Los miserables también aplauden

Los miserables también aplauden

Circula por ahí la idea de que una mala experiencia vuelve mejor a la gente. Se trata de una creencia sostenida por ciertas películas de Hollywood, por la psicología barata y por los libros de autoayuda, entre otras ilustres fuentes, aunque uno de los principales propagadores de la ilusión fue Charles Dickens y su Cuento de navidad, en el que un banquero avariento se vuelve generoso y benévolo gracias a una serie de oportunos escarmientos metafísicos. Frank Capra, cineasta de buen corazón donde los haya, fue bastante más honesto al plantear en el suyo la desagradable verdad: la gente suele avinagrarse cuando vienen mal dadas y a los banqueros sin corazón rara vez les crece uno en el pecho. Por un Ebenezer Scrooge hay centenares, miles de Henry F. Potter.

Hace unas semanas muchos nos preguntábamos si la catástrofe mundial del coronavirus iba a provocar mutaciones irreversibles no sólo en el conjunto de la sociedad sino en la maquinaria central del sistema capitalista. Tras un mes y pico de reclusión, el experimento ha arrojado el saldo que los pesimistas auguraban: el mundo no ha cambiado sustancialmente, salvo para ir a peor; las buenas personas lo siguen siendo incluso en las circunstancias más terribles y la mala gente saca a relucir sus miserias apenas se rasca un poco bajo los aplausos de la ocho. Recuerdo a un profesor que explicaba que, durante el sitio de Sarajevo, la guerra funcionó como una cámara de revelado haciendo aflorar a la vez a los asesinos y a los héroes, a los francotiradores que mataban a los niños en las calles y a los ciudadanos voluntarios que se jugaban la vida para salvarlos.

Las pruebas son abrumadoras. Políticos carroñeros que aprovechan de los muertos para intentar sacar votos. Médicos selectivos que se preguntan si merece la pena salvar a enfermos comunistas. Vecinos que no sólo no agradecen que en su piso viva un enfermero o el dependiente de un supermercado, sino que además los echan a la puta calle o les solicitan anónimamente que se busquen otra vivienda, no vayan a infectarles el ascensor. Pinchadiscos mongólicos, cantantes espontáneos y gilipollas en general que se dedican a dar la brasa al vecindario sin atender ni el descanso de los sanitarios ni el reposo de los enfermos. Empresarios sin escrúpulos que han decidido hacer el agosto en abril vendiendo las mascarillas a precio de oro. Al igual que la mierda, los miserables siempre salen a flote.

Es verdad que también hay gente admirable que ayuda a los demás, que se ofrece a traer la compra a los ancianos o a bajar a por medicinas para los contagiados, aparte de otro enorme montón de gestos solidarios, pero sospecho que la inmensa mayoría de esa buena gente ya era bondadosa y magnánima de antes. En mi experiencia personal con Ebenezer Scrooge, yo tenía un amigo que era un tacaño profesional y que pasó por una enfermedad larga y dolorosa que lo llevó a una operación quirúrgica a vida o muerte: escapó vivo de milagro y todos los amigos pensamos que el mal trago le habría hecho recapacitar. La verdad es que sí, sólo que emergió de su renacimiento mucho más tacaño que antes. A diferencia de lo que cuentan Dickens, los guionistas perezosos de Hollywood y los imitadores de Paulo Coelho las personas no cambian. Sólo aplauden.

https://blogs.publico.es/davidtorres/

Deja un comentario