Pinturas rupestres con humanos de casi 2 metros de altura aparecen en Australia

Las figuras de Maliwawa, de 9.400 años de antigüedad, parecen participar en rituales en compañía de animales

 

Grandes figuras humanas de tamaño natural, protagonistas de lo que parecen ser escenas rituales, y un gran número de animales son las representaciones más destacadas del impresionante tesoro rupestre descubierto en la Tierra de Arnhem, en el norte de Australia. En total, han sido documentadas 572 imágenes previamente desconocidas de entre 6.000 y 9.400 años de antigüedad. Todas han sido encontradas en un centenar de ubicaciones a lo largo de una década hasta 2018. Pintadas en varios tonos de rojo, podrían ser la obra de un grupo reducido de artistas, quizás solo un par.

Humano indeterminado de Maliwawa con líneas que sugieren pelo en todo el cuerpo
Humano indeterminado de Maliwawa con líneas que sugieren pelo en todo el cuerpo – Paul Taçon

Bautizadas como las figuras de Maliwawa, nombre indígena del área, estas impresionantes pinturas incluyen humanos de más de 50 cm de altura (alguno roza los dos metros), solitarios o en escenas grupales en las que se practican diferentes actividades. En ocasiones cubiertas con tocados, las figuras parecen participar en alguna clase de ceremonia. En muchas ocasiones, están acompañadas de animales, especialmente de marsupiales, «una relación que parece ser fundamental en el mensaje de los artistas», dice Paul Taçon, de la Universidad Griffith.

Entre las criaturas, hay tres representaciones raras de bilbies, un marsupial en peligro de extinción que recuerda a un conejo, y un dugongo, similar una vaca marina. Algunas de las creaciones están formadas por un contorno con escasos trazos interiores. Otras, sin embargo, destacan por sus trazos de relleno, según describen los investigadores en «Australian Archaeology».

Taçon no cree que las pinturas sean simples representaciones de la vida cotidiana. «Los artistas están comunicando claramente aspectos de sus creencias culturales, con énfasis en los animales que consideran importantes y en la interacciones con ellos y entre humanos», señala. De hecho, en algunas imágenes, los animales casi parecen estar «participando u observando alguna actividad humana». A su juicio, «esta ocurrencia, y la frecuencia y variabilidad de los tocados, sugiere un contexto ritual».

Un animal de la familia de los canguros
Un animal de la familia de los canguros – Paul Taçon

Criaturas sorprendentes

Para Sally K. May, coautora del estudio, el descubrimiento de lo que parecen ser representaciones de bilbies fue sorprendente. «Los bilbies están asociados con ambientes áridos y semiáridos muy al sur y la Tierra de Arnhem no ha estado dentro de su rango en tiempos históricos», explica. «Dos de estos animales están uno al lado del otro y son casi idénticos en tamaño. La tercera representación parece haber sido hecha en un momento diferente, y tal vez por un artista diferente, ya que es más grande, tiene un hocico más largo, más relleno de líneas y está en un tono más claro de rojo».

Por eso, la experta cree que existe la posibilidad de que esos dibujos sean en realidad de ualabíes, todos muy extendidos por esa región australiana en la actualidad, pero esos animales tienen orejas y hocicos mucho más cortos que los bilbies existentes y las criaturas representadas en Awunbarna.

Los investigadores también registraron la representación más antigua conocida de un dugongo. «La pintura del dugongo solitario también parece fuera de lugar -reconoce May-; Hoy se encuentra a unos 15 kilómetros al sur del mar de Arafura, pero hace 6.000-9.400 años la costa habría estado más al norte. Esto indica que un artista de Maliwawa visitó la costa, pero la falta de otra fauna de agua salada puede sugerir que esto no era u frecuente».

Los autores del estudio destacan que la disposición consecutiva de figuras humanas o de animales no se había visto antes en el arte rupestre australiano. Igualmente, valoran la posibilidad de que las pinturas de Maliwawa fueran realizadas por un pequeño número de artistas, incluso solo un par pudo haber realizado la mayoría. Uno de ellos es responsable de los dibujos que tienen un contorno y un relleno mínimo y el otro, de los que tienen trazos más completos.

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario