¿Por qué los árboles de todo el mundo son cada vez más raquíticos?

El cambio climático provoca que los árboles sean más pequeños y más jóvenes, según un nuevo estudio

¿Por qué los árboles de todo el mundo son cada vez más raquíticos?

¿Será cada vez más difícil encontrar una buena sombra bajo las ramas? El cambio climático está provocando cambios innegables en el planeta, incluidos el tamaño y la edad de los árboles, según una nueva investigación publicada en la revista «Science». Los ejemplares, dicen los científicos, son cada vez más pequeños y jóvenes, lo que tiene amplios impactos en los ecosistemas globales.

Los investigadores, dirigidos por el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico (PNNL) del Departamento de Energía de EE. UU., creen que estas alteraciones, ocurridas durante el último siglo, son causadas por el aumento de la temperatura y del dióxido de carbono, y de la frecuencia y la gravedad de perturbaciones como incendios forestales, sequías, daños por el viento y otros enemigos naturales. Estos factores, combinados con la cosecha forestal, son los que han provocado una fuerte disminución en la edad y la estatura de los bosques.

Incendios y sequías

Según explican, los niveles más altos de dióxido de carbono en la atmósfera, que han aumentado drásticamente desde la Revolución Industrial, pueden aumentar la tasa de crecimiento de un árbol y la producción de semillas. Sin embargo, tal fertilización solo ocurre en bosques más jóvenes con abundantes nutrientes y agua. Esto no ocurre en la mayoría de los bosques del mundo, lo que reduce significativamente los beneficios del dióxido de carbono para los árboles.

Al mismo tiempo, el aumento de las temperaturas limita la fotosíntesis que da vida, lo que conduce a un menor crecimiento, una mayor mortalidad y una menor regeneración. Esta es una de las causas de que los árboles sean más bajos. Por su parte, las sequías, cuya frecuencia, duración y gravedad aumentarán a nivel mundial, pueden causar directamente la muerte del árbol o, indirectamente, conducir a la mortalidad por el ataque de insectos o patógenos.

Otros factores que alteran los bosques son los incendios forestales. No solo están aumentando, sino que en el futuro pueden ser más frecuentes de lo que han sido en los últimos 10.000 años en algunas regiones, según el estudio. El crecimiento de las plantas después de los incendios forestales puede ser lento o no suceder debido a las temperaturas elevadas. También han aumentado las plagas. El almacenamiento de carbono perdido por los insectos cada año es el mismo que la cantidad de carbono emitida por 5 millones de vehículos, según un estudio publicado el año pasado. Se espera que esto continúe con el calentamiento, junto con otras alteraciones como hongos y bacterias. En los trópicos, las enredaderas que usan otras plantas como estructuras huésped asfixian a los árboles hasta la muerte.

Finalmente, la tala para la industria ha reducido la cantidad de bosques y los bosques antiguos en todo el mundo. Cuando los bosques se restablecen en la tierra cosechada, los árboles son más pequeños y se reduce la biomasa.

Un planeta diferente

Todo esto paga una factura muy cara, ya que «implica la reducción de los bosques en su capacidad de almacenar carbono y cambios potencialmente grandes en la mezcla de especies que componen y habitan estos bosques», señala Tom Pugh, del Instituto de Investigación Forestal de Birmingham (BIFoR).

Y lo peor de todo, según concluyen los investigadores, es que es probable que esta tendencia continúe debido al calentamiento climático. Desafortunadamente, todos los factores relacionados con la mortalidad forestal aumentarán en frecuencia y severidad durante el próximo siglo, vaticinan los autores. Hacen una advertencia: «Un futuro planeta con menos bosques grandes y viejos será muy diferente de lo que nos hemos acostumbrado».

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario