Hay Cholo Simeone para rato

Atlético de Madrid: Cholo Simeone recordó fallecidos de Covid-19 tras ganar  LaLiga

Decían algunos que el Cholo Simeone se hace pequeño en los momentos decisivos, o sea, que se le arrugan los ánimos al hombre y que ya no encuentra la estrategia para salir adelante. Otros comentaristas gruñen que es un motivador, antes que nada, que lo suyo es la garra, que su negocio es la enjundia por encima de la táctica.

Pues, miren, el antiguo jugador del Vélez Sarsfield, el Sevilla, el Inter de Milán y el propio Atleti ya lleva ocho títulos con los colchoneros. Y les ha dado también los mejores resultados de todos los tiempos desde que asumió el cargo, en 2011, por encima de figuras legendarias como Luis Aragonés y Ricardo Zamora.

Esos diez años como director técnico vienen siendo una excepción en el futbol ibérico: el Barça, en el mismo período, ha visto desfilar a Tito Vilanova, Gerardo Martino, Luis Enrique, Ernesto Valverde, Quique Setién y Ronald Koeman. Este último, fichado en su momento por Josep Maria Bartomeu, nunca fue del agrado de Joan Laporta, el actual presidente del club catalán (y, lo que son las cosas, Koeman es uno de los responsables directos de la salida de Luis Suárez quien ayer dio, con el Atleti, una clamorosa muestra de su colosal jerarquía) y, luego de una temporada de magros resultados –la Copa del Rey y sanseacabó en un equipo que aspira a un protagonismo absoluto en el futbol mundial— su salida parece inminente.

Siguiendo con la reseña de las idas y venidas de entrenadores en la Liga española –un auténtico juego de sillas musicales— en los antedichos diez años el Madrid ha tenido a seis diferentes directores técnicos: Zinédine Zidane, de hecho, ya había estado un par de años al frente, de 2016 a 2018 y fue recontratado en 2019. Tampoco seguirá con los merengues, según lo ha trasmitido él mismo a sus jugadores, sumándose a una lista donde figuran José Mourinho, Carlo Ancelotti, Rafa Benítez, Julen Lopetegui y un antecesor suyo directo, Santiago Solari, que conocemos ya muy bien en estos pagos como estratega del América.

De las prácticas de nuestro futbol, donde los entrenadores duran, digamos, ocho juegos, mejor no comentamos nada. Aunque hay algunas excepciones notables: el Tuca Ferretti le disputaba a Guillermo Almada y Nacho Ambriz el récord de duración. Acaba de ser echado de Tigres, sin embargo, luego de once años (por cierto, Ambriz tampoco seguirá en el León).

El asunto es que, salvo en algunos raros casos (Arsène Wenger al frente del Arsenal durante 22 años o Alex Ferguson en el Manchester United a lo largo de 27 años), el primerísimo sello de la profesión de entrenador es la más amenazante inestabilidad. Simeone bien que podría estar como director técnico del Barça, o de los merengues, vistos sus logros. Pero no creo que le interese durar dos temporadas. Muchas gracias, pero no.

https://www.milenio.com/opinion/roman-revueltas-retes

Deja un comentario