Estornudando

Estornudando

El historiador Jesús Hernández Jaimes me envía una pequeña joya archival, encontrada por él en El Registro Oficial. Periódico del Departamento de Durango, tomo 2, núm. 190, 7 de diciembre de 1843, pág. 4.

Es un texto sobre el estornudo que se lee como sigue:

Dice Aristóteles que cuando una persona estornudaba en compañía de varias personas, éstas le saludaban para manifestarle que se veneraba su cerebro como depositario de los sentidos y del talento.

El jesuita Strada, cree que para hallar el origen de estos saludos se debe retroceder a los tiempos de Prometeo, que habiendo conseguido encerrar en una cajita un rayo de sol para animar su estatua, se la aplicó a las narices, como quien toma un polvo de tabaco, lo que le hizo estornudar al momento.

Los rabinos sostienen que a Adán se debe el primer estornudo. Ciertamente se necesita no poca agudeza para haber rastreado, que el primer hombre fue también el primero que estornudó. Antiguamente el estornudo era de mal agüero y presagio de muerte, pero parece que Jacob, no queriendo morirse por semejante bagatela, pidió a Dios que cambiase este orden de cosas, y que cada prójimo pudiese estornudar cuantas veces tuviese a bien sin miedo de salir instantáneamente de este pícaro mundo. Dios le otorgó su petición y de allí nos ha venido el uso de felicitar a algunos cuando estornuda, sin contratiempo.

Una causa más cierta de este acto de cortesanía nos dieron los italianos: en el pontificado de Gregorio el Grande apareció en toda Italia una peste que se manifestaba por estornudos, de los cuales se veían atacados furiosamente los epidémicos; se hicieron rogativas públicas y desde entonces sigue la opinión popular de que la costumbre de saludarse, trae su origen de una enfermedad epidémica que hacía morir súbitamente a todos aquellos que tenían dañada la membrana pituitaria.

El estornudo se tomaba por un signo ya próspero, ya adverso. Próspero era aquel que acontecía desde las doce del día a media noche; y cuando la luna estaba en las constelaciones de Tauro, Leo, Libra, Capricornio y Piscis; pero si sucedía desde las doce de la noche en adelante, o se encontraba la luna en los signos de Virgo, Cáncer y Escorpión, la muerte era inevitable.

Cuando el rey de Sumar estornudaba, los cortesanos le volvían la espalda dándose una palmada en la nalga derecha. Griegos y romanos tenían por buen agüero oír un estornudo por el lado derecho. Los primeros, queriendo manifestar a alguna joven cuan hermosa era, le decían que en su nacimiento habían estornudado los amores.

Héctor Aguilar Camín/mileniodiario

Trece objetos de uso diario llenos de gérmenes

La mayoría de los objetos que tocamos a lo largo del día son una fuente de bacterias potencialmente infecciosas

Trece objetos de uso diario llenos de gérmenes
bitacoras.com

Hay personas que se pasan el día lavándose y desinfectándose las manos para deshacerse de los gérmenes que les transmiten los objetos que van tocando. Quienes las rodean no dudan en calificarlas de hipocondríacas. Sin embargo, después de leer la lista de los 13 objetos de uso cotidiano más contaminados que recopila la bitácora “Entre el caos y el orden”, seguro que se lo piensan dos veces.

1.-Almohada: Un estudio elaborado por Servicio Nacional de Salud británico ha revelado que una almohada con dos años de uso es un gran foco de infección. Tras ese tiempo, un tercio de la misma contiene ácaros de polvo, secreciones de los mismos ácaros, piel muerta, bacterias y saliva. No obstante, el mismo estudio asegura que los riesgos para la salud derivados del uso de este nada apetecible cóctel son muy bajos

2.-Teclado del ordenador: Esta herramienta tan frecuente en nuestra vida cotidiana puede llegar a contener más de treinta mil bacterias por centímetro cuadrado, que llegan hasta él por actos tan simples como en la mesa de trabajo o no lavarse las manos con la frecuencia necesaria. No usar el ordenador con las manos sucias y limpiar el teclado y el ratón con frecuencia son remedios suficientes para acabar con la mayor parte de estas bacterias.

3.-Teléfonos móviles: Desde el Reino Unido llega también otro estudio que pone de manifiesto la necesidad de desinfectar periódicamente este tipo de aparatos. En su superficie se han detectado bacterias como el “staphylococcus aureus”, que puede causar una gran variedad de infecciones, que abarcan desde forúnculos o ampollas cutáneas, hasta neumonía o meningitis.

4.-Mando a distancia: Es uno de los objetos más sucios que tocamos diariamente, ya que suele ser constantemente manoseado por todos los miembros de la familia en cualquier circunstancia y no es extraño que incluso acabe por los suelos. Si no se limpia frecuentemente con un paño húmedo y desinfectante, el rey del mando acabará siéndolo también de sus gérmenes.

5.-Carta de restaurante: El menú de los restaurantes no es un objeto que suela limpiarse, lo que lo convierte en un auténtico criadero de gérmenes que pasan directamente a tus manos antes de que empieces a comer. Lo mejor es lavarse las manos después de haber pedido y, en dado caso, evitar que la carta entre en contacto con los platos y cubiertos.

6.-Carritos del supermercado: Según un estudio de la Universidad de Arizona los carritos y cestas de los supermercado tienen más gérmenes que un baño publico. Solo en la parte en la que ponemos las manos hay más de un millón de bacterias. El mismo estudio asegura que el 72 por ciento de su superficie contiene bacterias coliformes, procedentes de las heces y asociadas con malas condiciones sanitarias.

7.-Cajeros automáticos: Es una de las mayores fuentes de exposición a la contaminación, ya que, además de estar en la calle, son utilizados a diario por cientos de personas. Una buena higiene tras su uso puede prevenir algún problema de salud.

Si quieres saber qué otros objetos de uso diario están repletos de vida microscópica, te recomendamos que leas el resto de la lista en “Entre el caos y el orden” antes de decidir si necesitas comprar un buen gel antibacterias.

www.abc.es

6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

Existen mitos tan masificados sobre la salud, que muchos suelen aceptarlos como verdades y los aplican habitualmente. 

Para dejar al descubierto la realidad y evitar que sigamos cometiendo errores que pueden perjudicar nuestra salud o simplemente ser inútiles para combatir malestares, los expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, Aaron Carroll y Rachel Vreeman, usaron la ciencia para refutar ciertos remedios caseras que se han transmitido de generación en generación.

6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

Revisa a continuación algunos mitos que estos especialistas recomiendan dejar en el pasado:

1. Sentarse demasiado cerca del televisor o computador hace mal para los ojos:

Cuando los primeros televisores se hicieron populares, la radiación emitida era 100.000 veces mayor a la de hoy. Por lo tanto, sentarse demasiado cerca de una pantalla moderna no hará ningún daño permanente a los ojos.

La visión borrosa y dolores de cabeza tras un largo día en la oficina son síntomas de cansancio en la vista, una condición temporal que no se diferencia mucho del dolor que se siente después de un entrenamiento.

Para aliviar ese malestar puede ser útil un suave masaje alrededor de los ojos.

6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

2. La vitamina C previene resfriados.

Es cierto que si no posees suficiente vitamina C en tu organismo, te puedes enfermar, pero de Escorbuto (mal producido por la deficiencia de vitamina C), no de un resfrío.

Carroll y Vreeman aseguran que decenas de estudios no han encontrado ninguna diferencia en el número o duración de los resfriados entre las personas que consumen vitamina C y aquellas que no lo hacen.

Pero, ¿Cuál es la mejor manera de estar libre de resfriados? “No hay nada como el lavado de manos”, dice Carroll.
6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

3. Los secadores de manos con aire son más higiénicos que las toallas de papel.

El biólogo molecular Keith Redway, de la Universidad de Westminster, ha hecho una serie de experimentos para dilucidar esta duda. Él estableció que los secadores de aire en realidad aumentan la cantidad de bacterias en las manos de los usuarios, porque el aire dentro de las máquinas está lejos de ser estéril.

Además, estos aparatos arrojan los gérmenes a varios metros de distancia. Conclusión: es mejor usar toallas de papel.

6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

4. Un vaso de leche caliente ayuda a dormir.

En la actualidad no hay evidencia científica que indique que este brebaje tenga alguna mínima repercusión en la somnolencia.

La leche contiene triptófano -un inductor del sueño-, pero sólo en pequeñas cantidades. De hecho, los huevos y el queso tienen más, pero tampoco ayudan a dormir.

Si a alguien le funciona, es más bien por el efecto placebo.

6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

5. El agua oxigenada es buena para limpiar las heridas:

Un estudio publicado en The Journal of Trauma determinó que el agua oxigenada inhibe los fibroblastos, un tipo de células que participan en la formación del tejido, por lo tanto, se retarda el proceso de cicatrización.

Los autores recomiendan lavarse las heridas suavemente con agua y jabón, y luego secarse cuidadosamente.

6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

6. Si el moco se vuelve verde, la infección es bacteriana y necesitas antibióticos.

Este mito es parcialmente cierto: Cuando tienes una infección, el cuerpo envía glóbulos blancos llamados neutrófilos para combatir los gérmenes, y cuando los neutrófilos se mezclan con las células sanas en tu nariz, tu moco cambia de color.

La falsedad es que se necesiten antibióticos. La infección en tu cuerpo no es necesariamente bacteriana, puede ser viral, y de ser así, ningún remedio puede ayudar.

6 populares mitos sobre la salud que deberíamos desechar

http://www.taringa.net/posts