La mejor publicidad para ‘Patria’

La mejor publicidad para 'Patria'

La serie Patria que próximamente estrena HBO será un éxito. Estoy convencido, sencillamente, porque el punto del que parten es una absoluta maravilla: el libro de Fernando Aramburu. Comienza a anunciarse la serie y se ha liado la marimorena por el cartel utilizado. En virtud de la libertad de expresión, todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión, aun cuando ni siquiera se entienda el asunto del que se opina. Quienes ven equidistancia en el cartel yerran. Quienes, por el hecho de que ETA asesinó vilmente a cientos de personas, pretenden olvidar las torturas que tuvieron lugar en el cuartel de Intxaurrondo a sospechosos de pertenecer a la banda terrorista también yerran.

Las redes sociales arden, bien alimentadas con la gasolina que vierten ciertos medios de comunicación y la inmolación de la poca dignidad que le queda a algún que otro personajillo público que se cree con más derecho que nadie a opinar sobre esta cuestión, además, sentando cátedra. Enhorabuena, todos ellos y ellas acaban de facilitar la mejor campaña de publicidad a la serie que codirigen Aitor Gabilondo, Félix Viscarret y Óscar Pedraza. Y será un éxito.

Quienes pensábamos verla, especialmente por haber leído el libro previamente, continuaremos viendo la serie, a pesar del cartel. ¿A pesar? Bueno, no, a pesar, porque quienes hemos leído la obra de Aramburu entendemos a la perfección el cartel. Nada tiene de insultante ni de humillante con las víctimas; diría, incluso, que es un prodigio de buen gusto, pues en la parte de la tortura se ha obviado que aparezca algún uniforme de la Guardia Civil para no herir sensibilidades a gente de piel fina.

Así pues, la polémica es artificial e interesada, pero amparándonos en la libertad de expresión era de esperar, del mismo modo que muchas personas, entre las que me incluyo, leamos comentarios sobre este asunto, por lo general sembrados de exabruptos y delirios, y sintamos una mezcla de risa y lástima. Abordar la historia de ETA en Euskadi no es sencillo; en su historia donde la mujer es protagonista, Aramburu lo hizo magistralmente. No se trata ni de balancear, ni de encontrar equilibrio, ni de contar únicamente lo que a una de las partes le interesa… entre otras cosas, porque hay muchas partes.

Quienes no compartan esta visión, que no vean la serie, que cancelen su suscripción a HBO o que hagan lo que les dé la real gana; están en su derecho, siempre y cuando al resto nos dejen seguir con nuestras vidas, sin censura, sin tragarnos aborregadamente su versión de la historia. Es así de sencillo… o tan complicado, porque apuesto a que buena parte de los indignados e indignadas ni siquiera han leído el libro. Será mucho pedir. Ojalá la serie esté a la altura y, a quienes tenemos una mirada más limpia, nos haga disfrutar como ya lo hicimos con Aramburu y, a quienes no, les ayude a reducir su miopía.

https://blogs.publico.es/david-bollero

Deja un comentario