Teresa Cienfuegos y Las Cobras

imagen pluma firmas

SUSANA IGLESIAS

No te mueras, amor. La canción Topilejo suena, vamos a bordo de Dean, un Camaro negro que compré ayer, ¿cuándo lo estrellaré?, de camino al brumoso Topilejo, uno de los 12 pueblos de Tlalpan, sitio de origen xochimilca al que Fray Martín de Valencia llegó en misión evangelizadora en el año1560.

Mañana es mi cumpleaños y son ya cuatro años que Eusebio Ruvalcaba se reunió con Chipote (su perro), Carmela Castillo, Brahms, Higinio Ruvalcaba, Mozart y Beethoven. Se nos pasaron otra vez las botellas de champagne, aullamos por celos ficticios, ¿después?,  besos entre lágrimas, nos reencontramos tras una llamada muy larga de madrugada escuchando canciones hermosas. Deseamos matar nuestra distancia en alguna barranca, coger en medio del paisaje boscoso, así es nuestro viaje, “es la letra más hermosa que he escuchado en TODA mi vida, rabiosos, especiales los Teresa Cienfuegos y Las Cobras”, sube el volumen. 

Bajo sus gafas Carrera esos fieros ojos claros concentrados entre el camino y mis piernas, estamos crudos, mi refugio es tu chamarra de cuero. Somos eterna fiesta. Llamo a Israel Ramírez, guitarrista de Teresa, miento, le digo que no tenemos radio en el auto, nos canta Suspicious Minds de Elvis, cuelga, lo desperté, son las 5:12 de la mañana. Nos detenemos en un paraje solitario, me tiendo de espaldas en el cofre, rompes mi vestido, yo tu camisa.

 Eres mi true love. Pietro, la otra guitarra de la banda me dijo: “Nos gusta el secreto, eso nunca va a cambiar”, su voz es muy especial, en el pasado lo confundí con un ex integrante de Teresa que no soportaba tan solo porque tocaba muy mal la pandereta, desgraciadamente ya falleció de SIDA. El nombre de la banda está inspirado en el Cine Teresa: ex sitio de pornofunciones en Eje Central, una gitana en metro Panteones le dijo a Pietro: “Tocarás para las Cobras”. Katty es la bajista número 8, Yaya ha permanecido en la batería desde que se fundó, virtuosa, sin necesidad de palabrería hueca. Mariana Mahatma colaboró en la voz recientemente con ellos, El Damo se encarga de las percusiones.

Duras Vacaciones (Discos Cuchillo), está a la venta. Algunos los admiran tan profundamente que decidieron formar su agrupación tras escuchar la voz y letras de Pietro, el bataco de Vida Ruina es fans. Escuchar a los Teresa Cienfuegos y las Cobras es cruzar la ciudad en el auto de Pietro, sus canciones Circunvalación y Noches Suicidas son un viaje sin retorno a lugares que todavía no existen. ¿A ustedes los han herido tan solo por ser ustedes? A mí y a Sushiman sí. Israel sabe que cuando el rostro de una persona que admiramos agoniza entre palabras vacías, los sucesos se vuelven mecanismos de defensa y vuelve nuestra preciosa soledad. Así se ve la ciudad desde una barranca de Topilejo: herida. La Ciudad de México es un perro sarnoso que te desconoce y muerde tras acariciarlo y curar sus heridas porque todavía se aferra al odio, revienta su piel, cicatriza, sangra. Lame mis heridas, mi amor. 

https://www.milenio.com/opinion

Deja un comentario