El lugar más peligroso en toda la historia de la Tierra

Hace 100 millones de años, un gran número de depredadores convirtieron al Sahara en una pesadilla

En la ilustración, el depredador gigante Carcharodentosaurus observa a un grupo de Elosuchus, similares a los cocodrilos. Un auténtico paraíso para los depredadores
En la ilustración, el depredador gigante Carcharodentosaurus observa a un grupo de Elosuchus, similares a los cocodrilos. Un auténtico paraíso para los depredadores – Davide Bonadonna

Hace 100 millones de años, un gran número de feroces depredadores convirtieron al Sahara en el lugar más peligroso que haya existido en el planeta

O eso es, por lo menos, lo que sostiene un equipo internacional de investigadores, que acaba de publicar en la revista ZooKeys la mayor revisión en casi cien años de vertebrados fósiles en un área de formaciones rocosas del Cretácico en el sureste de Marruecos, conocida como Grupo Kem Kem.

“La revisión -asegura Nizam Ibrahim, de la Universidad de Detroit y autor principal del trabajo- proporciona una ventana abierta a la era de los dinosaurios de Africa”.

Hace unos 100 millones de años, toda la región era un vasto sistema fluvial, lleno de innumerables especies acuáticas y terrestres. Los fósiles del Grupo Kem Kem incluyen a tres de los dinosaurios depredadores más grandes jamás conocidos, además de ejemplares de Carcharodontosaurus de dientes de sable, una bestia de ocho metros de longitud, con enormes mandíbulas y largos dientes en forma de sierra de hasta 20 cm, y Deltradomeus, un miembro de la familia de los raptores de unos ocho metros, con largas e inusualmente delgadas extremidades inferiores.

También había varias clases de pterosaurios, reptiles voladores depredadores y cazadores de cocodrilos. Según Ibrahim, “este fue, posiblemente, el lugar más peligroso de la historia del planeta Tierra, un lugar donde un viajero humano no habría durado mucho”.

Peces y tiburones gigantes

Según David Martrill, de la Universidad de Porthsmouth y coautor del estudio, “muchos de los depredadores de esa zona dependían de un abundante suministro de pescado. El lugar estaba lleno de peces absolutamente enormes, incluidos los celacantos gigantes y el pez pulmonado. El celacanto, por ejemplo, es unas cuatro o cinco veces más grande que los celacantos actuales. Hay también un enorme tiburón sierra de agua dulce llamado Onchopristis, con sus temibles dientes rostrales, como dagas llenas de púas, aunque bellamente brillantes”.

Los investigadores, de las universidades de Detroit, Chicago, Montana, Portsmouth (UK). Leicester, Casablanca (Marruecos), McGill (Canadá) y del Museo de Historia Natural de París han conseguido armar el primer relato detallado y completamente ilustrado de la escarpa repleta de fósiles anteriormente conocida como “camas Kem Kem”, que consta de dos formaciones diferentes, la de Gara Sbaa y la Formación Douira.

Para reunir los enormes conjuntos de datos e imágenes fósiles, Ibrahim estudió las varias colecciones de fósiles de Kem Kem que hay repartidas en museos y laboratorios de varios continentes. Se trata, según Martrill “del trabajo más completo sobre vertebrados fósiles del Sahara en casi un siglo”.

Un lugar peligros, salvaje y lleno de vida por el que, sin embargo, no nos habría gustado tener que pasear…

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario