MARINA TSVIETÁIEVA

Marina Tsvetáyeva: Poema del fin – Trianarts

A Boris Pasternak

Distancia: kilómetros y kilómetros?

Nos han dispersado, transplantado

nos han ¡y qué bien estamos

en los lejanos horizontes!

Distancia y lejanías?

Des-pegados, des-soldados.

Apartaron manos, crucificaron

sin saber lo que destruían: la unión total.

De suspiros y tendones

nos malquistaron, nos esparcieron

y exfoliaron.

Muro y foso.

Separados, como las águilas.

Conspiradores y lejanías?

No nos desbarataron; nos perdieron

por los tugurios de las latitudes:

disgregados como huérfanos.

¿Cuál es, pero cuál es, marzo?

¡Como a las barajas nos han cortado!

Versión de Carlos Álvarez

Insomnio  2

Así como me gusta
besar las manos
y ofrendar nombres,
también me gusta
abrir las puertas
-¡de par en par!- a la oscura noche.

Apoyando la cabeza,
oír los recios pasos
hacerse más ligeros,
y cómo el viento mece
el bosque somnoliento
y desvelado.

¡Oh noche!
Van creciendo los arroyos
que en el sueño desembocan.
Ya se me cierran los ojos.
en medio de la noche
alguien se ahoga.

Versión de Severo Sarduy

Magdalena

I

Entre nosotros, los diez mandamientos,

el calor de las diez hogueras.

La sangre hermana causa rechazo,

pero eres de sangre ajena.

En los tiempos evangélicos

yo sería una de aquéllas…

(¡La sangre ajena es la más deseada,

y entre todas, la más ajena!)

Con todas mis desazones, preclaro,

arrastrándome, te seguiría.

Oculta la mirada demoníaca,

perfumes en ti vertería:

sobre tus pies, bajo tus pies,

o derramándolos a tu paso…

¡Fluye, pasión envilecida,

empeñada a los parroquianos!

Fluye con la espuma de la boca,

con el fervor de la mirada.

Fluye en el sudor del lecho. Tus pies

en mi cabellera calzo

como en una piel.

A tus pies, como seda, me extiendo.

¿No serás aquél (¡soy aquélla!)

que dijo a la bestia de la melena

ígnea: “¡Levántate, hermana!?”

II

Por tus derroteros no pregunto,

porque, amada, todo se cumplió.

Tú me has calzado a mí, descalzo,

en el torrente

de tu cabello

y de tu dolor.

No pregunto cuánto han costado

estos perfumes. Al desnudo,

a mí,

con la ola de tu cuerpo

me has vestido,

como con un muro

o una vid.

Dócil y dulce,

como nunca antes,

manso tocaré tu desnudez.

A mí, tan recto, me has enseñado

el declive de la ternura

al caer a mis pies.

Me harás una fosa entre tu pelo,

y sin lienzos me envolverás.

¿Para qué me has de traer la mirra?

Como ola,

tú me lavarás.

En invierno

De nuevo, detrás de las paredes,
cantan los lamentos de las campanas.
Algunas calles entre nosotros.
¡Algunas palabras!
La ciudad duerme en la bruma,
la hoz plateada aparece,
la nieve cubre con estrellas
tu cuello.
¿Las invocaciones del pasado hieren?
¿Cuanto tiempo duelen las heridas?
Se burla seductora y nueva,
la mirada brillante.
Para el corazón es (¿azul o castaña?)
más importante que las páginas sabias.
La escarcha blanquea
las flechas de las pestañas.
Detrás de las paredes callaron
los lamentos agotados de las campanas.
Algunas calles entre nosotros.
¡Algunas palabras!
La luna purificada se inclina
hacia las almas de los libros y de los poetas,
la nieve cae
sobre tu esponjoso cuello.

Versiones de Natalia Litvinova

http://www.revistaelhumo.com/

Deja un comentario