AYURVEDA: 6,000 Años Sin Enfermedad

AYURVEDA: 6,000 Años Sin Enfermedad

Existe un lugar libre de toda enfermedad, un sitio donde nunca se siente dolor…., donde el envejecimiento y la muerte no existen. Un lugar donde las limitaciones de todos desaparecen y ni siquiera se considera su existencia. Este lugar existe, está al alcance de todos y se llama salud perfecta.

Hace sólo unos pocos meses, se dio a conocer a nivel mundial un acotencimiento que la comunidad científica de todo el mundo esperaba con ansiedad; por fin, tras años de ardua investigación, el mapa genético humano había sido descifrado en su totalidad. Para muchos, este hecho marcaba el inicio de una nueva era en campos como el de  la medicina. La visión a futuro parece hoy más alentadora que nunca, conociendo el genoma humano, los hombres de ciencia buscarán, entre otras tantas cosas, realizar uno de los sueños eternos del hombre: terminar con la enfermedad; ambición a la que supuestamente nos acercamos a pasos agigantados, y que sin embargo es una realidad desde hace más de 6 mil años, cuando los antiguos sabios hindúes conocían ya lo que ellos llamaban en sánscrito la ciencia de la vida: el ayurveda.

Mucho más que una forma de medicina, el ayurveda es un estilo completo de vida que promete llevarnos a ese paraíso aparentemente inalcanzable para la medicina moderna actual: la salud perfecta. El doctor Dieter le Noir, médico especializado en ayurveda, y fundador del Instituto Samat, donde lleva a cabo esta práctica, nos comenta: “El problema de la medicina de occidente es que en realidad sólo te enseñan qué es la enfermedad, y lo que nunca aprendí después de todos los años de carrera de medicina fue qué es la salud”.

La ciencia médica moderna se basa en lo que se llama patogénesis, es decir, conocer las enfermedades y entonces encontrar el remedio; no obstante, el estado natural del cuerpo humano no es el malestar sino la salud, y aún así, nadie nos enseña a no enfermarnos; eso es lo que busca la medicina ayurveda, basarse más bien en la salutogénesis, comprender nuestro cuerpo y mantenerlo en equilibrio para que no tenga problema alguno: “la medicina occidental espera la aparición del mal y simplemente lo tapa, la medicina ayurveda busca mantener la armonía en el cuerpo para no llegar a la enfermedad”, añade el doctor Le Noir.

El ayurveda tiene su origen en el profundo conocimiento que los antiguos sabios de La India tenían del cuerpo humano y de su contacto con la naturaleza; desde entonces buscaban vivir en ese lugar llamado salud perfecta; lo más importante para ello es descubrir primero cuál es nuestro tipo físico, y de este debe depender la alimentación, los hábitos de vida y la rutina diaria, ási como una serie de prácticas que permiten la armonía con el cosmos. Esta práctica milenaria cobra fuerza en nuestra época principalmente desde que un médico endocrinólogo, formado en Estados Unidos y La India, en vista de las carencias que la ciencia moderna era incapaz de satisfacer, comienza a promover en todo el mundo occidental el sistema conocido como ayurveda maharishi; su nombre es de sobra conocido: Deepak Chopra.

El doctor Chopra ha sido testigo y causa de que cientos de enfermos declarados desauciados y en etapa terminal de enfermedades tan terribles como el cáncer y el melanoma, experimenten de pronto una mejoría que ha llegado incluso a la desaparición total de la enfermedad. Según el ayurveda, el principal problema de la práctica médica actual es que ven a todos los enfermos iguales, cuando en realidad cada cuerpo es totalmente distinto a otro, y lo que a una persona apenas molesta, puede desencadenar males terribles en otra. Además, los médicos han caído en el error de estudiar al cuerpo humano por partes y de forma aislada, cuando en realidad es un sistema de equilibrio perfecto donde el problema de un órgano, o de la mente, puede afectar el resto del sistema.

AYURVEDA: 6,000 Años Sin Enfermedad

La medicina ayurveda le da gran validez al famoso dicho “uno es lo que come”, y sostiene que básicamente en los alimentos que ingerimos está sustentada nuestra salud, y vigilando la dieta es como podemos llegar a la salud perfecta. El estómago, los intestinos, y de forma contundente el colon, son los órganos que más necesitamos cuidar para que nuestro cuerpo no rompa su equilibrio y comience a padecer. El mismo doctor Le Noir asegura que ésta práctica no es mágica y que requiere del apoyo de la ciencia moderna; sin embargo, con esta medicina tradicional ha logrado curar a pacientes que llevaban años de padecer enfermedades crónicas, además cabe señalar que el ayurveda tiene 6 mil años de experiencia y la medicina contemporánea a penas sobrepasa los 100. Una realidad es ineludible; el ser humano es parte de la naturaleza, pero la vida actual nos pone cada vez en mayor pleito con ella. Quizás valdría la pena retomar lo que los antiguos siempre han sabido.

Si te interesa:

  • La perfecta salud. Dr Deepak Chopra, Editorial Vergara
  • www.ayurveda.es
  • www.ayurveda.com

Juan Miguel Zunzunegui/

La Caverna de Zunzu

El proceso de momificación en menos de 3 minutos

Muy gráfico el video editado por el Museo Romano-Egipcio “The Getty” en el que explica paso a paso el proceso de momificación, con la ventaja adicional de que se han ahorrado el mal trago de enseñarnos como extraían órganos internos por la nariz del difunto… muy considerados.

la aldea irreductible

El proceso de momificación en menos de 3 minutos
Se trata Herakleides, un joven de 20 años que fue momificado allá por el año 150 después de Cristo y que en estos momentos se exhibe en el Getty, siendo una de las momias más peculiares conservadas, puesto que auna la milenaria costumbre momificadora egipcia con la tradición romana del retrato funerario.

Así pues, aprovechamos y de paso, asistimos a dos tradiciones milenarias fundamentales en la historia del arte resumidas en un video de menos de 3 minutos.

_-

Algunas razones del atraso

Algunas razones del atraso
Rolando Arjona

La organización del imperio azteca era ciertamente imponente. En los calpullis, el ejemplar sistema de organización social de los aztecas, era obligatoria la construcción de una escuela, es decir, no sólo se trabajaba y explotaba talentosamente la tierra con un criterio comunitario, sino que, además, se ejecutaba un esfuerzo “nacional” por la educación, la única forma de crecer armónica y equitativamente. Se trataba de evolucionar en planos de igualdad y, para ello, nada mejor que educar a las masas, de forma que los individuos contaran, en la medida de sus posibilidades, con las mismas oportunidades. Nuestros antepasados entendieron muy bien que, quien acapara el conocimiento, acapara el ingreso, de ahí que llevaran a cabo grandes esfuerzos por masificar la ilustración. Además de lo anterior, la impartición de justicia era una realidad indiscutible, como también lo era la imposición de criterios éticos y morales aplicables desde muy temprana edad. En resumen: existía un eficiente respeto al orden jurídico establecido y, donde hay respeto al orden jurídico, hay progreso porque se respetan las reglas de convivencia emitidas por los representantes populares. ¿Resultado?

La brutalidad de la Conquista destruyó absolutamente todo. Destruyó, por supuesto, el orden jurídico, destruyó el Estado de derecho, destruyó el calpulli a cambio de instituir la encomienda y la miseria masificada; destruyó el núcleo familiar, lo prostituyó, destruyó la escuela, destruyó la religión, destruyó la organización imperial, destruyó los sistemas de producción y de recaudación, destruyó como un gigantesco huracán, los valores, los principios de una civilización impresionante que vio canceladas sus aspiraciones y sueños más caros por un grupo de rufianes extraídos de las cárceles de la Edad Media tardía, en realidad, unos hispano-africanos, sálvese el que pueda, recién liberados de los árabes y que llegaron a América a imponer a sangre y fuego el catolicismo, en las cárceles clandestinas de los obispos, igualmente ávidos de riquezas materiales, al extremo de que, al comenzar el siglo XIX, la alta jerarquía era dueña de 52% de la propiedad inmobiliaria del país, además de contar con bancos privados, sótanos de tortura, entre otros, para los insolventes que iban a dar a las manos de la Santa Inquisición por haber dispuesto de los haberes y dineros del Señor… Si el clero católico hubiera educado a los aborígenes, tal y como era su obligación, de la misma manera en que se enriqueció hasta el absurdo violando los votos de pobreza y obviamente los de castidad, al iniciar el imperio de Iturbide, no hubieran existido en México 98% de analfabetos, un lastre que no hemos podido superar hasta nuestros días.

Algunas razones del atraso

La autoridad se prostituyó durante los interminables años del virreinato. Se remataban los cargos públicos al mejor postor, siempre y cuando fuera entre españoles y entre algunos criollos distinguidos. Los naturales, los indígenas y los mestizos, carecían de posibilidad alguna de participar en la administración del aparato del Estado y de ahí que, en los años siguientes a la Independencia, cuando se larga a los españoles por donde habían vendido, se llevan al otro lado del Atlántico las claves para operar el gobierno y, por ello, entre otras razones, el México independiente se hunde en el caos. ¿A dónde íbamos sin saber cómo gobernar una República Federal calcada, además, de la americana, en donde los índices de alfabetización eran tan elevados gracias a la religión protestante que establecía la obligación de saber leer y escribir para poder salvarse a través de la lectura de la Biblia? ¡Quien no leía la Biblia no se salvaría! ¿Cómo pensar en una estructura democrática en un país de ignorantes herederos, además, del nefasto autoritarismo español, el caldo de cultivo ideal de los caciques y caudillos que provocaron el estancamiento y la evolución hasta nuestros días? ¿O acaso, hoy en día, los jerifaltes de los partidos políticos y los líderes sindicales oficiales, no son sino los caudillos modernos que tienen secuestrada a la nación como la tuviera Santa Anna y sus 11 presidencias personales y sus Altísimas Serenísimas..?

La destrucción brutal y salvaje de todo lo que funcionaba, el nacimiento de los primeros mestizos rechazados por el padre y la madre ultrajada, tal y como fue el caso de Pedro de Alvarado, quien se jactaba de haber tenido 440 hijos, crearon un sistema depresivo en la Colonia, depresión que se tradujo en inmovilidad social, en la existencia de un aparato discriminatorio que excluyó a los auténticos dueños de este país hasta sepultarlos en la confusión y en el abandono entre la espada del conquistador y el pánico a la pira de los caritativos curas inquisitoriales. Cuando se destruyó el sistema de impartición de justicia se decapitó el gran sueño de grandeza azteca, advino entonces la corrupción, desconocida en Mesoamérica, se impuso el despotismo, la exclusión, la discriminación y el atraso se aposentó hasta nuestros días. ¿Quién respeta en México a la autoridad, la que sea..? ¿Quién..? He ahí, entonces, otra razón para explicar el atraso…

Francisco Martin Moreno/exonline

Estar bien cuesta menos de lo que uno se imagina

Estar bien cuesta menos de lo que uno se imagina

La mayoría de los casos de estados anímicos perturbados tiene una solución previsible. Sólo unos pocos muestran consecuencias intratables. La gran ventaja de estos últimos, en cambio, consiste en que, mientras casi nadie se ocupa de lo que le ocurre a la gran mayoría, todo el aparato sanitario, mediático e institucional intenta ocuparse de los casos insólitos.

Las soluciones para las enfermedades que afectan a muchos –la pérdida de memoria, la ansiedad, la falta de concentración, las interpretaciones lesivas e injustificadas de las pesadillas, la ausencia de objetivos que paralizan voluntades o la pérdida de empatía– son increíblemente simples y, además, están fundamentadas científicamente.

Es más. El concepto revolucionario de la plasticidad cerebral con que se ha saldado el viejo enfrentamiento entre neurólogos y psicólogos conlleva un peligro: algunas terapias sugeridas por la recién descubierta plasticidad cerebral casi suenan a perogrulladas; no es creíble que baste con descartar las cuestiones que atormentan al espíritu y ocuparse, sobre todo, de lo que funciona. Dejar de lado los temas que convulsionan el espíritu y centrarme, en cambio, en la infinitud de cuestiones que me apetece y puedo resolver es una terapia de éxito.

Tres experimentos evidencian la inteligencia del pulpo, un animal invertebrado que pese a aprender rápidamente, también desaprende con la misma facilidad (vídeo:  Aquarium Finistrrae a través del canal de la Casa de las Ciencias de la Coruña en YouTube).

Otro ejemplo sobradamente comprobado: el cerebro no perdona que no se quiera aprender nada nuevo, por sencillo que sea. Sin algún tipo de ejercicio, aunque sólo sea físico, no se puede progresar. Basándose en esto, se ha podido demostrar la ventaja de practicar ejercicios mentales como la música, que agudizan capacidades no sólo vinculadas a este campo, sino a otros como los idiomas o una mayor empatía. Estar bien cuesta mucho menos de lo que uno se imagina, pero hay que proponérselo.

No sabíamos, por ejemplo, que sencillos ejercicios aeróbicos repercuten favorablemente sobre los estados de ansiedad. ¿Quieres decir, Eduard, que si practico en grupo movimientos simples como los de levantar los brazos con las manos abiertas disminuirán mis niveles de ansiedad? Quiero decir exactamente esto. O lo que es lo mismo: puros ejercicios aeróbicos aumentan el número de neuronas y el número de veces que se comunican entre ellas.

En la base de lo que antecede resplandece un descubrimiento que sólo hemos sabido apreciar en todo su esplendor recientemente. Hace falta aprender para vivir en paz. Sin aprendizaje, disminuyen determinados órganos cerebrales, como el hipocampo; se pierde la capacidad de explorar nuevas soluciones; se empequeñece el cuerpo social hasta arrugarse y perder su potencial de crecimiento.

Y ocurre algo peor: lo que distingue al progreso del conocimiento humano del resto de los animales es el llamado “efecto trinquete” o acumulado; es decir, sencillamente, no se pierde lo adquirido, sino que desde allí se catapulta la innovación. No hay marcha atrás. Mientras tanto, el inteligente pulpo puede aprender a abrir un bote de vidrio, pero olvida el mecanismo casi tan rápidamente como lo asimiló.

Hemos descubierto el impacto decisivo de la educación y el aprendizaje; el paisaje devastador que provoca el ensimismamiento sobre uno mismo y la inacción. No es sabio el que medita aislado del mundo, sino el que interacciona con él. Para ello puede ser necesario recuperar la capacidad para concentrar la atención meditando, pero con la finalidad de abordar luego objetivos colectivos como la gestión emocional, la solución de conflictos y la integración social. Uno solo no va a ninguna parte.

El posible error de los que frente a la crisis económica y social se refugian en la actitud de ni estudiar ni trabajar puede que no sea otro que el de hacer caso omiso de los efectos nefastos de la falta de ejercicio. Creer que sin hacer nada no pasa nada.

Eduardo Punset

Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte

Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte
El óleo “Nude, Green Leaves and Bust”, de Pablo Picasso (1881-1973), se convirtió hoy en Nueva York en la obra de arte más cara vendida en subasta tras ser adjudicada por un precio de martillo de 95 millones de dólares y que, incluido comisiones, alcanzó los 106,5 millones (81,9 millones en euros).
La obra del artista español, realizada en 1932, tardó nueve minutos en encontrar un comprador en la sede neoyorquina de la casa de subastas Christie’s dispuesto a pagar la millonaria cifra. Hasta ahora el récord en subasta para una obra de arte lo ostentaba “L’Homme qui marche I”, una de las esculturas más icónicas del suizo Alberto Giacometti (1901-1966) y que fue vendida por 104,3 millones de dólares en Londres el pasado febrero.
La de Picasso era una de las piezas estelares de la velada que Christie’s dedicó hoy al arte impresionista y moderno, y el precio de venta superó las previsiones de la casa de subastas, que consideraba que el óleo podría alcanzar un valor de entre 70 y 90 millones de dólares.
La pintura, de 162 centímetros de ancho y 130 de alto, y con vivos tonos azules, rosas y verdes, es un retrato de Marie-Thérèse Walter, amante de Picasso a finales de los años 20 y en los años 30, y que fue concluida el 8 de marzo de 1932, durante un periodo muy creativo del pintor malagueño.
Puja telefónicaLa obra formaba parte de la colección de arte que a lo largo de los años crearon Sidney Brody, un reconocido promotor inmobiliario de Los Ángeles, y su esposa Frances, y estaba considerada como una de las mejores de arte moderno en manos privadas en Estados Unidos. Las pujas comenzaron en 58 millones de dólares y en pocos minutos quedó patente el interés que tenía para los potenciales compradores que acudieron a la sala de subastas o que participaban a través de los teléfonos.
Con rapidez y a base de alzas incesantes de un millón de dólares por cada nueva puja, las apuestas superaron pronto los 80 y los 90 millones de dólares hasta que un comprador que pujaba por teléfono se la adjudicó por un precio de martillo de 95 millones de dólares. Esta primera venta de primavera de arte impresionista y moderno incluye también obras destacadas de Alberto Giacometti, Henri Matisse, Georges Braque o Henry Moore, que se prevé pueden adjudicarse también por cifras millonarias.
El top ten de las obras de arte más caras:
1- «Nude, Green Leaves and Bust»: Pablo Picasso (106,5 millones de dólares)
2- «El hombre que camina»: Alberto Giacometti (104.3 millones de dólares)
3- «Muchacho con pipa»: Pablo Picasso (104’168.000 dólares)
4- «Dora Maar con gato»: Pablo Picasso (95’216.000 dólares)
5- «Retrato de Adele Bloch-Baur II»: Gustav Klimt (87.936.000 dólares)
6- «Tríptico»: Francis Bacon (86,2 millones de dólares)
7- «Retrato del Dr. Gachet»: Vincent Van Gogh (82’500.000 dólares)
8- «Bal au Moulin de la Galette, Montmartre»: Pierre-Auguste Renoir (78’100.000 dólares)
9- «Masacre de los inocentes»: Peter Paul Rubens (75’930.440 dólares)
10- «White Center (Yellow, Pink and Lavender on Rose)»: Toile de Mark Rothko (72,8 millones de dólares)
Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte .
Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte
Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte
Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte Un Picasso, récord mundial en una subasta de arte

5 de Mayo

  5 de Mayo En un país que ya ni siquiera le gana en fútbol a Estados Unidos, es importante tener hechos heroicos en nuestro palmarés histórico; la idea de las glorias del pasado que de alguna forma subsanan las faltas del presente. Es así como cada mes de mayo volvemos a escuchar la cantaleta del episodio en que las armas mexicanas se vistieron de gloria al derrotar al ejército más poderoso del mundo, el de Napoleón III, en la gloriosa batalla de Puebla.

En un país donde la historia se enseña dogmáticamente y el sistema de educación no enseña a pensar sino a repetir, casi nadie se cuestiona por qué si supuestamente ganamos contra los franceses en la Batalla de Puebla, la bandera francesa ondeaba once meses después en Palacio Nacional y nuestro país estaba dominado por las tropas de Napoleón. La cuestión es simple, no hay nada que festejar el 5 de mayo, se ganó una batalla pero no la guerra.

En un país donde la historia se reinventa para moldear héroes y villanos según las necesidades del régimen y se escribe como verdad absoluta un libro de texto gratuito y obligatorio con el que se adoctrina a la inmensa mayoría de la población, todos conocemos el efímero triunfo del 5 de mayo y la falsa victoria contra el invasor, pero nadie conoce la historia completa; la historia de las tres batallas de Puebla.

La primera batalla de Puebla se llevó a cabo el 5 de mayo de 1862 contra las tropas francesas que avanzaban desde Córdoba hacia la Ciudad de México. No fue del todo una batalla; una avanzada del ejército francés fue en exploración para ver las posibilidades de un gran avance y fueron recibidos por el ejército de los Zacapoaxtlas, que efectivamente vencieron a la avanzada francesa y los obligaron a replegarse a Córdoba. Un verdadero triunfo hubiera significado ir tras ellos y hacerlos volver hasta el mar; en vez de eso, una vez que las tropas invasoras huyeron las tropas nacionales suspendieron el ataque, por orden, por cierto, de Ignacio Zaragoza; el general que no supo, quiso o pudo consolidar el triunfo, el general que desde una casa de campaña y en una mesa de estrategia cantó la retirada, a pesar del empeño de continuar el ataque por parte del general de brigada que comandó a las tropas del 5 de mayo en el campo de batalla: Porfirio Díaz.

5 de Mayo

Las tropas invasoras se replegaron, se reagruparon, se recuperaron y se triplicaron. Una vez hecho todo esto volvieron al ataque y se enfrentaron de nuevo al ejército mexicano en la segunda batalla de Puebla, esa de la que no hablan ni media palabra los libros de historia por una razón muy simple; porque se perdió. En marzo de 1863 los franceses marcharon sobre Puebla, tomaron la ciudad y siguieron su avance hasta la capital, que fue tomada el 7 de julio de 1863 mientras el gobierno errante de Juárez huía con las leyes de la República a San Luis Potosí, custodiados y protegidos en todo momento por el general que se enfrentó y derrotó en 32 ocasiones a los franceses: Porfirio Díaz.

Como sabemos esta ocupación francesa, promovida en gran medida por el hijo de José María Morelos dio lugar al corto Imperio de Maximiliano, quien aceptó el “Trono de Moctezuma” el 10 de abril de 1864. Los pormenores del austriaco y su imperio son otra historia digna de otro artículo; bástenos recordar que en marzo de 1866, tras apenas dos años de gobierno, Maximiliano perdió el apoyo de Napoleón III, quién mandó que sus tropas se fueran retirando del país y selló con ello la suerte del emperador. Juárez permanecía en la frontera con su gobierno y dos generales mexicanos comenzaron la reconquista del territorio, Mariano Escobedo al norte y Porfirio Díaz al sur.

Para marzo de 1867 el Imperio sólo controla ya Querétaro, donde han instalado la capital, Puebla y la Ciudad de México. Mariano Escobedo, escoltando a Juárez, tomó Querétaro mientras por otro lado se llevó a cabo la tercera batalla de Puebla; el 2 de abril de 1867 Porfirio Díaz derrotó a los franceses, los expulsó de la ciudad y los replegó hasta el Golfo de México. Después de eso, marchó sobre la Ciudad de México, donde derrotó a las últimas tropas enemigas, perdonó a los franceses y fusiló a los mexicanos traidores. El 15 de julio de 1867, el triunfante Díaz licenció a sus tropas y entregó la capital al presidente Benito Juárez.

¿Por qué nuestra historia ignora los triunfos de Díaz y las otras dos batallas de Puebla? Simplemente porque nuestro discurso histórico hizo de Juárez un héroe y de Díaz un tirano, y a maniqueo estilo de nuestra historia; los buenos son absolutamente buenos y los malos absolutamente malos. Es imposible entonces hablar de los aspectos malos de Juárez, como el hecho de que vendió California y Yucatán a Estados Unidos, tema de otro artículo; y es prohibido hablar de los hechos heroicos de Díaz, como su participación en la primera Batalla de Puebla, donde todo el crédito se lo queda Ignacio Zaragoza, o sus más de 30 batallas victoriosas contra los franceses; mucho menos su apabullante triunfo en la tercera batalla de Puebla, de la que poco cuentan nuestros libros pero que fue en la que realmente se derrotó y expulsó a los franceses, y que fue vital para la toma de la Ciudad de México y el restablecimiento de la República.

Nada ganamos los mexicanos el 5 de mayo de 1862 en Puebla, nada absolutamente; un efímero laurel que, debido a la desunión del pueblo no cristalizó y se convirtió en derrota y conquista. Mucho ganamos en la olvidada fecha del 2 de abril de 1867, cuando un olvidado y denostado héroe derrotó a los invasores del país. Pero el gobierno emanado de la Revolución erigió a uno como héroe y condenó a otro como villano, uno de los tantos episodios torcidos o inventados de nuestra historia en busca de sostener la ideología de un régimen. Hoy, sin régimen, es momento de recuperar la historia.

La Caverna de Zunzu

Locura

Locura

Es inenarrable la cantidad de cosas que se ha puesto la gente en la cabeza desde el inicio de la historia. El rito de la coronación comenzó hace un millón de años. Probablemente alguna hembra primate, apenas aprendió a caminar a dos patas en el valle del Ritt, en Kenia, se colocó una piña tropical en alto del cráneo como Carmen Miranda, empezó a mover las caderas y se sintió feliz, mientras su pareja, que era el macho más bragado de la tribu, se coronó a sí mismo con cuernos de búfalo o de venado para significar su poder, un vestigio que todavía está presente en la mitra de Benedicto XVI. Algo muy extraño debe de esconder el cerebro cuando existe el instinto de cubrirlo o de prolongarlo con toda clase de prendas y cachivaches, cada uno con un significado: el velo, la mantilla, la gorra de plato, el solideo, el kipá, la tiara, la toca, el sombrero borsalino de Al Capone, el casco, el gorro de cocinero, el bonete, el turbante, la corona imperial o la boina capona.

Locura

 Los artesonados de oro y las cúpulas llenas de ángeles que rematan el trono del rey son también una superestructura de su cerebro. Las mujeres de raza negra realizan una obra de arte con la tapa de los sesos. Trenzan sobre ella lazos con telas de colores, a los que añaden frutas, flores y pájaros que trasmiten una sensación de imaginación y libertad, pese a que viven sojuzgadas. Soy partidario de que cada uno lleve en la cabeza lo que le dé la gana, incluso un pollo frito si lo prefiere, siempre que no moleste a nadie. En la cultura anglosajona, donde la libertad es la única diosa, los sentimientos estéticos o religiosos se los guarda uno para casa. Por supuesto entre un burka y la piña tropical de Carmen Miranda prefiero la piña, pero aun a riesgo de parecer un frívolo, debo confesar que el burka, aparte del rechazo por la repugnante esclavitud que supone para la mujer, me produce mucho vértigo porque uno nunca sabe con la sorpresa que podría encontrarse dentro de ese catafalco humano, tal vez con una hurí o con un terrorista armado o con la señora de toda la vida o con un vecino bigotón que te esperaba tras la rejilla. Velo musulmán o pamela de gran dama en la carrera de caballos en Ascot, cualquier clase de gorro parte del primate con la misma locura.

Manuel Vicent

Mark Rothko: La intensidad del drama.

Mark Rothko: La intensidad del drama.

Carne y huesos, vulnerabilidad al placer y al dolor; el espectador diluido en grandes campos de color que conducen a la esfera interior, al cosmos y a la nada. Ocres, rojos y negros enfrentan al espectador a sí mismo, le sumen en un estado de contemplación hasta el abismo del vacío y de vuelta a la existencia.

La espiritualidad de las obras clásicas de Rothko durante los años 50 había sufrido anteriormente una larga evolución para llegar a la no-forma: un fondo monócromo sobre el que flotan áreas rectangulares de colores simbólicos creando tensión entre ellos. Cuadros de una belleza basada en una abstracción de tono lírico, alejada de lo representacional, que nos abruman con su significado y evocan emociones soterradas en lo más profundo.

Fueron el Expresionismo y Surrealismo los que llevaron a Rothko a sus Colour-Field Paintings. La progresiva simplificación de las imágenes para definir una experiencia mística a partir de colores de gran intensidad y la ausencia de referencias (o quizá referencias a la ausencia) envuelve al espectador abrumado por tanto peso, la ambientación poética que destila la materia de sus cuadros nos pierde en otra dimensión metafísica.

Colores expansivos que agotan la mente para dejarla libre de convencionalismos y llegar sin intermediarios a la contemplación espiritual. Así, una de las preocupaciones fundamentales de Mark Rothko fue siempre la relación entre obra y espectador; el observador debía verse envuelto por la ambientación para alcanzar toda la inmensidad que él ofrece con sus sugerencias sensitivas. En sus palabras:

Mark Rothko: La intensidad del drama.

Y si he de depositar mi confianza en algún sitio, la otorgaría a la psique del observador sensible y libre de las convenciones del entendimiento. No tendría ninguna aprensión respecto al uso que este observador pudiera hacer de estas pinturas al servicio de las necesidades de su propio espíritu; porque, si hay necesidad y espíritu al mismo tiempo, seguro que habrá una auténtica transacción.

Sara Rivera

Finalista de un premio por retratar el cadáver de su madre

Finalista de un premio por retratar el cadáver de su madre

“Último retrato de madre” de la pintora británica Daphne Todd /EFE
EFE |
LONDRES
Actualizado Miércoles , 28-04-10 a las 21 : 53
Una artista británica que pasó tres días pintando en la funeraria el cadáver de su madre es una de las finalistas del premio del retrato BP, dotado con 25.000 libras (28.750 euros).
La artista, Daphne Todd, de 63 años, documentó en su retrato los cambios que experimentó durante ese tiempo el cuerpo sin vida de su madre, Anne Mary Todd, fallecida hace un año a los cien años de edad, informa el vespertino «Evening Standard».
La artista explicó hoy que había pedido permiso a la anciana para pintarla tan pronto como falleciese, y ésta le dijo que podía hacer con ella lo que quisiera.
Cuando llegó el momento, abandonó provisionalmente otro retrato que estaba haciendo y corrió a la funeraria, que también le dio permiso para hacer allí el retrato. Todd, que está casada y tiene una hija mayor, pintó varias veces a su madre durante su vida.«

Una belleza muy particularSobre el retrato con el que aspira al premio BP, explicó que el cuerpo de su madre “tenía una belleza muy particular” y agregó que “los cadáveres van cambiando”. “El líquido que tienen dentro se dirige hacia los brazos a la altura del codo”, lo que, en el caso de su madre, hizo que volviera una mano hacia ella.

“Cambian también las formas. Así se modificó la distancia entre la cabeza y la clavícula. Y comenzó a cambiar también el color de la piel. No me habría gustado seguir pintándola más tiempo”, señaló. El nombre del finalista distinguido finalmente con el premio BP de retrato se anunciará el próximo 22 de junio.
visto en:  abc.es/cultura

Piesdesnudismo

Piesdesnudismo

Existe el piesnegrimo, que es hacer el jipi. Pues el piedesnudismo, conocido por su nombre en inglés barefoot, es hacer también el jipi pero más. También traducible por piesdescalcismo, consiste en ir por la vida sin zapatos. Pero no de vez en cuando, no sólo por tu casa, por la oficina o por el gimnasio. No. Se trata de ir descalzo cuando cruzas un paso de cebra, cuando vas de compras con tus hijos, cuando te subes a un autobús o cuando vas de senderismo con tus amigos. Sí, y la gente que lo practica no es que sea radical o que vive aislada de la sociedad. No. Es gente normal que un día probó la textura del asfalto y desde entonces no puede vivir si esa sensación.

Leamos las experiencias de estos piesnudistas:

– Fue una experiencia inolvidable.
– Es increíble cómo la piel habla y te va dando información que antes no existía.
– Yo sólo digo que hace dos años que voy sin zapatos a todos lados y llevo dos años sin resfriarme.
– Ví en un centro comercial a algunas personas descalzas (…) me faltó tiempo para quitarme los zapatos y los calcetines.

– Desde siempre tuve esa inquietud y me fascina. Lo hago por convicción.
Muchos no lo entienden.

www.sindrogamico.blogspot.com