AMANDA PAZMIÑO TORRES: POESíA Y PROSA

AMANDA PAZMIÑO TORRES: POESíA Y PROSA
Para narrar la infamia
0.
Salto-radical-hacia-la-realidad-que-taja-la-realidad. Mis ojos intuyen este ciclo que se abre agrietando la tierra. Son los signos del planeta en el que cruje la asfixia de los hombres y las mujeres debajo del pasto: síntesis de un juego de sombras catapultado directo hacia el desgarro. Veo niñas descalzándose en medio de las calles, veo cómo sus rostros, sus manos y sus sexos se desfiguran con el sol de los hombres: veo la inutilidad de los dioses que se han inventado. Veo lo atroz de lo sagrado.
***
¿A dónde lanzo esta cabeza en fiebre? ¿En qué punto de fuga se extingue la fuerza de un pecho que expulsa su propia fragilidad? ¿Para qué el retazo de la niebla que amuralla lo habitable por millones de segundos? ¿En dónde se fractura lo imposible? ¿A dónde van las miradas y las palabras que atraviesan nuestros cuerpos?
.A.
Mi pecho es un animal amarrado en sábanas blancas que se multiplica hacia su centro. Le nacen áspides de fuego al pulso de mi sangre. Se rompe desde la raíz del bosque hasta desmantelar las granadas que cuelgan en los ojos del olvido.  Pero también sabe que el vacío que nos provoca ver la infamia del mundo anida un lugar y un tiempo exactos para vaciar los rostros observados y recobrar una nueva saliva. Se sabe que cada uno cicatriza de una voracidad distinta. Sabe mi pecho que el camino falla en abismos cada que alguien niega que hay sal llagando dentro y que puse semillas entre mis dedos para anidar una fragancia: la más clara, la más honda, la más roja.
A.A.
[Voy a empezar por el principio, donde no era el tiempo.]
Anémonas bebíamos desde úteros distintos, nos vivían sosegadas en los atrios de esta dimensión, y sin embargo, equinoccio, dijiste, Ixmucane, y la célula palpaba cielo, ya era un verso sobre otro tu palabra blanca. Una vez calmada de astros pude atestiguar el vino del amanecer que espera en el punto exacto para hacernos brillar. Vibración en la espalda y los huesos, todo al mismo aplauso del viento.
.A.A.A.
Créeme, te digo: no habrá evanescencia (tajo de olvido) en esta historia compartida. 
Y créeme, te digo: por las noches ya no recogeremos flores muertas de ese hipotálamo infinito.
No lo olvidaré, me dices: solíamos compartir esa espina dorsal que rezumaba tinta y alguna vez fue asidero y vientre.
.A.A.A.A.
[Solo por esta noche habitaré una carta de amor que todo lo consuma, deberás saberlo… Luego, la calma dará un silencio de noche en vela, sin luna. Quiero que comprendas todo el barro y lasoledad que cabe en una habitación de hotel: en una cabeza.]
 
Este no es un poema sobre semen, sangre y vida pariendo vida
Es cierto que el infierno son los otros
el acertijo está en cómo abrazas ese fuego y el tuyo
Es cierto que poco sabemos sobre el mañana.
Es cierto que hay deudas que nunca se pagarán.
Es cierto que la sociedad vulnera y descuartiza mujeres
desde el lenguaje con que las embiste hasta desfigurar su cuerpo
Es cierto que hablo por las voces de quienes se apagaron esta madrugada
La existencia toda danza por, para, en y desde el lenguaje
se dispara hacia la vida
como la acequia que decanta en lodo o en frutos al sol
La soledad como existencia también es un lenguaje
Sé que lloras con la cabeza hundida en la almohada por las madrugadas
Sé que sueñas y te abrazas a mi yugular en ese otro asunto de la vida
ahora sientes el peso de tu cuerpo en las manos que buscan latidos
Solo no te amarres el corazón, al menos no esta noche
No quiero que llores, amor,
en la mejor parte de la película,
en el desierto de tus batallas perdidas,
en los confines de esta cama
solo prepara la noche y su misterio en tu sonrisa
y el canto de una madre en tu mirada
en el latido de tu sangre
para que la vida sea amanecer
para que la vida sea el amor en donde nos sueño
en donde nos veo, en donde estamos,
totales ante la desnudez que es donde mejor podemos vernos 
excepto ante el océano donde no estuvimos.
Bendigo al mundo cuando le llegue su último respiro
esa exhalación final en donde no estaremos
pero mucho antes te buscaré en la última estrofa de este poema
que empieza en la 9 de octubre hasta la más distante de las estrellas
de la ciudad de la que poco a poco me despido
con toda la vida diciéndome ve y busca a quienes te han amado
ve y encuentra las raíces de este árbol inmenso fugaz e infinito
hasta que el amor sea lo único eterno.
Entonces camino hacia mi abuelo
hacia el recuerdo de mi abuelo
y las cosas adquieren colores no antes vistos
y las cosas toman formas parecidas al sol
y las cosas son un ave que busca mi pecho
y me digo que lograr un verso es silbar un pájaro
acto seguido, busco a mi madre
y beso sus manos y me ato a sus pies
entonces sé que mi abuelo también está conmigo
y veo a mi padre ante la música que siempre ha amado
y entiendo que la poesía
nunca fue un camino
sino un lugar de comunicación que no perece 
escucho ‘Como si fuera un niño’ desde el departamento en La luz, bloque 33
hasta todas las horas que hemos viajado juntos
desde mis ancestros hacia la montaña o hacia el mar
con mis hermanas quienes son las mujeres que le dan sentido
a mi voz, a mi silueta y a mi camino.
Decía que este no es un poema sobre semen y sangre y vida pariendo vida,
pero es que para venir al mundo no hay otra vía.
 
.A.A.A.A.A.
Ixmucane, el lenguaje me exacerba desde la pista de árboles caídos donde soy capaz de parirme hasta salir por completo de un vientre que no es visible, pero existe. A veces mi lenguaje se derrama entre las piedras. A veces traspasa mi nuca. Me pregunto cómo decanta el mar -el tiempo- en que filtro a partir de mi lenguaje una raíz. Me respondes: a través de la concreción del rastro y la ruptura de todo espejismo.
A lo lejos de este peñasco, la ría se abre entre el ramaje de todas mis edades, tal como las estrellas que me rugen la piel. Me uno a bailar la fiebre de mi lengua materna a la luz de la hémbrica raza. 
A kilómetros de profundidad desde mi cuerpo hecho de arcilla veo a una Mujer-Caballo que se mira en el espejo y teje el sol, diciendo: Soy mi propio objeto de deseo. Esa noche parimos juntas un lenguaje. Parimos de nuestras bocas a Quetzalcoatl. Parimos un cráneo que se estrella contra las aguas del Pacífico y sobrevive al miedo sembrado desde hace siglos.
Ambas ya habíamos visto la exploración de las tarántulas en el viento que formaban nidos de luz negra en un fondo blanco y liso. La lengua del deseo era tuerta, fértil hacia dentro. La nuestra no. No cabe ya el reparo para narrar la infamia de este mundo.
Sobre la autora:
Amanda Pazmiño Torres (Quito – Ecuador, 1993). Maestrante en Estudios culturales en la UASB. Profesora de Literatura y de Lengua Inglesa. Embajadora Cultural en la FIL Lima, 2012. Obtuvo el primer premio en el Slam de Poesía “No bombardeeen Guayaquil” en a FIL Gye, 2012 y la tercera mención en el VI Festival Internacional de Poesía “Ileana Espinel Cedeño” 2013. Sus textos integran las antologías: Metáforas de un cuerpo (Dadaif Cartonera, 2014), 8 Poetas ahorita (Amaru, Dadaif y Camareta Cartonera, 2014) y Alma Adentro (El Conejo, 2018). Publicaciones en plataformas web: Poesía joven de Ecuador (1985-1995): https://circulodepoesia.com/2015/01/poesia-joven-de-ecuador-1985-1995/, Mujeresydisidencias al frente: nueva poesíaecuatoriana:http://escriturasindie.blogspot.com/2018/03/la-piedra-de-la-locura-seleccion-de.html, Vienen del futuro (Noventas bailables y no bailables de la poesía ecuatoriana): https://liberoamerica.com/2017/12/11/vienen-del-futuro-noventas-bailables-y-no-bailables-de-la-poesia-ecuatoriana/, compilación Punto de fuga en el blog de la poeta argentina Vanessa Almada Noguerón: https://almadanogueron.blogspot.com/2018/09/de-lo-que-hice-no-ire-lamentarme.html y Diario El Ciudadano: https://www.elciudadano.cl/artes/poemas-de-amanda-pazmino/04/24/. Su plaqueta Recorrido del abismo fue seleccionada y publicada en la Primera convocatoria de Poesía de Editorial Despertar (Loja, 2017).
Colaboración: Sara Montaño Escobar

Imagen de Eugenia Loli

http://www.revistaelhumo.com/

Deja un comentario