Receta de consomé navideño
Consomé.

El consomé navideño es como Homero, Shakespeare, Virgilio o Machado: un clásico. No puede faltar en esas fechas por varios motivos. El primero es que se adapta a cualquier situación: como entrante o cena ligera, para abrir el festín o como reconstituyente, en esas noches en las que tu cuerpo te grita que ya no soporta más excesos. El segundo es que es delicioso y muy nutritivo, y fácil de hacer. Se trata de un caldo concentrado, con cuerpo. Se puede aderezar con un poco de jamón cocido o serrano y huevo duro picado. La palabra viene del francés y significa consumido, aunque se dice que esta receta fue robada a los españoles durante la invasión napoleónica. Se trata en realidad de seguir los mismos pasos que una sopa (sea cual sea tu especialidad) y después clarificar y reducir el contenido. Suele sacarse limpio, nada turbio, de color rubio.

Receta de consomé para Navidad

Consomé o caldo concentrado.
Consomé. GustavoDanielOrozco en Pixabay.

 

Ingredientes 4-6 personas:

 
  • 300 gr. de morcillo.
  • 300 gr. de gallina.
  • 1 hueso de jamón.
  • 1-2 huesos de ternera.
  • Huesos de espinazo salado.
  • Falda o costilla de ternera.
  • 2 zanahorias.
  • 1 puerro limpio.
  • 1 patata pelada.
  • Agua.

Elaboración:

Debes hacer una sopa con los ingredientes que desees. Normalmente se utiliza carne de gallina o de pollo y de res, junto a huesos de jamón y vaca. Se le añaden también verduras para matizar el sabor, como zanahoria, puerro y patata, aunque hay cocineros que las intercambian por garbanzos, como si fuera un cocido. Una vez la sopa esté hecha (alrededor de dos horas), deberás reducirlo en otro recipiente para que gane en consistencia y sabor. Tienes que quitarle la grasa y colarlo bien para que no presente impurezas. Así ya está listo, pero siempre puedes añadirle un huevo duro picado, un poquito de jamón york, o restos desmenuzados de las carnes de la sopa, integrando sus sabores con unos minutos de cocción.

1. Prepara la sopa:

Añade las carnes limpias en una olla con abundante agua y llévalas a ebullición. A mitad de cocción (alrededor de una hora) echa las verduras. Agrega sal. Desespuma de vez en cuando, quitando las impurezas. La cocción tiene que ser lenta, sin grandes borbotones, para que salga lo más claro posible.

2. Trabaja el consomé:

Cuela el caldo (en un colador fino) y déjalo enfriar en otra olla. Reserva las carnes y verduras para otras recetas. Retira la capa de grasa, la película que se habrá formado en la superficie. Llévalo otra vez a ebullición y deja que se reduzca (al gusto, en función de cuán concentrado lo quieras). Así obtendrás el caldo del consomé, clarificado y muy gustoso.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable/