INGRID GONZÁLEZ: POE+

Faro desnudo: Ingrid P. González

DESCENDENCIA

En la casa de mi madre

la mesa

que antes unía a la familia

sirve como ventana

hacia los píes ahora ausentes.

No hay calor tampoco

porque la cama del gato

es el edredón

de las hijas que se fueron.

Mi madre

nunca tejió nada nuevo

para nosotros,

pero hubo alguna vez

en su casa

una especie de fuego

que nos reunía

y abrigaba.

En la casa de mi madre,

por ende,

ya no se habla

ni se cuentan historias.

Todos debimos morir un poco

cuando mi madre

rechazó su propia estirpe.

CADA VEZ QUE NOS DECIMOS ADIÓS

Cada vez que nos decimos adiós,

hay un centímetro del fuego

que se alza sobre la roca

en forma de ceniza

hay un fragmento de piel

que se encoje sobre ella misma

y retuerce

y duele

hay un puño tibio,

azul,

que se posa en un umbral

invisible.

Y la ira.

Hay una ira

cada vez que nos decimos adiós;

enloquecida,

silenciosa.

VIENE MI SANGRE

Viene mi sangre

en contracorriente,

hija de los espíritus

fríos de la vida.

Cargada con piedras

de la memoria de mi padre,

ella viene,

tergiversa, pesada,

yerta.

Se ha formado mi espíritu

con los desechos de ella.

duro, regio y parco

nunca se postrará

en la tierra.

Ven ante mí,

te enseñaré los coágulos

de mis guerras.

 LOS MALOS MUCHACHOS

Las olas

no tocan los tobillos

de los malos muchachos

ellos no conocen

el tiempo del anzuelo

la espera

sin calma

el aire

lleno de sal.

Los malos muchachos

no van al océano,

van a la arena.

Es porque

los arrabales solo permean

a las víctimas

del Tiempo.

 

Ingrid González nació en Bogotá, Colombia (1990). Escritora.

Cursó el TEUC (Taller de Escritores de la Universidad Central) en el año 2009.

Con el cuento Un Punto Negro ganó el concurso de relato negro llamado Para Matar a un Amigo ofrecido por la revista Bacanika en el año 2012.

Ha publicado crónica en la Antología de Crónicas Barriales, como poesía en la revista Gavia (U. Distrital, 2009), y en el libro Poesía Colombiana  (La Esquina Ediciones, 2009); Antología de letras y exlibris (Ediciones La Máquina Gris y Liga Latinoamericana de Artistas, 2010); Díptico: “Sin destino impuesto” Colombia y Rumania (compilación de dos poetas colombianos y poetas rumanos, 2010); portada del número 75 de la revista Bacánika, con el cuento Un Punto Negro; y en una antología de poesía latinoamericana femenina llamada Femina Poesi (2013) con la Liga Latinoamericana de Artistas, con quién también publicó su primer libro: The Nueva Orleans Night Club y Otros Cuentos (2013). Publicó dos cuentos en la Antología de Narrativa Joven de Perú y Colombia presentada durante el marco de la Feria Internacional del Libro de Lima, año 2016, con la Editorial San Marcos y la Editorial Ornitorrinco.

http://www.revistaelhumo.com/

Deja un comentario