No bajar la tapa del váter puede extender el coronavirus

La descarga de agua, al tirar de la cadena, crea una nube de partículas que pueden elevarse hasta un metro y contribuir al contagio, según un estudio

Estudios recientes muestran que el coronavirus puede sobrevivir en el tracto digestivo y aparecer en las heces

Un simple gesto como tirar de la cadena del inodoro puede convertirse en algo mucho más peligroso, según un nuevo estudio de la Universidad de Yangzhou, en China. Las conclusiones, que se publican esta semana en la revista « Physics of Fluids», detallan que la descarga puede crear una nube de gotas microscópicas sobre la taza que contienen virus en tal cantidad que es posible que pueda contagiar a otras personas.

Estudios recientes muestran que el nuevo coronavirus puede sobrevivir en el tracto digestivo humano y aparecer en las heces de los infectados. Por esta razón, aumenta la posibilidad de que la enfermedad se transmita a partir del uso de inodoros. No solo una mala higiene puede ser la causante de la propagación de los virus, sino también la turbulencia que se crea tras la descarga y que aún es un campo de poco estudio en la ciencia.

En concreto, en este estudio se utilizaron modelos informáticos precisos para simular los flujos de agua y aire en un inodoro y la nube de gotas resultante tras tirar de la cadena. Los investigadores utilizaron un conjunto estándar de fórmulas dinámicas de fluidos, conocidas como las ecuaciones de Navier-Stokes, para simular la descarga en dos tipos de inodoros: uno con una sola entrada para descargar y otro con dos, que crea un flujo rotativo.

Resultados sorprendentes

Cuando el agua se vierte en la taza del inodoro por un lado, golpea el lado opuesto, creando vórtices de aire. Esta corriente se eleva sobre la taza, llevando consigo partículas a una altura de casi un metro. Ahí pueden inhalarse o depositarse en las superficies y, además, son tan pequeñas que flotan en el aire durante más de un minuto. Un inodoro con dos puertos de entrada para agua genera una velocidad aún mayor de partículas de aerosol que fluyen hacia arriba, por lo que se incrementaría la «nube» aún más.

«Se puede prever que la velocidad será aún mayor cuando un inodoro se usa con frecuencia, como en el caso de un inodoro familiar o uno público en un área densamente poblada», explica Ji-Xiang Wang, científico de la Universidad de Yangzhou y coautor del artículo.

Izquierda: vórtice causado por enrojecimiento anular común. Derecha: propagación a gran escala de partículas virales después del lavado
Izquierda: vórtice causado por enrojecimiento anular común. Derecha: propagación a gran escala de partículas virales después del lavado – J.-X. Wang

Las simulaciones muestran que casi el 60% de las partículas expulsadas se elevan por encima de la taza en un inodoro con dos puertos de entrada. Una solución a este problema es simplemente cerrar la tapa antes de tirar de la cadena, ya que esto debería disminuir la propagación de aerosoles.

Sin embargo, en muchos países, incluido Estados Unidos, los inodoros en los baños públicos a menudo no tienen tapas. Esto plantea un grave peligro. Los investigadores también sugieren que un mejor diseño de inodoro incluiría una tapa que se cierre automáticamente antes de descargar.

https://www.abc.es/ciencia/

Deja un comentario