Ni pobre, ni feo, ni humilde, ni pacifista: la biografía que desmonta los grandes tópicos sobre Sócrates

Detalle de «La muerte de Sócrates», de Jacques-Louis David
Detalle de «La muerte de Sócrates», de Jacques-Louis David

El nuevo libro de Armand D’Angour, profesor de Estudios Clásicos en Oxford, explora los detalles menos conocidos de la vida de este ilustre griego y aporta una nueva mirada a su figura

Bruno Pardo Porto

La vida de Sócrates empieza por su muerte y avanza hacia atrás, como una nécora que se va restando años. Al menos así sucede en el caprichoso imaginario colectivo, donde el filósofo se conoce siempre a través de su episodio con la cicuta. Luego, si acaso, se bucea en su filosofía, que desarrolló durante su madurez, pero nunca, o casi nunca, se llega a sus orígenes. Tampoco en el mundillo académico. Nada extraño si tenemos en cuenta que casi todo lo que sabemos de él nos ha llegado a través de Platón Jenofonte, que eran mucho más jóvenes y lo trataron principalmente en su última década, cuando ya era viejo y feo. Así que al final, por resumir, no tenemos ni idea de cómo un hombre supuestamente de un estrato social más bien bajo («del más bajo de lo más bajo», escribió Nietzsche) llegó a convertirse en el pensador más importante de la Antigüedad.

En ese gran vacío histórico se sitúa «Sócrates enamorado» (Ariel), el nuevo libro de Armand D’Angour, profesor de Estudios Clásicos en Oxford, una suerte de biografía que, tirando del cruce de testimonios y de sus relaciones amistosas y eróticas, explora los detalles menos conocidos de este ilustre griego y derriba algunos tópicos que han acompañado su figura hasta nuestros días. Para empezar, D’Angour sostiene que este no era de una condición tan humilde como la que asumimos, sino que era el hijo de un «empresario» de la cantería y la mampostería relativamente rico y que creció en un entorno de la élite ateniense. Y al contrario de lo que se ha dicho, se educó con algunos de los «mejores profesores del momento», y su aspiración inicial era hacerse célebre en el campo de batalla por su heroísmo. No fue pacifista ni objetor de conciencia, y participó en varias batallas a lo largo de su existencia, en las que mostró una notable habilidad para el combate. Y sí: fue un joven atractivo que tuvo una vida sentimental bastante agitada y entretenida.

«Algunas estatuas del Sócrates de mediana edad lo muestran bastante guapo. Puede que siempre haya tenido rasgos muy marcados, como la nariz chata y los labios gruesos, pero uno puede tenerlos de joven sin ser “feo”, como el actor Rami Malek, tal vez», explica el investigador a ABC. La imagen de ese hombre poco agraciado, por ser generosos, proviene de «El banquete», de Platón, donde Alcibíades lo retrata como un sátiro y establece, así, el canon. La cuestión parece baladí, pero la belleza era una cuestión central en Grecia. Sin ella, quizás, no podría entenderse el relativo éxito amoroso y social de Sócrates, al que D’Angour da una importancia clave para entender su existencia y pensamiento. Y es que esta es, como sugiere el título del libro, la historia de un joven enamoradizo que terminó casándose con la sabiduría.

Antes de eso, Sócrates conoció el amor carnal y espiritual, masculino y femenino. En su historia hubo una mujer fundamental, que no fue Mirto, su primera esposa, ni Jantipo, la segunda, con las que tuvo un número variable de hijos, según las fuentes. No. Esta se llamaba Aspasia de Mileto, una maestra de la retórica y del amor que encandiló al mismísimo Pericles con su belleza y su intelecto, y que fue odiada y criticada con saña por su posición privilegiada y su influencia en el gobierno de la Atenas dorada. ¿Y por qué fue tan importante para el filósofo? Porque él, que presumía de su ignorancia, de ese «solo sé que no sé nada», afirmó, de acuerdo con «El banquete», conocer «la verdad de Eros». Ese conocimiento excepcional se lo atribuyó a una mujer concreta, que en el texto de Platón recibe el nombre de Diotima, pero que en realidad era otra, tal y como defiende D’Angour. Esta otra, claro, era Aspasia, a la que conoció con apenas veinte años.

«Creo que Aspasia jugó un papel importante en sus primeros años de vida. Y que Platón sabía que su “Diotima” ficticia se basaba en la Aspasia real. De ser así, al menos algunos aspectos de la doctrina de Diotima en “El banquete” podrían haberse basado en lo que Aspasia realmente enseñó, como la noción de que el amor debe considerarse como una escalera que va desde la pasión sexual individual a algo más elevado, ya sea el amor a la ciudad a la que uno pertenece o a las ideas», asegura el investigador. No debemos olvidarlo, insiste: la filosofía nunca fue otra cosa que el amor a la sabiduría.

Puede que él se enamorase de Aspasia, pero eso es algo que no podemos saber. Sea como fuere, la vida no le dio muchas oportunidades con ella. Poco después de cumplir veintitrés años, en el 447 a. C., tuvo que incorporarse a filas para la campaña de Beocia, en una misión capitaneada por Tólmides. Ahí conoce la guerra, con la que tendrá muchas más citas. En esas campañas muchos se sorprenden, además de por su resistencia física al frío y a la fatiga, por las muchas horas que pasa mirando al horizonte, en aparente estado de trance. Algunos estudios médicos de épocas recientes sugieren que podría padecer catalepsia, pero entonces el adjetivo que usaban para describirlo era «atopos», que significa «excéntrico» o «nada convencional».

Sócrates abandona poco a poco la idea de ser un héroe y se va entregando al cultivo del saber. Se casa con Mirto, pero luego se enamora perdidamente del bello Alcibíades, al que rescata de una muerte segura en la batalla de Potidea, una gesta por la que no pide ninguna condecoración. Ya entonces se sabía filósofo más que nada, aunque su experiencia bélica le marcó. «Sócrates demuestra un conocimiento íntimo de lo que significa ser un soldado en activo. Está claro que él hizo uso de sus experiencias personales para tratar de comprender la naturaleza del coraje y otros asuntos», subraya D’Angour. De hecho, insiste, su principal preocupación fue pensar y repensar cómo vivir la vida humana y definir sus conceptos clave, como el amor: así lo afirmó Aristóteles, remedando a Platón. En este sentido, la reconstrucción de su biografía, aunque llena de suposiciones y espacios en blanco, arroja luz sobre su filosofía, pues él también habló a través de sus actos.

En el 399 a.C., Sócrates fue condenado a muerte por sus ideas en contra de los dioses ancestrales y por corromper a los jóvenes atenienses. En la última página de «Sócrates enamorado», D’Angour escribe: «Lo que no puede negarse es que al morir cumple todas las aspiraciones del joven Sócrates, que puso todo su afán en convertirse en héroe y quiso aprender toda la verdad del amor. Porque al final fue por amor al conocimiento y la justicia por lo que murió Sócrates, un ejemplo moral e intelectual para la posteridad y el primer, y más grande, héroe que tuvo la filosofía». Pero más que morir, Sócrates se inmortalizó: por eso no dejamos de contar su historia empezando por el final.

https://www.abc.es/cultura/libros/

E khajni (Federico García Lorca en la lengua de los gitanos)

Federico García Lorca

E khajni (Federico García Lorca en la lengua de los gitanos)
Salvador Dalí y Federico García Lorca

Versos libres

De Federico García Lorca no es tan conocida su poesía en prosa. Al igual que José Martí, el revolucionario cubano de origen valenciano, y el escritor andaluz Juan Ramón Jiménez, bebió de la obra del poeta estadounidense Walt Whitman, pionero del verso libre y de la poesía comprometida socialmente, a quien Lorca incluso dedicó una oda sobre la represión que sufrían los homosexuales.

De esta inspiración y de su estrecha amistad con Salvador Dalí, nace La gallina, cuento surrealista en verso libre que podéis leer en castellano y traducido al romaní, la lengua de los gitanos, en Cuentos de Iberia.

La lírica de Whitman, Lorca o Martí tiene como objetivo dar voz a los silenciados. Y, como bien sabía el poeta granadino, pocas minorías han sido más reprimidas en nuestro país que el pueblo gitano. Lorca, pese a no pertenecer a la etnia gitana, empatizó con su sufrimiento e incomprensión. Al fin y al cabo, él también era perseguido.

Prueba de las dificultades que han sufrido los gitanos es que su idioma prácticamente ha desaparecido, pese a que ha aportado gran cantidad de léxico a las lenguas peninsulares (paripé, currar, chaval, molar, etc.). Por eso, poder leer este cuento en romaní es un pequeño milagro que hoy celebramos.

José A. López Camarillas, editor y profesor de literatura

Alexandre Queraltó, el traductor a la variedad kalderash, nos deja una serie de recomendaciones para seguir la lectura.

Normes de lectura

El romaní normalment s’escriu en alfabet llatí fent servir alguns valors i signes propis de les llengües eslaves del sud (txec, eslovè, croat,…). El valor de les lletres usades al text és:

č: com a cotxe

š: com a xàfec

ž: com a jugar

dž: com a metge

ř: es pot pronunciar com la r alemanya o francesa estàndard (Raus o Paris), o com una vibrant retroflexa (la punta de la llengua cap amunt i tocant cap enrere al paladar)

j: com a noia, veia

c: com a Montse, dits

x: com j castellana de juego

h: aspirada, com en anglès hello

g: sempre com a gat, no com a gent

v: interdental

ph, th, kh: consonants aspirades, l’aspiració és més forta que en anglès pin, tin i kin

E khajni

Sas ekh khajni ke dili sas. Phendjem ke dili sas, númaj inke sas maj dili. Kana čognilas la o cincári, našelas-tar. Kana pusavelas la i birovli našelas-tar. Te dandalelas la o liljáko našelas-tar.
Sa‘l khajnja daran le hulpjándar, núma kadja khajni kamelas te xan la ‘l húlpi. Ke dili sas kadja khajni. Nas ekh khajni, ekh dili sas.

Ande ‘l ivendale rača o šon le gavengo zorales del pélmi le khajnjan. Šaj t’ašunes kadale pélmi le droménde, thaj but asajmaske le. Našti le raša t’ačaren katar aven kadale pélmi, númaj o Del ačarel mišto, thaj vi le khajnja.

Trubul te žanen tume ke o Del si ekh živindi plajin. Si leste ekh mačangi morči thaj opral ekh birovljangi morči thaj opral ekh řindilaškengi morči, thaj opral ekh šupurlanongi morči, thaj opral ekh čermengi morči, thaj opral si leste ekh manušengi morči thaj opral vi ekh ljondarengi morči. Šaj te dikhen sóřo? Ápo sa kadale thaj pašal ekh khajnjangi morči. Númaj amari vortáka či žanelas kadja. But asaimasko lo kana dikhas sar laše si le khajnja. Sa le khajnja si lende kurúna, si lende bul, sa le khajnja keren anře. So ka mothon mange?

E dili khajni vuřicilas le anřen. Čačo lo ke le bašne sas drágo lake, sar si drágo le čače vastenge le manušenge kadale vucimáta katar e ceknída vaj o pusajmos la suvjáko. Númaj voj vuřicilas peske anřes. Sargodi naj khanči maj šukar ekhe anřestar!

Sóma ljan les andar le spikúrja, ínke tato lo, o anřo si o lašimos le mosko, e gropíca thaj o kan. E tati buka la nevja-muljaki. E fáca si. Či ačardjen les? Me ačardjem les. Kača mothol pe ande le džaponezicko paramiča, thaj vúni bigodjake ženja vi žanen les.

Či kamav te thav pártja le šuke šukarimaske le anřeske, númaj sóske sa e lúmja ašarel o vužimos le glindáko thaj o dragomos te tevelis amen an e čar, ápoj mišto lo ke me thav pártja ekhe anřeske protiv ekh dili khajni.

Ka mothav les: ekh khajni kaj si vortáka le manušengi. An ekh rjat, o šon delas pélmi le khajnjan. E márja thaj le harnevúrja thaj le stukúrja le angarenge sas len ekh řáza. Ekh řáza kaj e birovli xaljas sa le súlici le lumjáki. Khonik či sovelas. Le khajnja či řevdilas maj but. Lenge kurúni sas pherde brúma, thaj le žuvořja čogninas len p’e grópa le pélmengi.

Ekh bašno kerdja peski godži.

E dili khajni ferilas-pe.

O bašno kheldja trivar, númaj le bašne či žanen te nakhaven le suvja mišto.

Le kampáni pe le turnúrja bašle ke trubulas te bašen, thaj le dorjavúri, le našitórja kaj le khelitórja lolile thaj klopotisajle trivar. Dine-pe te maren-pen.

Godžaver bašno, dili khajni. Godžaver khajni, dilo bašno. Sa le duj godžaver, sa le duj dile. Bašno godžaver, khajni dili.

Marenas-pen, marenas-pen, sa e rjat. Thaj deš rača, thaj biš, thaj jekh berš, thaj deš berš, thaj sade jekh.

1934. Traducción de Alexandre Queraltó en 2018.

La gallina

Había una gallina que era idiota. He dicho idiota. Pero era más idiota todavía. Le picaba un mosquito y salía corriendo. Le picaba una avispa y salía corriendo. Le picaba un murciélago y salía corriendo.

Todas las gallinas temen a las zorras. Pero esta gallina quería ser devorada por ellas. Y es que la gallina era una idiota. No era una gallina. Era una idiota.

En las noches de invierno la luna de las aldeas da grandes bofetadas a las gallinas. Unas bofetadas que se sienten por las calles. Da mucha risa. Los curas no podrán comprender nunca por qué son estas bofetadas, pero Dios sí. Y las gallinas también.

Será menester que sepáis todos que Dios es un gran monte vivo. Tiene una piel de moscas y encima una piel de avispas y encima una piel de golondrinas y encima una piel de lagartos y encima una piel de lombrices y encima una piel de hombres y encima una piel de leopardos y todo. ¿Veis todo? Pues todo y además una piel de gallinas. Esto era lo que no sabía nuestra amiga.

¡Da risa considerar lo simpáticas que son las gallinas! Todas tienen cresta. Todas tienen culo. Todas ponen huevos. ¿Y qué me vais a decir?

La gallina idiota odiaba los huevos. Le gustaban los gallos, es cierto, como les gusta a las manos derechas de las personas esas picaduras de las zarzas o la iniciación del alfilerazo. Pero ella odiaba su propio huevo. Y sin embargo no hay nada más hermoso que un huevo.

Recién sacado de las espigas, todavía caliente, es la perfección de la boca, el párpado y el lóbulo de la oreja. La mejilla caliente de la que acaba de morir. Es el rostro. ¿No lo entendéis? Yo sí. Lo dicen los cuentos japoneses, y algunas mujeres ignorantes también lo saben.

No quiero defender la belleza enjuta del huevo, pero ya que todo el mundo alaba la pulcritud del espejo y la alegría de los que se revuelcan en la hierba, bien está que yo defienda un huevo contra una gallina idiota.

Lo voy a decir: una gallina amiga de los hombres.

Una noche, la luna estaba repartiendo bofetadas a las gallinas. El mar y los tejados y las carboneras tenían la misma luz. Una luz donde el abejorro hubiera recibido las flechas de todo el mundo. Nadie dormía. Las gallinas no podían más. Tenían las crestas llenas de escarcha y los piojitos tocaban sus campanillitas eléctricas por el hueco de las bofetadas.

Un gallo se decidió al fin.

La gallina idiota se defendía.

El gallo bailó tres veces pero los gallos no saben enhebrar bien las agujas.

Tocaron las campanas de las torres porque tenían que tocar, y los cauces y los corredores y los que juegan al gol se pusieron tres veces morados y tintineantes. Empezó la lucha.

Gallo listo. Gallina idiota. Gallina lista. Gallo idiota. Listos los dos. Los dos idiotas. Gallo listo. Gallina idiota.

Luchaban. Luchaban. Luchaban. Así toda la noche. Y diez. Y veinte. Y un año. Y diez. Y siempre.

El libro físico de Cuentos de Iberia se puede adquirir en la tienda online de la editorial o encargándolo en tu librería de proximidad.

https://blogs.publico.es/cuentos-iberia/

Se nace mujer

Resultado de imagen para simone de beauvoir


Este 9 de enero se han cumplido 92 años del nacimiento de Simone de Beauvoir y el feminismo internacional y las páginas de historia y de sociedad de todos los medios de comunicación conmemoran la fecha. Lo que constituye, sin duda, un éxito de la lucha feminista en este último medio siglo.

Simone escribe su obra feminista, la más conocida y que le dio el éxito internacional, El Segundo Sexo, tan prematuramente como en 1949. Su investigación sobre varias especies animales y sus observaciones sobre la que ella consideraba que era la conducta de los diferentes tipos de mujeres, según su edad y etapas de la vida, convirtieron su obra en la Biblia del feminismo. A su éxito contribuyó, sin duda, su relación con Jean Paul Sartre al que la Academia Sueca  concedía en 1964 el Premio Nobel de Literatura, aunque lo rechazó en coherencia con su pensamiento,  cuya interpretación del ser humano daba una importancia capital a la libertad de acción y a la iniciativa, además de que no quería ser situado en uno de los frentes de la Guerra Fría.

El mérito de Beauvoir ha sido magnificado y convertido en un mito, aunque lo cierto es que pierde de vista el análisis materialista de la realidad. Simone sigue la escuela existencialista que adoptó Sartre, lo que no deja de ser un seguidismo propio de la dominación intelectual que siempre tuvo éste sobre su compañera. El existencialismo entonces en boga y que hoy no tiene preeminencia, abandona el marxismo para intentar explicar el devenir humano y social mediante el análisis de la condición humana, la libertad, la responsabilidad individual y las emociones, para encontrar de tal modo el significado de la vida. Ya no es la lucha de clases lo que mueve la historia humana sino las conductas privadas.

A partir de esas premisas en El Segundo Sexo Simone pone el acento en el análisis de los diferentes tipos de mujer que convierte en arquetipos, obviando las condiciones económicas en que se desenvuelven, y sin comprender que la capacidad reproductora de la hembra humana es la que convierte a la mujer en una clase explotada.

Beauvoir dedica el segundo tomo de El Segundo Sexo a analizar, con datos elementales y la poca información de la época, las peculiaridades de los tipos individuales de mujeres que convierte en estereotipos universales:

La infancia, la joven, la iniciación sexual, la lesbiana, la mujer casada, la madre. En lo que denomina la vida de sociedad inserta tanto a prostitutas y hetairas y realiza un análisis superficial de la madurez a la vejez. Y lo que es determinista, considera la conducta y el carácter femenino como una condición que afecta por igual a todas las mujeres. Es ridícula la descripción que hace de las rivalidades entre las mujeres. En realidad no conoce la construcción del Patriarcado como ideología que impone el modo de producción doméstico y convierte a la mujer en la explotada del mismo. Como dice Engels: “La primera división del trabajo que se hizo fue entre el hombre y la mujer para la reproducción de hijos.”

Beauvoir escribiendo sobre los que considera caracteres psicológicos de la narcisista, la enamorada, la mística, la mujer independiente, ignora las explotaciones económicas y las relaciones de clase. Y sin embargo, como una contradicción evidente, emite su juicio definitivo cuando afirma que no se nace mujer, la mujer se hace. Después de haber descrito las características de los tipos de mujer que para ella son los arquetipos femeninos de referencia, declara que son las circunstancias sociales las que construyen la feminidad.  

Por ello no resulta aceptable que 70 años más tarde se siga considerando El Segundo Sexo la Biblia del feminismo, a pesar de que durante este periodo de tiempo se haya investigado y publicado un sin fin de libros e investigaciones sobre el feminismo marxista, que solo en muy pocas ocasiones se mencionan, tan olvidada como está, por ejemplo, entre otras,  Sulamith Firestone.

Pero es que en realidad Simone de Beauvoir y el existencialismo y El Segundo Sexo sirven muy eficazmente al Capital para desviar la lucha feminista del que debe ser su objetivo fundamental: derrocar el Patriarcado. Por ello es absolutamente falsa la afirmación, que se ha convertido en un mantra, de que no se nace mujer, la mujer se hace, que las feministas han adoptado como su enseña.

Es evidente que se nace mujer. Se nace con útero, ovarios, óvulos, trompas, vagina, vulva, y el bombardeo hormonal que desde la implantación del embrión en la matriz de la madre va a construir más tarde la corporalidad femenina. A los doce, trece años, la madurez de los óvulos no fecundados imprimirá el ritmo de la menstruación hasta la menopausia, y el desarrollo de las mamas se preparará para lactar a las crías que esa hembra debe producir. En eso consiste, y no en otras fantasías, ser mujer.

Ser mujer es haber nacido y desarrollado las facultades reproductoras para las que la especie ha preparado a la hembra humana. Este destino biológico la constituye en la clase que produce niños, y a consecuencia de  ello sufre la explotación económica que ya el feminismo ha denunciado y hasta contado con cifras, en todos los países. También sería bueno que al menos las feministas leyeran a Maryling Waring, la escritora neozalendesa, cuyo libro Si las Mujeres Contaranpublicado por Vindicación Feminista, describe magistralmente la riqueza que producen las mujeres en todos los países y cuyo valor no consta en el Producto Interior Bruto. Mientras en la Unión Europea se suman  los ingresos por el tráfico de drogas y la prostitución, el trabajo del ama de casa y la reproducción no son actividades rentables.

Pero es bueno para el Patriarcado que creamos que con un esfuerzo de voluntad vamos a cambiar el destino femenino. Si la mujer no nace sino que se hace, con dejar de hacerla ya está resuelto el problema. Ciertamente el cambio es lento. Pero se trata de  convencer a la “sociedad” de que únicamente queremos cambiar su educación, su modos vestirse y de sentir el amor. Lo superestructural sobre la estructura corporal y biológica. El deseo imponiéndose a la realidad. Lo ideológico dominando lo  material. El idealismo frente al materialismo.

Y ese idealismo únicamente beneficia los propósitos del Capital: así hoy la preeminencia del deseo de tener hijos de algunas personas para fabricarlos en el vientre alquilado de las mujeres pobres se impone y permite su explotación. Y así también nos cambiamos de sexo, según nuestra afición o emoción, involucrando incluso a los menores, inventando seres humanos que no existen, y todo el mundo debe respetarnos.

A quien no hay que respetar es a las mujeres, las biológicas, esas que nacieron mujeres como hace un millón de años, y que han reproducido la especie hasta poblar el planeta, y a las que se utiliza de carne de explotación sexual y de trabajo exhaustivo, sin remuneración, y cuyo protagonismo conseguido a través de las luchas libradas duramente por el Movimiento Feminista a lo largo de dos siglos se está perdiendo, en esta imposición de teorías disparatadas que se iniciaron con la afirmación de Beauvoir y el invento del género. Pero este es otro tema.

Madrid, 13 enero 2020.

https://blogs.publico.es/lidia-falcon/

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

La novela gráfica tiene increíbles recursos estilísticos y estéticos, que al unirse crean una narrativa contemporánea tan única, que para muchos no solo son referentes clave de la cultura del comic, sino también referentes de la de la literatura de hoy en día.Cristopher Garnica

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Una muestra de escritores-ilustradores mexicanos.

El historiador Richard Kyle acuñó el término novela gráfica en un ensayo en el número de noviembre de 1964 del fanzine de cómics Capa-Alpha. El término ganó popularidad en la comunidad de cómics después de la publicación del increíble A contrat with god (1978) de Will Eisner ‘s, y al inicio de la línea editorial de Marvel Graphic Novel en 1982.

En esta misma década el término se hizo familiar para el público, después de los éxitos comerciales que todavía se venden bastante bien: Maus de Art Spiegelman, The Dark Knight Returns de Frank Miller, y finalmente la novela que marcó un hito en la historia gráfica, con su forma de narrar y extrapolar la idea del apocalipsis a la vida de los héroe, me refiero a Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons.

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Aunque hubo un tiempo en que la definición resultó problemática, hoy en día el término se aplica a textos que están acompañados de ilustraciones, y que a diferencia de la entrega periódica de un comic, suele ser un tomo de una sola entrega. El termino, además funciona muy bien como una categoría de librería para diferenciarlas de las novelas sin ilustraciones.

Pero dejemos esas discusiones para quien desee clavarse en el contexto de las definiciones, porque lo que a nosotros nos compete, esta vez, es hablar de las novelas gráficas escritas y dibujadas por mexicanos, que además hablan sobre el país. Aquí te dejamos la lista de las 10 novelas gráficas imprescindibles de mexicanos hablando sobre la ciudad.

Operación Bolívar-Edgar Clément

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Para algunos es la primera novela gráfica creada por un artista mexicano, materia de diversos análisis académicos por sus elementos visuales e iconográficos; narra la historia de Leónidas Arcángel, un mexicano que se gana la vida cazando ángeles y sus restos de cabellos, uñas, plumas u ojos, o incluso puede comerciar con su carne utilizada como alimento por sus propiedades energéticas. Operación Bolívar tiene una trama compleja, la influencia de varios elementos visuales del arte mexicano, y es el resultado de un gran artista y de una novela exitosa.

Complot Mongol-Bernal-Crosthwaite-Peláez

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Esta historia es original de Rafael Bernal. En el año 2000 Luis Humberto Crosthwaite tuvo la iniciativa de adaptar El Complot Mongol, la novela noir por excelencia de la literatura mexicana, y el ilustrador para dicha tarea fue Ricardo Peláez Goycochea. Sumida en un halo de misterio para ser publicada por diversas instituciones y editoriales comerciales, sólo fue posible que el publico viéramos un tomo de los cinco que se tenían pensados. En 2015, en el centenario del nacimiento de Rafael Bernal, que la editorial Joaquín Mortiz retomó el proyecto haciéndonos felices a miles de lectores. Una novela imprescindible con o sin ilustraciones.

Grito de Victoria-Augusto Mora

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Grito de Victoria es una novela gráfica que aborda la historia reciente de los movimientos estudiantiles en México, los acontecimientos que rodearon las elecciones presidenciales del 2012, el surgimiento del movimiento #Yosoy132 y las denuncias sobre compras masivas de votosGrito de Victoria es una historia política y politizada, que nos narra de la historia de Victoria y Vicente, que salen a las calles para unirse al contingente de una protesta social que culminarán en trágicos enfrenamientos. Este es un recordatorio dinámico de que la violencia, la injusticia y la represión siguen formando parte de nuestra vida, de la importancia de los testimonios históricos para nuestro país.

Justicia divina-F. G. Haghenbeck

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Justicia Divina es un homenaje a la ciudad de México, una historia de fantasía urbana vista a través de los ojos de un tipo de clase media conservadora, con el don de ver cosas que las demás personas no ven: personas muertas, monstruos, al Chupacabras y al hombre lobo. Es esa fantasía oscuro-urbana del tipo de Neil Gaiman, Jamie Delano o Alan Moore, nada más que recargada de un humor sarcástico y politizado. Francisco Haghenbeck cuenta con la experiencia de haber escrito las historietas Crimson y Alternation para el mercado estadounidense, así como un guión para el cómic de Superman. Editor de la serie de cómics Los 7 pecados capitales y autor de la antología Un mexicano en cada hijo te dio, entre otros títulos de corte historietístico.

Panóptico 0-Marco Caballero

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Panóptico 0 es la primer entrega de una antología de Marco Caballero, en donde aborda con una visión mordaz las oscuras dinámicas de abuso y poder que se viven en México. La historia se lleva a cabo en la Ciudad de México en la década de los 80’s. Lucía y Edmundo son dos hermanos que han sido invitados a una fiesta de Halloween en una casa en San Ángel, con la condición de llevar cocaína para el anfitrión. De la Editorial Fauna Nociva, una editorial independiente especializada en narrativa gráfica, cómic, ensayo gráfico y más.

Libro del Metro-Emmanuel Peña

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

El título nos sugiera una experiencia en el metro pero descubrir a una niña que persigue a su gallina por los vagones del Metro de la ciudad de México, es un plus de la historia. A partir de este recorrido, Emmanuel Peña narra un intenso despliegue gráfico de distintos personajes, situaciones, frases y pensamientos que podemos encontrar en los trenes subterráneos. Desde esta aproximación y con registros plásticos ricos y diversos, Peña ofrece una colección de instantes evocadores en los que todos los habitantes y trashumantes de esta ciudad que encontrarán ecos y reflexiones de los viajes cotidianos en el metro.

Sueños Rotos: Sofía– Héctor Germán Santarriaga

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Germán Santarriaga escuchó historias de varias trabajadoras sexuales y las plasmó en esta novela gráfica. Sofía es una mujer joven de una comunidad que viaja a la ciudad de México para encontrarse con una historia de amor, que en poco tiempo se transforma en una historia cruda y realista sobre trata de personas, prostitución y violencia. Sofía, la novela, es un texto genial y un gran proyecto independiente; escrita, ilustrada y vendida de manera por Germán Santarriaga, un ilustrador de cómics capitalino que busca presentar la indiferencia de la sociedad ante el flagelo del trabajo sexual obligatorio en México.

Piel de cebolla-Edgar Camacho

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Escritor y dibujante de cómics de 28 años. Originario de Metepec, Estado de México, profesional desde 2011 y ganador del Premio Nacional de Novela Gráfica Joven 2016. Piel de Cebolla es una aventura cotidiana, de experiencias terrenales y emocional hasta reventar. No obstante, también es entretenida, sin pretensiones agradable. Piel de cebolla es la historia de un joven que sufre un accidente donde conoce a Nera, y se embarcan en un food trucks. A pesar de el éxito culinario, la pareja se ve perseguida por la mafia.

Salón destinoCarlos Vélez 

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Este proyecto gráfico trata sobre el baile de salón en una ciudad caótica como la ciudad de MéxicoSalón destino nos habla de una multitud de movimientos y atmósferas que habitan un libro sin texto, pero con un trazo espléndido, donde es posible bailar al ritmo de una historia de auto descubrimiento mediante el baile y el color.

Uncle Bill-Bernardo Fernandez, Bef.

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

El imprescindible cuando se trata de novela gráfica en el país, Bef. Uncle Bill es la historia de William Burroughs en México, una de las grandes figuras de la literatura estadounidense del siglo XX. En nuestro país, Bill, como también era conocido, tuvo una vida errante hasta 1951 cuando asesinó, por accidente, a su esposa de un tiro en la cabeza, mientras jugaban a imitar a Guillermo Tell. El resultado es divertido, involucra a la ciudad y la vida de uno de los escritores más misteriosos y complejos de las últimas décadas.

https://mxcity.mx/

Así luchaban y morían los temidos guerreros vikingos en sus barcos

Desperta Ferro Ediciones publica en España el libro ilustrado «Vikingos en guerra», fruto de la investigación del doctor en cultura nórdica Kim Hjardar y el conservador arqueológico Vegard Vike, que repasa los principales hitos del mundo vikingo y la forma en la que vivían y luchaban, lo que eran dos elementos indisolubles.

Ilustración propiedad de Desperta Ferro de la batalla naval de Nesjar incluída en el nuevo libro «Vikingos en guerra»
Ilustración propiedad de Desperta Ferro de la batalla naval de Nesjar incluída en el nuevo libro «Vikingos en guerra»

César Cervera

Para los vikingos el barco, su barco, representaban la riqueza, el rango social, pero también la fertilidad y la muerte. Para los vivos era el viaje hacia lo desconocido, la guerra, la gloria, el fracaso… Para los caídos, su transporte al otro mundo, a la inmortalidad. Un viaje, para todos ellos, que en algún momento se toparía con un combate naval. Desperta Ferro Ediciones ha publicado en España el libro ilustrado «Vikingos en guerra», fruto de la investigación del doctor en cultura nórdica Kim Hjardar y el conservador arqueológico Vegard Vike, que repasa los principales hitos del mundo vikingo y la forma en la que vivían y luchaban, lo que eran dos elementos indisolubles.

Entre los apartados del libro se incluye uno dedicado a las batallas navales, que se suelen solapar en pos de las luchas terrestres a pesar de que era gracias a su dominio de los mares y de las técnicas navales que estos «al-madjus» («adoradores de fuego»), como los llamaba las fuentes árabes, caían por sorpresa en las costas de cualquier extremo del continente. Invisibles a quienes se hallaban en tierra debido a que eran bajos y alargados sin las velas, una vez llegado el momento del desembarco, los barcos vikingos abatían el mástil y remaban por rapidez hacia la costa o remotaban los ríos. La estampa inesperada helaba la sangre de los defensores costeros.La preferencia vikinga era la de luchar en tierra, pero a veces no quedaba otro remedio que batallar en fiordos, bahías y estuarios, nunca en alta mar, donde aquellos barcos eran muy difíciles de controlar

Los vikingos introdujeron importantes novedades en la tecnología naval de su tiempo y fueron evolucionando sus primitivos barcos nórdicos hasta convertirlos en auténticos buques de guerra. Añadieron a sus barcos la quilla y la vela como complementos a los remos, lo que combinado con el desarrollo gradual de cascos a tingladillo más ligeros y flexibles permitió a los vikingos operar a mayores distancias y cruzar regiones marítimas más extensas. Como explica Kim Hjardar y Vegard Vike en su libro, las pruebas modernas apuntan que estos barcos podían mantener una velocidad de crucero de 4-5 nudos haciendo uso de los remos.

La evolución desde las primeras y flexibles embarcaciones hasta los grandes buques de guerra que aparecieron en el siglo XI respondió a la creciente complejidad de sus operaciones anfibias, de modo que los barcos vikingos pudieran facilitar el desembarco rápido incluso de caballos. Lo cual, así lo advierten los autores de «Vikingos en guerra» ( Desperta Ferro Ediciones), no era lo más idóneo debido a que los animales se mareaban con facilidad y requerían un periodo de recuperación de más de veinticuatro horas.

La preferencia vikinga era la de luchar en tierra, pero a veces no quedaba otro remedio que batallar en fiordos, bahías y estuarios, nunca en alta mar, donde aquellos barcos eran muy difíciles de controlar. En el caso de asumir una estrategia defensiva, los guerreros vikingos solían proteger su retaguardia y sus posiciones más expuestas empleando la costa o las islas para evitar el flanqueo. A veces se ataban unos barcos con otros por los costados para hacer más compacta la formación y facilitar una plataforma más amplia donde luchar.

