Receta de filetes rusos con salsa de tomate casera

Filetes rusos con salsa.

“Todas las hamburguesas felices se parecen unas a otras, pero cada hamburguesa infeliz lo es a su manera». Hemos modificado el inicio de Anna Karenina de Tolstói porque iniciamos un viaje gastronómico hasta los Urales. El filete ruso es el padre fundador de la dinastía de las hamburguesas felices. Hijo de las estepas de la carne picada, hermano del steak tártaro que hizo fortuna en las Américas. Ruso es en España. Alemán para otros. De Salisbury, en los Estados Unidos.

El padre de la hamburguesa viajó por el mundo en los recetarios de los inmigrantes centroeuropeos. Si se utiliza una carne picada de calidad se comprende el por qué de su extensión geográfica; si la carne es mala, entenderemos de nuevo al escritor ruso: “cada filete es infeliz a su manera”.

La receta de filete ruso es una forma divertida de trabajar la carne. En España se suele servir con una salsa de tomate casera, una combinación soberbia que apuesta por las vitaminas. El tiempo de elaboración es de alrededor de media hora larga. Ideal para todas las épocas del año. Una preparación que encanta a mayores y niños. Porque todas las familias parecen felices frente a este filete ruso.

Filetes rusos caseros con salsa de tomate

Receta de filetes rusos tradicional con salsa de tomate casera
Filetes rusos con salsa de tomate casera. Pato Confinado.

Ingredientes 4 personas:

  • 1 kilo de carne picada mezcla: vacuno y cerdo magro.
  • Unas migas de pan blanco o de molde.
  • Un chorrito de leche.
  • Harina de trigo o pan rallado.
  • 2 dientes de ajo.
  • Un buen manojo de perejil.
  • Pimienta negra.
  • 1 huevo.
  • Cinco o seis tomates maduros medianos para la salsa.
  • Sal.

Elaboración:

El filete ruso está muy emparentado con la albóndiga. Se trata de mezclar en un bol los distintos ingredientes para darle enjundia, y ese punto suave, delicado, que se deshace luego en el paladar. La elaboración es de lo más sencilla. Necesita una correcta cantidad de elementos, y mezclarlo todo bien hasta obtener una masa con la suficiente consistencia como para freírlo o pasarlo por la plancha. Suele ir acompañado de salsas, de la clásica española con tomate a la centroeuropea con crema de patatas. Se reboza con pan rallado o harina.

1. Mezcla y juega, crea tus filetes rusos:

En un bol añade la carne picada. Bate un huevo e incorpóralo. Añade varias migas de pan (solo lo suficiente para darle su textura ligera) y un chorrito de leche (lo justo para su cremosidad). Espera que las migas absorban parte de la leche. Mézclalo bien. Pica finamente un diente de ajo y el perejil, e introdúcelos en la mezcla, junto a una pizca de sal y pimienta. Vuelve a unirlo todo con las manos. Si ves que la masa está algo líquida, puedes añadir un poco de harina o de pan rallado para que adquiera consistencia.

2. Dales forma y rebózalos:

Pon en un plato harina o pan rallado. Con las manos, separa una parte de la masa y dale forma. Hay recetas que apuestan por un filete muy fino y otras tirando a grueso (al gusto). Rebózalo bien por ambos lados, y dales un punto de sal. Fríelo después en una sartén con un chorrito de aceite, a fuego medio, o si prefieres, pásalos a la plancha en una superficie antiadherente. Deben quedar bien hechos.

3. Haz la salsa de tomate casera:

Pela y corta un diente de ajo en láminas. En una sartén, con un buen chorro de aceite de oliva virgen, dóralo. Añade inmediatamente los tomates lavados, pelados y cortados en trozos (si quieres acelerar el proceso, rállalos). Deja que se hagan a fuego medio al principio y después tirando a bajo (unos 20 minutos). Sálalo. Si ves que la salsa queda demasiado seca puedes añadirle un poco de agua al final de la cocción o caldo de verduras. Si ha salido un poco ácida, agradecerá un toque de azúcar.

4. Junta los filetes rusos con la salsa:

Tienes dos opciones: o añadir los filetes rusos a la salsa de tomate en su sartén, y darle unos minutos de fuego bajo para que se integren los sabores, o servirlos por separado junto a la salsa. Ambas opciones son deliciosas.

➥ Hay muchos platos que explorar con la carne picada. Estas albóndigas con salsa de pimentón te sorprenderán por su sencillez y sabor.

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-saludable

Deja un comentario