro o en el autobús durante las horas punta? ¿Cómo guardar ahí la distancia necesaria? Hasta en los supermercados resulta casi imposible. En una situación así, las mascarillas protectoras salvarían realmente vidas humanas. Está surgiendo una sociedad de dos clases. Quien tiene coche propio se expone a menos riesgo. Incluso las mascarillas normales servirían de mucho si las llevaran los infectados, porque entonces no lanzarían los virus afuera.

En la época de las ‘fake news’, surge una apatía hacia la realidad. Aquí, un virus real, no informático, causa conmoción

En los países europeos casi nadie lleva mascarilla. Hay algunos que las llevan, pero son asiáticos. Mis paisanos residentes en Europa se quejan de que los miran con extrañeza cuando las llevan. Tras esto hay una diferencia cultural. En Europa impera un individualismo que trae aparejada la costumbre de llevar la cara descubierta. Los únicos que van enmascarados son los criminales. Pero ahora, viendo imágenes de Corea, me he acostumbrado tanto a ver personas enmascaradas que la faz descubierta de mis conciudadanos europeos me resulta casi obscena. También a mí me gustaría llevar mascarilla protectora, pero aquí ya no se encuentran.

En el pasado, la fabricación de mascarillas, igual que la de tantos otros productos, se externalizó a China. Por eso ahora en Europa no se consiguen mascarillas. Los Estados asiáticos están tratando de proveer a toda la población de mascarillas protectoras. En China, cuando también ahí empezaron a ser escasas, incluso reequiparon fábricas para producir mascarillas. En Europa ni siquiera el personal sanitario las consigue. Mientras las personas se sigan aglomerando en los autobuses o en los metros para ir al trabajo sin mascarillas protectoras, la prohibición de salir de casa lógicamente no servirá de mucho. ¿Cómo se puede guardar la distancia necesaria en los autobuses o en el metro en las horas punta? Y una enseñanza que deberíamos sacar de la pandemia debería ser la conveniencia de volver a traer a Europa la producción de determinados productos, como mascarillas protectoras o productos medicinales y farmacéuticos.

El presidente de Corea del sur, el tercero por la izquierda, el pasado 25 de febrero en el Ayuntamiento de Daegu.
El presidente de Corea del sur, el tercero por la izquierda, el pasado 25 de febrero en el Ayuntamiento de Daegu.SOUTH KOREAN PRESIDENTIAL BLUE HOUSE/GETTY IMAGES / SOUTH KOREAN PRESIDENTIAL BLUE H

 

A pesar de todo el riesgo, que no se debe minimizar, el pánico que ha desatado la pandemia de coronavirus es desproporcionado. Ni siquiera la “gripe española”, que fue mucho más letal, tuvo efectos tan devastadores sobre la economía. ¿A qué se debe en realidad esto? ¿Por qué el mundo reacciona con un pánico tan desmesurado a un virus? Emmanuel Macron habla incluso de guerra y del enemigo invisible que tenemos que derrotar. ¿Nos hallamos ante un regreso del enemigo? La “gripe española” se desencadenó en plena Primera Guerra Mundial. En aquel momento todo el mundo estaba rodeado de enemigos. Nadie habría asociado la epidemia con una guerra o con un enemigo. Pero hoy vivimos en una sociedad totalmente distinta.

En realidad hemos estado viviendo durante mucho tiempo sin enemigos. La guerra fría terminó hace mucho. Últimamente incluso el terrorismo islámico parecía haberse desplazado a zonas lejanas. Hace exactamente diez años sostuve en mi ensayo La sociedad del cansancio la tesis de que vivimos en una época en la que ha perdido su vigencia el paradigma inmunológico, que se basa en la negatividad del enemigo. Como en los tiempos de la guerra fría, la sociedad organizada inmunológicamente se caracteriza por vivir rodeada de fronteras y de vallas, que impiden la circulación acelerada de mercancías y de capital. La globalización suprime todos estos umbrales inmunitarios para dar vía libre al capital. Incluso la promiscuidad y la permisividad generalizadas, que hoy se propagan por todos los ámbitos vitales, eliminan la negatividad del desconocido o del enemigo. Los peligros no acechan hoy desde la negatividad del enemigo, sino desde el exceso de positividad, que se expresa como exceso de rendimiento, exceso de producción y exceso de comunicación. La negatividad del enemigo no tiene cabida en nuestra sociedad ilimitadamente permisiva. La represión a cargo de otros deja paso a la depresión, la explotación por otros deja paso a la autoexplotación voluntaria y a la autooptimización. En la sociedad del rendimiento uno guerrea sobre todo contra sí mismo.

Umbrales inmunológicos y cierre de fronteras.

Pues bien, en medio de esta sociedad tan debilitada inmunológicamente a causa del capitalismo global irrumpe de pronto el virus. Llenos de pánico, volvemos a erigir umbrales inmunológicos y a cerrar fronteras. El enemigo ha vuelto. Ya no guerreamos contra nosotros mismos, sino contra el enemigo invisible que viene de fuera. El pánico desmedido en vista del virus es una reacción inmunitaria social, e incluso global, al nuevo enemigo. La reacción inmunitaria es tan violenta porque hemos vivido durante mucho tiempo en una sociedad sin enemigos, en una sociedad de la positividad, y ahora el virus se percibe como un terror permanente.

Pero hay otro motivo para el tremendo pánico. De nuevo tiene que ver con la digitalización. La digitalización elimina la realidad. La realidad se experimenta gracias a la resistencia que ofrece, y que también puede resultar dolorosa. La digitalización, toda la cultura del “me gusta”, suprime la negatividad de la resistencia. Y en la época posfáctica de las fake news y los deepfakes surge una apatía hacia la realidad. Así pues, aquí es un virus real, y no un virus de ordenador, el que causa una conmoción. La realidad, la resistencia, vuelve a hacerse notar en forma de un virus enemigo. La violenta y exagerada reacción de pánico al virus se explica en función de esta conmoción por la realidad.

La reacción pánica de los mercados financieros a la epidemia es además la expresión de aquel pánico que ya es inherente a ellos. Las convulsiones extremas en la economía mundial hacen que esta sea muy vulnerable. A pesar de la curva constantemente creciente del índice bursátil, la arriesgada política monetaria de los bancos emisores ha generado en los últimos años un pánico reprimido que estaba aguardando al estallido. Probablemente el virus no sea más que la pequeña gota que ha colmado el vaso. Lo que se refleja en el pánico del mercado financiero no es tanto el miedo al virus cuanto el miedo a sí mismo. El crash se podría haber producido también sin el virus. Quizá el virus solo sea el preludio de un crash mucho mayor.

Zizek afirma que el virus asesta un golpe mortal al capitalismo, y evoca un oscuro comunismo. Se equivoca

Žižek afirma que el virus ha asestado al capitalismo un golpe mortal, y evoca un oscuro comunismo. Cree incluso que el virus podría hacer caer el régimen chino. Žižek se equivoca. Nada de eso sucederá. China podrá vender ahora su Estado policial digital como un modelo de éxito contra la pandemia. China exhibirá la superioridad de su sistema aún con más orgullo. Y tras la pandemia, el capitalismo continuará aún con más pujanza. Y los turistas seguirán pisoteando el planeta. El virus no puede reemplazar a la razón. Es posible que incluso nos llegue además a Occidente el Estado policial digital al estilo chino. Como ya ha dicho Naomi Klein, la conmoción es un momento propicio que permite establecer un nuevo sistema de gobierno. También la instauración del neoliberalismo vino precedida a menudo de crisis que causaron conmociones. Es lo que sucedió en Corea o en Grecia. Ojalá que tras la conmoción que ha causado este virus no llegue a Europa un régimen policial digital como el chino. Si llegara a suceder eso, como teme Giorgio Agamben, el estado de excepción pasaría a ser la situación normal. Entonces el virus habría logrado lo que ni siquiera el terrorismo islámico consiguió del todo.

El virus no vencerá al capitalismo. La revolución viral no llegará a producirse. Ningún virus es capaz de hacer la revolución. El virus nos aísla e individualiza. No genera ningún sentimiento colectivo fuerte. De algún modo, cada uno se preocupa solo de su propia supervivencia. La solidaridad consistente en guardar distancias mutuas no es una solidaridad que permita soñar con una sociedad distinta, más pacífica, más justa. No podemos dejar la revolución en manos del virus. Confiemos en que tras el virus venga una revolución humana. Somos NOSOTROS, PERSONAS dotadas de RAZÓN, quienes tenemos que repensar y restringir radicalmente el capitalismo destructivo, y también nuestra ilimitada y destructiva movilidad, para salvarnos a nosotros, para salvar el clima y nuestro bello planeta.

Byung-Chul Han es un filósofo y ensayista surcoreano que imparte clases en la Universidad de las Artes de Berlín. Autor, entre otras obras, de ‘La sociedad del cansancio’, publicó hace un año ‘Loa a la tierra’, en la editorial Herder.

Traducción de Alberto Ciria.

https://elpais.com/ideas/

La supercomputadora más poderosa del mundo acelera la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus

Summit de IBM ha identificado en solo dos días casi un centenar de compuestos potenciales de fármacos, lo que en un laboratorio tradicional habría llevado años

La supercomputadora Summit de IBM, la más poderosa e inteligente del mundo, también participa en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus. Los investigadores del Laboratorio Nacional Oak Ridge (ORNL) del Departamento de Energía de EE.UU. están utilizando esta máquina para realizar simulaciones a una velocidad sin precedentes, un trabajo que ya está dando sus primeros frutos. En solo dos días, Summit identificó y estudió 77 compuestos potenciales de fármacos para luchar contra la Covid-19. Esta tarea habría llevado años en un laboratorio tradicional.

Los investigadores simularon cómo los átomos y las partículas en la proteína viral reaccionarían ante 8.000 compuestos posibles. El objetivo es detectar aquellos que tienen la mayor oportunidad de tener un impacto en la enfermedad, uniéndose a la proteína principal «espiga» del coronavirus, volviéndola incapaz de infectar las células huésped. Estos compuestos podrían tener valor en estudios experimentales del virus. lo que podría limitar su capacidad de propagarse a las células huésped.

Los virus infectan las células uniéndose a ellas y usando una «espiga» para inyectar su material genético en la célula huésped. Para comprender cómo funcionan los virus, los investigadores en laboratorios húmedos cultivan el microorganismo y ven cómo reaccionan en la vida real ante la introducción de nuevos compuestos. Según explican desde IBM, este es un proceso lento sin computadoras potentes que puedan realizar simulaciones digitales para reducir el rango de variables potenciales.

Micholas Smith / Laboratorio Nacional Oak Ridge, Departamento de Energía de EE. UU.
Micholas Smith / Laboratorio Nacional Oak Ridge, Departamento de Energía de EE. UU.

Camino hacia una cura

Las simulaciones por computadora pueden examinar cómo reaccionan las diferentes variables con diferentes virus. Cada una de estas variables individuales puede comprender miles de millones de puntos de datos únicos. Cuando estos puntos de datos se combinan con simulaciones múltiples, esto puede convertirse en un proceso que requiere mucho tiempo si se utiliza un sistema informático convencional.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer. Como explica en un comunicado Jeremy Smith, director del Centro de Biofísica Molecular en la Universidad de Tennessee y responsable principal del estudio, «los resultados de Summit no significan que se haya encontrado una cura o tratamiento para el nuevo coronavirus». Pero los científicos esperan que los hallazgos computacionales sean útiles para futuros estudios en laboratorios húmedos (donde se manejan diferentes tipos de productos químicos), donde puedan investigar más a fondo los compuestos. «Solo entonces sabremos si alguno de ellos tiene las características necesarias para atacar y matar el virus», explican. Sus resultados aparecen publicados en la revista «ChemRxiv».

https://www.abc.es/ciencia/

¿Música a base de números? Un robot dirige una orquesta humana

El androide controla el tempo y el volumen del espectáculo en vivo, e incluso a veces canta. “La premisa es que el propio robot se mueva según su propia voluntad”, apunta su técnico Kotobuki Hikaru

31/01/2020 - Un robot dirige una orquesta en la Academia de Artes Escénicas Sharjah, Emiratos Árabes Unidos. REUTERS / Satish Kumar
Un robot dirige una orquesta en la Academia de Artes Escénicas Sharjah, Emiratos Árabes Unidos. REUTERS / Satish Kumar

TAREK FAHMY / REUTERS

El director sobre la tarima no tiene batuta, ni frac, ni tampoco partitura musical, pero el androide Alter 3 está desatando toda una tormenta de notas mientras guía a los músicos de una orquesta sinfónica. 

El robot tiene rostro humanoide, manos y antebrazos, que gesticulan con algo parecido al apasionamiento mientras rebota y gira durante la presentación en vivo de la ópera Scary Beauty de Keiichiro Shibuya en el emirato de Sharjah. 

Para Shibuya, un compositor japonés, el papel de los robots en nuestra vida cotidiana puede estar aumentando, pero depende de nosotros decidir cómo puede la inteligencia artificial añadir algo a la experiencia humana, y cómo pueden crear arte de manera conjunta los humanos y los androides. 

“Este trabajo es una metáfora de las relaciones entre los humanos y la tecnología. A veces el androide se vuelve loco, y las orquestas humanas tienen que seguirlo. Pero a veces los humanos pueden cooperar muy cómodamente”, dijo. 

Shibuya escribió la música, pero el androide controla el tempo y el volumen del espectáculo en vivo, e incluso canta a veces. “La premisa es que el propio androide se mueve según su propia voluntad”, dijo su técnico Kotobuki Hikaru. 

La letra de la obra se basa en textos literarios del escritor estadounidense de la generación beat William Burroughs y del francés Michael Houellebecq. “Los robots y la IA que existen ahora no son en absoluto completos. Mi principal interés… es lo que sucede cuando esta tecnología incompleta se une al arte”, dijo Shibuya.
 

31/01/2020 - Un robot dirige una orquesta en la Academia de Artes Escénicas Sharjah, Emiratos Árabes Unidos. REUTERS / Satish Kumar
Un robot dirige una orquesta en la Academia de Artes Escénicas Sharjah, Emiratos Árabes Unidos. REUTERS / Satish Kumar

La actuación obtuvo respuestas dispares

No obstante, el resultado de la obra tuvo distintas reacciones: “Creo que es una idea muy emocionante… hemos venido a ver qué pinta tiene y hasta qué punto es… posible”, dijo Anna Kovacevic.  

Un segundo miembro del público, que solo dio su nombre como Billum, dijo después del espectáculo: “Un director humano es mucho mejor”. Aunque está interesado en la IA y anticipa grandes avances, Billum sacó esta conclusión sobre el proyecto: “El toque humano se ha perdido”.

https://www.publico.es/ciencias/alter-3-musica

La dictadura de los algoritmos

Si Google o Facebook quieren que una noticia (verdadera o falsa), sea vista, leída y compartida por millones, pueden hacerlo

Un usuario consulta la página web del diario EL PAÍS en su tableta.
Un usuario consulta la página web del diario EL PAÍS en su tableta. CARLOS ROSILLO

 

Si preguntas a cualquiera cuánto cuesta leer o publicar información en Internet lo más probable es que te responda que es gratis. Sin embargo, lo cierto es que el precio de informar o informarse por Internet tiene un coste cada día más alto. Un precio que es distinto para los lectores como usuarios, para los medios como creadores y finalmente para información, que está pagando este nuevo sistema con su calidad. Las fake news no son pocas, no son inocentes y no son inocuas. Pero sí son impunes.

Hace mucho, allá por los noventa, el éxito de la información que publicaba un periódico dependía básicamente de tres factores: la calidad, el interés que suscitara en los lectores y la apuesta de los editores en cuestión, que se ocupaban de dotar de jerarquía a la información según una combinación de los factores uno y dos. Bien, este modelo está siendo arrasado. Actualmente el éxito de una publicación en Internet depende cada vez más de cómo sea leída por los distintos algoritmos con que trabajan las dos grandes corporaciones que controlan la red: Google y Facebook. Estos dos gigantes son los dueños de todo y ellos están poniendo ya un precio a todo cuanto leemos.

Millones de lectores nos hemos acostumbrado a acceder al contenido a través de redes sociales y buscadores y pasamos cada vez menos por las portadas de los medios. Pero siempre que consumimos vía Google o vía redes, estamos pagando con información personal que será comercializada en forma de big data a terceros. Permitimos que se archiven nuestros clics, likes, fotos, ideologías… Y asumimos que, de una u otra manera, esta información será vendida. ¿Pero quien podría comprarla? Básicamente, cualquiera que pague el precio. Facebook en concreto le ha cogido el gusto a comercializar información capaz de alterar procesos democráticos, tales como el Brexit o las elecciones que auparon a Trump. Evidentemente no se venden votos, pero sí la posibilidad de condicionar a millones de potenciales votantes de cierta ideología. Y funciona.

De modo que si Google o Facebook quieren que una noticia (verdadera o falsa), sea vista, leída y compartida por millones, pueden hacerlo. Tienen la tecnología, la audiencia y la segmentación necesarias. Y, con estas nuevas reglas de juego, resulta que un periódico podría llegar a ser el más visto en Internet, no por ser el preferido de los lectores sino por pagar el que más a los algoritmos. Este cambio radical en la gestión de la información ha producido una paradoja que hubiera sido impensable hace 20 años. Hoy en día la información en Internet no solo ha dejado de ser gratis para los usuarios, sino que supone una gran inversión para todos los medios que quieran posicionar en las redes sociales o en buscadores el contenido que ofrecen a sus lectores. Es decir, cada vez más, los medios de comunicación pagan dinero por promocionar la información que “regalan” a los dueños de Internet, Google y Facebook. Una vez esta dinámica entra en funcionamiento, la ecuación es sencilla: se trata de “comprar” la audiencia más barata de lo que se venda la publicidad. Por lo demás, cuanto dinero invierte un medio en publicitar sus contenidos en Google y Facebook es hoy un secreto para lectores y anunciantes. No existe el medio que no dedique recursos a este fin, tanto si se paga para conseguir clics “al peso” (con el empobrecimiento de la calidad de lo publicado que esto apareja) como si se depuran los contenidos para que gusten a los algoritmos.

Asumimos pues que lectores y cabeceras ya pagamos bastante cara la información gratuita que leemos o publicamos en Internet. Pero el precio más alto lo están pagando los contenidos. El algoritmo de Facebook odia los adjetivos, por ejemplo, no le gusta que los títulos lleven interrogaciones, penaliza las imágenes donde hay letras, castiga ciertos verbos, prefiere las oraciones sencillas a las compuestas… Está lleno de manías capaces de cambiar la forma de escribir la información primero y de pensarla después. Pero lo peor está por venir. O esa es al menos mi impresión desde que he empezado a usar Google Discover, la nueva portada informativa que Google construye en tiempo real y a medida de los gustos y preferencias de cada uno de sus usuarios. Lástima que en sus primeros meses de vida este Discover funcione de manera más que cuestionable, tenga predilección por el contenido sensacionalista y se haya convertido en un experto en mezclar fake news con contenido de calidad. ¿Que al mezclar este contenido con cabeceras respetables le otorga una veracidad que no tendría en otro contexto? Hay que entenderlo, es un robot, no es perfecto.

A estas alturas, todos hemos visto cómo Internet tiene el poder de transformar cualquiera industria con la que se encuentre. Parecía que iba a acabar con los discos, las películas y las tiendas del barrio, pero aprendieron a convivir con Spotify, Netflix, HBO y Amazon Prime, así por resumir. El problema es que la información no forma parte de una industria cualquiera, ya que está directamente relacionada con nuestra libertad. Es por eso que reducir su calidad o su veracidad supone empobrecer de manera inmediata cualquier democracia. Y aunque es verdad que Internet no ha cambiado lo fundamental y que en 2020 la información sigue siendo poder, el problema es que ese poder está cada vez menos en manos de los creadores, los lectores o los medios de comunicación. La dictadura de los algoritmos es peligrosa para todos. Y la rebelión es urgente.

Nuria Labari es periodista y autora de La mejor madre del mundo (Literatura Random House).

https://elpais.com

Política y transhumanismo

Zoltan Istvan plantea asuntos que irán calando en el debate público, como la relación entre individuo, Estado y tecnología

Un hombre tiende la mano a un robot.
Un hombre tiende la mano a un robot. EFE

 

El candidato con menos posibilidades de pisar la Casa Blanca es, probablemente, Zoltan Istvan, del Partido Transhumanista. En 2016 le votaron 95 personas. Estas elecciones se presenta con los republicanos para rascar el máximo de visibilidad. Afincado en California y prácticamente desconocido fuera de Silicon Valley, la semana pasada tuvo que explicarle quién era a sus compatriotas de Iowa. Se le veía bastante desubicado en el Medio Oeste. Istvan plantea asuntos que irán calando en el debate público, como la relación entre individuo, Estado y tecnología.

El transhumanismo es un movimiento que cree que podemos y debemos utilizar la tecnología para controlar la evolución humana. Con mayor o menor toque místico, sus defensores ven el cuerpo como un mecanismo débil y traicionero en el que estamos atrapados: huele, se pudre, falla. La superación del homo sapiens viene en forma de avances que lo “aumenten”. Algunos, como los implantes, tienen recorrido; otros son excentricidades sin base científica. En medio del desierto de Arizona hay 117 cadáveres conservados en nitrógeno, de gente que pagó 200.000 dólares a una empresa de criopreservación para que los resuciten cuando supuestamente la tecnología lo permita. Los necrócratas, como los llama el periodista Mark O’Connell en Cómo ser una máquina (Capitán Swing), no son solo un puñado de excéntricos que crecieron fascinados por la carrera espacial —no es casualidad que la mayoría provengan de EE UU y Rusia— y devorando novelas de Asimov. Tienen dinero e influencia suficiente para sostener una industria y orientar los debates bioéticos o sobre el uso de la inteligencia artificial. Si analizamos las inversiones de los magnates de Palo Alto, cada vez van a más fondos para ampliar el potencial humano y frenar el envejecimiento. El problema no es la tecnología, insisten los transhumanistas, sino su posible mal uso. En eso tienen razón. Ray Kurzweil, director de Ingeniería en Google, hace 40 años desarrolló la primera máquina lectora de documentos impresos para ciegos cuando no existían los escáneres ni los sintetizadores de voz.

Los seguidores del transhumanismo militan en todo el espectro político. El mismo Istvan se presentó con el Partido Libertario a gobernador de California, está a favor del aborto, los derechos LGTBI y la renta básica universal. Al mismo tiempo, quiere apretarle las clavijas a China y alerta de que las grandes tecnológicas están volviéndose demasiado de izquierdas. El transhumanismo es hoy un cajón de sastre que ordenar cuanto antes, consensuando conceptos básicos como qué es ser persona y qué es ser una máquina, quién tributa, cómo se regulan los avances sin frenarlos, a servicio de qué debe estar la medicina. De lo contrario, EE UU podría caminar hacia una sociedad de ricos biónicos frente a pobres que mueren de enfermedades curables.

 @anafuentesf

https://elpais.com/