Fritada aragonesa tradicional: mejor (o casi) que un pisto

Fritada aragonesa
Fritada aragonesa.

La fritada aragonesa tradicional es una forma suculenta de comer las verduras, un plato contundente, lleno de matices, que sabe trabajar los elementos en juego. Receta vegetariana, es comida campesina de antaño, robusta y rústica, platos que salvaron linajes y que merecen no ser olvidados.

Quizás sorprenda por su sencillez, pero ese es el secreto, junto a su factura que sabe extraer la esencia de cada ingrediente para montar el hechizo. Ya saben: Aragón fue tierra de brujas (recomendado, por cierto, una escapadita al pueblo -aún maldito- de Trasmoz, en el sagrado Moncayo).

Receta de fritada aragonesa tradicional

Fritada aragonesa con caballa en escabeche.
Fritada aragonesa con caballa en escabeche. Pato confinado.

Ingredientes 4 personas:

  • 2 patatas grandes.
  • 2 calabacines.
  • 2 pimientos verdes.
  • 2 cebollas medianas.
  • Medio pimiento rojo.
  • Aceite de oliva virgen extra o suave.
  • Sal.

Elaboración:

El truco de la fritada aragonesa es que los ingredientes se fríen a parte para juntarlos solo al final. Así mantienen su personalidad en la fritura. A diferencia del pisto manchego no lleva salsa de tomate y sí patata, aunque algunos cocineros incumplen esta regla. Necesitarás varias sartenes y un buen aceite de oliva. Vigila que no salga la fritada demasiado aceitosa: puedes poner en un colador las verduras fritas, antes de juntarlas. Las hortalizas tienen que quedar bien hechas. Algunos cocineros cierran el plato con proteínas extra: unos trozos de huevo duroatún de lata, papada de tocino, o caballa en escabeche.

1. Lava bien las hortalizas y ponlas a freír por separado:

Lava las verduras y pela la cebolla y las patatas. Pon a freír las patatas (cortadas en rodajas) en una sartén con un buen chorro de aceite de oliva, y deja que se hagan hasta que queden tiernas y se doren un pocoSálalas. Corta el calabacín en rodajas gruesas y ponlo a freír en otra sartén. Tenlo así hasta que se dore y esté tiernoRetíralo. Usa la misma sartén y aceite para freír los pimientos y la cebolla (cortados en dados). Déjalo hasta que se pochen.

2. Junta la fritada aragonesa:

Junta el calabacín con los pimientos y la cebolla, y rehógalo durante unos minutos. Remueve con cuidado con la cuchara de madera. Después añádelos a la sartén grande donde tienes las patatas. Rehógalo todo junto  durante unos cinco minutos hasta que se integren los sabores. Comprueba el punto de sal. Servir caliente.

➦ La ruta continúa por Aragónpollo al chilindrón.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable/

Deja un comentario