Ensalada de calabazas, rúcula y queso feta.
Ensalada de calabazas, rúcula y queso feta.

Otoño y calabaza, calabaza y otoño… la pareja perfecta. Ambos visten de naranja. Levantan miradas, producen envidias entre las endivias y otras verduras de temporada. Cuando se sienten íntimos, se visten de ensalada. La calabaza asada al horno es como un agente secreto, sirve para casi todo. Puede utilizarse en múltiples recetas y colarse en cualquier festín (de pasta a revueltos, como aperitivo, acompañante o en repostería). El otoño es su mágico amigo (y qué mal lo llevan las endivias, por eso amargan…). No te defraudará si la juntas con rúcula y algún tipo de queso. Sale una ensalada algo dulzona que se contrarresta con el aliño del vinagre -o incluso con un chorrito de soja- y las especias. La calabaza es rica en vitaminas y minerales, como el ácido fólico, el potasio, el calcio, el magnesio, el hierro o el zinc. Su color anaranjado se lo proporcionan los betacarotenos, y es rica en fibra y contiene pocas calorías e hidratos de carbono.

Receta de ensalada con calabaza asada

Calabazas asadas con queso y granadas.
Calabaza asada con queso y granadas. Imagen de DanaTentis en Pixabay.

Ingredientes 2 personas:

1 calabaza pequeña.
  • Especias al gusto (romero, pimienta negra, tomillo, comino, ají, picante, etc.)
  • Queso tipo feta o para ensaladas.
  • Rúcula o bolsa de brotes verdes.
  • Vinagre balsámico de Módena.
  • Limón o lima.
  • Salsa de soja (opcional).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Frutos secos.
  • Sal.

Elaboración:

No tiene misterio, solo tienes que asar la calabaza en el horno. Esta hortaliza se lleva bien con las especias, y estas pueden ser de tipo picante, exótico -como el curry o las semillas de cilantro-, o tradicional -como el comino, tomillo, romero… La calabaza puedes asarla ya pelada y cortada en dados, o con su piel y partida en cuñas, junto a las especias y un hilito de aceite de oliva virgen extra y un punto de salsa de soja. Esta ensalada es versátil y acepta muchos ingredientes: desde garbanzos cocidos a miel (que se añade a la asadura o a la vinagreta), quinoa, pimientos asados, semillas de sésamo, granadas, tomates cherry, frutos secos, etc. Se trata de encontrar la mezcla que más te guste. Algunos cocineros utilizan también las semillas de la calabaza tostadas como decoración.

1. Asa la hortaliza con las especias:

Pela la calabaza y córtala en dados. Ponla en un recipiente para horno. Alíñala con un poco de aceite de oliva y especias al gusto, además de sal. Debe quedar bien impregnada de esta mezcla. Ten el aparato precalentado a 200 grados. Deja que se asen alrededor de 20 minutos (o hasta que estén tiernas).

2. Monta la ensalada de calabaza:

Espera a que se enfríe la calabaza. En un bol añade la rúcula y/o brotes verdes. Luego, la calabaza. Echa el queso, cortado en dados. Culmínala con una vinagreta de aceite de oliva, vinagre balsámico de Módena y un chorro de limón o jugo de lima. Puedes añadir frutos secos o legumbres cocidas. Sálalo y mézclalo todo.

➥ Continuamos con una ensalada toscana, la panzanella.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable