Nos quedamos sin la sopa

Nos quedamos sin la sopa

En un mundo bien hecho, Mafalda habría sido una niña de carne y hueso, habría crecido, se habría dedicado a la política y habría salvado a Argentina de su trágico destino de gorilatos y corralitos. En ese mundo que imagino, Argentina nunca hubiera tenido que librar y perder una guerra absurda por las Malvinas para zafarse de una dictadura sanguinaria, porque a Mafalda, la Mafalda presidenta, le importarían una higa las banderas, los portaaviones y los desembarcos, y además porque en ese mundo que imagino, Margaret Thatcher, la Dama de Hierro, nunca habría salido de las dos dimensiones del papel, nunca habría pasado de ser un ridículo personaje de tira cómica.

Es lamentable vivir en un mundo donde Thatcher es un personaje histórico y Mafalda una criatura de ficción, un mundo en que las guerras, los corralitos y las dictaduras sanguinarias son de verdad mientras que la paz, la inteligencia y los buenos sentimientos siguen condenados a su triste destino de utopías e hipótesis. Si al mundo lo moviera el amor en vez de la maldad, la generosidad en lugar de la codicia, la colaboración y no la competencia, entonces Quino no habría sentido el deber de dibujar una versión de don Quijote en femenino singular, una niña rebelde y contestataria que va señalando una a una las vergüenzas de la sociedad, las podredumbres del sistema y las fallas de la educación, un Buda pequeñito.

Tiene gracia que Mafalda, la niña anarquista y revolucionaria, naciera del encargo de una agencia de publicidad, cuando la marca de electrodomésticos Mansfield le propuso a Quino una tira cómica al estilo de Charlie Brown en la que los nombres de los protagonistas tenían que comenzar por la letra M. La campaña publicitaria no prosperó, pero en 1964, primero en el suplemento humorístico de la revista Leoplán y después en Primera Plana, hizo su aparición Mafalda, luego su padre, después su madre y poco a poco fueron brotando Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito y el resto de los personajes de la saga.

A través de tres o cuatro viñetas se desarrollaba una parábola, un acertijo, una paradoja en la que la realidad se ponía cabeza abajo, un teorema inflexible en que se demostraba la sinrazón de la pobreza, la brutalidad, el hambre y la miseria. No lo sabíamos entonces, porque éramos más jóvenes aun que ella, pero Mafalda ya era nuestra feminista de guardia, la primera ecologista, la pacifista convencida de que las cosas podían ser de otra manera, aunque no lo fuera. Era progre en todos los sentidos, en el sentido primigenio del término, ese que detestan los Manolitos y las Susanitas del mundo, los tenderos y las Margaret Thatcher, los generales y los burócratas, los fachas de postín y los bobos de todos los colores.

En 1973 Quino publicó la última tira de Mafalda, temeroso de repetirse, convencido de que la pequeña iba a seguir sus andanzas sin necesidad de que su mano le mostrara el camino, trasbordando a otros idiomas, multiplicada en el cariño de sus admiradores. Parece mentira que haya estado casi medio siglo sin ponerle el lápiz encima, derramando sobre el papel sus deslumbramientos e intuiciones, pero Mafalda ya había echado a andar, siempre con la misma edad, esperando que un día los chavales aprendieran a ver el mundo tal y como debería ser: con Mafalda en la presidencia y la Thatcher en una viñeta. No importa porque la dibujó lo bastante lista, lo bastante madura y lo bastante audaz como para no tener que preocuparse si algún día se quedaba sola. Sí, los huérfanos somos nosotros.

https://blogs.publico.es/davidtorres/

Federico Fellini, maestro del 9º arte

El cineasta italiano debe al cómic buena parte del universo que plasmaron sus peliculas. Personajes y autores de historietas aún son visibles en su obra

Litografía homenaje a La Dolce Vita (s.f.). de Milo Manara
Litografía homenaje a La Dolce Vita (s.f.). de Milo Manara

En 2020 se cumple el centenario del natalicio de Federico Fellini y se me antoja como una estupenda ocasión para acercarse al cine personal e inimitable del genial director de Rimini. Entre todos los acercamientos posibles, yo voy a elegir uno; aquel que hace referencia a la influencia del cómic a la hora de conformar el maravilloso universo visual que supo plasmar en sus películas.

Como la mayor parte de su generación, Fellini fue durante su infancia un ávido lector de historietas. En la Italia los años 20 y 30, semanarios como el Corriere dei Piccoli se ocupaban de hacer soñar a los niños italianos, publicando planchas de cómics procedentes de los suplementos dominicales de los periódicos estadounidenses, entre los que se encontraban autores tan importantes como Richard Felton Outcault, Frederick Burr Opper, James Swinnerton o Winsor McCay.

La estética de estos cómics fascina al joven Federico. Estas viñetas mostraban una realidad distorsionada, caricaturesca y expresiva, pero a la vez ¡tan hermosa! que condiciona su modo de mirar el mundo.

Tyto Alba, en su extraordinaria novela gráfica Fellini en Roma, expresa esta idea de una manera maravillosa, ya que muestra a un Federico Fellini niño que sueña en su cama. Sin duda, Fellini no es el primer director que vuelca en el cine sus sueños y anhelos de infancia; pero es que en la viñeta de Alba no está solo en el lecho, sino que le acompañan The Captain & The Katzenjammer KidsFelix The Cat, y Bringing Up Father.

Con tan solo 17 años, Fellini deja su Rimini natal y recala en Florencia; concretamente en las oficinas del editor Mario Nerbini, dueño de L’Avventuroso, la revista que incluye en sus páginas la publicación seriada de Flash Gordon y Mandrake.

La guerra está cerca, y el Ministerio de la Cultura Popular de Benito Mussolini prohíbe la publicación de todo material gráfico proveniente de los Estados Unidos. Dicho material era la columna vertebral de L`Avventuroso; y Nerbini, poco dispuesto a renunciar a los personajes que garantizaban unas buenas ventas de su revista estrella, busca una solución digamos… «imaginativa»: encarga a diversos autores locales la continuación de dichas historias americanas.

«Viaje a Tulum» (1987), de Federico Fellini y Milo Manara
«Viaje a Tulum» (1987), de Federico Fellini y Milo Manara

Fellini declara en varias entrevistas que en el reparto de personajes cae en sus manos Flash Gordon, y que recuerda un guión escrito por él de una estupenda aventura que el historietista italiano Giove Toppi se encargaría de dibujar, imitando en lo posible el característico estilo de Alex Raymond.

La historieta nunca llega a publicarse por culpa del estallido de la Guerra; incluso es más que posible que solo sea una invención felliniana, pero es la anécdota perfecta para ilustrar un aspecto muy poco conocido del creador de Rímini; su gusto por el cómic de Ciencia Ficción.

Una carta de Fellini fechada en Roma el 23 de junio de 1979 y dirigida al genial historietista galo Jean Giraud, alias Moebius, relaciona este gusto con su cine, cuando dice refiriéndose al francés: «¡Qué gran director de cine habrías sido! ¿Nunca lo has pensado? […] Hacer una película de ciencia ficción es uno de mis viejos sueños. He pensado en ello muchos años antes de la actual moda por ese tipo de películas. Indudablemente, serías el perfecto colaborador para dicho proyecto».

Tras la aventura florentina, se dirige a Roma, donde consigue colocar varios trabajos como caricaturista en los semanarios satíricos 420Marco Aurelio y Domenica del Corriere; destacando especialmente el personaje de Pascualino, que estéticamente era deudor del grafismo de Frederick Burr Opper en Fortunello, sobrenombre por el que es conocido en Italia el popular personaje americano de Happy Hoolygan.

Una vez más, Alba recrea este aspecto poco conocido de la trayectoria profesional de Fellini en una preciosa viñeta en la que muestra al futuro director y neófito caricaturista enseñando sus creaciones al poderoso editor en busca de una oportunidad laboral.

«Fellini en Roma» (2017), de Tyto Alba
«Fellini en Roma» (2017), de Tyto Alba

Años años más tarde, comienza su carrera en el cine. Primero como periodista, luego como guionista y, finalmente, como director cinematográfico, consiguiendo con La Strada (1954) su primer gran éxito internacional. Se trata de un filme en el que el noveno arte es una fuente de inspiración más que evidente. Los personajes de Gelsomina (Giulietta Masina) y Zampanò (Anthony Quinn), así como muchas de las escenas de la película, son una transposición casi literal de aventuras del cómic Girellino e Zarappa, dos populares personajes de finales de los años 10, creados por Antonio Rubino para Il Corriere dei Piccoli; y que, huelga decirlo, Fellini devoraba con fruición cuando era un niño. En realidad, casi todos los filmes de Fellini poseen personajes cuyo aspecto se inspira claramente en estéticas caricaturescas propias del cómic. Los bocetos que él mismo realizaba de sus personajes, son la prueba más clara de dicha influencia.

Para mí, algunos de los personajes más logrados del universo felliniano son personajes de cómic. La oronda estanquera de Amarcord, con sus formas excesivas y redondas, tiene poderosas similitudes con la matriarca de los Katzenjammer Kids. En I Clowns, el niño que descubre en la noche el espectáculo del circo es claramente Little Nemo. Y las sensuales mujeres que abundan en su filmografía, con Anita Ekberg a la cabeza, tienen un claro antecedente en los rotundos dibujos femeninos de Al Capp en Li’l Abner.

Fellini nunca deja de dibujar, e incluso coquetea con la historieta de forma puntual; como sucede con un pequeño cómic publicado en 1970 por la revista Rolling Stone; pero su verdadera vuelta al 9º arte será junto al historietista Milo Manara.

El encuentro entre ambos se produce en 1982, fecha en que se organiza en la librería Adria de Roma una exposición de historietistas que homenajean al maestro Fellini. Milo Manara crea para la ocasión un cómic de cuatro páginas poblado de personajes prestados del universo felliniano.

Así, comienza un periodo de gestos y declaraciones de admiración mutua. Por ejemplo, en una de las escenas más tórridas de la historieta de El click de Manara, aquella en la que la burguesa Claudia Cristiani se entrega a un desconocido en una sala de cine, la película que se proyecta es El Casanova de Federico Fellini.

Finalmente, en 1987 llega la ocasión que les permite desarrollar su primer trabajo conjunto. Fellini se dispone a publicar por entregas una historia titulada Viaje a Tulum en el periódico Il corriere dela Sera. Se trata de un guión de cine, pero la película está paralizada y el cineasta aspira a que la aparición del relato despierte de nuevo el interés de los productores.

Así, el cineasta le pide a Milo Manara que realice algunos dibujos para acompañar la publicación del texto. Manara acepta sin pensárselo dos veces y realiza las citadas ilustraciones, pero tras la lectura del guión, siente que puede convertirse en una extraordinaria historieta.

Fellini ha recordado en diversas entrevistas el momento en que Manara, muerto de vergüenza, le plantea la posibilidad de realizar juntos un cómic en base al guión de Viaje a Tulum: «Milo insistía con su sonrisa de niño bueno, los ojos radiantemente celestes y el flequillo de pelo de querubín: solo le faltaba la trompeta dorada», comenta entre risas cada vez que le preguntan por la génesis del proyecto.

Fellini accede a la idea y se implica en la historieta con la misma intensidad que en una película. Su intervención no se limita a escribir los diálogos e imaginar una u otra escena, sino que participa activamente en la parte gráfica, realizando un intenso trabajo de «concept art».

Fellini descubre en la historieta un camino fecundo para que vean la luz aquellas historias que no ha sido capaz de materializar en la gran pantalla; y de este modo, nace una segunda aventura junto a Manara titulada El Viaje de G. Mastorna, llamado Fernet (1992).

Un año más tarde Fellini fallece, por lo que esta novela gráfica es la última creación que ofrece a su público, en una carrera esplendida que se inicia y se cierra con el cómic.

https://www.abc.es/cultura/

Superhéroes Marvel y Amadís de Gaula: las sagas y sus orígenes

Los qtro libros de Amadis de gaula nueuamete imprsos [et] hystoriados e Seuilla, Jacob Cromberger, 1547. Wikimedia Commons, CC BY-SA

Los qtro libros de Amadis de gaula nueuamete imprsos [et] hystoriados e Seuilla, Jacob Cromberger, 1547. Wikimedia Commons, CC BY-SA

“No lo entendió ni supo continuar. Y fuera mejor que aquel octavo fenesciera en las manos de su auctor y fuera abortivo que no que saliera a luz”.Con esta dureza se refería Feliciano de Silva en el prólogo del Amadís de Grecia (1530) a Juan Díaz, autor del Lisuarte de Grecia (1525). La diatriba de Silva obedecía a una controvertida decisión argumental de Díaz: matar en el Lisuarte al propio Amadís de Gaula.

Posiblemente, las declaraciones de Silva nos recuerden a ciertas diatribas vertidas a menudo en Internet. Hablamos de los exabruptos de ciertos fanboys de franquicias como Star Wars o el universo cinematográfico de Marvel, descontentos ante supuestas violaciones del canon de sus sagas favoritas. Acaso estas semejanzas se deban a que los mecanismos de producción y consumo de los mundos ficticios nombrados, a pesar de distar siglos entre ellos, no son tan diferentes.

Narrativas transmedia

Ópera Amadis por Jean Baptiste Lully (París, 1684). Wikimedia Commons, CC BY
Ópera Amadis por Jean Baptiste Lully (París, 1684). Wikimedia Commons, CC BY

En su ensayo Convergence Culture : Where Old and New Media Collide (2006), Henry Jenkins describió los rasgos de las actuales narrativas transmedia. Jenkins afirmó que este tipo de relatos se expanden en distintos medios. Por ejemplo, del cómic al cine y los videojuegos. Esta difusión crea una especie de ecosistema de medios regidos por una serie de principios fundamentales. Dichos mecanismos contribuyen a que sus destinatarios los perciban como un todo orgánico. Entre ellos, Jenkins mencionaba procesos como la serialidad de los contenidos o la continuidad entre los mismos.

Así, los consumidores de la actual industria cultural transmedia son conscientes de que sus productos favoritos tienen la capacidad de expandirse de manera casi infinita. Ahora bien, esta ampliación de materiales debe conformar un mundo coherente.

Como dato anecdótico al respecto, podemos mencionar la petición a Change.org de unos aficionados a las películas de la Marvel, que solicitan de forma preventiva que el personaje de Tony Stark permanezca sin vida. Desde su punto de vista, resucitar a Iron Man podría convertir su muerte en una “broma” que alteraría el “sentimiento” en torno al que gira el conjunto de dicha franquicia.

Universo Amadís

Este tipo de fenómenos presentan un claro precedente en la articulación de los ciclos de narrativa caballeresca, que triunfaron a lo largo del siglo XVI y las primeras décadas del XVII. En el caso de los relatos sobre Amadís, podemos señalar el carácter transmedial que ya en su momento tuvieron las aventuras de este caballero andante.

Basta recordar que sus hazañas fueron trasladadas al mundo de la escena, con piezas como la Tragicomedia de Amadís de Gaula compuesta por Gil Vicente (h. 1533) o la ópera Amadís de Jean-Baptiste Lully (1684). También, la saga amadisiana tuvo un hueco en tapices y en pliegos sueltos.

Amadís contra el Endriago. Litografía de la edición de Madrid, 1838. Wikimedia Commons
Amadís contra el Endriago. Litografía de la edición de Madrid, 1838. Wikimedia Commons

Ahora bien, el Universo Amadís no se limitaba a conformarse como un conjunto serial de libros que saltaron a otros medios. Este mundo de ficción obedecía a una lógica interna, asumida tanto por los autores de los textos como por sus lectores-oyentes. Estos últimos tenían un claro horizonte de expectativas al respecto.

Ya desde los tiempos de Garci Rodriguéz de Montalvo, refundador de los primeros textos amadisianos, hallamos un intento por ofrecer una sensación de continuidad entre sus distintas partes.

A este respecto, podemos recordar un bello episodio de las Sergas de Esplandián (1510), quinta parte de la saga. En dicha obra, el caballero protagonista, hijo de Amadís, encuentra en la isla de Santa María (antigua isla del Diablo) una estatua erigida por los lugareños. Se trata de un monumento erigido para conmemorar la victoria años antes de su padre frente al temible endriago, suceso narrado en el tercer libro de Amadís.

La belleza de las genealogías

En este punto nos parece oportuno mencionar el impreso titulado Albero della geneologia di Perione re di Gaula (1630). Se trata de una hoja suelta, diseñada por Mambrino Roseo, que recoge al completo la genealogía de Amadís y las relaciones existentes entre los distintos personajes de la saga.

El Albero della geneologia di Perione re di Gaula disteso da Mambrino Roseo da Fabriano (Roma, Vitale Mascardi, 1637) es la tabla genealógica más antigua de los héroes del ciclo. caballeresco español de Amadís de Gaula. USC
El Albero della geneologia di Perione re di Gaula disteso da Mambrino Roseo da Fabriano (Roma, Vitale Mascardi, 1637) es la tabla genealógica más antigua de los héroes del ciclo. caballeresco español de Amadís de Gaula. USC

De entrada, el Albero puede recordarnos a los numerosos esquemas presentes en la red dedicados a franquicias como Juego de TronosStar Wars o el Universo Marvel.

Línea de tiempo del universo cinematográfico de Marvel. Reddit
Línea de tiempo del universo cinematográfico de Marvel. Reddit

El propio Mambrino Roseo tradujo al italiano varios textos del ciclo amadisiano y expandió este universo con nuevos títulos. En este sentido, a Roseo le interesaba dejar constancia de la estructura narrativa de la saga. Entonces, el Albero servía como guía para los lectores de la saga, además de como herramienta para facilitar su labor a la hora de continuar el ciclo, sin alterar sus bases.

Ya sea por medio de la imprenta o a través de la red, los universos de ficción se expanden con las miras puestas en las expectativas de sus destinatarios. Estos buscan que sus personajes preferidos pueblen un mundo cuya expansión responda a un canon firme y congruente. En fin, tengamos presente que las muertes de Amadís o de Tony Stark no pueden tomarse a la ligera: ambos héroes arquetípicos forman parte de un universo regido por las inexorables leyes de la continuidad.


Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation

JORGE MARTÍN GARCÍA

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/

Segundo invierno Así he vivido el Covid-19 en Vancouver

Un ilustrador y animador colombiano narra en este breve cómic su experiencia de la primavera canadiense en tiempos del Covid-19. Un lento recorrido por la calma desoladora de Vancouver y por sus reencuentros virtuales con Colombia y México.

separador
Coronavirus Vancouver 1

Llegué a Vancouver (British Columbia, Canadá) hace cinco años por una oferta de trabajo en series de animación norteamericanas. Soy tunjano, treinta y tantos. Dibujo, animo y me va bien, no me quejo. La manera de funcionar de la industria me da la oportunidad de ir y venir entre una y otra temporada de la serie en la que trabajo. Voy y vuelvo, por eso a veces me figura estar en Colombia (o en otra parte), por al menos un par de meses entre temporadas. Soy como un personaje en tránsito.

El viernes pasado terminé mi contrato más reciente y después de eso venía para mí una época de descompresión para zafarme de este último proyecto que me traía agotado. Esperaba la primavera como algo nuevo, a new season: un cambio de temporada y de estación. También una pausa, un respiro, un viaje. Pero esta es la vida que nos toca, tan imprecisa y tan espesa. Ahora me figura la llegada del coronavirus ‘atrapado’ en Canadá: sin planes, sin trabajo y sin respuestas.

Coronavirus Vancouver 1

Llegué muy tarde al supermercado. O eso creo. Aún así vine más temprano que muchas otras personas. Los estantes están todos repletos de incertidumbre, dos o tres tonterías y un par de latas de productos que en otro momento nadie se hubiera llevado. No es que odie la crema de brócoli, pero está muy lejos de los primeros lugares de mi top 10 de productos enlatados. Pero es lo que hay y ahí me tienen, reorganizando mi lista de prioridades que se desbarata y reordena a medida que pasan los días (o las horas).

Del supermercado a mi casa caben dos canciones. Tiempo que usualmente me da para cruzarme con personajes entre comunes y particulares de la fauna vancouverita: parejas de trotadores, ancianos con perros bonitos, hipsters con zapatos blancos de tía, jóvenes con tapetes de yoga. El nuevo set de personajes que vino con la pandemia, además de ser menor en cantidad, se deja ver con precaución y menos colorido: perro llevado por una chaqueta ancha con máscara quirúrgica, señora que se cambia de andén y trotador malacaroso.

Coronavirus Vancouver 1

Desde que vivo en Vancouver, extraño muy poco el tráfico intenso de Bogotá, pero en este nuevo estado, la tranquilidad se me hace ruidosa. La ciudad se siente temporalmente cerrada. Los restaurantes, las tiendas de segunda mano, los parques de juegos, los centros comunitarios, los colegios, los cafés, las veterinarias, los bares, los lugares de conciertos, todo hermética e indefinidamente clausurado de acuerdo con las políticas de seguridad nacional. Esa falta de movimiento le agrega una dosis de tristeza a la primavera que apenas arranca.

La última estación invernal fue terrible y larga, especialmente larga. El invierno arrancó brutalmente frío y remató con unos días lluviosos que se extendieron por varias semanas afectando la sanidad emocional de la ciudad. Se relevó la depresión del invierno por la angustia de una pandemia de primavera. From the winter blues to the spring of fear. Por eso todos estábamos tan ansiosos y tan pendientes de la primavera. Estábamos tan pero tan listos para recibirla que esta nueva situación se nos presenta, además de inesperada, como un rasguño al corazón de Vancouver. Y aunque la ciudad no entra aún en estado de cuarentena absoluto, y todavía se permite visitar contados lugares públicos mientras se mantenga un estricto distanciamiento de seis pies (como dos metros, supongo) esta primavera se siente, como un segundo invierno.

Sobre el ruido, no sé si siempre estuvieron ahí y yo solo los ignoraba, pero qué cantidad de helicópteros sobrevuelan la ciudad en estos días. Supongo que van y vienen del Vancouver General Hospital, quizás de las agencias de noticias. Desde donde vivo, a unas 6 canciones del hospital, los oigo en un horario sin orden: en las madrugadas, en las tardes, en las noches.

Pero solo estoy adivinando. Es que ni los veo, apenas los oigo. El perturbador sonido de la pandemia que opaca a las gaviotas y a los cuervos, lugares 1 y 2 del ‘top 10 de sonidos de Vancouver’.

Coronavirus Vancouver 1

Y bueno, mientras tanto, voy reactivando proyectos viejos, dibujando, pendiente de la familia que está en Colombia. También limpiando relaciones viejas, recuperando amistades que se habían desvanecido, fortaleciendo otras y haciendo llamadas que habían quedado pendientes. En esas llamadas me gusta que los silencios se hacen bonitos y necesarios. Bien bonitos y bien necesarios. Llenan (al menos un poco) los espacios por ahora tan vacíos, tan sin respuestas. No sé si mi estrategia sea la mejor, es más, no sé si haya una mejor estrategia, pero me ayuda a hacerle frente a toda la incertidumbre que me traje del supermercado. Bienvenida primavera, tristemente hermosa.

https://www.bacanika.com

Astérix y Obélix ya lucharon contra «Coronavirus» en Italia

En el cómic «Astérix en Italia», publicado hace apenas tres años, los dos protagonistas se enfrentan en una carrera de cuádrigas a un personaje enmascarado que lleva el nombre del nuevo virus

Astérix y Obélix ya lucharon contra «Coronavirus» en Italia

Astérix y Obélix, los personajes antológicos creados por Uderzo y Goscinny, ya se enfrentaron con éxito a «Coronavirus» en un cómic publicado en 2017, que sitúa la acción en Italia, adelantándose a la batalla que lidia ahora el mundo contra esta nueva enfermedad.

El poder de Los Simpson para pronosticar el futuro ya era conocido por todos: de la presidencia de Donald Trump en los Estados Unidos a los premios Nobel de Bengt Holmström, economista, o Ben Feringa, químico, la serie de Matt Groenning ha logrado, desde la ficción, anticiparse de manera inexplicable a cuestiones de gran calado que han terminado por protagonizar la realidad.

Esta vez, sin embargo, no han sido los habitantes de Springfield quienes se han adelantado al futuro, sino estos irreductibles galos, pobladores de aquella «aldea que resiste, todavía y siempre, al invasor», tal como reza la característica introducción de la historieta francesa.

Astérix y Obélix ya lucharon contra «Coronavirus» en Italia

En el cómic, publicado hace apenas tres años bajo el título de «Astérix en Italia», los dos protagonistas se enfrentan en una carrera de cuádrigas a un tal Coronavirus, personaje enmascarado que, a punto de ganarles la partida, termina por sufrir un accidente a escasos metros de la meta, favoreciendo finalmente la eterna victoria de los galos.

Al arrancarse la máscara, el lector descubre que, tras ésta, se esconde un Julio César ansioso de hacerse con el triunfo. La coincidencia es doble: la carrera de cuádrigas que durante largo rato capitanea Coronavirus acontece en Italia, casualidad más que reseñable ante los acontecimientos recientes.

Ha sido en las redes sociales, en concreto en Twitter, donde se ha hecho público el «descubrimiento», del que ya se han hecho eco numerosos medios.

https://www.abc.es/cultura/libros

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

La novela gráfica tiene increíbles recursos estilísticos y estéticos, que al unirse crean una narrativa contemporánea tan única, que para muchos no solo son referentes clave de la cultura del comic, sino también referentes de la de la literatura de hoy en día.Cristopher Garnica

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Una muestra de escritores-ilustradores mexicanos.

El historiador Richard Kyle acuñó el término novela gráfica en un ensayo en el número de noviembre de 1964 del fanzine de cómics Capa-Alpha. El término ganó popularidad en la comunidad de cómics después de la publicación del increíble A contrat with god (1978) de Will Eisner ‘s, y al inicio de la línea editorial de Marvel Graphic Novel en 1982.

En esta misma década el término se hizo familiar para el público, después de los éxitos comerciales que todavía se venden bastante bien: Maus de Art Spiegelman, The Dark Knight Returns de Frank Miller, y finalmente la novela que marcó un hito en la historia gráfica, con su forma de narrar y extrapolar la idea del apocalipsis a la vida de los héroe, me refiero a Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons.

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Aunque hubo un tiempo en que la definición resultó problemática, hoy en día el término se aplica a textos que están acompañados de ilustraciones, y que a diferencia de la entrega periódica de un comic, suele ser un tomo de una sola entrega. El termino, además funciona muy bien como una categoría de librería para diferenciarlas de las novelas sin ilustraciones.

Pero dejemos esas discusiones para quien desee clavarse en el contexto de las definiciones, porque lo que a nosotros nos compete, esta vez, es hablar de las novelas gráficas escritas y dibujadas por mexicanos, que además hablan sobre el país. Aquí te dejamos la lista de las 10 novelas gráficas imprescindibles de mexicanos hablando sobre la ciudad.

Operación Bolívar-Edgar Clément

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Para algunos es la primera novela gráfica creada por un artista mexicano, materia de diversos análisis académicos por sus elementos visuales e iconográficos; narra la historia de Leónidas Arcángel, un mexicano que se gana la vida cazando ángeles y sus restos de cabellos, uñas, plumas u ojos, o incluso puede comerciar con su carne utilizada como alimento por sus propiedades energéticas. Operación Bolívar tiene una trama compleja, la influencia de varios elementos visuales del arte mexicano, y es el resultado de un gran artista y de una novela exitosa.

Complot Mongol-Bernal-Crosthwaite-Peláez

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Esta historia es original de Rafael Bernal. En el año 2000 Luis Humberto Crosthwaite tuvo la iniciativa de adaptar El Complot Mongol, la novela noir por excelencia de la literatura mexicana, y el ilustrador para dicha tarea fue Ricardo Peláez Goycochea. Sumida en un halo de misterio para ser publicada por diversas instituciones y editoriales comerciales, sólo fue posible que el publico viéramos un tomo de los cinco que se tenían pensados. En 2015, en el centenario del nacimiento de Rafael Bernal, que la editorial Joaquín Mortiz retomó el proyecto haciéndonos felices a miles de lectores. Una novela imprescindible con o sin ilustraciones.

Grito de Victoria-Augusto Mora

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Grito de Victoria es una novela gráfica que aborda la historia reciente de los movimientos estudiantiles en México, los acontecimientos que rodearon las elecciones presidenciales del 2012, el surgimiento del movimiento #Yosoy132 y las denuncias sobre compras masivas de votosGrito de Victoria es una historia política y politizada, que nos narra de la historia de Victoria y Vicente, que salen a las calles para unirse al contingente de una protesta social que culminarán en trágicos enfrenamientos. Este es un recordatorio dinámico de que la violencia, la injusticia y la represión siguen formando parte de nuestra vida, de la importancia de los testimonios históricos para nuestro país.

Justicia divina-F. G. Haghenbeck

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Justicia Divina es un homenaje a la ciudad de México, una historia de fantasía urbana vista a través de los ojos de un tipo de clase media conservadora, con el don de ver cosas que las demás personas no ven: personas muertas, monstruos, al Chupacabras y al hombre lobo. Es esa fantasía oscuro-urbana del tipo de Neil Gaiman, Jamie Delano o Alan Moore, nada más que recargada de un humor sarcástico y politizado. Francisco Haghenbeck cuenta con la experiencia de haber escrito las historietas Crimson y Alternation para el mercado estadounidense, así como un guión para el cómic de Superman. Editor de la serie de cómics Los 7 pecados capitales y autor de la antología Un mexicano en cada hijo te dio, entre otros títulos de corte historietístico.

Panóptico 0-Marco Caballero

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Panóptico 0 es la primer entrega de una antología de Marco Caballero, en donde aborda con una visión mordaz las oscuras dinámicas de abuso y poder que se viven en México. La historia se lleva a cabo en la Ciudad de México en la década de los 80’s. Lucía y Edmundo son dos hermanos que han sido invitados a una fiesta de Halloween en una casa en San Ángel, con la condición de llevar cocaína para el anfitrión. De la Editorial Fauna Nociva, una editorial independiente especializada en narrativa gráfica, cómic, ensayo gráfico y más.

Libro del Metro-Emmanuel Peña

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

El título nos sugiera una experiencia en el metro pero descubrir a una niña que persigue a su gallina por los vagones del Metro de la ciudad de México, es un plus de la historia. A partir de este recorrido, Emmanuel Peña narra un intenso despliegue gráfico de distintos personajes, situaciones, frases y pensamientos que podemos encontrar en los trenes subterráneos. Desde esta aproximación y con registros plásticos ricos y diversos, Peña ofrece una colección de instantes evocadores en los que todos los habitantes y trashumantes de esta ciudad que encontrarán ecos y reflexiones de los viajes cotidianos en el metro.

Sueños Rotos: Sofía– Héctor Germán Santarriaga

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Germán Santarriaga escuchó historias de varias trabajadoras sexuales y las plasmó en esta novela gráfica. Sofía es una mujer joven de una comunidad que viaja a la ciudad de México para encontrarse con una historia de amor, que en poco tiempo se transforma en una historia cruda y realista sobre trata de personas, prostitución y violencia. Sofía, la novela, es un texto genial y un gran proyecto independiente; escrita, ilustrada y vendida de manera por Germán Santarriaga, un ilustrador de cómics capitalino que busca presentar la indiferencia de la sociedad ante el flagelo del trabajo sexual obligatorio en México.

Piel de cebolla-Edgar Camacho

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Escritor y dibujante de cómics de 28 años. Originario de Metepec, Estado de México, profesional desde 2011 y ganador del Premio Nacional de Novela Gráfica Joven 2016. Piel de Cebolla es una aventura cotidiana, de experiencias terrenales y emocional hasta reventar. No obstante, también es entretenida, sin pretensiones agradable. Piel de cebolla es la historia de un joven que sufre un accidente donde conoce a Nera, y se embarcan en un food trucks. A pesar de el éxito culinario, la pareja se ve perseguida por la mafia.

Salón destinoCarlos Vélez 

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

Este proyecto gráfico trata sobre el baile de salón en una ciudad caótica como la ciudad de MéxicoSalón destino nos habla de una multitud de movimientos y atmósferas que habitan un libro sin texto, pero con un trazo espléndido, donde es posible bailar al ritmo de una historia de auto descubrimiento mediante el baile y el color.

Uncle Bill-Bernardo Fernandez, Bef.

10 NOVELAS GRÁFICAS IMPRESCINDIBLES, ILUSTRADORES MEXICANOS Y LA CIUDAD

El imprescindible cuando se trata de novela gráfica en el país, Bef. Uncle Bill es la historia de William Burroughs en México, una de las grandes figuras de la literatura estadounidense del siglo XX. En nuestro país, Bill, como también era conocido, tuvo una vida errante hasta 1951 cuando asesinó, por accidente, a su esposa de un tiro en la cabeza, mientras jugaban a imitar a Guillermo Tell. El resultado es divertido, involucra a la ciudad y la vida de uno de los escritores más misteriosos y complejos de las últimas décadas.

https://mxcity.mx/

UN ILUSTRADOR RECREA LA VIDA DE VAN GOGH CON UN CÓMIC LLENO DE COLOR

Humanizar a un artista universal a través de unas tiras de cómic y dar vida al personaje que hay detrás del pintor, eso es lo que hace el viñetista Alireza Karimi en este precioso trabajo.

van gogh culturainquieta

El iraní Alireza Karimi Moghaddam expresa su amor por la obra de Vincent van Gogh con una serie de cómics protagonizada por este pintor postimpresionista. Estas coloridas ilustraciones relatan la turbulenta vida del famoso artista neerlandés y nos invitan a sumergirnos en el explosivo imaginario que definió su corta carrera.

Ya sea paseando en bicicleta por un campo de girasoles, tumbado en los campos de trigo, o remando en el océano para observar las estrellas, Moghaddam suele ilustrar a Van Gogh explorando la naturaleza que inspiró algunas de sus obras más famosas. En una imagen, un Van Gogh de caricatura mira hacia arriba para maravillarse un cielo nocturno arremolinado, que Moghaddam ilustra como brochazos estilizados y pictóricos.

Esto hace referencia a una de las pinturas más famosas del artista, La noche estrellada (1889), que retrata la perspectiva desde la “ventana con barrotes de hierro” de su habitación en el sanatorio de Saint-Rémy-de-Provence, justo antes del amanecer.

van gogh culturainquieta1

Creados digitalmente con un colorido trabajo de líneas, los cómics de Moghaddam son estéticamente luminosas, pero no dejan de plasmar el lado oscuro y turbulento del pintor. Una ilustración muestra a Van Gogh dándole de comer su oreja cortada a unos cuervos, y otra lo retrata de pie sobre un puente, contemplando el suicidio. Sin importar la situación, cada escena ofrece una representación fiel de la vida de este artista en el distintivo y alegre estilo de Moghaddam.

van gogh culturainquieta2
van gogh culturainquieta3
van gogh culturainquieta4
van gogh culturainquieta5
van gogh culturainquieta6
van gogh culturainquieta7
van gogh culturainquieta8
van gogh culturainquieta9
van gogh culturainquieta10
van gogh culturainquieta11
van gogh culturainquieta12
van gogh culturainquieta13
van gogh culturainquieta14
van gogh culturainquieta15
van gogh culturainquieta16
van gogh culturainquieta17
van gogh culturainquieta18
van gogh culturainquieta20
van gogh culturainquieta30
van gogh culturainquieta31
van gogh culturainquieta35
van gogh culturainquieta36
van gogh culturainquieta37

Alireza Karimi MoghaddamInstagram | Pinterest

https://culturainquieta.com/es/arte/pintura/item/16046