‘A LOS JÓVENES QUE QUIEREN MORIR’: ENVÍALE ESTE POEMA A UN JOVEN DEPRIMIDO

UN DESGARRADOR PERO ALENTADOR POEMA DE GWENDOLYN BROOKS, QUE PODRÍA AYUDAR A LAS PERSONAS QUE CONSIDERAN ACABAR CON SUS VIDAS

red flowers in tilt shift lens

No hay duda de que la pandemia ha colocado al ser humano en un momento sumamente difícil. Si se le suma a la pandemia el problema más grave aún de la crisis climática, no debe sorprendernos que estemos viviendo también una pandemia de depresión y ansiedad. Muchos jóvenes perciben un futuro incierto, con dudosas opciones de trabajo, con dudas sobre si deben o pueden formar una familia. No es extraño que en algunos países, como en Japón, se haya incrementado notablemente el índice de suicidios.

Sin embargo, como enseñó Dostoievski, todos los tiempos, no importa las condiciones, son tiempos en los que vale la pena vivir, pues la vida tiene un valor intransferible e incuantificable. Esto es aún más claro en el caso de los jóvenes, quienes siempre tendrán nuevas oportunidades, siempre habrá fuerzas renovadas. Aunque esto se dice más fácil de lo que se hace, todos necesitamos inspiración o alivio en la vida cotidiana. Y a veces los podemos encontrar en la belleza del mundo, en la poesía.

Vale la pena recordar que pese a lo deprimidos o adoloridos que estemos, el mundo siempre vuelve a florecer. Como dice Hölderlin, no importa cuán frío y sin alegría haya sido el invierno, poco a poco reverdece el pasto y se alcanza a oír “un pájaro solitario”. 

La poeta estadounidense Gwendolyn Brooks escribió este poema como socorro a los jóvenes que quieren morir. Es un poema que muestra un espíritu compasivo y exalta la vida. Y ese es su genio: más que la forma, la naturaleza diáfana de su argumento y la esperanza sobre la que se apuntala. A continuación, una traducción. Si lees en inglés te recomendamos la versión original, la cual puedes leer en este enlace

 

A los jóvenes que quieren morir

 

Siéntate. Inhala. Exhala.

El arma esperará. El lago esperará.

la sustancia amarga en el pequeño hermoso frasco

esperará, esperará:

podrá esperar una semana: y esperará todo abril.

No tienes que morir este día. 

La muerte permanecerá, 

Te aseguro que la muerte esperará. La muerte

tiene todo el tiempo. La muerte puede

atenderte mañana. O la próxima semana. La muerte está

justo en esta calle, un poco más allá; y es la vecina

más complaciente, está lista para encontrarte

a cada instante.

 

No necesitas morir hoy.

Quédate aquí un poco  –pese al despecho, y el desánimo y el dolor.

Espera a ver lo que depara el mañana.

 

En las tumbas no crecen verdes que te sirvan.

Recuerda, el verde es tu color. Eres la primavera.

 

Imagen de portada: Bart Ros / Unsplash

https://pijamasurf.com/

Deja un comentario