Vichyssoise de calabacín: receta clásica adaptada a la temporada

Vichyssoise.

Llevamos un siglo discutiendo la nacionalidad de la dichosa vichyssoise, lleve la herejía del calabacín o no. Unos dicen que es francesa, otros vasca, salida nada menos que de la porrusalda. Todos coinciden (casi) en sus ingredientes: puerro, cebolla, patata y nata. Vichyssoise suena muy francés, aunque también digan que es estadounidense, pues pudo salir de los fogones del Hotel Ritz de Nueva York de las manos de Louis Diat, cocinero galo que la bautizó como crème vichyssoise glacée.

Sin importar el origen, encanta, somete, cautiva… Bajen las armas. Pacifica cenas y primeros platos. Da un toque sensual a la mesa, es una caricia de vitaminas y frescor. Y por ello suele aparecer como los mosquitos en verano. La vichyssoise de calabacín es una variante de la sopa de puerro clásica. Una crema fría y cercana en su delicadeza a la original que aprovecha un fruto que da mejores resultados en verano pues es su temporada. Solo tienes que intercambiar este vegetal por el puerro (cuyo esplendor es en otoño y entonces la sopa sí sale más gustosa). Las mismas promesas lanzamos si usas el calabacín: estás frente a una crema igualmente deliciosa.

Receta de vichyssoise de calabacín

vichyssoise calabacin

Ingredientes 2 personas:

  • 2 calabacines.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 patata mediana.
  • 1 nuez de mantequilla y/o aceite de oliva virgen extra.
  • 1/2 litro de caldo de verduras o ave.
  • 50 ml. de nata líquida.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.

Elaboración:

Para gobernar esta sopa fría y conseguir el máximo sabor debes rehogar los vegetales. La receta francesa es con mantequilla (ya sabes, existen dos mundos divididos y en guerra: la cocina del aceite y la de esta grasa). Pero puede funcionar muy bien con aceite de oliva o una mezcla de los dos si quieres que salga más cremoso. Deben cocerse los vegetales en el caldo y triturarlo con la batidora. Tiene que salir una crema muy fina y no demasiado espesa. Puedes servirla muy fría y acepta tropezones, ya sean de pan tostado, daditos de jamón, o incluso salmón marinado. Algunos cocineros también le añaden cebollino picado, y otros le echan un trozo de puerro.

1. Prepara los vegetales y rehógalos:

Lava los calabacines y pela la cebolla y la patata. En una olla pon a calentar la mantequilla o un chorro de aceite de oliva. Introduce la cebolla cortada en gajos y rehógala. Al cabo de unos minutos echa las patatas y el calabacín también cortados en rodajas. Déjalos al fuego unos minutos. Algunos cocineros pelan el calabacín para que salga más suave (otros consideran que pierde sabor).

2. Cuece las verduras con el caldo:

Introduce en la olla el caldo de verduras o ave y deja que se cuezan en él las verduras durante 20 minutos. Pasado ese tiempo añade la nata líquida en la cocción, remueve bien, que hierva unos minutos, y apaga el fuego. Añade sal y una pizca de pimienta. Deja que repose antes de batirlo, que esté tibio.

3. Bate de la vichyssoise de calabacín:

Cuando esté a temperatura ambiente bate el contenido. Tienes que sacar una crema lo más fina posible. Que no salga demasiado líquida ni espesa. Si sobra mucho jugo, retira parte del caldo antes de batirlo. Pon el resultado en un bol o recipiente y tápalo con papel film o una tapa. Deja la vichyssoise en la nevera hasta que esté bien fresca, cuando la tendrás lista para servirse.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable

Deja un comentario