México: Terrenos ganados a la corrupción

Terrenos ganados a la corrupción

Estudios sobre la corrupción señalan como uno de sus efectos principales en la economía la disminución de la capacidad del Estado de recaudar impuestos, por un lado, por favoritismos, y por otro lado por la resistencia a pagar impuestos por parte de la población sabiendo que éstos no tendrán buen destino. Bajo esta lógica, son buenas noticias los números logrados en recaudación en 2020, donde el gobierno mexicano en el peor año económico de nuestra historia reciente logró la recaudación mayor de los últimos 25 años, sin haber aumentado el porcentaje de impuestos, llegando éstos a representar 14 por ciento del PIB. Queda mucho por hacer, ya que México está aún muy por debajo de la media de los países de la OCDE (30 por ciento), pero es esperanzador saber que con prácticas anticorrupción podremos contar con mayores recursos para el bienestar. Los estudiosos del tema también advierten que en un ambiente de corrupción, la asignación de recursos gubernamentales se distorsiona hacia sectores donde los servicios al gobierno se prestan más a la corrupción (infraestructura, minería, energía) y lejos de sectores más productivos socialmente, como sería la educación, que se abandona por un gobierno corrupto porque no es fácil sustraerle tantos beneficios ilícitos. Una forma de medir el beneficio de practicas alejadas de la corrupción es a través del análisis del recurso disponible gubernamental. La lógica dicta que si a un gobierno corrupto le costaba proveer un servicio el 100 por ciento de su costo más un porcentaje adicional equivalente al “moche”, al ahorrárselo el Estado tiene más recursos que gastar. Este fenómeno se hace evidente comparando el gasto promedio neto gubernamental menos el déficit durante 2019 y 2020 con el mismo promedio del periodo 2014-2018. El Estado ha tenido más recursos para incidir en la demanda agregada en un billón de pesos anual, equivalente a 4 por ciento del PIB en comparación con el sexenio anterior. Y esas son muy buenas noticias, porque ese ya es otro terreno económico ganado a la corrupción que esperemos sea permanente por el bien de nuestra economía.

https://www.milenio.com/opinion/patricia-armendariz/consciencia

n

 

Deja un comentario