Crema de calabaza.
Crema de calabaza.

Como estamos de temporada, y pronto con la invasión de Halloween nos pondrán la cabeza como una calabaza con sus cuenticos de terror, parece buena idea, acaso un acto de rebeldía vital, coger esa hortaliza y, en vez de decorarla, machacarla delante de los niños – ¿con una motosierra?- para hacer una excelente y festiva crema (lo de la motosierra es solo una idea…). Rehogada con otras verduras (como la zanahoria y la patata) tiene una factura de escándalo. Aquí no habrá “truco o trato”: nadie querrá intercambiar su parte. Los miembros de la familia se convertirán en zombis tras el puré naranja. Se le puede añadir unas pipas de calabaza o algas deshidratadas como decoración final. Con esta crema saludable, dicen los exorcistas gourmet, se ahuyentan los malos espíritus de la nutrición, y si visitas en el Día de Todos los Santos el cementerio, parecerá que sonríes a los difuntos. Se hace en un santiamén, y es comida sana de brujas.

Receta de crema de calabaza

Calabaza en crema.
Calabaza en crema. Ecoalfa en Pixabay.

Ingredientes 4 personas:

  • Medio kilo de calabaza.
  • Pepitas de calabaza.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cebolla.
  • 3-4 zanahorias.
  • 2 patatas.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimienta negra.
  • Caldo de verduras, ave, o agua.
  • Sal.

Elaboración:

No tiene complicación. Debes rehogar bien las verduras hasta que estas cojan sabor, y después las cueces con agua, caldo de verduras o ave (recomendado). Vigila con no añadir demasiada agua durante la cocción y que el resultado sea excesivamente líquido. Lo ideal será solo cubrirlas con el caldo y cocerlas con la tapa de la olla cerrada. La crema debe ofrecer consistencia tras batirla. Si después necesitas más líquido, se lo añades. Como decoración final puedes usar pepitas, pan tostado, algas, un hilo de nata, yogur, quesitos, etc.

1. Rehoga las verduras:

Pela y corta en dados las verduras. En una olla pon a calentar un chorrito de aceite de oliva virgen. Añade la cebolla cortada en juliana y el ajo picado. Deja que se cocine hasta que esté medio pochado. Echa el resto de vegetales cortados. Sálalo. Que se rehogue durante unos diez minutos. Aquí es cuando cogerá sabor.

2. Cuece las verduras y decora la crema de calabaza:

Añade agua o caldo de verduras hasta que las cubra. Llévalo a ebullición y deja que se cuezan hasta que los vegetales estén tiernos (alrededor de 10-15 minutos). Después tritúralo con la batidora, que salga una crema homogénea y con cierta consistencia. Echa una pizca de pimienta y comprueba el punto de sal. Al emplatar, añade las pepitas de calabaza.

➥ Seguimos con una crema de guisantes con jamón.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable