Astrónomos resuelven el misterio de una obra maestra de la pintura holandesa

Descubren la fecha de la creación de «Vista de Delft», uno de los cuadros más famosos de Johannes Vermeer

Astrónomos resuelven el misterio de una obra maestra de la pintura holandesa

Johannes Vermeer es uno de los maestros de la Edad de Oro holandesa del siglo XVII. Popularmente conocido en la actualidad por «La joven de la perla», el pintor es un genio de la luz y la sombra. Esta precisión técnica es evidente en otro de sus cuadros más famosos, «Vista de Delft», un paisaje urbano que ha guardado algunos secretos durante siglos. Debido a que se conocen pocos detalles sobre la vida del autor, ni siquiera era bien sabido cuándo lo pintó. ¿En qué año? ¿Durante qué estación del año? ¿A qué hora del día? Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Texas (EE.UU.) ha resuelto el misterio gracias a la aplicación de diferentes conocimientos científicos, incluida la astronomía, una buena y detallada observación de la pintura y una gran dosis de ingenio.

Según publica el equipo en la revista «Sky & Telescope», Vermeer pintó la «Vista de Delft» desde el segundo piso de una posada con vistas a la ciudad y se inspiró en la escena que observó el 3 de septiembre de 1659 (o un año anterior) cerca de las 8 de la mañana, hora local.

Las ventanas de la posada desde la cual Vermeer pintó la «Vista de Delft»
Las ventanas de la posada desde la cual Vermeer pintó la «Vista de Delft» – Donald Olson

Llegar a esa conclusión requirió tirar de un hilo de conocimientos que se fueron adquiriendo poco a poco. Para empezar, los investigadores aclararon qué momento del día representa la pintura de Vermeer. La mayoría de las fuentes impresas afirman que la luz de la imagen provenía del oeste, mientras que otros estaban seguros de que el Sol estaba en lo alto. Olson y sus alumnos consultaron mapas de Delft y se dieron cuenta de que la vista mira hacia el norte. Eso significa que la luz vendría desde el sureste, convirtiendo la pintura en una escena matutina, como también habían sugerido antes otros investigadores.

El equipo, dirigido por el astrónomo y profesor de física Donald Olson y en el que participaron varios estudiantes, trabajó en el proyecto durante un año e incluso se desplazó a Delft para tratar de desentrañar el misterio del cuadro. «Pasamos mucho tiempo estudiando la topografía de la ciudad, usando mapas de los siglos XVII y XIX y Google Earth», dice Olson. Esta herramienta fue utilizada para trazar los puntos de referencia en la pintura, determinando las distancias y ángulos de visión que representarían la vista de Vermeer hace siglos.

Además, al llegar a Delft, los investigadores llevaron a cabo un estudio topográfico del sitio. Esto, combinado con datos anteriores, estableció que el campo de visión de la pintura es de 42° de ancho, un dato que resultaría inestimable.

La torre octogonal

La columna (flecha roja) indica muy bien la posición del Sol, tanto en el cuadro como en una fotografía actual
La columna (flecha roja) indica muy bien la posición del Sol, tanto en el cuadro como en una fotografía actual – Mauritshuis / R. Doescher

En el siglo XVII, la torre octogonal de Nieuwe Kerk (Iglesia Nueva) era una de las características históricas de Delft. La literatura existente afirma que Vermeer amplió significativamente la torre en su pintura, duplicando su ancho. Para comprobarlo, Olson y su equipo realizaron su propio examen. Tomaron medidas detalladas del lienzo enmarcado en el museo Mauritshuis en La Haya. Al comparar esas mediciones con fotografías de alta resolución desde un punto de vista y un campo de visión similares, confirmaron que Vermeer mostró la torre octogonal casi exactamente como la habría visto. Olson también tomó medidas del edificio, lo que confirmó aún más la precisión de Vermeer.

Establecer la precisión de la representación de Nieuwe Kerk fue clave para desbloquear la fecha de la autoría. La torre octogonal tiene una columna de piedra que se proyecta desde cada una de las ocho esquinas. En la pintura, la columna en el centro casi, pero no del todo, sombrea la columna a la izquierda. Una delgada franja vertical de luz roza la columna central e ilumina la columna izquierda, lo que permite a los astrónomos calcular el ángulo del Sol con gran precisión.

El reloj de una sola aguja

Los relojes de las torres no tuvieron minutero hasta finales del siglo XIX
Los relojes de las torres no tuvieron minutero hasta finales del siglo XIX – Rijksmuseum

Vermeer es conocido por su habilidad técnica para representar la luz y la sombra que, como no podía ser de otra forma, han sido claves en la investigación. «El patrón de luces y sombras era un indicador sensible de la posición del Sol», dice Olson. Una vez establecido el ángulo del Sol, los investigadores se fijaron en otros detalles. Un reloj en la fachada de un edificio en la pintura había sido interpretado durante años como «las 7 pasadas», antes de que Sánchez notara una curiosa coincidencia. En todas las otras pinturas y dibujos con relojes que el equipo había revisado de esa época, parecía que las manecillas estaban alineadas en línea recta. Después de una mayor investigación y consulta con expertos en arquitectura, el equipo se dio cuenta de que los relojes de las torres no tenían minutero hasta finales del siglo XIX. En cambio, los relojes anteriores tenían una sola y larga aguja para dar la hora, con la parte delantera apuntando a la hora y el reverso actuando como contrapeso. Armado con ese nuevo conocimiento, el equipo reexaminó el reloj en la pintura de Vermeer y se dio cuenta que la única manecilla estaba, en realidad, cerca de dar las ocho.

Reloj en «Vista de Delft»
Reloj en «Vista de Delft» – Mauritshuis

Vermeer también pintó la torre con aberturas claras y sin obstáculos en el campanario. Esas aberturas están actualmente llenas con las campanas de un carillón. Los registros históricos indican que la instalación del carillón original comenzó en abril de 1660 y se completó en septiembre de ese mismo año. Para que coincida con el campanario sin campana en su pintura, Vermeer habría pintado «Vista de Delft» en algún momento antes de la instalación del carillón en 1660. Utilizando los datos recopilados de su investigación, el equipo utilizó un software astronómico para calcular cuándo la posición del Sol en el cielo a las 8 am hora local en Delft habría producido las sombras observadas en Nieuwe Kerk. El software devolvió solo dos posibles rangos de fechas: del 6 al 8 de abril y del 3 al 4 de septiembre. En el clima del norte de Delft, los árboles no rompen la latencia invernal hasta finales de abril o mayo, y la pintura de Vermeer muestra abundantes hojas en los árboles. Como el carillón se había instalado en la torre durante 1660, eso deja una fecha cercana al 3 de septiembre de 1659 (o un año anterior), como la fecha más probable para el origen de la obra maestra de Vermeer.

«Se sabe que Vermeer trabajaba lentamente. Completar todos los detalles en el gran lienzo de su obra maestra puede haber llevado semanas, meses o incluso años», apunta Olson. Este estudio detectivesco demuestra cómo las ciencias pueden ayudarnos a comprender mejor el arte.

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario