Polémica científica por la aparición de una proteína extraterrestre en un meteorito

Si el hallazgo se confirma, se habrá dado un gran paso para aclarar el misterio del origen de la vida en la Tierra

Este es el modelo de la hemolitina, la extraña proteína extraterrestre hallada en el interior de un meteorito. Arriba, el modelo en 3D: En el centro, la estructura de sus moléculas; Abajo, ampliación de uno de los extremos con átomos de hierro (verde), oxígeno (rojo) y litio (naranja). El hidrógrno aparecer en blanco, el carbono en gris y el nitrógeno en azul
Este es el modelo de la hemolitina, la extraña proteína extraterrestre hallada en el interior de un meteorito. Arriba, el modelo en 3D: En el centro, la estructura de sus moléculas; Abajo, ampliación de uno de los extremos con átomos de hierro (verde), oxígeno (rojo) y litio (naranja). El hidrógrno aparecer en blanco, el carbono en gris y el nitrógeno en azul – arXiv:2002.11688

Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard y las instituciones privadas Plex Corporation y Bruker Scientific LLC asegura haber encontrado, en el interior de un meteorito, una proteína cuya estructura nunca había sido vista hasta ahora. Es decir, una proteína extraterrestre. Si el hallazgo se confirma, sería un nuevo e importante paso hacia la búsqueda de vida fuera de la Tierra y también una valiosa pista para averiguar cómo surgieron los primeros seres vivientes en nuestro planeta.

La investigación, recién publicada en el servidor « ArXiv», ha suscitado tanto entusiasmo como dudas en la comunidad científica.

En ocasiones anteriores, distintos grupos de científicos ya habían encontrado en cometas y meteoritos materia orgánica, azúcares y otras moléculas, incluso aminoácidos, consideradas como precursores de la vida. Pero hasta el momento nadie había encontrado una proteína, algo mucho más complejo, en el interior de una roca extraterrestre.

Dentro de un meteorito caído en Argelia

Ahora, Malcolm. W. McGeoch, Sergei Dikler y Julie E. M. McGeoch aseguran haber descubierto una proteína llamada hemolitina en el interior de un meteorito caído en Argelia en 1990. La hemolitina, segun se explica en el estudio, era pequeña y estaba compuesta principalmente de glicina y otros aminoácidos, y contenía átomos de oxígeno, litio y hierro en sus extremos, una disposición nunca observada hasta el momento en ninguna proteína conocida.

El artículo de « ArXiv» aún no ha sido revisado por pares, un proceso de validación habitual en Ciencia que consiste en enviar, antes de su publicación en una revista, el trabajo a otros científicos para que lo comprueben. Pero si el hallazgo se confirma, se convertirá en una pieza fundamental del rompecabezas que supone el origen de la vida en nuestro planeta.

Representación de un asteroide. El hallazgo de la supuesta proteína se realizó dentro de un meteorito hallado en Argelia en 1990
Representación de un asteroide. El hallazgo de la supuesta proteína se realizó dentro de un meteorito hallado en Argelia en 1990

Las proteínas, en efecto, son elementos esenciales para el desarrollo de los seres vivos, y encontrar una en un meteorito llegado de «ahí fuera» reforzaría la teoría de que la vida, o algo muy cercano a ella, llegó a nuestro mundo desde algún otro lugar del espacio.

Las extrañas propiedades de la proteína

Las proteínas, además, son estructuras muy complejas que se forman tras un gran número de procesos. Sería realmente difícil, por lo tanto, que una proteína surgiera por simple casualidad. Por ejemplo, para que la hemolitina hubiera surgido de forma espontánea en la configuración hallada por los investigadores, habría sido necesario que primero se formara glicina, quizá sobre la superficie de granos de polvo espacial. Después de eso, el calor interno de las nubes moleculares de polvo y gas espaciales debería haber inducido a la glicina a empezar a unirse en cadenas de polímeros, que en algún momento podrían haber evolucionado hasta convertirse en proteínas totalmente formadas.

Además, los investigadores señalan que las inusuales agrupaciones de átomos halladas en los extremos de la proteína forman un óxido de hierro que ya había sido visto en estudios anteriores. Según ellos, podría tratarse de un medio para dividir el agua en sus componentes (hidrógeno y oxígeno) y producir así una fuente de energía, algo que también es necesario para el desarrollo de la vida.

¿Una proteína sin sentido?

Las reacciones a este trabajo no se han hecho esperar. Muchos científicos, en efecto, lo han acogido con entusiasmo. Otros, sin embargo, sostienen que a pesar de que se han encontrado aminoiácidos (que son componentes básicos de la vida) en meteoritos y otras rocas espaciales, seguimos sin tener ni idea de cómo podría funcionar la química prebiótica más allá de la Tierra. Y tampoco sabemos cómo esa química podría llegar después a convertirse en una forma de vida.

Además, señalan otros, el proceso de búsqueda de compuestos orgánicos en meteoritos en la Tierra es algo extremadamente difícil y, por lo tanto, sujeto a errores. Cualquier pequeño detalle pasado por alto podría resultar en un falso positivo.

Por último, también hay científicos que señalan que la estructura de la proteína encontrada «no tiene sentido» y es muy poco probable encontrarla en la naturaleza. Y que el resultado de los análisis llevados a cabo por McGeoch y sus colegas no significan necesariamente que el compuesto anunciado esté en el meteorito, ya que los resultados se han extrapolado a partir de datos incompletos.

Sea como fuere, ahora solo queda esperar. Como suele suceder en Ciencia, para que un hallazgo sea considerado como tal primero es necesario que otros equipos independientes de científicos repitan todo el trabajo de los autores y lleguen a los mismos resultados. Si eso sucede, el hallazgo se dará por bueno y pasará a ser un hito importante en la búsqueda del origen de la vida. Si no, por lo menos podremos consolarnos con la idea de que ha sido un buen intento, y que cada vez estamos más cerca de conocer, por fin, la verdad.

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario