UN ILUSTRADOR RECREA LA VIDA DE VAN GOGH CON UN CÓMIC LLENO DE COLOR

Humanizar a un artista universal a través de unas tiras de cómic y dar vida al personaje que hay detrás del pintor, eso es lo que hace el viñetista Alireza Karimi en este precioso trabajo.

van gogh culturainquieta

El iraní Alireza Karimi Moghaddam expresa su amor por la obra de Vincent van Gogh con una serie de cómics protagonizada por este pintor postimpresionista. Estas coloridas ilustraciones relatan la turbulenta vida del famoso artista neerlandés y nos invitan a sumergirnos en el explosivo imaginario que definió su corta carrera.

Ya sea paseando en bicicleta por un campo de girasoles, tumbado en los campos de trigo, o remando en el océano para observar las estrellas, Moghaddam suele ilustrar a Van Gogh explorando la naturaleza que inspiró algunas de sus obras más famosas. En una imagen, un Van Gogh de caricatura mira hacia arriba para maravillarse un cielo nocturno arremolinado, que Moghaddam ilustra como brochazos estilizados y pictóricos.

Esto hace referencia a una de las pinturas más famosas del artista, La noche estrellada (1889), que retrata la perspectiva desde la “ventana con barrotes de hierro” de su habitación en el sanatorio de Saint-Rémy-de-Provence, justo antes del amanecer.

van gogh culturainquieta1

Creados digitalmente con un colorido trabajo de líneas, los cómics de Moghaddam son estéticamente luminosas, pero no dejan de plasmar el lado oscuro y turbulento del pintor. Una ilustración muestra a Van Gogh dándole de comer su oreja cortada a unos cuervos, y otra lo retrata de pie sobre un puente, contemplando el suicidio. Sin importar la situación, cada escena ofrece una representación fiel de la vida de este artista en el distintivo y alegre estilo de Moghaddam.

van gogh culturainquieta2
van gogh culturainquieta3
van gogh culturainquieta4
van gogh culturainquieta5
van gogh culturainquieta6
van gogh culturainquieta7
van gogh culturainquieta8
van gogh culturainquieta9
van gogh culturainquieta10
van gogh culturainquieta11
van gogh culturainquieta12
van gogh culturainquieta13
van gogh culturainquieta14
van gogh culturainquieta15
van gogh culturainquieta16
van gogh culturainquieta17
van gogh culturainquieta18
van gogh culturainquieta20
van gogh culturainquieta30
van gogh culturainquieta31
van gogh culturainquieta35
van gogh culturainquieta36
van gogh culturainquieta37

Alireza Karimi MoghaddamInstagram | Pinterest

https://culturainquieta.com/es/arte/pintura/item/16046

El paraíso de las ratas

Un libro para explicar la corrupción a los más pequeños.

Resultado de imagen para El paraíso de las ratas

Por Samantta Hernández Escobar

“El que no tranza no avanza” es desafortunadamente una contundente frase mexicana. Un claro resumen de una realidad donde la corrupción es una práctica tan arraigada a la sociedad que ha desencadenado una serie de conductas ilícitas para abrirse paso en el día a día. Un escenario crudo del que todos somos parte.

Entonces, ¿por qué si la situación es grave, los adultos evitan tratar este tema con los más pequeños? y no solo ese, ¿qué sucede con las desapariciones forzadas, la tortura, la violencia o todo aquel delito del que se puede ser víctima en este país?.

Inspirado en la importancia de abrir una puerta para que niños y jóvenes conozcan la realidad que azota a México, Luigi Amara (Los calcetines solitarios, 2011) publicó El Paraíso de las ratas (Sexto Piso, 2018). Una fábula en la que a través de las desventuras de la rata Esquivel, se hace un retrato muy parecido a la realidad mexicana, donde la mayoría busca sacar provecho de los demás, sin importar la situación en la que se encuentren.

El paraíso de las ratas, Luigi Amara

El caricaturista Trino Camacho y el autor Luigi Amara / Fotografía vía Sexto Piso

El término ‘corrupción’ es una constante en la realidad del mexicano, pero la realidad es que no es un problema muy pensado o reflexionado. Solemos ubicar este mal en las altas esferas, pero en realidad es un sistema del que todos somos parte. Una situación evidente en la singular fábula gráfica, que de la mano de las ilustraciones del monero Trino Camacho, narra la travesía de Esquivel por las cloacas mientras intenta descubrir el paradero de sus hermanas, unas ratas albinas que a los pocos días de nacer, desaparecieron sin dejar ningún rastro.

Aprovechando la asociación que existe en el imaginario colectivo entre los roedores y las personas relacionadas con la corrupción, el robo y la injusticia, Amara crea a un personaje que aún siendo una rata, busca no ser como las de “dos patas”, al intentar actuar correctamente. Sin embargo, con el tiempo comprende que, al menos en ese mundo subterráneo es imposible hacer las cosas bien y te lo demuestra desde el primer instante.

Al encontrarse con Rafia o Ratatatá, un par de ratas que dicen estar “dispuestas a ayudarle”, Esquivel descubre que lo harán siempre y cuando les entregue algo a cambio. Con tal de encontrar a sus hermanas, Esquivel hace lo posible por cumplir los caprichos de ese par, lo que lo lleva a los dominios del Dr. Plasma, una rata radioactiva


“Yo quería reflejar en el libro, que cuando los humanos entran en contacto con las ratas crean en conjunto un sistema doblemente corrupto“, explica Amara.

Pareciera que en El Paraíso de las ratas todas las actividades ilícitas estándiluidas bajo el manto de la caricatura. Sin embargo, conforme se avanza en la lectura, todo se torna más oscuro, tocando temas tan duros como la trata de personas. Amara y Trino decidieron hacerlo así, crudo, pues está dirigido principalmente a niños y jóvenes, sin dudar de su capacidad intelectual. El texto parte de que, al igual que en el mundo de los adultos, en las actividades más inocentes suele haber ciertas acciones y conductas que derivan en la normalización de la corrupción.

El autor cuenta que cuando iba en primaria, existía una actividad en la que los alumnos contendían para ser el presidente de la escuela. Él decidió hacerlo y tuvo que enfrentarse a niños mayores que él. Recuerda que la competencia estaba muy cerrada hasta unos días antes de las elecciones, cuando su rival principal decidió regalar paletas a los alumnos y se convirtió entonces en la presidenta del colegio. 

Lo que en un contexto escolar podría parecer una acción inocente, trasladada al mundo adulto es muy similar a las prácticas de los partidos políticos, uno de los actores con los que es muy común asociar la corrupción. De ahí la importancia de comprender y señalar que el protagonista de esta historia es en realidad el sistema corrupto, donde ya no hay buenos ni malos, sino piezas que arrastra la corriente. La misma corriente que Esquivel se ve obligado a seguir para lograr lo que busca.

En el libro, los capítulos llevan por nombre frases como ‘Los amos del cortocircuito’ o ‘El tendedero de la muerte’, que con el paso del tiempo obligan a Esquivel a escabullirse y resolver cada obstáculo.

https://gatopardo.com

Dr. Stone: un anime que celebra con optimismo el poder de la ciencia y la tecnología para mejorar el mundo

Dr. Stone: un anime que celebra con optimismo el poder de la ciencia y la tecnología para mejorar el mundo

SERGIO PARRA

Dr. Stone es la nueva serie de la Shōnen Jump que se está convirtiendo en la más popular del año en Japón. Probablemente es la primera serie en que la ciencia es la molancia total y la tecnología es la principal solución a cualquier problema sin tener que pagar un tributo distópico al estilo Black Mirror.

Es el espíritu de Tomorrowland: El mundo del mañana en forma de anime. La vindicación de lo nuevo, a la tecnología, a los mad doctors, en definitiva, al progreso.

El país de la ciencia

Dr Stone es un manga escrito por Riichiro Inagaki (escritor de Eyeshield 21) e ilustrado por Boichi (autor de Sun-Ken Rock) que ahora acaba de dar su salto al anime. He aquí la sinopsis:

El día que Taiju Oki, un adolescente fuerte pero algo palurdo, se decide por fin a declararle su amor a Yuzuriha, sucede algo radical e inesperado: justo un segundo antes de la declaración, causas desconocidas llevan al total de la humanidad a convertirse instantáneamente en piedra. Después de 3.689 años y 158 días, durante los que ha luchado por no perder la consciencia y desaparecer, Taiju finalmente emerge de la piedra y vuelve a la normalidad. Aunque sólo para descubrir que el resto de la humanidad jamás despertó de su sueño pétreo. Luego se entera de que su amigo Senku, un genio absoluto de vocación científica y mentalidad mucho más pragmática, también ha sobrevivido. Ahora es su obligación rescatar a la gente y crear un nuevo mundo huyendo de la superstición y la magia y usando la única herramienta realmente poderosa: la ciencia.

Se ha convenido que la primera historia de ciencia ficción es Frankenstein (1819), de Mary Shelley, que abordaba los riesgos de jugar a ser Dios y ponía de manifiesto el terror que suscitaba la electricidad, un hallazgo relativamente nuevo. Las novelas de H. G. Wells también nos advertían de que la tecnología podía ser un catalizador de la ambición desmesurada, como los experimentos antinaturales de La isla del doctor Moreau o El hombre invisible. Por su parte, la ciencia ficción también se usaba sencillamente para hacer crítica social, como La máquina del tiempo, que analizaba las implicaciones de las desigualdades sociales.

Por eso, Dr. Stone es toda una rareza. El azote de posmodernismo, la superstición y el síndrome de Frankenstein. Y, encima, aunque sea pedagógica porque en cada capítulo aprendes algo de química o cualquier otra disciplina, no tropieza en el didactismo machacón o redundante de otras “propuestas educativas”. Esto está hecho para pasárselo bien, y si aprendes, mejor.

Sin contar las continuas críticas a la superstición y la idea roussoniana del buen salvaje. O como diría su protagonista, Senku, cómo la revolución científica nos permite ir 10.000 millones de veces más allá:

A la humanidad le llevó dos millones de años pasar de la edad de piedra a la civilización moderna. Tenemos que hacer lo mismo en un tiempo récord. ¡Recuperaremos el mundo! Descifraremos la ciencia detrás de la petrificación y el principio para la regeneración…

https://www.xatakaciencia.com

“Capitán Zheimer”, el cómic infantil sobre el alzheimer salta a la animación

La serie, que verá la luz en unas semanas, tiene el objetivo de trasladar valores sociales a los niños, como la importancia del respeto y la relación con las personas mayores, especialmente aquellas afectadas por el alzheimer.

El Capitán Zheimer
El Capitán Zheimer

Tras años de enseñar a los más pequeños lo que es el alzheimer a través de las viñetas del español Nacho Golfe, el Capitán Zheimer da ahora el salto a la animación con una serie que persigue ayudar a niños y familias en la convivencia con esta enfermedad.

Cada episodio, de unos siete minutos de duración, tiene una moraleja, transmite enseñanzas y además mezcla pequeñas lecciones de historia con entretenimiento”, explica el productor ejecutivo del proyecto, Ximo Rovira, valenciano de 57 años.

La serie, que verá la luz en unas semanas, fue presentada en la jornada de clausura del 30 Cartoon Forum de Toulouse, la gran cita de la animación europea, en vísperas del Día Internacional del Alzheimer, que se celebrará este sábado.

Capitán Zheimer nació como una obra teatral para niños y se convirtió en una serie de novelas gráficas de la mano del lápiz de Nacho Golfe.

Ahora “Capitán Zheimer” evoluciona hacia el audiovisual para transformarse en un personaje animado de la mano de la productora valenciana Loopy Teller Studio, que se encarga de la ilustración y la animación.

La serie cuenta las aventuras del señor Nicolás, profesor de historia jubilado, abuelo y compañero de juegos de Greta y su pandilla de amigos.

Cuando los niños se enteran de que el profesor padece alzheimer lo convierten en su propio superhéroe, el “Capitán Zheimer”, y comienzan a viajar en el tiempo a través del libro de historia que escribió antes de retirarse.

Este mágico libro les abre la puerta del túnel del tiempo para viajar a cualquier momento y lugar de la Historia, lo que les permite vivir aventuras con dinosaurios, gladiadores o mayas.

La serie tiene el objetivo de trasladar valores sociales a los niños, como la importancia del respeto y la relación con las personas mayores, especialmente aquellas afectadas por el alzheimer.

El argumento se despliega en dos ideas: manejar los conflictos familiares si hay una persona con alzheimer en casa y dejar caer algunas pinceladas históricas didácticas para los niños.

Este proyecto tiene, además, una implicación personal y busca “ayudar a los niños y las familias que en su entorno más cercano tengan a alguien con esta enfermedad, que son desgraciadamente cada vez más”, dijo Rovira.

Los padres de Greta son los encargados de explicar a los niños cómo pueden ayudar al abuelo a través de recuerdos, en este caso gracias al libro, pero también con estímulos como la música o las fotografías.

El objetivo es enseñar a los niños a colaborar y no a frustrarse, a entender que su abuelo o abuela se está comportando de un modo raro no porque haya dejado de quererles, sino porque tiene una enfermedad”, explicó Rovira.

“Hay que transmitirles que no es el corazón lo que tienen averiado, sino el cerebro, y que siendo pacientes pueden ayudarles”, añadió.

Rovira indicó que su intención es “adaptar e incluso desarrollar este modelo en otros países, quizá derivar el cómic, además de adaptarlo a tabletas o videojuegos, hacia proyectos formativos en las escuelas”, ya que considera que la serie tiene “una dimensión educativa”.

El proyecto cuenta ya con los fondos necesarios para financiar el capítulo piloto, que se está produciendo y verá la luz hacia noviembre, y estudia ahora expandirse al mercado internacional. 

https://www.publico.es/internacional

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

[Atención: en este trabajo se revelan y discuten muchos detalles de la película de Marvel].

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas
El equipo de “Avengers: Endgame” incluye a Brie Larson (Capitana Marvel), Scarlett Johansson (Black Widow), Don Cheadle (War Machine), Chris Hemsworth (Thor), Chris Evans (Capitán América) y Bradley Cooper (la voz de Rocket). CreditMarvel Studios

Se acabó.

Con Avengers: Endgame, la trama específica que empezó con Avengers: Infinity War termina, al igual que el ciclo de veintidós películas que representa lo que existe, hasta la fecha, del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU). Además, algunos de los héroes que hemos seguido en esa década de aventuras también se fueron.

[Si quieres recibir las noticias y reportajes de The New York Times en Español en tu correo, suscríbete aquí a El Times]

En las tres horas que dura Endgame, los Vengadores pelean y matan a Thanos (interpretado por Josh Brolin), quien usó el Guantelete del Infinito para, con un chasquido, eliminar a la mitad de los seres vivos en el universo. La historia continúa, cinco años después, cuando los Vengadores que quedan están llenos de arrepentimiento y pesar, hasta que el inesperado regreso de Ant-Man (Paul Rudd) desata una carrera por el tiempo para tomar las Gemas del Infinito antes de que Thanos las consiguiera. Iron Man (Robert Downey Jr.) muere en la batalla y Capitán América (Chris Evans) encuentra una manera de vivir la vida que siempre quiso tener, antes de reaparecer como un anciano para confiarle su escudo a su amigo Sam Wilson, Falcon (Anthony Mackie).

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Christopher Markus (izquierda) y Stephen McFeely son guionistas de seis de las películas del Universo Cinematográfico de Marvel. CreditElizabeth Weinberg para The New York Times

Estos y muchos otros sucesos de Endgame surgieron de las mentes de los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, quienes también escribieron Infinity War (ambas películas fueron dirigidas por los hermanos Joe y Anthony Russo). Markus y McFeely han sido amigos y colaboradores desde los años noventa y también son responsables de los guiones de los tres filmes del Capitán América y de Thor: Un mundo oscuro (junto con Christopher L. Yost), además crearon Agent Carter,la serie televisiva de Marvel.

En una entrevista reciente en sus oficinas de Los Ángeles, Markus y McFeely hablaron de las muchas posibilidades que ofrecía Endgame, los caminos que no tomaron y las decisiones sobre los personajes que morirían.

Decidir la trama

¿Cómo determinaron en qué momentos iban a suceder los grandes eventos de Infinity War y Endgame?

CHRISTOPHER MARKUS: El mayor momento probablemente fue el chasquido. Nos dimos cuenta bastante temprano de que si no lo hacíamos al final de la primera película, no tendríamos un final formal. Y si lo hacíamos muy temprano en esa película iba a ser anticlimático que, después de matar a la mitad del universo, estén media hora moviéndose en la incertidumbre.

STEPHEN McFEELY: Otro gran momento es decidir cuándo regresan todos. La pregunta era ¿debe ser al principio de la segunda película o más adelante? Las fichas que seguían en el tablero eran los Vengadores originalmente reunidos [Capitán América, Iron Man, Thor, Hulk, Black Widow y Hawkeye] y teníamos que darles su tiempo. Eso significaba que el regreso de los demás sucedería después. Entonces si alguien es muy fanático de Doctor Strange o Pantera negra o Bucky [el Soldado de Invierno] o Sam [Falcon], solo tendría una ventana determinada de tiempo para verlos. No puede ser una película que cumpla con absolutamente todo lo que quiere la gente.

¿Cómo decidieron qué personajes iban a sobrevivir en Endgame?

MARKUS: La verdad queríamos que el Capitán y Tony vivieran con el resultado del chasquido para verlos sufrir. Por eso es que el Capitán y Natasha aparecen relativamente poco en la primera película, porque lo único que harían ahí es dar golpes. Sabíamos que iban a tener muchos momentos en la segunda entrega mientras que otros tendrían más escenas en la primera, como los Guardianes.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Una escena con los personajes Hawkeye, War Machine, Iron Man, Capitán América, Nebula, Rocket Raccoon, Ant-Man y Black Widow CreditMarvel Studios

Endgame te engaña un poco porque los héroes matan a Thanos casi de inmediato, solo para descubrir que con eso no resuelven nada. ¿Por qué era importante mostrar eso?

McFEELY: Siempre tuvimos el problema de que este tipo tenía el arma más poderosa. Era ridículo. Pensamos durante semanas hasta que un día, Trinh Tran [productora ejecutiva] dijo: “¿No podemos nada más matarlo?”. Y entonces empezamos a discutirlo: ¿Qué pasa si lo matan? ¿Por qué lo matarían? ¿Por qué dejaría que lo maten?

MARKUS: Al final eso refuerza las intenciones de Thanos: ya hizo lo que quería.

Hay mucha desesperanza y desaliento durante casi toda la primera hora. ¿Les pareció que ese tono era arriesgado para una película de gran presupuesto?

MARKUS: Se sintió menos arriesgado ya que vimos las reacciones a Infinity War. Nunca sabes cómo vas a impactar las emociones de la gente. Nosotros hemos estado repasando estos eventos durante años; ya casi no tenemos una reacción emotiva. Pero luego ves a la gente llorando en el cine… había que honrar eso para que no se sintiera que los habíamos engañado.

McFEELY: Ese es el momento en el que más incómoda estaba la gente en las proyecciones que hicimos para medir la reacción del público, porque hasta cierto punto es mucho de ahogarse en el arrepentimiento. No parece haber esperanzas. Al final del segundo acto en muchas películas los protagonistas son derrotados por unos cinco minutos. Aquí quedan derrotados por cinco años y eso nos parecía importante.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Thanos en “Avengers: Infinity War” CreditDisney/Marvel vía Associated Press

Los cambios en los personajes

¿De qué manera decidieron el desenlace de los héroes en Endgame?

McFEELY: Chris y yo escribimos un documento base mientras rodábamos Capitán América: Guerra civil y una de las cosas que nos interesaba explorar era… ¿recuerdan los cómics de la serie What If?? Pues este es nuestro “qué pasaría si”: si pierden, Thor engorda; Natasha se recluye; Steve queda deprimido; Tony intenta seguir con su vida, y Hulk es el nuevo superhéroe.

MAKUS: Clint se convierte en un maníaco asesino. Cuando estábamos lanzando ideas para Endgame empezamos con: Thor está empecinado en vengarse. Y luego pensamos: bueno, pero ya estaba en eso desde la película pasada. Entonces mejor que se sienta deprimido; véamos qué pasa entonces.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Black Widow y Capitán América tienen menos protagonismo en “Avengers: Infinity War” porque sus tramas fueron más destacadas en “Endgame”. CreditDisney

Al menos Hulk está relativamente bien.

MARKUS: Antes ya habíamos pensando en incluir a [Bruce] Banner como el Hulk Inteligente [también llamado Profesor Hulk]. Era muy divertido pero pasaba en el momento inapropiado, porque todos estaban decaídos.

McFEELY: Sucedía en Wakanda. Pensamos su trama como: “No me estoy llevando bien con Hulk, él no quiere salir” y entonces llegaban a un acuerdo y se vuelven el Hulk Inteligente.

MARKUS: Pero decidimos que ya fuera Hulk Inteligente para la siguiente película. Entonces la escena [de Endgame] donde lo ven en el restaurante era una manera de mostrarlo así, sin tener que incluir escenas de él en un laboratorio experimentando con cómo volverse esa versión. Por eso es muy importante tener a Rudd diciendo: “Estoy muy confundido”.

Cuando vieron el éxito de Pantera negra y de Capitana Marvel, ¿buscaron cómo darles más oportunidades de aparecer a esos personajes?

McFEELY: No tuvimos mucho tiempo para hacer ajustes, no podíamos nada más decir: “Rápido, agreguemos ahí a Shuri”. Empezamos a rodar [tanto Infinity War como Endgame] y luego empezaron a grabar Pantera negra mientras nosotros seguíamos. Ellos terminaron y nosotros seguíamos. Lo mismo sucedió con Capitana Marvel; grabamos las escenas antes de que ella [Brie Larson] rodara su película. Es decir, recitó los diálogos de un personaje cuando está veinte años después de sus inicios y cuando nadie había escrito ese filme. Es una locura.

Y, sin duda, Capitana Marvel aparece menos [en Endgame] de lo que quizá pensabas. Pero esa no es la historia que queremos contar; es la de los Vengadores originales lidiando con la pérdida y llegando a una conclusión. Ella es sangre nueva.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Chadwick Boseman (izquierda) y Danai Gurira en “Pantera negra” CreditMarvel/Disney

Aventuras temporales

Aunque Ant-Man no aparece en Infinity War, vimos cómo lo afectó el chasquido en una de las escenas poscrédito de Ant-Man and the Wasp (Ant-Man y la Avispa en España). ¿Cómo aprovecharon eso para Endgame?

McFEELY: A finales de 2015 nos dijeron: van a escribir la decimonovena película [Infinity War] y la vigesimosegunda. Entonces nos dimos cuenta de que en la primera podíamos dejar fuera a Ant-Man porque tendría su propia película, que no se ve afectada por el tema, pero al mismo tiempo nos dio un posible camino para Endgame. Y eso es posible cuando se planea con tanta antelación.

¿De dónde tuvieron la idea para la trama de viajar en el tiempo?

McFEELY: Kevin [Feige, director de Marvel Studios] en algún momento nos dijo que le gustaría usar la Gema del Tiempo o aprovechar el tiempo como elemento. Eso nos dio algunas semanas para ver qué era lo más loco que podíamos hacer con eso sin que se desmoronara la película.

MARKUS: Por un tiempo estuvimos todos sentados y pensando: “¿De verdad vamos a hacer un viaje en el tiempo?”. Y entonces revisamos a qué personajes teníamos y justo salió Ant-Man. Y ahí aparece, en la teoría del Reino Cuántico, un elemento de tiempo que ya formaba parte del MCU con un personaje que no habíamos usado en la primera. Era una manera de hacerlo sin hacer trampa.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Paul Rudd como Ant-Man, cuyo regreso posibilita mucha de la trama en “Avengers: Endgame” CreditDisney

Es clave para esta película que la manera en la que presentan viajar por el tiempo conste de no alterar el presente aunque se hagan cambios al pasado. ¿Cómo decidieron esto?

MARKUS: Vimos algunas historias sobre viajar en el tiempo y concluimos que no funciona de esas maneras.

McFEELY: Fue un poco por necesidad. Si tienes seis MacGuffins [término acuñado por Hitchcock en referencia a elementos que avanzan la trama sin ser claves en la trama] y cada vez que vas al pasado cambias algo se vuelve una situación exponencial de múltiples casinos de Biff [personaje de Volver al futuro que se enriquece con un almanaque deportivo llevado al pasado]. No podíamos hacer eso. Invitamos a algunos físicos que nos dijeron, básicamente, que Volver al futuro estaba equivocado.

MARKUS: Es básicamente lo que dice Hulk en una escena: si vas al pasado el presente se vuelve tu pasado y el pasado, tu futuro. No hay razón por la cual cambiaría.

¿Intentaron usar algún otro enfoque para la historia de viajar al pasado?

McFEELY: En el primer borrador no era un retorno a la primera película [de los Vengadores]. Era ir a Asgard, porque hay un momento en el MCU donde están ahí tanto el Teseracto [Gema del Espacio] como el Éter [la Gema de la Realidad] en la bóveda. Ahí mandábamos a Tony a Asgard.

MARKUS: Y Thor tenía varias escenas con Natalie Portman. Y luego Morag [el planeta donde Peter Quill/Star-Lord encuentra el Orbe, la Gema del Poder] era muy complicada.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Chris Pratt en una escena de “Guardianes de la galaxia” que se vuelve a ver, desde otra perspectiva, en “Avengers: Endgame” CreditJay Maidment/Marvel Studios y Walt Disney Pictures

McFEELY: Lo que no permitía esa versión era que Thanos y sus hijas aparecieran en el momento indicado. Entonces sí lo ajustamos para que fuera cuando Peter Quill está ahí. Además nos dimos cuenta de que así podíamos planear que le den un golpe a Star-Lord, que es genial.

MARKUS: Había muchos otros viajes que no hicimos. Había uno al Triskelion [la sede de SHIELD] para conseguir el Teseracto y luego alguien más se subía en un auto para conducir hasta la casa de Doctor Strange.

McFEELY: Ahora que lo decimos en voz alta, realmente… ¿qué estábamos pensando?

McFEELY: No siempre acertamos. Poco después Joe Russo nos dijo: “¿Por qué vamos a esta película si solo podemos ir a The Avengers? Hagamos eso”.

Thor recupera su martillo, Mjolnir, cuando lo toma de un momento previo en su línea del tiempo. Entonces…

McFEELY: ¿Eso deja expuesto al otro Thor?

MARKUS: ¿Lo matan los elfos oscuros?

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Natalie Portman (izquierda) y Rene Russo en “Thor: Un mundo oscuro”CreditJay Maidment/Marvel Studios y Walt Disney Pictures

McFEELY: Creo que nos apoyamos en que si a un niño le quitas su guante de beisbol, no arruinas su vida. Cuando toma el Mjolnir aceptamos que esa película [Thor: Un mundo oscuro] sí sucedió, porque el tiempo es irrefutable.

MARKUS: Podría haber muchísimos “qué tal si”. Quizá sí llegaron los elfos oscuros en busca del Éter, pero ya no estaba ahí.

McFEELY: Entonces construyen juntos un paraíso.

MARKUS: Todos se casan entre sí [risas].

La última batalla

¿Cómo reaccionaron en Marvel cuando dijeron que querían una batalla masiva con casi todos los personajes de la franquicia?

MARKUS: Creo que ya se lo esperaban.

McFEELY: Por eso tardó tanto. Rodamos dos películas durante doscientos días.

¿Cómo coordinaron el momento donde todas las heroínas de Marvel se unen?

McFEELY: Hubo muchas conversaciones: ¿era algo encantador o muy indulgente? Lo pensamos mucho y al final concluimos que nos gustaba demasiado.

MARKUS: Parte de la diversión de las películas de los Vengadores siempre ha sido cómo se hacen equipos. Y Marvel ha estado juntando una alineación enorme de personajes, con todo y alienígenas. Hay muchas mujeres rudas, tres o cuatro personas en trajes de Iron Man.

¿Alguna vez dudaron sobre si cambiar la duración de tres horas de Endgame?

MARKUS: Todo el grupo estaba de acuerdo en que había que tomarnos nuestro tiempo; no íbamos a cortar media hora solo para que los cines pudieran mostrar una función más por día.

McFEELY: ¡Y no podíamos! ¿De dónde cortas media hora? No quitaría ni una secuencia.

MARKUS: Hay que fijarnos en las películas más populares de todo el tiempo; son muy largas. Cuando la gente quiere ver algo eso no parece ser impedimento. Hay películas cortas que no tienen éxito.

El fin de los trayectos

¿Por qué tiene que morir Natasha Romanoff?

McFEELY: Su camino, para nosotros, habría llegado al final en cuanto lograra recuperar a los demás Vengadores. Viene de un pasado terrible, abusivo, de control mental, entonces cuando llega a Vormir y tiene una manera de recuperar a su familia es algo por lo que sí se sacrificaría. Lo más difícil para nosotros fue que siempre nos preocupó que la gente no tuviera suficiente tiempo para estar triste; ahí sigue todo en juego y no han resuelto el problema. Pero perdimos a un personaje importante, uno femenino, ¿cómo le rendimos honores? Sí tenemos una mirada varonil; hay muchos tipos tristes porque murió una mujer.

MARKUS: A Tony se le hace un funeral, a Natasha, no. Eso en parte sucedió porque Tony era una figura pública enorme y ella siempre ha sido alguien menos conocida por el público general en el universo. No era completamente honesto que hubiera un funeral para ella. Lo más importante era lidiar con la pregunta que hace Thor en el muelle: “Tenemos las Gemas del Infinito, ¿por qué no la revivimos?”.

McFEELY: Pero es un intercambio infinito: la reviven y entonces pierden la gema.

¿En algún momento pensaron que sí fuera Clint Barton quien se sacrifica?

McFEELY: Sí hubo una versión así, claro. Jen Underdahl, nuestra productora de efectos visuales, leyó un borrador en el que Hawkeye moría y nos dijo: “No se les ocurra quitarle esto a ella”.

MARKUS: Y es cierto, que entonces para él la consecuencia sería que muere y no recupera a su familia. Era más apropiado que ella se despidiera así.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Black Widow y Hawkeye CreditMarvel Studios

¿Es también necesario que muera Tony Stark?

McFEELY: Todos sabíamos que este iba a ser el final para él. La idea era ponerle fin a este capítulo y él lo empezó.

¿Consideraron que terminara de otra manera para Tony?

MARKUS: No. Porque teníamos la oportunidad de darle la vida perfecta en el retiro, dentro de la misma película.

McFEELY: A él ya le tocó esa vida.

MARKUS: Que era lo que estaba buscando. ¿Él y Pepper están juntos? Sí. Se casaron, tuvieron una hija, fue genial. Fue una buena muerte; no se siente como tragedia, sino como el fin heroico a una vida plena.

Los escritores de ‘Avengers: Endgame’ hablan de las muertes y los destinos de sus protagonistas

Al final de “Avengers: Endgame”, Sam Wilson (Falcon) hereda el escudo del Capitán América.CreditZade Rosenthal/Marvel Studios y Walt Disney Pictures

Y qué tal el Capitán, ¿siempre pensaron que le tocara su final feliz con Peggy Carter?

McFEELY: Desde el primer resumen sabíamos que teníamos que darle el baile que soñaba. Pero con el paso del tiempo empecé a perder la noción de si solo era algo que contentaría a los fanáticos o si en realidad era bueno para el personaje. Creo que fue bueno para los personajes, aunque también le dimos a los fans lo que querían. ¿Es apropiado? No lo sé. Pero considero que es satisfactorio. Él pospuso su vida para cumplir con su servicio. Y por eso creo que nunca consideramos que muriera, porque ese no es su arco narrativo. Su situación es la de alguien que dice: “Finalmente voy a bajar el escudo porque me lo gané”.

MARKUS: Un héroe sin sacrificio… de eso no sacas el jugo necesario para una persona en estas películas. Eso es lo que los hace héroes, no los poderes.

¿Esta es su despedida de Marvel?

MARKUS: No sé cómo podríamos superar esto, ese es el problema. Aunque aún no tengo edad para jubilarme.

Si Endgame nos enseñó algo es que nunca deberías jubilarte.

McFEELY: Porque entonces te sacan del retiro y mueres.

https://www.nytimes.com/es

Reseña: ‘Avengers: Endgame’: Los amigos que hicimos en veintidós entregas

Reseña: ‘Avengers: Endgame’: Los amigos que hicimos en veintidós entregas

De izquierda a derecha: Jeremy Renner, Don Cheadle, Robert Downey Jr., Chris Evans, Karen Gillan, Rocket Raccoon (con la voz de Bradley Cooper), Paul Rudd y Scarlett Johansson en “Avengers: Endgame”.CreditMarvel Studios

“Jamás ha sido posible comprar un solo segundo del tiempo”, le dice un personaje a otro —me temo que no puedo ser más específico— más o menos a la mitad de Avengers: Endgame. Es muy cierto y, en el contexto del filme, totalmente falso. Esta película se trata de los ejes entrecruzados del tiempo y el dinero y, aunque no soy experto en las finanzas de los estudios de filmación, supongo que, a juzgar por lo que pagaron Disney y Marvel Studios para producirla, un segundo de la película sería suficiente para comprar un auto usado muy decente.

Entre el silencioso y escalofriante inicio y la última parte de los créditos, hay aproximadamente 10.860 (segundos, no autos). Eso significa que sin importar cuál sea el costo del boleto en donde vives, Avengers: Endgame podría considerarse una ganga. Con su duración de tres horas y un minuto, es más breve que TitanicEl padrino II o El gatopardo de Luchino Visconti. Y, aunque el tiempo no pasa volando, tampoco pasa demasiado lento. Las dos horas con cuarenta minutos de Infinity War (también dirigida por Joe y Anthony Russo) nos parecieron infinitamente más largas. Los principales objetivos de esta entrega —supuestamente la última— son saldar cuentas, concluir arcos narrativos y celebrar la victoria con momentos de comedia y algunas lágrimas sinceras.

¿Y por qué no? Hemos convivido con estos personajes y los actores que los interpretan durante más de una década y nunca hubo motivos para quejarse de los invitados, ni siquiera cuando los filmes se volvían caóticos, tontos, o cuando había demasiados personajes. En general, es bueno verlos de nuevo… y un poco triste decirles adiós.

Thor, interpretado por Chris Hemsworth, siempre algo neurótico para una deidad musculosa con un poderoso martillo, se ha dejado llevar; ahora es un Lebowski gordo con asuntos sin resolver con su figura materna. Máquina de Guerra (Don Cheadle), Viuda Negra (Scarlett Johansson) y Ojo de Halcón (Jeremy Renner) están más ocupados que antes. (Desearía que hubiera pasado lo mismo con Valquiria, interpretada por Tessa Thompson). Hulk (Mark Ruffalo) hizo las paces con su esencia dual. Robert Downey Jr., de cabello hermosamente cano, ejerce su papel de veterano con mano suave. Es el que tiene más antigüedad —la primera película de Iron Man fue lanzada en 2008— y combina los deberes de un jefe de superhéroes no oficial con los de un maestro de ceremonias.

No todo son juegos y risas. Muchos héroes murieron al final de Infinity War, y los sobrevivientes resienten mucho su pérdida, quizá sobre todo Nébula (Karen Gillan), cuyo padre fue responsable de la masacre. Desde luego, fue imperdonable que Thanos utilizara las seis Gemas del Infinito para acabar con la mitad de la vida en el universo —no puedo creer que acabo de escribir eso— pero fue útil para los hermanos Russo, los guionistas (Christopher Markus y Stephen McFeely) y los espectadores. Nosotros, y también ellos, debemos seguirles la pista más o menos a una decena de personajes, lo cual deja espacio para las escenas en equipo, dramáticas e irónicas, que siempre han sido el arma más potente de la franquicia.

Reseña: ‘Avengers: Endgame’: Los amigos que hicimos en veintidós entregas

Chris Hemsworth CreditMarvel Studios

El ciclo de los Vengadores quizá necesite una serie progresiva de batallas para salvar al universo del mal —cada manifestación de un villano es peor que la anterior y Thanos (Josh Brolin) es el personaje más malvado de todos— pero el motor que mantiene en marcha a la película es la amistad. Aunque eso no significa que haya armonía. Si regresamos a las primeras películas, Hulk y Thor tuvieron sus momentos de fricción, al igual que Iron Man y el Capitán América (Chris Evans).

Las rencillas personales y políticas entre esos dos personajes, que pasó por su momento álgido en Capitán America: Civil War, sigue estando ahí, por lo menos al principio. Pero el ambiente es más amable y amigable después de la profunda pena y la melancolía más sutil de lo que todos entienden como la última gran aventura. No diré mucho sobre esa aventura, aunque me parece que la estructura del argumento es menos vulnerable a ser arruinada con revelaciones que los pequeños guiños y sorpresas que suceden a lo largo de la película.

Son la recompensa de haber visto todas esas películas esperando pacientemente las probaditas que aparecían después de los créditos, coleccionando pistas ocultas mientras tus amigos enviaban mensajes de texto o tu papá tomaba una siesta, y generalmente llevando a cabo el trabajo voluntario de ser fanático de la franquicia todos estos años. ¿Valió la pena? En conjunto, tengo mis dudas, pero las carcajadas y los suspiros que escucharás en la sala durante ciertas escenas dan cuenta de la idea feliz de participación que conforma el núcleo de la experiencia moderna del fanático. En sus mejores momentos —y Endgame en algunos aspectos es lo mejor de lo mejor— el universo de los Vengadores ha sido un lugar extenso e inclusivo.

El resultado ha sido un éxito comercial. Los logros de Disney y Marvel quedarán debidamente registrados en los anales de los negocios, para que se estudien durante muchos años por venir. Ha habido variedad (películas bobas, filmes sombríos, episodios que proclaman su temática y otros que adoptan el escapismo puro) y consistencia. Cualquiera de las películas puede servir de punto de entrada y es bastante fácil formar parte del club. Jamás ha habido nada difícil ni desafiante, lo cual es una limitación y un gancho comercial a la vez.

No es probable que recordemos ninguna de las veintidós películas de la serie como una gran obra cinematográfica, porque ninguna ha intentado serlo. Es divertido saber que estos actores son capaces de mejores actuaciones, y también es satisfactorio apreciar los esfuerzos de los que quizá no lo son. Algunos directores de primera han tomado el relevo y han pulido la marca. Es más probable que sus obras maestras, pasadas y próximas, se encuentren en otros proyectos.

Aun así, Endgame es un monumento a la idoneidad, el final adecuado de un proyecto que supo cómo tener la calidad suficiente para las personas suficientes durante el tiempo suficiente. No es que todo haya terminado, claro: Disney y Marvel aún están encontrando nuevos espacios en el continuo dinero-tiempo. Sin embargo, los hermanos Russo ofrecen la idea de una conclusión, una oportunidad de apreciar lo que se ha hecho antes de que la cronología reinicie y todos comencemos de nuevo. La historia, que se trata de los viajes en el tiempo, permite algunos toques nostálgicos con los más grandes éxitos y el desenlace es como pedir otra canción al final de un gran concierto, cuando todos los músicos salen, se toman de los brazos y cantan una canción como “Will the Circle Be Unbroken”. No creías que fuera a conmoverte, pero lo logra.

https://www.nytimes.com/es

El periodismo en viñetas: otra manera de informar

Durante la crisis económica los únicos libros que no bajaron en ventas fueron los de literatura juvenil y los cómics. Aprovechamos la celebración del Salón del Cómic de Barcelona para abordar la situación del periodismo dibujado.

Una panoràmica d

Una panorámica de una antigua edición del Salón del Cómic.

Consolidado como un punto de encuentro del cómic nacional e internacional, el Salón Internacional del Cómic, rebautizado ahora como Cómic Barcelona, arranca este viernes su 37ª edición. Como siempre, el certamen es una ocasión excelente para descubrir nuevos formatos y nuevas ideas, y servirá para medir la pujanza que han logrado las obras de no ficción, entre las que se encuentran las de periodismo dibujado. En la edición de este año, Cómic Barcelona dedica una exposición a Stan Lee, un mito del sector desaparecido en noviembre del año pasado; estrena el espacio Alter Cómic para dar voz a pequeñas editoriales independientes; y tendrá una jornada para profesionales.

Las editoriales buscan innovar y mezclarse con otros géneros para acercarse al gran público. En este sentido, la directora del certamen, Meritxell Puig, considera que productos como los cómics de no ficción siempre habían existido, pero “es ahora cuando están aflorando. Este es uno de los objetivos de Cómic Barcelona: dar a conocer todo tipo de productos, que la gente sepa que hay otras cosas más allá de Spiderman y Mortadelo y Filemón“. Puig asegura que el cómic alternativo procedente de pequeñas editoriales cada vez tiene más tirón.

Expansión del formato

En los últimos años, la industria del cómic se ha visto sacudida por la expansión de los formatos. Palabra e imagen dialogan para crear nuevos productos que son muy atractivos para el gran público, como el caso de la crónica periodística ilustrada. Cada vez más se habla de los géneros híbridos que mezclan técnicas, plataformas o modos de distribución. “Pienso que nuestra época se caracteriza por la convivencia. Los lectores pedimos diferentes tipos de lectura, por lo que se mantiene la producción en diversos ámbitos, géneros y lenguajes”, asegura Jordi Carrión, escritor, periodista y codirector del Máster en Creación Literaria de la Universitat Pompeu Fabra.

El periodismo dibujado coge fuerza, como prueba la reciente publicación de la obras como la adaptación gráfica de Homenaje a Cataluña (Debate, Rosa dels Vents), de Jordi de Miguel y Andrea Lucio o Intisar en el exilio (Astiberri, 2018) , de Pedro Riera y Sagar Forniés. Una carrera de fondo iniciada en los noventa por Joe Sacco y que abrió el paso a ilustradores e ilustradoras como Zeina Abirached, Rutu Modan, Marjane Satrapi, Lapin, o Guy Delisle, que trabajan con dibujos y material procedente de la realidad para crear productos híbridos que tienen mucho crónica y poco de ficción.

Vinyeta d

Viñeta de una obra de Joe Sacco.

 

Para Pere Ortín, director de la Revista Altaïr y artífice de Viajes dibujados, donde hay crónicas ilustradas de no ficción de varios autores, no se trata de enfrentar formatos, ya que “las narrativas son siempre complementarias, y esto ayuda a los creadores y a los lectores con un sentimiento liberador “. “Puede que el periodismo dibujado refuerce la idea de un cambio necesario en aquellos que estamos cansados de un periodismo concebido y creado rápido y furioso, que no atiende a la atractiva complejidad del mundo y que dispara clichés a precio de saldo. En este sentido, en el cómic periodístico desaparece esta pesada sensación de editar, ver o leer periodismo construido como placebo existencial para sus creadores y lectores. y eso es muy positivo”, añade.

En esta línea, el cómic periodístico, ayudaría, según Ortín, a desterrar el concepto del periodista buscador de la verdad, periodista-traductor del mundo. “Todas estas perífrasis tradicionales con las que el periodismo se engañó durante años desaparecen en el cómic periodístico: aquí todo el mundo sabe que está viendo y leyendo una historia basada en hechos reales en la que los periodistas volvemos a ser lo que somos: humildes, honestos y veraces contadores de algunos de los muchos presentes posibles”.

Respecto a un posible auge del periodismo en viñetas, Carrión piensa que “la tendencia no ha crecido, se mantiene cierto interés pero somos pocos los que seguimos el camino de Joe Sacco. Hay más interés y mercado para el cómic autobiográfico que para el cómic periodístico “. En un artículo reciente en el New York Times, Carrión aseguraba: “Mientras que la no ficción en viñetas de carácter autobiográfico insiste en las formas fijadas por maestros como Robert Crumb, Art Spiegelman, David B. o Alison Bechdel, y deviene menudo bestseller (como Persépolis, de Marjane Satrapi, o El árabe del futuro, de Riad Sattouf), la de voluntad periodística no está determinada por nadie, ni siquiera por la maestría del gran Sacco. Es más extraña. Se resiste al mainstream“.

Còmics en la passada edició del Saló.

Cómics en la pasada edición del Salón.

 

También es de la misma opinión Pere Ortín: “no creo que haya un auge del cómic periodístico, pero sí creo que hay más material interesante dentro del mundo del cómic para adultos”. Para él, el gran público está empezando a cansarse de un tipo de periodismo que “con más o menos talento e independientemente de las capacidades narrativas, reincide constantemente en puntos de vista, clichés y miradas demasiado evidentes, demasiado tópicas”. En este sentido, la ilustración ofrece al periodismo una manera versátil de afrontar narrativas complejas de la realidad. “El dibujo periodístico, con su enfoque y sus procesos pausados y su mirada detallada, casi microscópica, desafía la narrativa hegemónica de los medios de comunicación convencionales” sentencia.

“El dibujo periodístico desafía la narrativa hegemónica de los medios de comunicación convencionales”

“El mejor trabajo sobre la guerra en República Centroafricana no lo ha hecho un reportero ni un medio de comunicación, sino el dibujante Didier Kassai, con Tempête sur Bangui. El mejor trabajo de denuncia de las penosas condiciones en que vive la gran mayoría de gente en Guinea Ecuatorial lo ha hecho el dibujante Ramón Esono, con La pesadilla de Obi(Traficantes de Sueños, 2016).

Retos para ilustradores y guionistas

Uno de los retos principales de un cómic periodístico es el entendimiento entre el ilustrador y el guionista. Para el dibujante Sagar Forniés, que en 2015 publicó Vagabundos de la Chatarra (Norma Editoral) con Jordi Carrión y que ahora publica Instisar en el exilio con Pedro Riera, lo más importante es no contaminar la historia: “Como en cualquier medio de comunicación, debe ser lo más transparente posible con la información, pero a la vez se debe intentar conectar con el lector a través del lenguaje del cómic”. En este proceso, periodista e ilustrador están condenados a hacer un ejercicio de empatía e intentar aprender el uno el lenguaje del otro. “Siempre he trabajado con periodistas que me han respetado mucho y que siempre han tenido las ideas muy claras», comenta.

Para el guionista Pedro Riera, poder publicar Intisar en el exilio significa una manera de contar una historia que bebe del periodismo a otro tipo de público. “Mucha gente todavía cree que el cómic es un producto para niños, pero los cómics sirven para contar historias de otra manera”. Su último libro narra las primaveras árabes y la guerra de Yemen a través de diferentes entrevistas que hizo sobre el terreno y que luego fueron ilustradas por Forniés.

A la hora de hacer recomendaciones, Jordi Carrión lo tiene claro: La Grieta (Astiberri, 2016), de Carlos Spottorno y Guillermo Abril, Oscuridades programadas: crónicas desde Turquía, Siria y Irak (Salamandra Graphic, 2017) de Sarah Glidden, El negocio de los negocios (Astiberri, 2009) de Denis Robert, Yan Lindingre y Laurent Astier, Palestina (Planeta, 2015) y Reportajes (Literatura Random House, 2012) de Joe Sacco. “Seleccionando sólo libros, sin embargo, nos dejamos las revistas, que son las plataformas más importantes de este tipo de formatos”.

Pere Ortín coincide con Carrión a la hora de mencionar Joe Sacco pero mira hacia los clásicos, como Art Spiegelman (Maus), Emmanuel Guibert (El fotógrafo, Astiberri 2011) o Igort (Cuadernos Japoneses, Salamandra Graphic 2016). “Más que citar estos sólo que ya se conocen, quiero mencionar a las revistas francesas punteras del periodismo dibujado, que me fascinan, leo con pasión y recomiendo siempre, como S.XXILa Revue dessinées o Topo Revue“. Este fin de semana, Comic Barcelona es una buena oportunidad para zambullirse en el formato.

https://www.publico.es/culturas/salon-comic

El superhéroe de cómic que salvó de una terrible enfermedad a miles de personas en la realidad

El Capitán América contribuyó de forma eficaz a la vacunación frente a la poliomielitis, debido a que él mismo recibió una vacuna en uno de los comics

Capitçán América, en primer término, en un fotograma de la saga «Los vengadores»
Capitçán América, en primer término, en un fotograma de la saga «Los vengadores» – Archivo

Los cuatro grandes padres de la patria estadounidense son George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Franklin Delano Roosevelt. A este último, el único que conquistó el despacho oval de la Casa Blanca en cuatro ocasiones, lo recordamos en silla de ruedas, debido a las secuelas de la poliomielitis.

Se trata de una infección vírica conocida desde las primeras civilizaciones. El testimonio más antiguo que disponemos es una estela fechada en el siglo XIV a. C. en la que aparece un sacerdote egipcio -llamado Rom- con la atrofia muscular en una de sus piernas.

La parálisis y atrofia de la musculatura son las consecuencias derivadas del daño que produce el virus de la polio a nivel de la médula espinal, concretamente en las motoneuronas localizadas en el asta anterior.

La enfermedad del Capitán América

En 1940 nació en la factoría Marvel un patriótico superhéroe americano, el Capitán América. Ataviado con las barras y las estrellas, el nuevo héroe iba ataviado con un antifaz y un escudo indestructible, fabricado de la aleación de un metal extraterrestre –adamantium- y de otro que tan sólo se encuentra en África –vibranium-.

En muy poco tiempo el superhéroe consiguió conquistar el corazón de los norteamericanos. Hay que reconocer el acierto y la valentía de la editorial, porque ya en el primer número de la larga serie se nos presenta al protagonista -Steve Rogers- como un joven débil y frágil.

No en balde será rechazado para incorporarse como voluntario en el ejército de los Estados Unidos, ya que su cuerpo no es apto para la guerra, debido a que sufre una discapacidad provocada por la infección del virus de la poliomielitis.

El paralelismo con la realidad

Esta historia no era ajena a la sociedad norteamericana, la había sufrido en sus propias carnes. En el verano de 1916 hubo una gran epidemia de polio que causó en Estados Unidos más de 27.000 muertos. Se estima que sólo en la ciudad de Nueva York afectó a casi 9.000 mil personas y se cobró la vida de otras 2.000.

Muchos de los que sufrieron las secuelas de aquella epidemia leían ahora, acomodados en una silla de ruedas, las aventuras del superhéroe, estando impedidos para servir a su país en la Segunda Guerra Mundial.

Recordemos que el ataque a la base de Pearl Harbour se produjo en diciembre de 1941, un año después de que el Capitán América irrumpiera en las librerías estadounidenses. Otro dato nada desdeñable es que según el comic Steve Rogers había nacido en 1917.

A pesar de que Rogers había sido rechazado inicialmente por el ejército, rápidamente contactó con él un alto mando, el general Chester Philips, que le ofreció participar en la operación ReBirth –volver a nacer- que consistía en administrarle un suero milagroso que le devolvería la vitalidad.

Después de aquel supuesto tratamiento experimental se produjo el milagro, Rogers se convirtió en un joven nuevo, con fuerza, resistencia y agilidad insuperables. No sólo había conseguido recuperarse de las secuelas de la poliomielitis sino que, además, se había convertido en un superhéroe.

El científico que hizo posible el milagro real

En la década de los cuarenta un científico, Jonas Salk (1914-1995), estaba investigando una vacuna contra la poliomielitis, que finalmente vio la luz, con los primeros resultados exitosos, en 1952.

La vacuna se administraba de forma inyectable y se basaba en tres variedades del virus de la polio, cultivadas en el mono e inactivadas con formol. Inicialmente, la vacunación se realizó en voluntarios sanos, entre los que se encontraron el propio Salk, su mujer y su hijo. Gracias a la factoría Marvel hubo menos reticencias de las esperadas en la vacunación.

La campaña de vacunación fue un éxito y la incidencia de epidemias comenzaron a descender de forma vertiginosa: Salk se había convertido en un héroe nacional y como tal procedió. El científico rechazó patentar y mercantilizar su vacuna, no deseaba obtener réditos económicos, lo único que ambicionaba era salvar al mayor número de personas de la infección y, por ende, de sus espantosas secuelas.

Pedro Gargantilla es médico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgación

https://www.abc.es/ciencia