Receta de albóndigas de pescado: rape y gambas en salsa de azafrán

Receta albóndigas de pescado
Albóndigas de rape y gambas en salsa de azafrán. Pato Confinado.

Las albóndigas de pescado es una receta que estimulará tu imaginación: te parecerá asistir a un partido de fútbol submarino. Los jugadores lucen la camiseta de unos sabores enérgicos, virgueros, cremosos. El gol se marca directo en la escuadra del paladar.

Las pelotas de este juego pueden llevar casi cualquier pescado, siempre sin espinas, aunque los más solicitados, los Messi y Ronaldo de nuestra gastronomía, serán el rape y la merluza. A esto hay que añadir los árbitros que nunca pitan penalti: las gambas o los langostinos. El partido puede jugarse en un césped de salsa verde o salsa de azafrán. Prepárate para la Champions League de los sabores…

➜ Cómo hacer las albóndigas de pescado:

Su arte es similar al de unas albóndigas de carne. Se trata de desmenuzar los pescados, añadirles un poco de leche y huevo batido, pan rallado, formar unas bolas, freírlas, y después cocerlas en su salsa marinera con un buen caldo de pescado.

Tiempo: 1 h.

Receta de albóndigas de rape, gambas y azafrán

 

Receta de albóndigas de rape
Albóndigas de pescado listas para comer. Pato Confinado.

Ingredientes 4 personas:

  • 500 gr. de rape (puede ser congelado).
  • 200 gr. de gambas peladas.
  • 25 ml. de vino blanco
  • Dos cebolletas o cebollas pequeñas.
  • 3 dientes de ajo.
  • 3 ramas de perejil.
  • 1 huevo.
  • 100 ml. de leche.
  • Una hoja de laurel.
  • Varias hebras de azafrán.
  • Dos tomates maduros pequeños (opcional).
  • Sal.
  • Pan rallado.
  • Harina.

Elaboración de las albóndigas:

1. Desmenuza los ingredientes:

Extrae la carne del rape de su espina y desmenúzalo con un chuchillo. Pela las gambas y pícalas. Si el rape está congelado puedes darle un escaldado: te ayudará en esta operación. Pica el perejil y una cebolla. Incorpóralo todo junto en un bol. Tiene que estar todo muy bien picado.

2. Ten a mano un buen caldo de pescado para las albóndigas:

La salsa lo requiere. Si no dispones de uno, dependiendo de la parte del rape que hayas comprado, puedes utilizar las espinas sobrantes junto a las cáscaras de las gambas. Hiérvelo todo junto en una olla, tras haberlo rehogado, con dos zanahorias, un puerro y una hoja de laurel. Así extraerás un caldo suave.

3. Crea las albóndigas de rape:

Amasa los ingredientes desmenuzados junto al perejil picado. Añade un huevo batido y un poco de leche. Usa pan rallado para darle consistencia. Sigue amasando…

4 Fríe las albóndigas:

Una vez compactas y con su forma, fríe las albóndigas de pescado en una sartén u olla. Puedes pasarlas antes por harina. También salarlas un poco. Reserva ese aceite.

5 Crea la salsa de azafrán:

Calienta el aceite que has reservado y añade una cebolla bien picada en él. También dos dientes de ajo laminados, y varias hebras de azafrán (al gusto, recuerda que es muy aromático). Puedes echarle un poco de harina para que se tueste a fuego bajo y después gane consistencia la salsa.

En algunas recetas, cuando están las verduras pochadas, se le añade uno o dos tomates maduros. Puede funcionar igualmente sin ellos, jugando solo la carta del azafrán y el caldo. Cuando las verduras estén hechas, añade un vaso de vino blanco y deja que se evapore el alcohol. Puedes incluir una hoja de laurel. Súmale varios cazos del caldo de pescado y que siga en cocción. El objetivo es que no salga una salsa deslavada, que espese un poco.

6 La cocción final de las albóndigas de rape:

Cuando la salsa se haya compactado un poco, añade las albóndigas de pescado y gambas. Que la salsa las cubra por la mitad. Tenlas a fuego medio-bajo durante unos diez minutos. Comprueba el punto de sal. Después apaga el fuego y déjalas reposar en su calor. La salsa ha tenido que adquirir un característico color amarillo, hijo alquímico del azafrán.  

➦ Si te interesan las albóndigas, aquí tienes una receta (de carne) con una salsa de pimentón fácil y exquisita.

JAVIER RADA

https://blogs.publico.es/recetas-caseras-nutricion-

Deja un comentario