Receta de mejillones a la belga o moules-frites

Mejillones a la belga o a la flamenca.
Mejillones a la belga.

Esta es una receta para aquellos amantes de los mejillones que estén hartos de “marineras” o que supuren por sus poros las vinagretas. Junto a las patatas fritas, los mejillones son orgullo de Bélgica, y su sabor compite y se bate bien en esas latitudes con el molusco mediterráneo o el gallego.

Los mejillones al estilo belga, moules-frites, no distan mucho de las preparaciones tradicionales españolas de este plato. Quizás solo sea destacable en algunas recetas -porque existen distintas preparaciones- el uso de la nata líquida, ocurrencia que busca domesticar el mar desde los países bajos del paladar. Los mejillones son ración típica de bares en Bélgica y el Norte de Francia, muy populares y queridos, un saludable fast-food, una bandera negra que acompañar de una buena cerveza.

Una nueva experiencia para este maravilloso molusco, que pone su pica en cualquier sitio, gracias a su lengüetazo de mar y sus excepcionales aportes nutricionales. La excusa perfecta para empezar a saborear la inicial temporada de mejillones. Puedes servirlos junto a patatas fritas de corte francés ligeramente doradas. El tiempo de elaboración es de unos 2o minutos.

Mejillones al estilo belga

Mejillones servidos a la belga
Mejillones servidos al estilo belga, o moules-frites. Randreu. Creative Commons.

Ingredientes 2 personas:

  • 1 kilo de mejillones.
  • Una rama de apio.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cebolleta.
  • Varias ramas de perejil.
  • Vino blanco (alrededor de 50 ml.).
  • 100 ml. de nata líquida para cocinar.
  • Aceite de oliva virgen o margarina.
  • Pimienta negra.

Elaboración:

Se trata de unos mejillones en su salsa. Si no tienes ganas de innovar, puedes prescindir de la crema de leche, substituyéndola por medio puerro picado y pochado para que sigan teniendo cremosidad. El truco es que los moluscos no queden demasiado pasados, por lo que en cuanto se abran en la salsa ya casi estarán. En la receta original se pochan las verduras con mantequilla o margarina, pero puede hacerse con aceite de oliva virgen, que es más saludable.

1. Sofríe la cebolla y el apio:

Limpia la rama de apio y quítale la fibras exteriores raspándolas con un chuchillo. Córtalo en finas rodajas. Pica la cebolleta. Pon los ingredientes a pochar en aceite de oliva o mantequilla (si quieres que el sabor se acerque más al belga, pero vigila que no se queme).

2. Riégalo con vino blanco y luego con leche:

Cuando las verduras estén listas, añade un vaso de vino blanco. Deja que se evapore completamente el alcohol, unos cuatro o cinco minutos. Súmale la crema de leche y un toque de pimienta negra. Remueve para que se forme una salsa.

3. Baña los mejillones a la belga:

Limpia bien los mejillones, raspando sus impurezas, y échalos al menjunje. Puedes añadirle aquí el ajo picado muy finamente, si disfrutas de un sabor más fuerte. Espolvorea un puñado de perejil fresco picado. Remueve un poco para que los bañe la salsa. Déjalos tapados hasta que se abran, unos cinco minutos. Remueve otra vez para que la mezcla se adhiera del todo a la carne. Que reposen unos minutos. Servir caliente.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable

Deja un comentario