¿Que celebramos,que festejamos?

revolucion2Hoy conmemoramos —ni celebramos ni festejamos— 99 años del inicio de la Revolución Mexicana constatando cómo los ciclos de la historia tienden a repetirse.

El siglo XX irrumpió con profunda recesión mundial que afectó el precio de la plata, principal producto comercial del México de entonces. La desestabilización de la balanza de pagos no pudo impedir —junio 1907— la devaluación del peso, mismo que entonces se decidió respaldar con el patrón oro en sustitución del patrón plata.

Fue en octubre de 1907 que la recesión a nivel mundial desató el pánico financiero en Nueva York. La incipiente industria de nuestro país se vio bruscamente frenada. La precaria situación económica en EU motivó que fueran deportados un significativo número de compatriotas que se habían empleado principalmente en Texas y Arizona. Agreguemos la intensa y desastrosa sequía del verano de 1908, causante de severa escasez de alimentos en todo el país.

El descontento popular se ensañó contra el gobierno de Porfirio Díaz. La clase trabajadora, incentivada por recientes protestas obreras efectuadas en EU, inició masivas movilizaciones, mismas que culminaron con el estallido de la huelga de Cananea y la rebelión de Acayucan en 1906, así como en la huelga de Río Blanco en 1907.

Es en tal entorno que Francisco I. Madero publica en 1908 La sucesión presidencial. Madero aspiraba originalmente a figurar dentro de la planilla de Porfirio Díaz como vicepresidente para las elecciones de 1910. Sin embargo, el remolino de acontecimientos llevó a éste a encumbrarse como figura central del movimiento revolucionario.

Casi un siglo después, la reflexión clave es: ¿La masacre revolucionaria forjó un México mejor?

Fuimos gobernados durante 71 años por un único partido, cuyo legado político quedó impregnado con el sabor de la corrupción y del abuso del poder. Para nuestra desilusión, tras nueve años de alternancia, prevalece el mismo rechazado sabor.

Lamentablemente México se ha venido rezagando en los distintos índices comparativos frente a las demás naciones. El dato fresco de la semana es que el índice de percepción de corrupción en México presentado por Transparencia Internacional muestra que, entre 180 países, en el transcurso de un solo año, pasamos del sitio 72 al 89 y nos situamos a la par que Malawi, Lesotho y Ruanda. Contundente dato de cuánto hemos avanzado en la robolución.

La deplorable posición que corresponde hoy a México es tema que preocupa y ocupa a prestigiadas mentes lúcidas de la vida nacional. El rector de la UNAM, José Narro, convencido de que el modelo de desarrollo y de organización aplicado en nuestro país llegó ya a su límite, que no nos es útil ya para vernos hacia afuera y mucho menos para resolver los problemas que debemos afrontar en lo interno, propuso iniciar el proceso de “refundación de la República” —refundación, ya no revolución— en la búsqueda del crecimiento del país, garantizando el eficiente combate a la pobreza y la mejor distribución de la riqueza.

Nos enfilamos al Centenario de la Revolución con 46% de compatriotas entre pobres e indigentes, la caída anual de 7.1% del PIB, menor inversión, producción y consumo, pero con alza de impuestos, mala educación, alarmante inseguridad, sindicatos corruptos y amafiados, políticos con desprestigio ganado a pulso, petróleo en proceso de extinción, urgidos de reformas estructurales, con desempleo galopante, un reloj legislativo a modo, decepcionados, dolidos, tristes y pesimistas.

¿Qué celebramos, qué festejamos?

articulo de jose rubinstein/excelsior.com

Morirse uno mismo

VanGogh_1887_SelbstbildnisEn 1923, cuando Van Gogh tenía 20 años, se enamoró perdidamente de una joven llamada Úrsula, hija de los Loyer donde se hospedaba en Londres. Tras idas y venidas, insinuaciones y cortejos, la declaración de Van Gogh se saldó con una negativa rotunda. En lo sucesivo, Van Gogh fue encadenando fracaso tras fracaso, no muy sonoros porque su vida no rebasaba en mucho la miseria pero sí profundos para su personalidad y su desequilibrio.. Entonces, sin embargo, al ser despechado por su enamorada, creyó encontrar una solución para su porvenir y se la procuró  una lectura de Renan, posiblemente su Jesús, donde incitaba a “morirse uno mismo”.

“Morirse uno mismo” o sea, no esperar a que lo matara el hambre, el tifus o un disparo. Tampoco un suicidio que contravendría su fe religiosa sino algo parecido a dejarse morir que fue, en rigor, lo que Cristo realizó con su existencia.

Efectivamente Van Gogh acabó descreído y se pegó un tiro pero la idea de “morirse uno mismo” le mantuvo vivo más tiempo del que las circunstancias habrían decidido. La fórmula llevaba en sí la clave para soportar la adversidad y el dolor. Uno mismo, muerto para sí mismo, no sería el objeto de un desdén, una humillación o cualquier otra tremenda amenaza de acabamiento. El fin estaba en sus manos. El fin del yo que le debía mantener a salvo de todos los miedos.

Articulo de Vicente Verdu

La rechifla del “respetable”

De nada sirve que el Estado Mayor Presidencial apague los micrófonos y filtre el sonido, el repudio es evidente y más vale que el presidente Felipe Calderón lo tome en cuenta.

calderonCuando acompañaba a mi padre al futbol, compartíamos asientos con los familiares de los jugadores del Atlante: Vantolrá, Angelillo, Scarone y otros, y vivíamos momentos inolvidables. En ese tiempo, las narraciones radiofónicas las hacían gigantes del micrófono como Agustín González Escopeta, Fernando Marcos, Alonso Sordo Noriega, Julio Sotelo. Cuando había una mala jugada o un error del árbitro, los espectadores gritaban, silbaban, insultaban, y don Agustín González Escopeta decía: “Podemos escuchar la rechifla del respetable”.

¿Qué tienen de respetable esos locos que gritan, silban e insultan?, le pregunté a mi papá. “Eso —me contestó— es lo que se llama ironía”.

Pues bien, en la inauguración del Estadio Territorio Santos Modelo, allá en Torreón, “el respetable” le dio a Felipe Calderón una gran rechifla.

Recordamos rechiflas épicas, como la que recibió Gustavo Díaz Ordaz al inaugurar el estadio Azteca y la que hubo en el Mundial de Futbol para Miguel de la Madrid, pero la que recibió Felipe Calderón muestra que el hartazgo ciudadano está llegando a un punto que puede presagiar problemas más graves.

Porque “el respetable” aguanta mucho (hay que ver el aguante de los partidarios de los Pumas de la Universidad ante la pobre actuación de su equipo en este año), pero llega un momento en que ya no aguanta más y la rechifla surge espontánea. De nada sirve que el Estado Mayor Presidencial apague los micrófonos y filtre el sonido, la rechifla, el repudio, son evidentes, y más vale que Calderón lo tome en cuenta.

Porque tiene dos problemas que él mismo se ha buscado, el primero es común entre todos los políticos: ofreció mucho, habló del empleo, de bajar los impuestos, de transparentar los dineros del gobierno, de acabar con la impunidad y la corrupción y nada de eso ha logrado y, el segundo, ha sido cada vez más evidente: habla, habla, habla sin parar. No sé si le escriben sus discursos o él los prepara, pero sin llegar a excesos echevérricos o lopezportillistas, en los últimos meses se ha dedicado a hablar y pontificar todos los días.

“El que mucho habla, mucho yerra”, dice el refrán, y al hacerlo ha atropellado las decisiones de algunos de sus secretarios, ha descalificado a los partidos de oposición, ha atacado incluso a los empresarios, y después de que el daño está hecho y el resentimiento es evidente, ha ofrecido las paces y ha invitado al diálogo. Y no sólo eso sino que, al parecer debido a su irritación creciente y su impaciencia, ha increpado a sus colaboradores, uno de los cuales le ofreció su renuncia.

La “rechifla del respetable” es un diagnóstico, pero puede ser también un pronóstico. Al mandato de Calderón le quedan pocos meses de vida y es urgente que se calle, se siente a reflexionar, reordene sus pensamientos y que actúe como Presidente. Si no, esa rechifla puede ser el presagio de algo más grave.

Porque “el respetable” no se equivoca.

Rafael Alvarez Cordero

fuente:exonline.com

IMPUNIDAD

Este texto me lo pasaron por correo. Tiene mucha razon.

JUSTICIA PARA UNAS NALGAS.

Para los niños, olvido.

Recientemente a una roquera famosa (¡eeey, güeeeera!) la perjudicaron en codiciada parte de su anatomía. En México, solo tres leyes se cumplen cabalmente: la Ley de Herodes, la Ley del Embudo y la Ley de Gravedad. Pues bien, esta tercera ley había cumplido sus efectos, y el prominente trasero de la cantante mencionada empezaba a mirar al suelo (¡Hacer el amor, con oootro, no, no, noooo!).

Entonces la roquera acudió a una clínica en la que le inyectaron una substancia extraña, con la promesa de que aquella parte luciría “¡eternamente bella, bella, con un hechizo de gitana!”. El resto de la historia es bastante conocido: en lugar de erguirse orgulloso, aquello tomó la forma de un paisaje lunar. Ya no solo el trasero, la vida misma de la cantante estuvo en serio peligro.

Entró en acción la justicia. Inmediatamente fue detenida la dueña de la clínica. Después de una intensa búsqueda, el doctor que practicó las inyecciones fue apresado. Luego fueron detenidos ocho empleados de la empresa productora de la substancia inyectada. El resultado del fallido levantamiento de nalgas: diez personas detenidas.

Puede hacerse ahora una amarga comparación: mientras las instituciones actúan para ofrecer justicia a dos nalgas heridas, los niños fallecidos y heridos por el incendio en la bodega ABC, sus abatidos padres, sus familias, todo Sonora entristecido, todo México consternado esperan justicia. Vale comparar los balances: por una parte dos nalgas heridas, diez reos; por la otra cuarenta y nueve niños fallecidos, una detenida (la infortunada empleada del IMSS cuya labor era revisar los menús).

Este balance pone al descubierto una característica de las instituciones mexicanas: están diseñadas para cuidar a la gente VIP (very important person). A los ojos de los gobernantes (Calderón, Bours, Padrés, Gándara) los niños fallecidos o heridos y sus familiares fueron y son mexicanos de segunda. Por ello el juez federal que atiende el caso fijó, para los dueños de la bodega-guardería, una fianza de dos mil pesos. $ 40.82 por niño. Cuarenta pesos por cada vida perdida. (5 dólares gringos), pero no incluye a los bebés que no murieron y que siguen sufriendo la muerte en vida…

Por eso Padrés se dio el lujo de ratificar a Abel Murrieta, el procurador de Bours. Por eso Calderón, en su reciente visita, ignoró a los padres de los niños fallecidos. Es que no se apellidan Gómez del Campo… ni siquiera Guzmàn.

ABCMartín Vélez

COMO COMPLEMENTO…  LA SEMANA PASADA EL SENADO DE LA REPÚBLICA INICIO PROYECTOS DE LEY PARA QUE SE TERMINE CON LOS CHARLATANES QUE APLICAN PRODUCTOS DE BELLEZA, EN ESTA INICIATIVA SE PRETENDE QUE LOS TRATAMIENTOS SE EFECTÚEN EN CLÍNICAS ESTABLECIDAS Y SANCIONADAS POR SALUBRIDAD Y SE APLIQUEN PRODUCTOS RECONOCIDOS Y ACEPTADOS POR SALUBRIDAD POR PROFESIONALES CON ESPECIALIDAD;  CUANDO LA MAYORÍA DE ESTO ESTA CONTENIDO EN EL CÓDIGO SANITARIO VIGENTE.

