Por qué la clásica ilustración de la evolución del mono al hombre está totalmente equivocada

Estas representaciones incomodan a los científicos porque malinterpretan el funcionamiento real del proceso de la evolución y pueden contribuir a reforzar los conceptos erróneos del público

La ilustración de la evolución humana no refleja la realidad de la teoría de Darwin
La ilustración de la evolución humana no refleja la realidad de la teoría de Darwin – Adobe

La evolución no sigue un camino recto y predeterminado y, sin embargo, abundan las imágenes que sugieren lo contrario. Desde exposiciones en museos hasta dibujos animados, la evolución se representa como una progresión lineal de lo primitivo a lo avanzado.

Seguramente habrá visto imágenes como la de arriba en las que un chimpancé se endereza gradualmente y progresa a través de varios homínidos hasta llegar a un ser humano moderno. Efectivamente pueden ser graciosas, pero este tipo de representaciones populares sobre la evolución son erróneas.

Como estudiosos de la biodiversidad y la biología, estas representaciones nos incomodan porque malinterpretan el funcionamiento real del proceso de la evolución y pueden contribuir a reforzar los conceptos erróneos del público.

El ascenso hacia la perfección

Esta interpretación errónea es un remanente anterior a 1859, año en que Charles Darwin publicó por primera vez su teoría científica de la evolución a través de la selección natural.

Hasta entonces, la visión tradicional de cómo estaba organizado el mundo era a través de una progresión hacia la perfección, concepto que queda explicado en la idea de la gran cadena del ser o scala naturae en latín: todos los seres en la tierra, animados e inanimados, podrían organizarse de acuerdo con una escala creciente de perfección desde, por ejemplo, hongos en la parte inferior hasta langostas y conejos, y los seres humanos en la parte superior.

Esta idea, que tiene su origen en Platón y Aristóteles, falla en tres aspectos principales.

– Primero, sostiene que la naturaleza está organizada jerárquicamente. No es una mezcla aleatoria de seres vivos.

– En segundo lugar, contempla dos criterios de organización: la progresión de lo simple a lo perfecto y de lo primitivo a lo moderno.

– Y en tercer lugar, supone que en esta jerarquía no hay etapas intermedias entre los distintos niveles, de manera que cada uno es un compartimento hermético de complejidad similar: una lapa y un arrecife de coral en el mismo peldaño son igualmente complejos. Ninguno está a medio camino entre dos escalones.

En la década de 1960, se hizo popular una variación de la escala natural concebida por el filósofo jesuita Pierre Teilhard de Chardin. Su idea era que, aunque la vida está de alguna manera ramificada, hay una dirección en la evolución, una progresión hacia una mayor complejidad cognitiva y, en última instancia, hacia la identificación con lo divino, es decir, Dios.

Cambios graduales en todas las direcciones

Sin embargo, al menos desde Darwin, la idea que tienen los científicos sobre el mundo es que se organiza a través de transiciones: de moléculas inanimadas a la vida, de organismos anteriores a diferentes tipos de plantas y animales, y así sucesivamente. Toda la vida en la Tierra es producto de transformaciones graduales que se diversificaron y dieron lugar a la exuberancia de organismos que hoy conocemos.

Dos transiciones son de particular interés para los biólogos evolutivos: el salto de lo inanimado a lo animado –el origen de la vida– y la aparición de la especie humana a partir de un ancestro mono.

La manera más habitual de representar el surgimiento de los seres humanos es lineal y progresiva y probablemente haya visto imágenes, logotipos y propaganda política y social que se basan en esta representación.

Pero ninguna de estas representaciones captura la dinámica de la teoría de Darwin. La única imagen que incluyó en su libro El origen de las especies es un diagrama de árbol cuya ramificación es una metáfora de la forma en que se originan las especies, dividiéndose. La ausencia de una escala de tiempo absoluta en la imagen es una confirmación de que el cambio gradual ocurre en escalas de tiempo que varían de un organismo a otro en función de la duración de una generación.

Olvidemos las jerarquías: cada organismo vivo actualmente es el más evolucionado de su clase
Olvidemos las jerarquías: cada organismo vivo actualmente es el más evolucionado de su clase – Zern Liew/Shutterstock.com

 

Según Darwin, todos los organismos actuales están igualmente evolucionados y todavía están afectados por la selección natural. De esta manera, una estrella de mar y una persona, por ejemplo, están a la vanguardia de la evolución de sus planes particulares de construcción. Y comparten un ancestro común que vivió hace unos 580 millones de años.

La teoría de Darwin no presupone ninguna dirección especial en la evolución. Asume cambio gradual y diversificación. Y, dado que la evolución sigue funcionando hoy, todos los organismos actuales son los más evolucionados de su clase.

La caricatura El hombre no es más que un gusano de la teoría de Darwin en la revista Punch de 1882
La caricatura El hombre no es más que un gusano de la teoría de Darwin en la revista Punch de 1882 – Edward Linley Sambourne

Un concepto erróneo duradero

Después de casi 2 000 años, la idea de la scala naturae no desapareció ni durante la época de Darwin. De hecho, se habría visto reforzada por algo tan inesperado como un dibujo: la caricatura tan popular sobre la evolución del ilustrador Edward Linley Sambourne El hombre es un gusano, publicada la revista Punch en 1882, en la que combinó dos conceptos que nunca estuvieron vinculados en la mente de Darwin: el gradualismo y la linealidad.

Después de siglos de la creencia religiosa en una gran cadena del ser, la idea de linealidad era fácil de vender. La versión icónica de este concepto es, por supuesto, la representación de una supuesta progresión de simio a humano. Se han hecho variaciones de todo tipo de esta representación, algunas con un espíritu humorístico, pero la mayoría para ridiculizar la teoría del mono al hombre.

Una representación lineal de la evolución puede, conscientemente o no, confirmar falsas ideas preconcebidas sobre la evolución, como el diseño inteligente: la idea de que la vida tiene un creador inteligente detrás de ella. Los historiadores pueden trabajar para desentrañar cómo una caricatura tan simple podría haber ayudado a distorsionar la teoría de Darwin. Mientras tanto, los escritores y educadores científicos se enfrentan al desafío de explicar los procesos de ramificación gradual que explican la diversidad de la vida.

Aunque menos contundente, podría favorecer el conocimiento del público sobre la ciencia el hecho de que esas camisetas y pegatinas abandonaran las imágenes de transiciones secuenciales y utilizaran diagramas de ramificación para conseguir llegar a una versión más matizada y correcta sobre la evolución. Contrariamente a la imagen de Sambourne, la evolución se representa de forma más correcta como un proceso que produce ramificaciones y divergencias continuas de poblaciones de organismos.

Quentin Wheeler es Senior Fellow de estudios de Biodiversidad en la Universidad estatal del New York College de Ciencias medioambientales y Forestales

Antonio G. Valdecasas es Senior Researcher in Biodiversidad en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, CSIC

Cristina Cánovas es bióloga del Museo de Historia Natural de Madrid, CSIC

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation en inglés.

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario