El pedo a modo de ensayo

Pedo_Gilipollas


El pedo, también puede ser un “motivo” literario. Todo puede serlo. Hoy, por la razón que señalo más adelante, he querido hacer un repaso del pedo a través de la historia. Es un tema importante. O al menos tanto como lo puedan ser los árboles del bosque, las lágrimas, los bolsillos o las florecillas del jardín.
Con sinceridad: un pedo cautivo puede estropear una velada agradable y largamente deseada. Por ejemplo, puede ser que estemos en un restaurante distinguido y veamos a una dama o a un caballero abandonar su mesa dirigiéndose al excusado con cara de haber roto un secreto de familia.
Forma parte de nuestra rutina diaria. Afecta a grandes y a chicos. Puede hacer sentir los síntomas de una enfermedad inminente: un dolor agudo en el corazón, una insuficiencia respiratoria, un desmayo. También puede ser motivo de íntimos placeres y distensiones. Un pedo puede ser motivo de conversación. De hecho es uno de los temas más hilarantes que puedan abordarse. Yo he visto enrojecer de risa a muchas personas hablando de “¿te acuerdas aquella vez que…?”

Una vez iba en un ascensor acompañado por un familiar y necesitaba aliviar uno; un pedo. Y es que, hay veces que no se pueden retener…, es imposible. Comenzó a imaginar qué pasaría si en ese momento…, y surgió esa risa nerviosa que es difícil de aplacar. Le miré por ver qué contaba; qué le pasaba. Y entonces comenzó un carcajeo contenido y peligroso porque, como no podía ser menos, con los espasmos, se le escapó. Se le escaparon. Tranquilo, dando confianza, invité a mi acompañante, buena persona donde las haya, a que, ya que estaba, terminara sin apuros lo que tan apretadamente había comenzado. Todo acabó con acompañamiento sincopado de risa y pedo -¿sincopedo?- y con una oración para que el viaje llegara rápido a su destino. Siempre que nos vemos nos preguntamos: “¿te acuerdas de aquella vez en el ascensor…?” ¡Qué risa!

Un pedo puede ser motivo también de anécdotas inolvidables; hasta con literatos de protagonistas. Sabida es aquella de Camilo José Cela. Se conoce que ocurrió en una cena de gala de esas elegantes. El caso es que se tiró un pedo estruendoso. Se hizo el silencio. Hay que reconocer que Don Camilo sabía aguantar el tipo; sólo el tipo. Miró para una señora que tenía a su lado y le dijo a media voz: “Señora, no se preocupe, soy un caballero, y siempre sostendré que he sido yo”. A la señora esa cena no se le olvidaría nunca, imagino.

Un asunto como éste no debe considerarse baladí. Se ha escrito largo y tendido sobre el pedo. Ya en su día abordaron el tema Luciano, Hermógenes, Montaigne, Quintiliano; Jiménez Losantos, etc.

En el siglo XIX, se publicó un libro cuyo editor evitó estampar su nombre verdadero y se hizo llamar: “Gran Tronador, el hermoso tamborilero”. Su título tiene el didáctico título de “El arte de tirarse pedos o Manual del artillero socarrón” por el conde de la Trompeta. El libro es todo un tratado sobre el pedo, sus características y su realización como arte. Los divide en diferentes grupos o conjuntos: grandes o pequeños; plenos, vocales o semivocales; simples y compuestos… En este libro se asegura que una persona de constitución fuerte puede soltar veinte de un tirón. Lo del ascensor está claro que fue algo compuesto. Afectados, involuntarios, zullones, cagones…, en fin todo un catálogo interminable.

Un pedo puede traer consecuencias. Refiere el autor del libro que en alguna parte leyó que un diablo latino al querer un día tirarse un pedo le salió en cambio un zullón cagón ensuciándose los calzones y maldiciendo: “¿Acaso ya no hay buena fe en el mundo?”. Y dice que actúan muy bien aquellos que temiendo lo peor, se bajan los calzones y se levantan la camisa. Los considera gente sabia, prudente y precavida. (sic)

Más apuntes históricos:

Al enterarse el emperador Claudio de que algunos súbditos habían preferido morir antes de tirarse un pedo en su presencia, mandó publicar un edicto por el cual autorizaba a hacerlo incluso a su mesa con tal de que lo hicieran claramente. Y es que a un pedo no puede su autor dejarlo huérfano. Aunque sea feo e indecoroso, el pedo.

Ha habido culturas en las que ha sido visto como una crueldad el mantener sobre este tema cualquier escrúpulo.
Los egipcios hicieron del pedo un dios. Ponían su imagen en los aseos.
En la antigüedad, los druidas hacían vaticinios del tiempo atmosférico según fueran más o menos ruidosos sus pedos.

El libro que estoy leyendo estos días y que ha sido el motivo de plasmar aquí este humilde repaso por la temática ventosa, son, de nuevo, los diarios de Ernst Jünger: Radiaciones II. En ellos cuenta que estuvo leyendo “La Guerra Judía” de Flavio Josefo.
“…Se describe el comienzo de los desórdenes en Jerusalén bajo Cumano. Mientras los judíos se concentraban para celebrar la festividad de los panes ázimos los romanos emplazaron en lo alto del pórtico del Templo una cohorte para vigilar a la muchedumbre. Uno de los soldados se levantó ante ella el manto, volvió hacia los judíos, con una reverencia burlona, su trasero y ‘soltó un sonido indecoroso, en correspondencia con la posición en que se hallaba’ Aquello dio la ocasión a un enfrentamiento que costó la vida a diez mil personas, de tal modo que puede decirse que ha sido la ventosidad más funesta de la historia del mundo”

Este párrafo me ha recordado la visita que hiciera en el año 2000 el primer ministro Ariel Sharón a la explanada de las mezquitas y que costó la vida de muchas personas. Ignoro si en aquella ocasión se tiró también un pedo; pero el caso es que su visita provocó la segunda Intifada.

Bueno, volviendo con el tratado de los pedos, el autor se atreve a decir, no sin cierta razón, que los pedos son beneficiosos para la sociedad. Por ejemplo, un sonoro pedo cortará de raíz a un orador aburrido.
Otro ejemplo: en una reunión lánguida de amigos, un pedo salvará la velada con grandes risas y conversaciones.
Otro: en una disertación de filósofos pomposos, un pedo quitará solemnidad a los asuntos.
Para terminar he querido consultar en internet estudios serios sobre el tema. Y es increíble la cantidad de ellos que hay. En la wiki se atreven incluso a hacer análisis químicos de la sustancia. Parece ser que el componente del azufre es el causante desafortunado de su olor. Los hay:

NORMALES Y CORRIENTES, NERVIOSOS, DE TOS, PEGAJOSOS, VENDAVAL, CON PRESIÓN, Y FURTIVO.
Me refiero aquí a las clases de pedos de un estudio, no a los estudios propiamente.
Pero, lo más valioso, con todo, no es el estudio en sí, que lo es, sino las posibilidades multimedia: los pedos pueden escucharse con gran calidad y claridad.
No sé dónde llegaremos pero ya estamos muy lejos. No hace mucho oí decir a una experta investigadora que están desarrollando el software para que los usuarios de la red puedan oler a través de su PC todo tipo de esencias: perfumes, olor a selva, a algodón dulce, a hierba recién cortada, etc… Espero que sepan dotar a esos artilugios de ese inmediato futuro con filtros bien potentes. EN FIN.

Foroelaleph.com

Descubrimiento

Un vistazo a la vida cotidiana de los mayas

Hallada en México una ‘pirámide pintada’ que ofrece claves desconocidas sobre esta civilización

ELPAÍS.com – Madrid – 10/11/2009

Dibujo de la pirámide de Calakmul que muestra a personas repartiendo gachas de maíz y los jeroglíficos que lo explican

Dibujo de la pirámide de Calakmul que muestra a personas repartiendo gachas de maíz y los jeroglíficos que lo explican– PNAS

Gente cocinando y repartiendo comida. Personas caminando, acarreando vasijas y otras mercancías… Algunas visten taparrabos; otras, ricas túnicas con vistosos tejidos. Ocurría hace unos 1.350 años en plena civilización maya. Son escenas de la vida cotidiana, “virtualmente desconocidas” según los investigadores, e inmortalizadas en una estructura piramidal policromada hallada en el poblado maya de Calakmul, en Campeche, México, según publica en su edición de ayer Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) .

Fragmento de la pirámide policromada de Calakmul (México)

Fragmento de la pirámide policromada de Calakmul (México)– PNAS

La pirámide hallada es una suerte de tarta ortogonal de unos 11 metros de alto y tres niveles. Se encuentra en el recinto arqueológico de Chiik Nahb, cerca de la línea fronteriza en México y Guatemala.

Hasta ahora, la mayor parte del conocimiento sobre los usos sociales los mayas se refería solamente a la vida de las elites y las clases altas (guerras, ceremonias religiosas y protocolarias…). Los dibujos hallados ahora ofrecen información sobre las clases sociales, los mecanismos de reparto de la comida y la alimentación, la dieta, la indumentaria de otros miembros de esa sociedad.

“Estos murales describen de manera patente (…) un antiguo mecanismo social de cuya existencia no ha quedado ninguna otra prueba”, señalan los arqueólogos en su artículo. El equipo que ha realizado los hallazgos está formado por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Nacional de Antropología en México y la Universidad de Yale (EE UU).

Las imágenes, además, van acompañadas de jeroglíficos que funcionan como pies de foto para explicar el contenido de los dibujos. “Llevará su tiempo evaluar las implicaciones definitivas de estos hallazgos (…)”, señalan los investigadores y recuerdan que todavía hay excavaciones en marcha.

BULERIAS

Los palos flamencos
Bulerías
por Susana Navalón

(De burlería, burla, o de bullería, bulla, griterío, jaleo). Es un palo bullicioso, festero y alegre. Se distingue por su ritmo rápido y redoblado compás que se presta más que otros cantes al jaleo y las palmas. Con frecuencia interviene como remate de otros cantes, principalmente de la soleá, aunque también suele ser el baile con el que se remata toda juerga flamenca. En este caso, se reúne todo el cuadro en el centro del escenario en un semicírculo y, de uno en uno, los intérpretes van saliendo a bailar una parte de la pieza. Normalmente, se comienza con una llamada y se termina con la salida con la que el bailaor regresa al puesto que ocupaba en el círculo.

BAILE

Es un baile repleto de intuición por parte del artista que le permite mucho lucimiento y gran comunicación con el público, porque es el estilo que admite mayor improvisación. El compás juega un papel fundamental en esa libertad de movimientos espontáneos, graciosos y pícaros. Se requiere dominio de los contratiempos, riqueza de pasos, velocidad y fuerza en los pies si se quiere zapatear y expresividad absoluta en los brazos, en el cuerpo e, incluso, en la cara. A veces, se meten por bulerías pasos de otras danzas folclóricas y populares, aunque con un toque de guasa o de burla, y es el único palo flamenco que admite saltos en la interpretación masculina.

GUITARRA

. Se ejecutan en los tonos que se quiera, con predilección del medio o por arriba. Estando por el medio, se tocan los mismos acordes que en la soleá, en LA mayor y SI bemol mayor. Hay otras bulerías a las que se les dan los acordes de las alegrías por el medio, en LA mayor y dominante, y si es por arriba MI mayor y dominante.
Los desplantes en este baile son iguales que las alegrías cuando terminan y entran en bulerías y su rasgueo, también lo mismo, aunque haya alguien cantando.

CANTE

Aparecieron a mediados del siglo XIX en Jerez, aunque también tienen su núcleo en Utrera y Cádiz. La copla tiene tres o cuatro versos octosílabos y sus letras son intrascendentes, aunque dotadas de fuerza en la interpretación. Dentro de su heterogeneidad pueden destacarse las bulerías al golpe y las bulerías ligadas. A las primeras se les llama también bulerías por soleá y son de ritmo más lento. Las segundas son trepidantes.
Desde hace unos años está de moda interpretar por bulerías letras de canciones y coplas que en su origen no son flamencas. Lo importante es decir bien la letra ajustándose a un compás exacto.

Google y el cerebro

google-brain

Conocer el funcionamiento del buscador de internet más popular del mundo ha sido el objeto de deseo de muchos en su afán por abrirse paso en el mercado online. Google se niega a revelar todos sus secretos sobre los criterios que utiliza para poner unas páginas u otras en lo alto de sus listas, pero sí que hay publicadas algunas ideas generales sobre el tema.

En cada búsqueda que realizamos, Google utiliza una fórmula llamada PageRank. A grandes rasgos, esta fórmula da importancia a una página determinada en función de cuántas páginas tienen vínculos hacia ella, y cómo de importantes son esas páginas. Esas páginas a su vez son importantes siguiendo el mismo criterio, y así sucesivamente. De esta forma, la importancia de una página se comunica a las páginas a las que ésta da acceso.

Pues el caso es que un grupo de psicólogos de Berkeley han hecho una investigación que indica que nuestro cerebro se comporta de un modo parecido al PageRank de Google, cuando se le pide a una persona hacer una tarea sencilla del tipo “Dime todas las palabras que se te ocurran que empiezen por la letra A”.

El procedimiento para comprobarlo fue el siguiente: Eligieron 5000 palabras y las catalogaron por orden de importancia según la PageRank. Pero claro, PageRank se basa en vínculos como ya hemos explicado antes. En cambio ellos lo que hicieron fue vincular las palabras, como en el juego de las palabras encadenadas al que jugábamos de niños. Es decir, una palabra está encadenada a otra si se te ocurre alguna relación entre ellas. Una vez que tenemos todas las palabras relacionadas con las demás en la medida de lo posible, podemos aplicar la fórmula y hacer un ranking de palabras. Naturalmente nuestro cerebro funcionaría como Google siempre que cuando nos pidan que digamos palabras que empiecen por “A”, de algún modo repliquemos ese ranking. Y así fue: los sujetos puestos a prueba dijeron las palabras de más importancia antes que las demás.

La primera explicación que se puede dar es que las conexiones neuronales presentan un tipo de red semejante al que ofrece Internet. Las neuronas que son objeto de muchas conexiones por parte de otras neuronas se convierten a su vez en importantes transmisores, del mismo modo que las webs a las que se llega por muchos sitios, acaban vinculando a muchos más.

“Nuestra aproximación al problema indica que es posible obtener nuevos modelos de la memoria humana mediante el estudio de sistemas de extracción de información exitosos, tales como los motores de búsqueda de Internet”, afirmaba Thomas Griffiths, responsable del proyecto. En la misma línea, se hace la propuesta de hacer el estudio a la inversa: en lugar de usar los buscadores de Internet para entender el cerebro, podríamos usar lo que sabemos del cerebro para mejorar los motores de búsqueda. Me imagino que el colmo del refinamiento de una cosa así será cuando tengas algo en la punta de la lengua, y sea el ordenador el que te lo diga.

http://lasemana-ciencia.blogspot.com/

Las Alegrias

Chuscales-GuitarraFlamenca-full

Como me gusta mucho el flamenco, voy a ir incluyendo en este blog, algo de su historia incluyendo los diferentes palos que son cada una de las variedades del cante. En este caso, las “alegrias”, que corresponden al grupo de la “solea”  Y que tiene un estilo metrico de 12 tiempos.

Adjunto un video que corresponde a un disco de Manolo Sanlucar llamado Tauromagia, que segun algunos teoricos  es de los mejores en cuanto a flamenco se refiere. La pieza se llama Puerta del principe, esta puerta es por donde son sacados a hombros los toreros en una tarde triunfal. Esta acompañado por el cantaor Diego Carrasco, los coros y jaleos de las Peligro, Juan Carlos Romero como segunda guitarra y Doctor Kelli en la percusion.

Espero que les guste.

BAILE

Cante festero para bailar. Se caracteriza por su dinamismo, desenvoltura y gracia. Se baila por ambos sexos, aunque es más propio de mujer. Destacan, sobre todo, las de Cádiz y las de Córdoba. Se diferencia de otros palos en que, además de los pasos característicos, introduce el silencio, que es la parte que corresponde al toque melódico en tono menor de la guitarra, compuesto de paseíllos y marcajes, y que termina con una llamada. Desde los tiempos de los cafés cantantes, donde las bailaban Juana La Macarrona, La Malena, Fernanda Antúnez, La Mejorana y Gabriela Ortega entre otras grandes bailaoras, hasta la actualidad, es un estilo casi obligado en todos los repertorios.
Tanto en el cante como en el baile, su compás es idéntico a la soleá, aunque más aligerado, proporcionándole su toque un aire más vivo:

CANTE

Proviene de la adopción que se hizo en Cádiz de la jota aragonesa que se cantaba en la época de la Guerra de la Independencia. Según la tradición, fue el cantaor gaditano Enrique Butrón quien fijó su forma flamenca y después Ignacio Espeleta quien introdujo la salida o tercio de preparación que actualmente más se emplea, ese “Tirititrán tran, tran,…” tan popularizado por el sevillano Manolo Vargas años más tarde. Entre sus mejores intérpretes al cante, destacan Pericón de Cádiz. El Flecha de Cádiz. El Beni de Cádiz, El Chato de la Isla, Fosforito, La Perla de Cádiz, El Camarón de la Isla, Chano Lobato y Juanito Villar, entre otros. Cante con copla, por lo general, de cuatro versos octosílabos. Entre las coplas se suelen intercalar variaciones de diferente música por el mismo compás, llamadas juguetillo.

GUITARRA

Este palo nació de la jota de Cádiz y, como cualquier otra jota, la alegría va en tonalidad mayor, al igual que toda la gama de cantiñas. No obstante, en el caso de las alegrías, hay cambio de escala, al introducir el silencio.
Los tonos base son los siguientes:
Por medio: LA – Mi con séptima
Por arriba: MI – SI
En la entrada se hacen cinco rasgueos lentos, con un tiempo de espera y se hace alguna falseta o falsetas para entrar en la escobilla que se mantiene hasta que la bailaora haga la llamada para el cierre. Después viene el paseillo acompañado de rasgueo que termina con llamada y, de nuevo, escobilla y llamada para terminar con la ida de alegrías.

http://www.esflamenco.com/palos/esalegrias.html

La estatua de la libertad

claralibertad

Francia regaló a Estados Unidos la Estatua de la Libertad, símbolo de la libertad para los oprimidos. Se encuentra en la ciudad de Nueva York en Estados Unidos. Este monumento es un regalo hecho el cuatro de julio de 1884, por el pueblo francés al de Norteamérica, en conmemoración a la alianza hecha por las dos naciones durante la Revolución Norteamericana.

Fue el historiador francés, Edoard de Laboulaye, quien propuso desde 1865 que su país hiciera un regalo conmemorativo a los Estados Unidos de Norteamérica, en ocasión del primer centenario de la firma de la Declaración de Independencia.

Aunque los aliados franceses de ese tiempo protestaron por la iniciativa, el escultor Frederic-Auguste Bartholdi viajó a tierras norteamericanas para entrevistarse con las autoridades. Un monumento como el que se proyectaba, tenía un costo demasiado elevado, por lo que se integró una Unión Franco-Americana para reunir fondos.

El costo total de la estatua, que fue de un millón de francos fue cubierto en su totalidad por el pueblo francés. Mientras tanto, los norteamericanos aportaron los 250 mil dólares necesarios para el pedestal.

La idea de que la república francesa hiciera un regalo a los ciudadanos estadounidenses se le ocurrió al escultor Frédéric Auguste Bartholdi una noche de verano de 1865, mientras cenaba en casa de un historiador francés.Seis años más tarde, durante un viaje a Nueva York, Bartholdi, que a la sazón contaba 37 años, descubrió el perfecto emplazamiento para la estatua: la isla de Bedloe, en la parte alta de la bahía de Nueva York, un lugar visible para todos los barcos que acudieran al puerto.La elección del rostro de la estatua dio muchos quebraderos de cabeza a Bartholdi, que finalmente se decidió por darle las adustas facciones de su madre, una fanática protestante que había vuelto loco a su hijo, literalmente hablando, al prohibirle casarse con la mujer a la que quería: una judía.Otro problema era encontrar los materiales adecuados para construir una estatua que resistiera la intemperie y, a la vez, fuera ligera para transportarla por el mar, y se inspiró en el Coloso de Rodas, que era hueco, revestido en bronce, él uso laminas finas de cobre.

En su mano derecha, en posición elevada, la divinidad representada en la estatua porta una antorcha iluminada; en su mano izquierda, lleva la tablilla de la ley que lleva inscrita con números romanos la fecha del 4 de julio de 1776. Además, una cadena rota se encuentra a sus pies. La Estatua de la Libertad fue constituida en monumento nacional en 1924 y su mantenimiento está bajo la responsabilidad del National Park Service.

La figura está hecha de un armazón de cobre de 2.4 milímetros de espesor, y su soporte es una plancha de hierro diseñada por Alexandre-Gustave Eiffel creador de la Torre Eiffel de París. El proceso de su elaboración requirió a Bartholdi construir un modelo de tres metros, el cual fue aumentado hasta hacer una figura de 11 metros de alto dividida en secciones.

Cada sección fue posteriormente aumentada también y al final todas ellas fueron colocadas en su sitio en la estructura central. La Estatua de la Libertad mide alrededor de 46 metros de altura y pesa 225 toneladas. 

La estatua había de alzarse sobre un pedestal tan alto como ella, con lo que llegaría a elevarse unos 93 m sobre el nivel del suelo. Pero no se había logrado reunir más que la mitad del dinero necesario para construir el pedestal. El editor Joseph Pulitzer lanzó una campaña animando a que se hicieran donativos para esta causa y publicaba en su popular periódico, el New York World, los nombres de cuantos iban contribuyendo a la obra, con mucho o poco dinero. Finalmente, 121.000 personas aportaron más de 100.000 dólares. La Estatua de la Libertad llevaba 15 meses embalada cuando se concluyó su pedestal. Las piezas se desembalaron y se fueron montando sobre la estructura de Eiffel, de abajo arriba, sin andamiaje externo. El 28 de octubre de 1886, la Libertad por fin elevó su antorcha sobre su nuevo hogar.

El año pasado sufrio un ataque de vandalismo, que no fue detectado por los sistemas de seguridad. Seguramente se trato de un gran escultor. Destruyo completamente el rostro original. En su lugar, inspirado por Urania, la musa celestial, esculpio un bello rostro, que las autoridades han decidido conservar a lo largo de este siglo XXI, o cuando los estandares de la belleza pudieran tener un cambio significativo.

La culpa

vicent

MANUEL VICENT 25/10/2009

En el protestantismo la relación del creyente con Dios se desarrolla de forma íntima y personal; por el contrario, en el catolicismo ese contacto se establece siempre a través de un intermediario ineludible, que es el cura. Si el protestante comete un grave pecado, la culpa y el perdón se convertirán en una neurosis instalada en su nuca como la mordedura de la serpiente hasta la muerte; en cambio un católico puede matar, robar, violar y seguir llevando tan campante una vida de crápula, porque si en plena agonía un cura le absuelve, será recibido en reino de los cielos por un coro de ángeles como si no hubiera pasado nada. Por eso el cura católico es un auténtico momio, que hay que tener siempre a mano como una garantía de salvación. Si esta situación religiosa particular se traslada a la vida pública, la actitud frente a la corrupción política también es distinta según se trate de un país católico o luterano. El control del presupuesto del Estado es el origen de la democracia, adoptada como un sistema de derechos y al mismo tiempo de una mutua sospecha de la debilidad humana. La democracia es una máquina de sacar basura a la superficie mediante la libertad de expresión. No hay que escandalizarse. Sólo hay que felicitarse si las bombas de achique funcionan. El luterano es consciente de que el ser humano tiene la mano muy larga y tarde o temprano intentará meterla en la caja, de modo que hay que organizar el presupuesto de forma que sea extremadamente difícil robar. Cualquier político en el poder tiene siempre a dos adversarios enfrente vigilando el dinero público. Si te pillan, caerás fulminado, quedarás aniquilado para siempre y después allá te las entiendas con Dios. No sucede lo mismo en un país católico, donde el ciudadano tiene la íntima convicción, nacida de mil años de confesionario, de que cualquier tropelía puede ser perdonada con una mínima penitencia. Ahora mismo en la católica España campan por la vida pública, como muertos vivientes, unos políticos abrasados por la corrupción, que esperan ser absueltos por las urnas para volver al gobierno entre aplausos, como el cura católico que en plena agonía confiesa al creyente de cualquier crimen para que pueda entrar en el cielo con un jamón en la mano.

elpais.es

Las monarcas se guian por sus antenas

20080124173948-mariposa-monarca

Luis González de Alba

2009-09-27

Pocas cosas más fascinantes que las aves migratorias: patos, gansos, cigüeñas y otras muchas aves que cruzan continentes para pasar el invierno en clima benigno y anidar. Selma Lagerlöf escribió El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia en que el pequeño Nils va montado en el cuello de un ganso. Los científicos se han planteado el campo magnético terrestre y hasta las constelaciones como guía de aves que pueden volar sobre toda Europa, el Mediterráneo y llegar a los mismos lagos africanos que visitan cada invierno.

Pero saber que hay insectos migratorios que recorren distancias similares y aun mayores resultó asombroso. Las mariposas monarca (Danaus plexippus) cruzan toda Norteamérica, del este de Canadá en diagonal sobre Estados Unidos y México hasta las montañas de Michoacán, al oeste. Lo que más sorprende no es la resistencia, que es de maravillar, la pregunta inmediata es: ¿y cómo se guían?

Las monarca migra para hibernar y con la primavera reproducirse y regresar al norte. Fue una sorpresa que vuele desde Canadá para dormir todo el invierno en una zona de la Sierra Madre con temperaturas cercanas al cero y no en clima templado. Al llegar la primavera, comienza su ciclo vital en México: pone huevecillos sobre una planta venenosa, la asclepia (o lengua de vaca), con la que se alimenta desde oruga y toma un olor y sabor atemorizante para los predadores.

A fines de abril se rompen los capullos y surgen las mariposas que emprenden su viaje al norte. En el camino se siguen alimentando de asclepia venenosa. A fines de octubre, regresan por millones a hibernar en los oyameles de la Sierra Madre, un misterio hasta 1975, año en que, para desgracia de la monarca, fue descubierto su recóndito santuario.

A diferencia de la mayoría de las mariposas, que viven unos 24 días, el ciclo vital de la monarca es de nueve meses, en los que llega a Canadá y regresa a México para que una nueva generación siga la misma ruta.

Un equipo de la Universidad de Massachusetts, acaba de publicar los resultados de su estudio acerca de esta migración sobre más de 4 mil kilómetros, 8 mil de ida y vuelta. Neurobiólogos de la Escuela de Medicina de esa universidad han encontrado que un mecanismo clave en esa odisea, muchísimo más extensa que la de Odiseo a Ítaca, no está en los cerebros de estos maravillosos insectos, como se había pensado, sino en sus antenas: “un descubrimiento sorprendente que provee de una perspectiva completamente nueva sobre el rol de las antenas en la migración”.

En un artículo publicado en Science este 25 de septiembre, el equipo encabezado por Steven Reppert demuestra que las antenas –que se creía detectores de olores– son necesarias para orientarse en relación al sol. “Sabemos que la antena del insecto es un órgano notable, responsable de percibir no solamente olores, sino dirección del viento y hasta vibraciones sonoras”, dice Reppert.

Aun antes de que se descubrieran sus santuarios michoacanos, algunos estudios habían demostrado que las mariposas poseen un reloj circadiano, como el que nos avisa que es hora de dormir, para corregir la orientación del vuelo y mantenerse volando hacia el sur hasta sus refugios de invierno en México, aunque el sol se mueve durante todo el día.

Todos sabemos que si una orden nos pide “camina con el sol de frente” iremos en una dirección distinta según la hora: al amanecer hacia el oriente, al atardecer en el sentido opuesto. Ese movimiento del sol en el cielo es compensado por el reloj circadiano de la mariposa. Se supuso que esa brújula solar residía en el cerebro del insecto. Pero observaciones de hace 50 años, mucho antes de localizar sus santuarios de hibernación, mostraron que las mariposas sin antenas perdían la orientación y esos viejos datos señalaron al equipo de Reppert un rumbo de investigación.

Una vez más, vieron que sin antenas las mariposas no encontraban el sur en un simulador de vuelo, mientras las intactas se orientaban correctamente. El equipo también demostró que los ciclos moleculares en los relojes cerebrales no se alteraban en mariposas sin antenas y que éstas contenían sus propios relojes circadianos que funcionaban independientemente de los relojes cerebrales.

Los investigadores cubrieron después con pintura negra las antenas para bloquear la percepción de la luz por los relojes de las antenas. Esas mariposas tomaron una dirección incorrecta y fija: el cerebro del insecto podía percibir la luz, pero no ajustar su timing con el movimiento del sol a través del cielo para así mantener la dirección correcta. Si el equipo usaba pintura clara para cubrir las antenas, las mariposas establecían correctamente el rumbo sur de su vuelo. Esto indica que la lectura de la luz solar por las antenas es clave para la navegación de las monarca.

fuente:milenio diario

Los ancestros del pozolero

Misha canibal
Misha canibal

Aztecas practicaban el canibalismo gastronómico

Los aztecas practicaban el canibalismo con fines gastronómicos y no sólo rituales, afirma un historiador mexicano que publicó recientemente un libro sobre el tema, “tabú” entre los cronistas de la conquista española.

Juan Miralles, autor de “Hernán Cortés, inventor de México”, la más exhaustiva biografía que se ha escrito hasta ahora sobre el conquistador, de la editorial española Tusquets, dijo a ANSA que el canibalismo de los aztecas, y de los pueblos oprimidos por este imperio, “está totalmente documentado”.

Sin embargo, afirmó, “los historiadores suelen guardar silencio al respecto, para no denigrar la memoria de los pueblos indígenas mesoamericanos”.

“La antropofagia que los aztecas practicaban no era ritual; era gastronómica. El propio Bernardino de Sahagún habla de dos platillos hechos con carne humana, uno de ellos el Tlacatlaolli, antecedente de lo que hoy se conoce como pozole”, un platillo que combina el cerdo o el pollo con granos de maíz, expone Miralles.

Para respaldar sus afirmaciones sobre el canibalismo Miralles cita no sólo a Sahagún, un fraile autor de la “Historia general de las cosas de la Nueva España”, uno de los más notables cronistas de la conquista de México, sino también a fray Bartolomé de las Casas, autor de “Historia de las Indias” y a otros autores antiguos.

“El testimonio es unánime, tanto de fuentes españolas como indígenas. No se trataba de una antropofagia ritual, sino de un canibalismo que podría etiquetarse de gastronómico, y que se encuentra perfectamente documentado”, insistió el historiador.

El escritor, de 71 años, docente universitario, editor de libros sobre la conquista y ex diplomático, refirió que los miembros de la casta de los comerciantes y artesanos, que no podían hacer prisioneros en las guerras, acudían a una especie de ferias a adquirir esclavos para sus fiestas.

“A estos esclavos, hombres y mujeres, después de que los compraban criábanlos con mucho regalo y vestíanlos muy bien; dábanles a comer y beber abundantemente y bañábanlos en agua caliente”.*