Lic. JOSÉ VÍCTOR MARTÍNEZ VÁZQUEZ

Los extremeños se tocan

ak47

De piedra me he quedado a ver algunas de las joyas intervenidas por la policía al clan de la Paca. Jefes indios, navajas de sierra, conejitos playboy… Entre todas, destaca un colgante de oro con forma de kalashnikov, una delirante pieza de orfebrería narcomex que parece trasplantada directamente desde el pecho alfombrado de un capo turco o del mismísimo Pablo Escobar.

Los extremeños se tocan. El mal gusto y el buen gusto, llevados al límite, tocan palmas en la cuerda floja. Al ver la ametralladora dorada he recordado de inmediato la calavera tachonada de diamantes de Damien Hirst, una obra maestra del kitsch que conmocionó el mercado del arte casi con la misma fuerza que la ternera dividida en formol o el tiburón preso en metacrilato. El niño malo del arte británico, todo un especialista en vender mierda a precio de oro, podría darse un paseo por la comisaría y aprovechar algunos de los diseños más estrambóticos para arrasar en la próxima bienal de Venecia.

Las razones por las que algunos de estos escalofriantes engendros metalúrgicos parecen esculturas ultramodernas son las mismas por las cuales la mayoría de las esculturas ultramodernas parecen chatarra recién sacada de un vertedero. Los pintores ya no van, como contaba Dalí, al cagadero real para inspirarse en la infinita gama de ocres fecales. Recogen directamente los excrementos en un capazo y los vierten a brochazos sobre el lienzo, el pedestal o lo que sea, aguardando que se transformen en billetes de curso legal. Es el sueño alquímico perseguido tantos siglos, la transmutación final, la conversión perfecta de la mierda en oro.

En la operación más célebre y desmitificadora de la historia del arte, Duchamp llevó un urinario a un museo. Lo hizo, entre otras cosas, para relativizar y ridiculizar la idea sacrosanta del arte, pero los artistas contemporáneos, dándole la vuelta a Duchamp, han sacralizado el urinario. Han conseguido rizar el rizo poblando los museos de retretes que hay que admirar boquiabiertos.

No obstante, el kalashnikov colgado en el pecho posee una potencia imaginaria que va más allá de su mera función decorativa. El arma asesina suplanta al Cristo, a la Virgen y al santo. La herejía tiene la misma fuerza hipnótica de aquel crucifijo que enseñó Buñuel en Viridiana. Paco Rabal accionaba un botón oculto y del crucifijo saltaba una navaja automática. Los críticos siguen rellenando tesis doctorales sobre los significados ocultos de aquel icono, pero Buñuel los desmontó en sus memorias, al recordar que fue su hermano Juan Luis, muerto de risa, quien compró aquella salvajada en una tienda de souvenirs de la Plaza Mayor.

Hay veces, decía Freud, que un puro sólo es un puro. Y otras que un artista sólo es un buhonero.

Fuente:blog de David Torres

Masturbando a la historia

muro

NO LE BASTA con haberse ligado a Carla Bruni: Sarkozy sigue empeñado en emular a Forrest Gump. Asegura que tuvo tiempo de acercarse a Berlín en 1989 junto con un amigo para dar unos cuantos golpes de pico que ayudaran a derribar el Muro. Dejando aparte el problema de si Sarkozy sabrá por dónde se enchufa un pico, la anécdota ilustra el gusto de la clase dirigente europea por estar en todos los ajos, incluso contrarreloj. Quienes se lamentan por tener de presidente a Zapatero no tienen más que echar un vistazo a los países vecinos y consolarse con la visión de un bisoñé clavado pelo a pelo o de unos zancos con tacón.

Zapatero, en cambio, no sólo no es bajito sino que no tuvo tiempo ni ganas de trasladarse hasta Berlín. Estaba muy ocupado pegando carteles del PSOE, única ocupación laboral que se le conoce aparte de calentar micrófonos con la boca y sillas con el culo. El final del sistema esclavista más grande que el mundo ha conocido le ha inspirado una de sus más rocambolescas comparaciones: la caída del Muro fue semejante a la muerte de Franco. Es decir, que la lucha de los sindicatos polacos, los asesinatos en las cunetas, los disidentes cazados a tiros al otro lado del checkpoint Charlie se igualan con el electrocardiograma plano de una momia tranquilamente fosilizada en su cama. Como si a Franco lo hubiesen matado a martillazos.

Dice el pez piloto de la Alianza de Civilizaciones que la caída del Muro fue un acontecimiento «pacífico». Un adjetivo que nunca se le cae de la boca a Zapatero y nunca habrá tenido mejor ocasión de guardárselo donde le quepa. Porque encima tuvo el cuajo de hacer ese discursito de mamarracho en Polonia, el país que sufrió durante toda una década la brutal dictadura del general Jaruzelski, el toque de queda, los jóvenes tiroteados en las calles, la represión brutal, las palizas, las cárceles, la amenaza de los tanques rusos. Como si el Muro hubiese caído por sí solo, porque sí, a fuerza de suspiros, poemas y flores, gracias al poder de los discursos de algún otro político ignorante, cínico o imbécil. Como si tampoco hubiera tenido nada que ver con la caída del Muro la invasión de Afganistán, esa meticulosa matanza donde el Ejército Rojo se desangró emboscada a emboscada y balazo a balazo.

Que se terminó en poco tiempo, dice. Le parecen poco casi treinta años de muro y setenta de comunismo. Le parece poco el Gulag. Le parecen poco Hungría, Praga y Gdansk. Con semejante visión de la Historia, no es de extrañar que lo único que pueda enseñar este Gobierno a los jóvenes sea a hacerse pajas.

Articulo de David Torres/elmundo.es

Barrilete cosmico

bandera20espana-argentina

Tienen de todo, excepto a sí mismos. La historia de esa gran nación es un continuo querer apartarse de nosotros. La capital de Argentina fue París. Han estado dirigidos por la economía británica, la cultura francesa y el fútbol italiano, con su toque de malevos y cuchilleros. Los argentinos, dijo Lord Bryce, han dejado de ser españoles sin pasar a ser otra cosa.

A pesar de su atorrante nacionalismo, esa manía de primates, de sus caficios y reinas del botox en la Casa Rosada, siguen teniendo una resplandeciente literatura y el fútbol mejor del planeta. Más del 7% de las plantillas españolas están formadas por argentinos; argentino es quizás el mejor jugador del mundo, Messi, como lo fueron Di Stéfano y Maradona.

En el fútbol y en la vida son narcisos, desproporcionados, «guarangos» es la expresión que utilizó Ortega. «Descuentan la victoria antes de obtenerla». Trataban a la selección española con ironía y paternalismo. Menotti dijo que España en la cancha no se sabía si era toro o torero. Después del baño del Manzanares, han reconocido que ya no queda nada de la vieja furia española.

Nadie se explica cómo ha surgido ese dibujito de selección, tan racionalista que no parece española. Capello dice que Brasil es más fuerte que España. Pero España ha derrotado a los campeones del mundo, Inglaterra, Alemania, Italia, y ahora Argentina, sólo queda Brasil en el espejito. Comprobaremos el desenlace en Sudáfrica. Los periódicos argentinos aceptan que les sobró orgullo, malas artes, que aún están en el laboratorio; y sobre todo, que no encontraron la pelota.

Cuando ya apenas se juega al fútbol y todo consiste en que un equipo destruya al rival, el España-Argentina prometía excelencia y hubo una fascinante guerra de toques, pero el quinteto de jugones rojos bailó el tango a los de la gambeta. Era el taca-taca contra el regate de los que aprendieron de pibes a sortear a los perros en las chabolas; los otros, los oligarcas juegan al polo y al psicoanálisis.

Al final, los argentinos recurrieron al hacha para desbaratar el taca-taca y dieron la razón a Borges, que detestaba el fútbol por ser un juego brutal, para el que no se requiere coraje, sino recursos de barrio. Claro que los argentinos no aprenden a jugar en los parques de Buenos Aires, ni en La Recoleta, donde dormir cuesta más que vivir en el Hotel Alvear, sino en las villas miserias, donde la víbora es el cuchillo.

Colérico, grosero, sin cuello, en la línea de banda, junto al césped mojado, El Pelusa, castrista y farlopero, aquel que tenía un imán en el pie, nacido bajo la advocación de la Dolorosa de los grasas en la policlínica Evita, no infunde a sus muchachos, gambeteo y brinco, sino hacha.

Barrilete es una maldición para su equipo. Ahora le han suspendido dos meses por insultos a la prensa.

articulo de Raul del Pozo/elmundo.es

El pedo a modo de ensayo

Pedo_Gilipollas


El pedo, también puede ser un “motivo” literario. Todo puede serlo. Hoy, por la razón que señalo más adelante, he querido hacer un repaso del pedo a través de la historia. Es un tema importante. O al menos tanto como lo puedan ser los árboles del bosque, las lágrimas, los bolsillos o las florecillas del jardín.
Con sinceridad: un pedo cautivo puede estropear una velada agradable y largamente deseada. Por ejemplo, puede ser que estemos en un restaurante distinguido y veamos a una dama o a un caballero abandonar su mesa dirigiéndose al excusado con cara de haber roto un secreto de familia.
Forma parte de nuestra rutina diaria. Afecta a grandes y a chicos. Puede hacer sentir los síntomas de una enfermedad inminente: un dolor agudo en el corazón, una insuficiencia respiratoria, un desmayo. También puede ser motivo de íntimos placeres y distensiones. Un pedo puede ser motivo de conversación. De hecho es uno de los temas más hilarantes que puedan abordarse. Yo he visto enrojecer de risa a muchas personas hablando de “¿te acuerdas aquella vez que…?”

Una vez iba en un ascensor acompañado por un familiar y necesitaba aliviar uno; un pedo. Y es que, hay veces que no se pueden retener…, es imposible. Comenzó a imaginar qué pasaría si en ese momento…, y surgió esa risa nerviosa que es difícil de aplacar. Le miré por ver qué contaba; qué le pasaba. Y entonces comenzó un carcajeo contenido y peligroso porque, como no podía ser menos, con los espasmos, se le escapó. Se le escaparon. Tranquilo, dando confianza, invité a mi acompañante, buena persona donde las haya, a que, ya que estaba, terminara sin apuros lo que tan apretadamente había comenzado. Todo acabó con acompañamiento sincopado de risa y pedo -¿sincopedo?- y con una oración para que el viaje llegara rápido a su destino. Siempre que nos vemos nos preguntamos: “¿te acuerdas de aquella vez en el ascensor…?” ¡Qué risa!

Un pedo puede ser motivo también de anécdotas inolvidables; hasta con literatos de protagonistas. Sabida es aquella de Camilo José Cela. Se conoce que ocurrió en una cena de gala de esas elegantes. El caso es que se tiró un pedo estruendoso. Se hizo el silencio. Hay que reconocer que Don Camilo sabía aguantar el tipo; sólo el tipo. Miró para una señora que tenía a su lado y le dijo a media voz: “Señora, no se preocupe, soy un caballero, y siempre sostendré que he sido yo”. A la señora esa cena no se le olvidaría nunca, imagino.

Un asunto como éste no debe considerarse baladí. Se ha escrito largo y tendido sobre el pedo. Ya en su día abordaron el tema Luciano, Hermógenes, Montaigne, Quintiliano; Jiménez Losantos, etc.

En el siglo XIX, se publicó un libro cuyo editor evitó estampar su nombre verdadero y se hizo llamar: “Gran Tronador, el hermoso tamborilero”. Su título tiene el didáctico título de “El arte de tirarse pedos o Manual del artillero socarrón” por el conde de la Trompeta. El libro es todo un tratado sobre el pedo, sus características y su realización como arte. Los divide en diferentes grupos o conjuntos: grandes o pequeños; plenos, vocales o semivocales; simples y compuestos… En este libro se asegura que una persona de constitución fuerte puede soltar veinte de un tirón. Lo del ascensor está claro que fue algo compuesto. Afectados, involuntarios, zullones, cagones…, en fin todo un catálogo interminable.

Un pedo puede traer consecuencias. Refiere el autor del libro que en alguna parte leyó que un diablo latino al querer un día tirarse un pedo le salió en cambio un zullón cagón ensuciándose los calzones y maldiciendo: “¿Acaso ya no hay buena fe en el mundo?”. Y dice que actúan muy bien aquellos que temiendo lo peor, se bajan los calzones y se levantan la camisa. Los considera gente sabia, prudente y precavida. (sic)

Más apuntes históricos:

Al enterarse el emperador Claudio de que algunos súbditos habían preferido morir antes de tirarse un pedo en su presencia, mandó publicar un edicto por el cual autorizaba a hacerlo incluso a su mesa con tal de que lo hicieran claramente. Y es que a un pedo no puede su autor dejarlo huérfano. Aunque sea feo e indecoroso, el pedo.

Ha habido culturas en las que ha sido visto como una crueldad el mantener sobre este tema cualquier escrúpulo.
Los egipcios hicieron del pedo un dios. Ponían su imagen en los aseos.
En la antigüedad, los druidas hacían vaticinios del tiempo atmosférico según fueran más o menos ruidosos sus pedos.

El libro que estoy leyendo estos días y que ha sido el motivo de plasmar aquí este humilde repaso por la temática ventosa, son, de nuevo, los diarios de Ernst Jünger: Radiaciones II. En ellos cuenta que estuvo leyendo “La Guerra Judía” de Flavio Josefo.
“…Se describe el comienzo de los desórdenes en Jerusalén bajo Cumano. Mientras los judíos se concentraban para celebrar la festividad de los panes ázimos los romanos emplazaron en lo alto del pórtico del Templo una cohorte para vigilar a la muchedumbre. Uno de los soldados se levantó ante ella el manto, volvió hacia los judíos, con una reverencia burlona, su trasero y ‘soltó un sonido indecoroso, en correspondencia con la posición en que se hallaba’ Aquello dio la ocasión a un enfrentamiento que costó la vida a diez mil personas, de tal modo que puede decirse que ha sido la ventosidad más funesta de la historia del mundo”

Este párrafo me ha recordado la visita que hiciera en el año 2000 el primer ministro Ariel Sharón a la explanada de las mezquitas y que costó la vida de muchas personas. Ignoro si en aquella ocasión se tiró también un pedo; pero el caso es que su visita provocó la segunda Intifada.

Bueno, volviendo con el tratado de los pedos, el autor se atreve a decir, no sin cierta razón, que los pedos son beneficiosos para la sociedad. Por ejemplo, un sonoro pedo cortará de raíz a un orador aburrido.
Otro ejemplo: en una reunión lánguida de amigos, un pedo salvará la velada con grandes risas y conversaciones.
Otro: en una disertación de filósofos pomposos, un pedo quitará solemnidad a los asuntos.
Para terminar he querido consultar en internet estudios serios sobre el tema. Y es increíble la cantidad de ellos que hay. En la wiki se atreven incluso a hacer análisis químicos de la sustancia. Parece ser que el componente del azufre es el causante desafortunado de su olor. Los hay:

NORMALES Y CORRIENTES, NERVIOSOS, DE TOS, PEGAJOSOS, VENDAVAL, CON PRESIÓN, Y FURTIVO.
Me refiero aquí a las clases de pedos de un estudio, no a los estudios propiamente.
Pero, lo más valioso, con todo, no es el estudio en sí, que lo es, sino las posibilidades multimedia: los pedos pueden escucharse con gran calidad y claridad.
No sé dónde llegaremos pero ya estamos muy lejos. No hace mucho oí decir a una experta investigadora que están desarrollando el software para que los usuarios de la red puedan oler a través de su PC todo tipo de esencias: perfumes, olor a selva, a algodón dulce, a hierba recién cortada, etc… Espero que sepan dotar a esos artilugios de ese inmediato futuro con filtros bien potentes. EN FIN.

Foroelaleph.com

2012, año en que se acabara el mundo

El 21 de diciembre de 2012 el mundo se acabará. Será el solsticio de invierno, cuando la Tierra eclipse al Sol respecto del centro de la Vía Láctea, donde existe un hoyo negro. Un cataclismo de proporciones descomunales ocurrirá y buena parte de la humanidad perecerá. Good bye.

La anapocterior es una de las varias interpretaciones que existen a lo que nos depara en esa fatal fecha, en que los mayas, con su preciso calendario, profetizaron el fin de los tiempos como los conocemos. Los mayas no fueron los únicos. El libro chino I Ching, con sus famosos hexagramas, también predice un cambio radical en esa fecha. Otras tradiciones milenarias, desde el Tíbet hasta el sur de América, coinciden.

La profecía también aparece en internet. El proyecto Web Bot —una aglutinación de datos que adelanta el futuro usando el subconsciente colectivo de la información en línea— predijo los eventos del 11 de septiembre de 2001, y ahora vaticina el fin del mundo en 2012.

Para aprovechar todo lo anterior, así como para entretener a crédulos y escépticos, la productora cinematográfica Columbia, de Sony Pictures, estrena este viernes la cinta 2012, en la que gráficamente se presenta una historia épica de lo que ocurriría. Todo inicia con reportes de suicidios masivos de guatemaltecos en la zona maya, tratando de evitar ser testigos —y víctimas— del Apocalipsis.

Las expectativas son verdaderamente gigantescas. A la fecha, hay más de 8 millones 344 mil visitas al corto oficial de la película en YouTube. Considérese por ejemplo que Toy Story 3, en uno de sus cortos, sólo ha sido visitado 2 millones 610 mil ocasiones; o que el de Ángeles y demonios sólo tuvo 1 millón 600 mil visitas.

Todo indica que Sony Pictures querrá insertar 2012 entre las primeras 20 películas más vistas de todos los tiempos —su producción costó 200 millones de dólares. La número uno es Titanic, con mil 835 millones de dólares recabados en taquilla mundial. The Dark Knight también rebasó los mil millones.

La experiencia 2012 de Sony será completa: existe, por ejemplo, un sitio web del Institute for Human Continuity en el que se ha elegido ya, por votación on line, al líder del mundo pos2012. Parece que es del PRI.

articulo de Carlos Mota/mileniodiario

Las ruinas del muro

antonio_gala

Conoci el Muro años antes de su muerte. Estaba cantada: a un pueblo no puede deslindárselo ni aherrojarlo. Fue un triunfo suyo, representado por Kohl y Gorbachov, que me honra con su amistad. El capitalismo occidental, ya sin adversario, se consideró ganador histórico. Y abusó como siempre hace quien se cree único poderoso. Nos abrumó con crímenes burocráticos, excesos increíbles y el radicalismo que nos trajo a la recesión de hoy. Políticos ignorantes y débiles no lograron evitar las lógicas y congruentes consecuencias de la caída, que a la larga nos afectaba a todos. No se aplicó el principio capitalista de la personificación de los resultados: «Que cada palo aguante su vela». Y lo sufrimos ahora todos. Porque originó que un fracaso económico haya traído el institucional, el intelectual y el moral. O al menos su exasperación: ex ovo, el fracaso estaba ya en el sitio donde siempre que el dinero gobierna. Los 20 años sin Muro fueron económicamente productivos. Pero nos han enseñado, otra vez, la estupidez y el egoísmo humanos. «Los banqueros -ha dicho el jefe de Goldman Sachs- hacemos el trabajo de Dios». Por si no queríamos caldo, tres tazas.

articulo de Antonio Gala/la tronera/elmundo.es