La Casa Real provoca náuseas

La Casa Real provoca náuseas
Los Borbones. | EFE

La Casa Real me revuelve las entrañas. Siempre lo ha hecho al considerarla una institución pretérita, caduca y profundamente antidemocrática, máxima expresión del enchufismo. Ahora, con su silencio ante el escándalo del caso Corinna, soportado por pruebas aportadas por la Fiscalía suiza que embadurnan las paredes del Palacio de la Zarzuela del estiércol democrático más pestilente, no puede haber ninguna persona decente que no sienta náuseas ante este grupúsculo privilegiado.

Algunas miradas están posadas sobre Juan Carlos I; y digo solo “algunas” porque la maquinaria de un Estado en el que los resortes de la democracia continúan sin estar bien engrasados ya ha desplegado su mordaza a la Justicia. Ahí están quienes disfrutan y/o anhelan la herencia del franquismo, la derecha más casposa y, cómo no, el PSOE traidor de su tradición republicana.

A pesar de su mordaza, hay miradas sobre el emérito, sobre cómo la Fiscalía suiza aporta pruebas de la cuenta secreta del Borbón con 100 millones de dólares donado por la asesina Arabia Saudí. Y eso es calderilla comparados con los 2.000 millones de dólares en que se ha llegado a cifrar la fortuna del ojito derecho de Franco.

Estas miradas, no sólo deberían ser más numerosas sino, además, extenderse a Felipe VI y el silencio cómplice de la Casa Real. No porque este hecho no sea inconcedible viniendo de una institución que se cree por encima del bien y el mal ha de encajarse con resignación. Expresar el asco que nos produce es lo mínimo que podemos hacer.

El 9 de Mayo, lo quiera o no el Borbón y sus defensor@s, se votará en toda España el modelo de Estado.

Aunque el PSOE haya imposibilitado una comisión de investigación sobre Juan Carlos I, sin aportar alternativa alguna y volviendo a meter la basura bajo la alfombra, que la ministra de Hacienda y portavoz María Jesús Montero asegure que España colaborará con la justicia suiza no debe verse como algo extraordinario.  Qué menos, que su protección de una monarquía presuntamente corrupta no alcance a tribunales internacionales que cumplen con su trabajo.

Y es que tampoco debemos olvidar que hace menos de dos años que la nuestra, la Justicia española, miró para otro lado cuando saltó el escándalo de Corinna. Archivó la causa y si te he visto no me acuerdo. Que ahora Anticorrupción y la Audiencia Nacional pidan información a Suiza vuelve a evidenciar el largo camino que le resta por recorrer a nuestra Justicia, en la que no todas y todos somos iguales. Quizás se reabra el caso, no por iniciativa propia, sino porque nuestra judicatura vuelve a quedar en evidencia ante la Justicia extranjera. Una vergüenza.

Corrupción, millones de dólares y euros por debajo de la mesa, amenazas mafiosas… la trama tiene todos los ingredientes para acabar mal, incluso, para Felipe VI, que fiel a su pasado y presente, siguiendo al pie de la letra los postulados de la institución obsoleta que lidera, camina ya desnudo entre nosotr@s creyéndose embutido en sus trajes caros. No lo está, ni mucho menos, y su silencio, su institución misma, nos produce unas náuseas insoportables. Ell@s y el resto de adláteres, desde la clase política a la empresarial y mediática que se suman a esa opacidad, mientras el estiercol delata cuán mal huele todo esto.

 

https://blogs.publico.es/david-bollero/

Deja un comentario