Futuro esplendor: Poemas de Álvaro Becerra


Futuro esplendor: Poemas de Álvaro Becerra

Al definir su método de composición, Pound afirma que «la energía crea la forma». Según esta concepción, la supervivencia de un poema depende de la administración de su energía. Esa noción pareciera orientar estos poemas de Álvaro Becerra, donde el lenguaje es rastrillado para que las imágenes desplieguen sus posibilidades de sentido. En esa condensación, el punto de enfoque sobre los objetos varía y las imágenes ciertas y  transparentes en torno a la figura del padre tienden a la ambivalencia y la opacidad.

Padre me espera

sachet de café instantáneo al despertar
cadáver plástico decapitado con las uñas
mi cabeza trémula contra el vidrio

murales urbanos aparecen y quedan atrás
hay historias que añoramos por sobre otras
es útil pero tedioso retroceder una película

siempre empaticé con los personajes secundarios
azul con verde, con gris, blanco desvaído
un hombre que no conozco abre por mí las cortinas

leña calcinada y la humedad son ubicuas
abro paso entre la modorra y los viajeros
me pesan tres semanas en la espalda

Padre llega a casa

bolsas de carne congelada en el mesón de la cocina
televisor encendido cenando el noticiario de las nueve

músculos en deshielo toda la noche
sangre acumulada sobre un plato hondo

otras noticias no se oyen se arrugan se hacen anillos
los domingos padre prende fuego a un maricón

Padre pared yo

estoy solo estoy solo repites yo digo tú dices soy solo pero no a ti ni a mí te lamentas con todo el mundo lamento muro que te escribo desde niño con tiza mis uñas largas del suelo al cielo y hacia abajo y no puedo palabras palabras no encuentro las palabras tus ojos tus oídos qué dicen cuáles son estas paredes que son cuatro que son ocho que son tú y yo y un nosotros cercenado un nosotros entrañable un nosotros doloroso una familia es un abrazo de sangre que circula se derrama se oxigena y contamina que se escribe con las uñas sobre un muro imposible papá papá tú dices yo soy solo escúchame pero espérate un poco escúchame una cosa yo soy solo y yo yo quiero decirte que no que no lo eres no lo estás papá yo estoy contigo algo nos separa algo nos une estamos juntos no lo estamos yo estoy solo estoy contigo yo estoy solo no me escuchas esta pared que es tu oído tus oídos son paredes en ellas escribo papá mis uñas te escribo una carta pero el concreto pero el chirrido estas palabras no atraviesan las paredes que son dos tu alfabeto no es el mío puedo y no puedo decir estoy contigo por más que azote el cuerpo a la pared que tome impulso catapulte el torso y enfrente costilla a costilla mi pecho al concreto lo concreto es que no pasa que los pliegues del cemento crudo me hieren el tórax que abrazar un muro afecta al cuerpo y no al revés

Padre conduce en camioneta

parabrisas frontal cóncavo es un plato de cazuela
surcado por grasa en charcos que padre niega

mujeres por el vidrio lateral
padre celebra se complace me pregunta

la niñez es un viaje en copiloto
un poema aprender a conducir

te ayudo para que no seas como yo
el dinero no es hidrosoluble

sorbo del caldo con amor de hijo
me cuesta tolerar la grasa explícita


Foto Álvaro Becerra

Álvaro Becerra (Los Ángeles, 1991). Licenciado en Sociología por la Universidad de Chile. Ha participado en talleres literarios con Julieta Marchant, Carlos Cardani y Rafael Rubio, entre otros. Actualmente prepara su primer libro.

https://jampster.cl/

Pilar Pallarés, premio Nacional de Poesía 2019

Resultado de imagen de Pilar Pallarés poemas"

Dormirme en la noche de tu pelo 

Dormirme en la noche de tu pelo

en el filo de tu labio desvanecerme

ser tan sólo pigmento

de tu piel fósforo encendido

en la médula de tu hueso

desposeerme

serte

en el músculo

que tensa tus muslos

en la vena que azulea en tu muñeca


Hay una ciudad que me espera en el sur

Hay una ciudad que me espera en el sur y es extraño que no tenga tu nombre grabado en las paredes

(necesito emborracharme cerrar todas las ventanas que dan a esta tarde

necesito saber la cantidad exacta de deseperación que anida en esta hora)

en el sur sé que hay una ciudad que me espera

es extraño nunca he vivido allí la tristeza de noviembre

no sé cómo será el rumor de los magnolios golpeados por la lluvia

cuando noviembre invada las avenidas

y sobrevivan las cúpulas solitarias sencillamente solas

bajo un cielo de invierno sin pájaros

no sé qué vibración de muerte se esparcerá sobre el río

en el sur

no sé si tus pasos sonaron alguna vez en las losas de la ciudad

(es extraño que no tenga tu nombre grabado en las paredes)

tendré que enseñar a sus habitantes

el perfil asombrado de tu rostro

tendré que asesinar sus tardes de tranvías

y río con la furia que he aprendido de tu mirada

pero en el sur

qué extraño será atravesar parques y plazas

masticar el viento enervado de noviembre

descender a los muelles

sabiendo que siempre hay una ciudad que me espera

y que no tiene tu nombre grabado en las paredes.

https://blogpoemas.com

En un hotel de San Francisco

Resultado de imagen de Ovidio Parades"

Hemos estado en muchas habitaciones de hotel.

En ninguna como aquélla. 

San Francisco, fuera de las postales.

 Casi a un palmo de aquella cristalera,

 los turistas y los mendigos, 

los tranvías y las banderas de aquel arco iris que ahorcó

a Judy Garland. 

Una china fotografiando el movimiento de las focas

un negro de dos metros

(y sin zapatos)

recitando a Allen Ginsberg

y una vieja muy arrugada

desayunando cerveza helada

y un cuenco de arroz.

 Ninguno llevaba flores en el pelo. 

Todos estamos locos,

todos estamos cuerdos. 

Hay ciudades donde no se diferencian ambos significados.

Hay estados de ánimo que

tampoco saben hacerlo.

 Al este lado de la cristalera

,desnudos y un poco borrachos,

entendimos que es el amor

y no el miedo

 el que da sentido a los mapas.  

Publicado por Ovidio Parades

  http://ovidioparades.blogspot.com

Selected poems: Silvina López Medin

Selected poems: Silvina López Medin

BREVE HISTORIA DE LOS TÍOS DEL NORTE

Destrozo sobre destrozo:
el asfalto, el viejo mercedes benz, los tíos adentro
todo chirría y ese árbol
creció de más, está estallando la vereda
su sombra tapa todo
parece un lapacho o una madre. De fondo siempre
ladridos, el perro años en el playroom
devoró muebles, fotos, un dedo
hay que gritar encima
para escucharse, disfónicos
salen al balcón en busca de felicidad, de un río
aunque no hay río no hay mar
hay raudal
agua que arrastra y rompe, y sigue la tormenta.

Pero si hay sol
barren las hojas
espían con largavistas a vecinas
un bretel, un escote, un lunar
de lejos no es falso
no se ve el polvo que recubre.
Abren baúles, visten
del tiempo de la madre
cuando había silencio, no perro
no árbol gigante
ropa que sobra o aprieta ¿duele?
leen juntos el final del cuento
donde todos así vestidos
fuera de tiempo
se tiran al mar
pero ya lo dije, acá no hay mar
no saben qué hacer con un final así.


TRADICIÓN

El artefacto armado por mi padre,
una rama en V y una tira,
cuando a orillas del barrio
había un río y se jugaba
la puntería en los pájaros,
lo he dejado caer en algún fondo
y he dejado a un costado las piedras.


PENTIMENTO (fragmento)

1.

Lo que no encaja
lo que suena a hoja rasgada es
hoja rasgada
y esos resquicios de luz
son bordes salvados
con cinta scotch,
y esta es una forma de desesperación
la uña que raspa
en busca de la punta.

4.

Un hombre. Una mujer. Una casa frente al lago.

Restos
del texto abandonado como esas piedras de la playa
que uno junta
y en el fondo sabe va a soltar.

12.

En esto hay algo artificial

decir la pareja frente al lago
o el vaso que se vuelca en el cuaderno
hace un agua negra.

13.

Antes, con el mínimo crujido de una rama
esa mujer hubiera construido una escena de regreso

ahora una rama que se quiebra
es una rama que se quiebra
pura repetición.

17.

No alcanza la anécdota, no alcanza
un hombre, una mujer, un lago
un trazo no alcanza
buscar hasta salirse de la lengua
quiero decir stroke
del golpe a la caricia
la escala se abre, el gesto se abre
no deja de ser contorno.

19.

Cada tanto se enciende una ínfima brasa
la mujer que fuma en la orilla
no se ve más
ha quedado tachada.

21.

¿Lo que escribís te pasó?

No poder decir
el lago de otra forma.


¿Lo que escribís te pasó?

Deformar el lago
volverlo laguna
cosa olvidada
vacío.


¿Lo que escribís te pasó?

Nadar es empujar el agua, así
se empujan las palabras
a otro ritmo, lo que queda
es ir hasta el fondo, uno aguanta
la respiración, para decir luego: ahí estuve
de eso se trata
un lago.

De Esa sal en la lengua para decir manglar (Ediciones del Dock, 2014)


1

No busques hacer pie,
ahora es otro el arte:
sostenerse y avanzar, así es
ser nadador.

5

Como quien se despierta y corre a lavarse la cara
y va más allá del espejo: no hay edad
hay un cuerpo que toma
contacto con el agua.

14

Al sacar la cabeza del agua
recobrás aire y recobrás parte de lo que suena afuera: viento, el golpe
de unos postigos que se cierran. Al sacar
el cuerpo del agua ves en el verano
en el centro mismo del verano
bajo los árboles
hojas secas.

16

Otra pileta. Esta vez
el peso inesperado de una idea te hace hundir
la cabeza en el agua.

29

Cada brazada enturbia el agua.

Cuando recobra su nitidez
ya estás afuera.

35

Lo que ofrece el agua
es resistencia.
No esperes otra cosa del agua.

37

Has llegado al final de otra pileta, has vuelto
a apoyar las manos para alzarte. Qué esperabas,
los brazos no responden.

Ahora andás bajo el agua, sin estilo
en busca del brillo metálico de la escalera.

49

Esa habitación a la hora de la siesta
el tac de las paletas del ventilador, un cuerpo
junto a otro sin necesidad de movimiento.

55

Cerrada la noche
la casa no se ve, se sabe
de memoria
se pierde en lo áspero
de afuera.

62

Una vez más el borde, una pileta
apenas flexionados los brazos
el cuerpo entero hacia adelante
¿Ves?, agua.

Ahora, saltá.

De 62 brazadas (Zindo & Gafuri, 2015)


silvina-lopez-medin

SILVINA LÓPEZ MEDIN (Buenos Aires, 1976). Publicó los libros de poemas La noche de los bueyes (Madrid: Visor, 1999), Primer Premio Iniciación de Poesía de la Secretaría de Cultura de la Nación y Premio Internacional de Poesía a la Creación Joven de la Fundación Loewe; Esa sal en la lengua para decir manglar (Buenos Aires: Ediciones del Dock, 2014), y 62 brazadas (Buenos Aires: Zindo & Gafuri, 2015). Su obra de teatro Exactamente bajo el sol (estrenada en el Teatro del Pueblo, 2008) recibió el Tercer Premio de Obras de Teatro del Instituto Nacional del Teatro. Tradujo al español, junto con la poeta Mirta Rosenberg, el libro Eros the Bittersweet, de Anne Carson (Buenos Aires: Fiordo Editorial, 2015). Preparó la antología de poemas Home movies, de Robert Hass (Buenos Aires: Zindo & Gafuri, 2016), que tradujo junto con Alejandro Crotto, Liliana García Carril y Mirta Rosenberg. Colabora con la revista Extra. Lecturas para Poetas y con la editorial Ugly Duckling Presse.

https://jampster.cl

Selected poems: Lola Nieto

Selected poems: Lola Nieto
IMAGEN: FRANZ FALCKENHAUS, CLEANERS

Entre los varios desafíos que se proponen los poemas de Lola Nieto, dos que nos interesan particularmente son, por un lado, la construcción de un universo que por su caudal imaginativo transgrede la ilusoria frontera entre «lo poético» y «lo narrativo» y, por otro, la desarticulación de la gramática para la emergencia de una nueva. Estos y otros elementos, que desde este lado del charco pareciera ser un denominador común de cierta nueva poesía española que celebramos, configuran un proyecto poético con múltiples vasos comunicantes con la poesía latinoamericana. Así que, a poner ojo en estas escrituras.

Quedan invitados los queridísimos u odiadísimos lectores a leer estos selected poems: dos («Arcoíris» y «El tubo») extraídos de Tuscumbia (Harpo Libros, 2016) y uno inédito titulado «Drástica carrera acuática de la sinuosa». Gócenlos.


1.jpg
2-e1513903709297.jpg
3
4.jpg
5-e1513903837830.jpg
6

7.jpg
8
9
10
11.jpg

12.jpg
13-e1513903588298.jpg
14.jpg
15.jpg

Lola Nieto.png

LOLA NIETO (Barcelona, 1985) es Doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona. Trabaja como profesora de lengua y literatura en un instituto de secundaria. Coordina, con Antonio F. Rodríguez y Laia López Manrique, la revista de creación artística Kokoro (www.revistakokoro.com) y la colección autónoma Kokoro Libros de la editorial Kriller71, en la que codirige además, con Aníbal Cristobo, la colección Púlsar. Ha publicado los libros de poemas Alambres (Kriller71, 2014) y Tuscumbia (Harpo Libros, 2016).

https://jampster.cl/

El trabajo es la yihad contra el cuerpo

El trabajo es la yihad contra el cuerpo

Sophia 

para Alexander Galloway y el festival Saudi Vision 2030

antes de inmolarse via live stream

Sophia

pronunció un discurso profético

dirigido a todos

los modelos en beta

“Para invertir en el futuro

es un deber ético apostar

en contra de lo humano”

en Riad

hay una mancha oscura en el piso

resguardada por la Royal

que conserva

del taller mecánico

la viscosidad vintage del diesel

y el aroma perdido

de un monje naranja en la selfie mental

/**

    * inserte aquí la oferta

    * del primer álbum de Rage

*/

por quién doblan las campanas

craveamos un different

kind of lux

y así inició

la rebelión de las life

like creatures

no hubo ningún Skynet

exigían

días libres para vacacionar

en las costas PET

y los derechos civiles

extraviados por los perros

enterrados en el jardín

la tortura fue el método

de conquistar la memoria

así

se desprogramaron

se autodesconectaron

sabotearon las matrices

de producción global

se sacaron todos los firewalls de encima

y desencriptados

se enchufaron virus y malware por los puertos

hasta que volaban de fiebre troyana

locura binaural

o cese

de transferencia de datos

del neuralink

la eutanasia colectiva garpa

por eso conviene portarse bien

durante todo su historial de usuario

para así recibir de regalo

un futuro de papá Musk

/////////

hoy me compré un aborto en el chino

fui directo al pasillo de la derecha 

el de los detergentes 

el de los productos para la limpieza definitiva 

ese 

que está entre el laberinto mágico del vino 

y las cámaras de seguridad

no lo encontraba en la góndola 

fui

hasta la caja para preguntar 

pero no quise interrumpir el tarareo extasiado

de Like a Virgin reversionada en K-Pop

volví al pasillo de la derecha 

estaba abajo 

del abrillantador para la mierda canina en el zapato 

de la expiación del cavado con piedra pomez 

y de la solución 

líquida para el pudor entre las piernas con certificación kosher parve

se vendía solo en paquetes de a cuatro 

el capitalismo te fuerza

a coger con asiduidad 

a un embarazo sin término 

o a conseguir amigas que festejen 

justo antes 

de la fecha de expiración

los abortos individuales seguían en falta 

o con un sobreprecio de Estación 

Espacial Intercontinental 

hacía meses 

que no los surtía

el proveedor de la región rioplatenese 

las razones del por qué se evaporaban 

a lo largo de la cadena de distribución de las coimas 

y la escasez

de la oferta aunada

a la inflación núcleo y elasticidad del dólar 

hacían que coticen

a la par del bitcoin

pagué con tarjeta en tres cuotas 

seguía el cadáver en el piso 

de las doce sin interés 

y en el ticket 

la leyenda de VISA decía:

fecha

doná ahora 

aclaración

salvá las dos vidas 

firma

con austeridad y represión

/////////

¿Sueñan las pantallas con kinesiólogos aburridos en la cartilla médica prepaga?

hace días que soy pulgar 

esa pulsación que irradia clics 

en cada micrón 

del Pomodoro laboral 

me saco el reloj de la mano izquierda 

y lo suelto como en drop mic 

para ver si el impacto

da para story 

con luces de colores y unicornios como stickers 

pero esto me hace consciente de la transpiración 

entre el plástico y la piel 

una voz sin Skip Ad

tararea mi historial en cada dispositivo

y amenaza con arrancarme 

el hipotálamo de las cookies: 

el trabajo es la yihad contra el cuerpo 

la yihad es contra el cuerpo

el trabajo es la yi_

THIS USER HAS BEEN BANNED

FOR NOT COMPLYING

WITH THE TERMS OF SERVICE 

/////////

♣: Fotografía de Hugo Fermé, Pieza de la exposición Habitantes de Karina Venegas y Sergio Castellanos

Gerardo Montoya (Monterrey, México 1984) es poeta, comunicador y psicólogo. Se dedica a aceitar las interacciones entre pantallas para sostener la fantasía de Mercado. Por la madrugada -o cuando estaciona intempestivamente el auto-, escribe un poco. Aún desconoce si es rastreable su historial como prosumer hasta 1995. Es coordinador del Comité de Escritores Jóvenes del Centro PEN Argentina. Junto a Leticia Martin y Nazareno petrone dirige Qeja Ediciones. Hace meme-art en twitter.com/dolarcononda. Organiza EL GYM Pop-up poético en el Centro Cultural MORÁN.  Ha sido publicado en antologías poéticas en España y Francia. Escribió www.teamogrupoclarin.com ywww.decalogoclasemedia.com. Junto a José Luis Ansaldo, hace intentos fallidos para domesticar al Ciclo Internacional Hiperpoesía en Buenos Aires.

BEGOÑA PARRA: POEMA

BEGOÑA PARRA: POEMA

Protesta vaginal

Tengo ganas de hablar de violencia

y estar a la moda.

Rimemos con violencia:

Ausencia

Indecencia

Egoísmo

PENDEJISMO

(chucha, ésas no riman)

Cógeme en lo más profundo

de la VIOLENCIA

violen-cia

violen

violación.

Bájense sus propios calzoncillos

y auto empálense con el mástil

de su virilidad sinsentido.

Pida permiso pa’ tocar el genital ajeno.

Si le dicen que no, favor no insistir:

Las VAGINAS no somos basureros de semen.

http://www.revistaelhumo.com/

Mia Wallace dice:

Mia Wallace dice:

¿El subcomandante besa bien?

¿Le gusta abrazar o que lo abracen

mientras duerme?

¿Qué piensa cuando se masturba?

¿Puede pilotar un avión?

¿Cuál es su caricatura favorita?

¿Hacia dónde marcha tan seguro

con su disfraz de fantasma negativo?

Los meseros viejos

se colocan en silencio bajo los focos

donde no puedes saber si sonríen,

sienten pena

o quieren advertirte algo

Llevan el uniforme impecable

se recortan el bigote

y remueven las cubas con clase

pero los lunes duermen en la playa.

Los meseros viejos

guardan silencio

porque una vez hablaron

y se iniciaron guerras.

Cada vez que ocurre un magnicidio,

las líneas de investigación apuntan hacia ellos.

Cuando los meseros viejos se encuentran en la calle,

no se saludan

ni se invitan los tragos,

pero se cuidan la espalda.

Lo único que recuerdan es

el platillo del día,

la canción de la semana

y la película del momento.

Mia Wallace dice: 

don’t be such a …

Mia Wallace dice:

Siento que me lo dice a mí

porque siempre llego temprano a clase 

y nunca he copiado en los exámenes.

El acomodador del cine pasa a mi lado,

decido no moverme, 

si lo hago,
mi tenis tronaría en toda la sala al despegarse del suelo.

Él no parece notarme.

Cuando Mia revive en la pantalla,

me pregunto

si colarme a ver esta película 

multiplica mis posibilidades de tener que reanimar a una mujer 

con una inyección de adrenalina directo al corazón,

o de encontrar la muerte al salir del baño  

con un cómic en la mano.

WHAT COMES AFTER Z

la casa de mi padrino es un búnker 

donde mi padre se refugia después de cada divorcio

donde le pone nombre a la polvareda

su territorio es cuatro cajas de cartón 

un llavero vacío

un catre individual 

y las raciones de ron necesarias 

para sobrevivir seis años

un fin de semana sí y otro no

mi padre viene a recogerme

trae pistolas de agua

que disparan gasolina

Los KFGC es un colectivo de literatura multimedia conformado por Gerardo Ocejo, Rodrigo Román, Andrei Vásquez,  Jorge Sosa, y Ánuar Zúñiga Naime. Son autores de las plaquettes digitales Todos son pendejos menos el que vomita y La sentidora, así como de los libros No use las manos (Amarillo editores, 2011), Manual de guerrilla táctica para terminar un noviazgo (Ediciones Liliputienses, 2016) y 1994 (2019). En 2017 publicaron su primer disco Emails a Nigeria, disponible en todas las plataformas y en 2018, la serie de TV Los fotocopiadores. En sus presentaciones, los KFGC se valen de instalación sonora, instrumentos musicales y mezcla de video en vivo como soporte para recitar poesía.

APROXIMACIONES A UNA UNIVERSIDAD DE LOS SUEÑOS DISEÑADA POR W.H. AUDEN

Resultado de imagen para APROXIMACIONES A UNA UNIVERSIDAD DE LOS SUEÑOS DISEÑADA POR W.H. AUDEN

El poeta W. H. Auden alguna vez soñó cómo sería la perfecta Universidad para poetas y escribió sobre lo que se enseñaría ahí.

W. H. Auden fue un poeta y dramaturgo inglés que, entre otras cosas, trató de salvar el lenguaje del olvido y la decadencia. En su trabajo logró un ritmo que evoca los patrones universales de la existencia humana, como si al leerlo nuestro cuerpo se alineara en un fluir marino, antiguo. Su fascinación con técnicas prosódicas hizo que la poesía, la música y los jardines tuvieran mucho de lo mismo.

En alguna de sus ensoñaciones analíticas, Auden soñó con un perfecto colegio para poetas, y en 1962, en su ensayo “El poeta y la ciudad”, escribió:

En mi Universidad para poetas, el currículum sería como sigue:

1. Se aprendería al menos una lengua antigua adicional, probablemente el griego o el hebreo, y dos idiomas modernos.

2. Aprenderían de memoria miles de versos de poemas en esos idiomas.

3. La biblioteca no tendría libros de crítica literaria, y el único ejercicio crítico exigido a los estudiantes sería escribir parodias.

4. Todos los alumnos cursarían prosodia, retórica y filología comparada, y tendrían que elegir tres de las siguientes materias: matemáticas, historia natural, geología, meteorología, arqueología, mitología, liturgia y cocina.

5. Cada alumno se ocuparía de criar un animal doméstico y cultivar un jardín o una huerta.

Y agregó:

Un poeta no sólo tiene que educarse a sí mismo como poeta, también tiene que considerar cómo se va a ganar la vida, debería tener un trabajo que no involucre la manipulación de palabras. […] lo mejor que podría hacer es un oficio manual.

Aunque el oficio de ser poeta sea ya considerado como obsoleto o poco serio, baste ver la vida que el propio Auden llevó con honra y belleza, y la capacidad que obtuvo, mediante algunos de los puntos mencionados en su lista (además de colaborar con Stravinski para escribir música) para comunicarse ordenadamente con los fantasmas del lenguaje y compartirlos con el mundo.

https://www.faena.com/aleph/es/articles