Según apuntan Hjardar y Vike, también se recurría para aumentar la defensa a la construcción de un parapeto con remos y mástiles en los laterales. El resultado eran auténticos castillos flotantes que impactaban entre sí en una lucha de colosos de madera.

Formación habitual durante una de estas batallas, ilustración contenida en «Vikingos en la guerra»
Formación habitual durante una de estas batallas, ilustración contenida en «Vikingos en la guerra» – Desperta Ferro Ediciones

Antes del combate, las velas se recogían y los mástiles se retiraban, de manera que la movilidad del barco quedaba a expensas de los remos. Las maniobras previas para lograr la mejor posición resultaban fundamentales de cara a la fase de abordaje. No en vano, algunas naves permanecían fuera de la formación, sin atar, para actuar con rapidez si algún barco enemigo trataba de rebasar su flanco o, en caso de tomar la ofensiva, para realizar con estas embarcaciones móviles ataques contra las naves insignias del rival. Al igual que en tierra, muchas veces la muerte del líder contrario ponía punto final al combate, por lo que aquellos barcos eran el objetivo principal.

Los caudillos, que en tierra luchaban expuestos y a cara de perro, en las formaciones navales estaban más protegidos gracias a los obstáculos propios de este tipo de combate, incluidas bordas altas y muros hechos con escudos y tablazos. En torno a los barcos de los comandantes, casi siempre en el centro de la formación, se producían las batallas más encarnizadas. La proa era el lugar más fortificado y donde, por cuestiones de espacio, menos guerreros podían luchar a la vez. Si el barco era especialmente alto la ventaja resultaba casi insalvable frente a los que quisieran abordarlo. 

El apartado de «Vikingos en guerra» dedicado a las batallas navales describe las fases en las que se dividían, normalmente, estos combates en la costa. Al igual que en tierra, primero se realizaba el lanzamiento de proyectiles entre barcos: flechas y glandes de honda (nada que ver con el miembro viril), jabalinas y piedras. No existen descripciones sobre el uso de flechas incendiarias o brulotes, lo que, como en otros periodos, suponía una amenaza tanto para los atacantes como para los defensores, pues el fuego podía extenderse rápidamente sin distinguir uno u otro bando.

A diferencia de otras civilizaciones, los vikingos no veían deshonroso o afeminado el empleo de armas de proyectiles como el arco, que incluso portaban algunos caudillos. Se calcula que cada guerrero llevaba entre 24 y 30 flechas, más las que pudieran arrancar a los muertos. A diferencia de otras civilizaciones, los vikingos no veían deshonroso o afeminado el empleo de armas de proyectiles como el arco

Esta fase podía alargarse hasta una hora en función de la cantidad de proyectiles disponibles, tras lo cual daba paso los abordajes entre naves. Los guerreros formaban una línea compacta en los costados de las naves hasta crear un baluarte defensivo. La lucha no terminaba hasta que murieran todos los tripulantes o abandonara la embarcación, que permanecía sujeta mediante ganchos de abordaje precisamente para evitar la huida del rival. Se buscaba con todo ello capturar en las mejores condiciones la nave enemiga, dado lo preciados que eran estos barcos y el prestigio que era hacerse con un trofeo así. A veces se prefería incendiar las naves antes de darle esa satisfacción a los asaltantes

Una batalla épica

Uno de los enfrentamientos navales más decisivos en la historia de la era vikinga fue la batalla de Nesjar, librada en 1016 por el rey vikingo Olaf Haraldsson y el conde de Lade, Svein Hakonsson, en un fiordo de lo que hoy es el sur de Noruega. Olaf, que aspiraba a unificar el territorio noruego, dirigió en persona el combate desde su nave larga, llamada Karlhode por contener la cabeza de un rey tallada decorando la roda. Su táctica mantuvo a su flota en formación cerrada a la espera de que Hakonsson, que dirigía una alianza de vasallos suecos, lanzara el primer ataque. Según el cronista nórdico Snorri Sturluson, el conde contaba a su disposición con más tropas que el rey, quien, por su parte, confiaba en imponer la calidad a la cantidad. Entre las tropas de Olaf había muchos veteranos curtidos en las guerras de Inglaterra.

Tras el habitual intercambio de lanzas y proyectiles, la fase de abordaje permitió a los soldados de Olaf capturar, en el contraataque, a los barcos enemigos, a cargo de guerreros inexpertos. Las dos naves capitanas chocaron frente a frente en un combate épico que haría las delicias de los poetas. Olaf, rodeado de cien hombres escogidos con cota de malla, se lanzó directamente al abordaje de Svein, que tenía a su mando a doscientos guerreros bien armados. Viendo próxima su derrota también en su barco, Svein decidió cortar la roda de su barcos para escapar

Si bien ninguno de los caudillos falleció en el combate, la huida de Sveinn Hákonarson a Suecia, donde murió pronto de una enfermedad, dejó vía libre para que Olaf fortaleciera su poder en la siguiente década y estableciera el cristianismo como la única religión permitida en el país.

https://www.abc.es/historia

Una ayuda

Cuando nos asalta el horror de ver a nuestros vecinos entregados a la destrucción, el odio y la idiotez, es bueno acudir a Hannah Arendt en busca de consejo

FÉLIX DE AZÚA

Hannah Arendt en un retratao tomado en 1949.
Hannah Arendt en un retratao tomado en 1949. FRED STEIN GETTY IMAGES

Cuando nos domina el agobio de estar viviendo en una sociedad agresiva, codiciosa, desnortada y peligrosa, conviene acudir a quienes en verdad vivieron situaciones difícilmente soportables. La primera mitad del siglo XX fue, en Europa, una monstruosa fábrica de cadáveres según las palabras de la gran Hannah Arendt. Los totalitarismos usaban a sus poblaciones como materia prima para la ampliación de cementerios. Y los habitantes de aquellos países se volvieron monstruos sanguinarios. Ella, judía alemana, sobrevivió porque pudo emigrar a EE UU y allí escribir una de las reflexiones más profundas sobre la naturaleza del mal. Aturdida y confusa al ir conociendo las carnicerías europeas, dedicó su vida a pensar en una política humana. Al principio, en los años cuarenta, los crímenes alemanes y rusos eran difíciles de creer así que tardó en admitir que los humanos pudieran caer en semejante degradación. Cuando nos asalta el horror de ver a nuestros vecinos entregados a la destrucción, el odio y la idiotez, es bueno acudir a aquella mujer sabia, generosa y lúcida en busca de consejo. Ella vivió lo peor.

La obra de Arendt es tan extensa que no es fácil elegir uno u otro título, aunque mi favorito siga siendo el monumental trabajo sobre los totalitarismos, porque da información esencial sobre la perversidad de los nacionalismos. Por fortuna acaba de publicarse, bajo la muy docta dirección de Andreu Jaume, una antología, La pluralidad del mundo (Taurus), que resume la doctrina de Arendt y es una introducción eficaz a su pensamiento político. Aun cuando ella vivió el horror absoluto, hay mucho que aprender sobre nuestros mediocres malvados. Sobre todo, un principio de hierro: no hacer nada que nos asemeje a ellos.

https://elpais.com/

H. P. Lovecraft tendrá su propio universo cinematográfico

Por Israel Yerena 

Universo cinematográfico Lovecraft

Gracias al éxito que Color Out of Space (2019) ha cosechado en los diversos festivales donde se ha presentado, todo parece indicar que ya se planea un universo cinematográfico basado en las obras de Lovecrat, el cual, muy probablemente tendría por lo menos cinco películas en su haber.

La noticia la dieron a conocer Elijah Wood y Daniel Noah, fundadores de la casa SpectreVision, quienes comentaron a Coming Soon que tienen un particular interés por construir un universo lovecraftiano gracias a los buenos resultados que su también producción, Color Out of Space, ha obtenido.

H. P. Lovecraft tendrá su propio universo cinematográfico
H. P. Lovecraft. Fuente: Thinkolio

Además informaron que por el momento la siguiente película que se planea es la adaptación de El horror de Dunwich, uno de los relatos más famosos y aterradores de Lovecraft; de igual forma adelantaron que en caso de que ésta obtenga buenos resultados, entonces el siguiente paso sería filmar por lo menos tres películas más basadas en la obra del escritor.

Es decir, de concretarse un universo cinematográfico de Lovecraft, su «primera etapa» estaría conformada por Color Out of SpaceEl horror de Dunwich y otros tres filmes más por confirmar.

H. P. Lovecraft tendrá su propio universo cinematográfico
Color Out of Space. Fuente: Slashfilm

“Lovecraft es posiblemente el autor de terror más adaptado en la historia, pero nunca ha habido una adaptación totalmente fiel de ninguno de sus trabajos”, comentó Noah al sitio.

Ahora, lo que Noah menciona es bastante cierto, pues aunque existen diversas películas basadas o inspiradas en la obra del maestro del horror cósmico, muy pocas de ellas son propiamente fieles, principalmente porque la esencia de Lovecraft siempre radicó en que muchos de sus escenarios o criaturas son prácticamente indescriptibles.

H. P. Lovecraft tendrá su propio universo cinematográfico
Color Out of Space. Fuente: Fatcatslim

Sin embargo ha habido unas cuantas adaptaciones de sus relatos que ciertamente son bastante dignas, como el filme independiente La llamada de Cthulhu (2005) y la cinta alemana Die Farbe (2010), la cual resulta ser la primera adaptación de El color que cayó del cielo.

Por otro lado, hablando propiamente de la reciente Color Out of Space, del director Richard Stanley y protagonizada por Nicolas Cage, se trata de una película que si bien estrenará a inicios de 2020 (al menos en Estados Unidos), ha sido bastante elogiada en los festivales donde se ha presentado, siendo catalogada como una adaptación bastante fiel que logra plasmar muy bien el horror que Lovecraft quiso transmitir en el cuento.

H. P. Lovecraft tendrá su propio universo cinematográfico
Call of Cthulhu. Fuente: Arkhambazaar

En esta película, un meteorito de un extraño color cae cerca de la granja de una familia, dotando de la misma tonalidad a todo lo que está cerca. Además su sola presencia comienza a afectar física y psicológicamente a las personas y animales del lugar, sumergiéndolos en una realidad llena de locura.

Te presentamos su primer tráiler:

https://cineoculto.com/

Libros que nos inspiran: ‘Eso no estaba en mi libro de historia de la política’, de Alfred López

Libros que nos inspiran: 'Eso no estaba en mi libro de historia de la política', de Alfred López

SERGIO PARRA

Confieso que no practico la política. Al menos no de la forma convencional, esto es, introduciendo una papeleta en la urna. Sí, solo he votado en una ocasión, entono el mea culpa. Pero creo que no voto al igual que no edito Wikipedia. Prefiero invertir mi tiempo y mi esfuerzo en propiciar que existan cosas y editores cada vez más ilustrados. Por eso prefiero escribir libros, artículos o reseñas como ésta. Que yo vote no cambiará nada el resultado de millones de votos. Y si nadie vota porque todos acaban siendo como yo, entonces empezaré a hacerlo. Solo entonces.

No cultivo la política práctica, pues, más bien teórica. Por eso el libro de Alfred LópezEso no estaba en mi libro de historia de la política me parece tan conveniente: porque permite observar el espectáculo desde la barrera, con perspectiva, pudiendo así comparar dislates, excentricidades, cambios, corrientes, ideas como lo que verdaderamente son: engranajes muy locos, a lo Franz de Copenhagen, para que la maquinaria social siga adelante.

Oclocracia

La oclocracia es el gobierno de la muchedumbre. Es un pequeño matiz que muchos votantes no consideran: la democracia no la da realmente el voto, sino las leyes que emergen de los votos. En otras palabras: un país no es más democrático cuanto más atienda las peticiones de la calle incluso saltándose las leyes vigentes, sino se permite al pueblo elegir a sus representantes, a sus expertos, los que deberán legislar, gestionar, negociar, etc. De igual modo funciona un avión: no se diseña, construye y pilota el avión de resultas únicamente del sentir popular o de las prostestas de las calles (¿cómo sabemos que las protestas son buenas o legítimas o representan a la mayoría?), sino en función de las decisiones de los expertos, a los que eventualmente podemos escoger mediante pruebas, cribas o citas electorales.

a

Por todo eso, y algunas cosas más, tampoco soy de acudir a manifestaciones (sí, parezco todo un idiota en el sentido ateniense de la palabra). Por esa razón, también, considero que un grupo violento constituye una minoría en un grupo pacífico de manifestantes. Y que un grupo pacífico de manifestantes constituye una minoría de la población. Y que, finalmente, aún es más minoritario que el conjunto de individuos, en el que trato de incluirme, que recelan de las banderas, no ven nada bueno en las muchedumbres, no aman una tierra porque han nacido en ella, evitan las tradiciones porque impiden razonar por qué haces lo que haces, sortean siempre que pueden el maniqueísmo y una larga lista de particularidades insulares que, de ser posible, quizá reclamarían la independencia para los suyos.

Pero los números no dan y ni siquiera disponen de lengua, frontera etnográfica o cualquier otra arbitrariedad para envolver de épica y legitimidad su profundo desapego hacia la dictadura de las mayorías.

Eso No Estaba En Mi Libro De Historia De La Política

Eso No Estaba En Mi Libro De Historia De La PolíticaHoy en Amazon por 18,95€

Pero que todo eso me traiga al pairo no quita que me interese a nivel sociológico, psicológico y hasta humorístico. Por eso el libro de Alfred López, para mí, es la mejor manera de ver la política, y de practicarla. Un libro jalonado de anécdotas, historias, chascarrillos y hasta etimología para entender un poco más en qué andamos metidos todos, que en todos los lugares cuecen habas, que hasta un perro puede acabar gobernando un país bajo la tiranía de la democracia y todo un sinfín de píldoras de conocimiento que nos permitirán desdramatizar, objetivar y hasta sonreír (quizá, finalmente, lo más importante).

Un libro, de el de Alfred López, que en sus propósitos y funciones me recuerda poderosamente a Gog, del italiano Giovanni Papini, escrito en 1931. En él (toma historia que quizá no conocías, Alfred), se habla del diario de un excéntrico millonario que compra una república. Tras un tiempo gobernándola, llega a esta conclusión, que podría ser, también, el corolario de Eso no estaba en mi libro de la política:

Mañana puedo ordenar la clausura del Parlamento, una reforma de la Constitución, el aumento de las tarifas de aduanas, la expulsión de los inmigrantes. (…) Este poder oculto, pero ilimitado, me ha hecho pasar algunas horas agradables. Sufrir todas las molestias y servidumbres de la comedia política es una fatiga tremenda; pero ser el titiritero que, tras el telón, puede solazarse tirando de los hilos de los fantoches obedientes a sus movimientos es un oficio voluptuoso. Mi desprecio por los hombres encuentra aquí un sabroso alimento y miles de confirmaciones.

https://www.xatakaciencia.com/

Libros que nos inspiran: ‘Un científico en el supermercado’ de José Manuel López Nicolás

Libros que nos inspiran: 'Un científico en el supermercado' de José Manuel López Nicolás

SERGIO PARRA

Que un libro se venda más o menos, reciba los parabienes de la crítica o la gélida indiferencia depende de tantos factores incontrolables que, finalmente, un libro triunfa casi por pura chiripa; o como lo diría más técnicamente Al Greco, profesor de Marketing de la Universidad de Fordham refiriéndose al negocio editorial: “Una industria compleja, adaptativa, semicaótica, con una dinámica de distribución de Bose-Einstein y características propias de una distribución de Pareto, con incertidumbre de carácter dual”.

Por eso, si bien no sería culpa del libro o del autor, puede existir la posibilidad de que Un científico en el supermercado, de José Manuel López Nicolás, no alcance el estatus que creo que se merece. Afortunadamente, habida cuenta de la recepción que está teniendo ya el título y el tirón de supernova de su carismático autor, hasta Al Greco recogería cable.

Ciencia cotidiana

Me hice fan de José Manuel como casi todos nosotros, viendo sus charlas por YouTube, en las que rezuma una envidiable capacidad de divulgación, buen humor, afabilidad, cercanía y, sobre todo, una insobornable honradez intelectual.

Un Cientifico En El Supermercado De Jose Manuel Lopez Nicolas 696x671

Por eso me lancé de cabeza con este nuevo título del que es autor, comprobando complacido que todos esos rasgos que tanto me gustan de sus charlas siguen estando aquí.

No en vano, el libro es un recorrido mundano por todo lo que nos rodea, sacando a relucir con un prisma científico lo que vale la pena resaltar, corroborar o cuestionar. Más que un libro, además, estamos ante un diálogo en el que el autor, cual cicerone, nos muestra todas las maravillas que nos rodean en el día a día. Y que todo está, en cierto modo, conectado con todo. Por ejemplo, en un capítulo llega a tirar del hilo de la remolacha, poniendo de manifiesto la naturaleza de los colorantes, o incluso qué tiene que ver todo esto con la Estación Espacial Internacional.

El diálogo, además, no es con el lector, que también, sino con su hija Ruth, su abuela y otros personajes que rodean al autor y que añaden, aún más, un cariz entrañable, casi abacial, al texto.

Siguiendo con el estilo desenfadado y el tono divertido que le han convertido en uno de los referentes de la divulgación, el profesor López Nicolás nos acompaña a lo largo de 12 capítulos por la ciencia de nuestra vida cotidiana, descubriéndonos las matemáticas ocultas de un cante jondo, la física presente en un memorable partido de tenis, la sorprendente estadística de la Lotería del Niño o la química que se esconde tras las etiquetas de un supermercado. Un fascinante viaje por la ciencia de las pequeñas cosas que nos ayudará a esclarecer cuáles son las verdades y mentiras con las que topamos a diario.

https://www.xatakaciencia.com/

Libros que nos inspiran: ‘Los sentidos de las aves’, de Tim Birkhead

Libros que nos inspiran: 'Los sentidos de las aves', de Tim Birkhead

SERGIO PARRA

Finalista del Royal Society’s Winton Prize for Science Books (2013), este delicioso libro escrito por Tim Birkhead nos sumerge en los pájaros, pero de una forma diferente. Cada capítulo explora uno de los sentidos de las aves, y trata de que nos pongamos en su pellejo. Al menos, todo lo que se puede por el momento.

De esta manera, en Los sentidos de las aves podemos llegar a imaginar cómo ven, cómo oyen, cómo saben, cómo sienten, cómo degustan… tal y como si fuéramos nosotros mismos un pájaro.

¿Cómo se siente?

El filósofo yugoslavo Thomas Nagel publicó en 1974 el artículo titulado “¿Qué se siente ser murciélago?”. En el expone una crítica al reduccionismo psicofísico explicando cómo al exlcuir el punto de vista particular de la experiencia (el carácter subjetivo) los reduccionistas buscan “los efectos más generales y las propiedades que pueden detectarse por otros medios que no sean los sentidos humanos”.

Estemos o no de acuerdo con esa crítica y su alcance, el libro de Birkhead aborda a lo Nagel lo mismo en lo tocante a los pájaros, descubriéndonos si acaso que resultan tan complejos e insólitos como criaturas extraterrestres, y que entendiéndolos mejor a ellos quizá podamos entendernos mejor a nosotros mismos y al mundo que nos rodea.

Timbirkhead Lossentidosdelasaves

¿Cómo es volar a más de cien kilómetros por hora? ¿O tratar de avanzar sin vuelo entre la maleza en la oscuridad de la noche de Nueva Zelanda, como un kiwi? ¿Qué sucede dentro de la cabeza de un ruiseñor mientras canta? y ¿cómo improvisa su cerebro? El ornitólogo Tim Birkhead analiza los sentidos de las aves, que les permiten interpretar su entorno e interactuar entre sí. Se dice que nuestra afinidad con las aves es el resultado de los sentidos compartidos —visión y audición—, pero ¿cómo se comparan exactamente sus sentidos con los nuestros? ¿Y qué pasa con el sentido del gusto, el olfato, el tacto o la capacidad de las aves para detectar el campo magnético de la Tierra? ¿O con la extraordinaria habilidad de las aves del desierto para detectar la lluvia a cientos de kilómetros de distancia? Birkhead demuestra que siempre hemos subestimado lo que sucede en la cabeza de un pájaro, ya que nuestra comprensión del comportamiento de las aves está bastante restringida por la forma en que las observamos y estudiamos. Nunca antes se ha publicado un libro sobre los sentidos de las aves, ni se ha analizado cómo los pájaros interpretan el mundo o la forma en que el comportamiento de las aves está moldeado por sus sentidos.

https://www.xatakaciencia.com/