El arte de fracasar

El arte de fracasar
Faulkner sentía que fracasaba en cada novela que escribía. Especial

“Fracasar y luego volver a intentarlo. Eso es el éxito para mí”. Esta frase que soltó William Faulkner en una entrevista, en 1955, recuerda la famosa línea de Samuel Beckett: “inténtalo otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”.

Hablar del fracaso en el siglo XXI es anticlimático; las redes sociales, la auto exposición al alcance de cualquiera, crea el espejismo de que todos somos unos triunfadores. No se necesita ser muy espabilado para conseguir un minuto de gloria en Tik Tok, esa red ideada para que nadie sea un don nadie.

Las palabras “perdedor” y “fracasado” son un estigma que hoy nadie quiere llevar. Pero la realidad es que perdemos y fracasamos todo el tiempo, y que el éxito sólo llega, si es que lo hace, muy de vez en cuando.

William Faulkner, ese extraordinario escritor cuyo éxito lo llevó hasta las alturas del premio Nobel, sentía que fracasaba en cada novela que escribía: “uno nunca consigue contar la verdad según la ve. Lo intenta, y fracasa cada vez. Así que vuelve a intentarlo. Sabe que la siguiente vez tampoco será la buena, pero vuelve a probar…”

En esa misma entrevista, que está publicada en el libro León en el Jardín (Reino de Redonda, 2021), Faulkner declara: “Mi fracaso más espléndido fue El ruido y la furia, y ese libro es para mí el de más éxito, porque fue el mejor fracaso”.

El ruido y la furia, ese fracaso espléndido, es uno de los libros más importantes de la historia de la literatura.

Gracias a su apego por el fracaso Faulkner nos dejó novelas monumentales. Y si se hubiera considerado un triunfador ¿qué nos habría dejado? Probablemente una obra menos contundente, porque su motor era la sensación de estar siempre fracasando.

Lo que Faulkner nos enseña es que el fracaso es más importante que el éxito, porque el éxito se agota en sí mismo y dentro del fracaso está siempre latente la posibilidad de triunfar. El fracaso está lleno de futuro y lo que hay más allá del éxito es el vacío. El vacío que la gente sensata vuelve a llenar de fracasos esplendorosos.

Jordi Soler

https://www.milenio.com/opinion/jordi-soler/melancolia-de-la-resistencia/

Deja un comentario