‘Moneyland’: así nos roban los superricos

El periodista británico Oliver Bullough presenta en España uno de los ‘best-sellers’ económicos del año, en el que explica cómo y por qué “los ladrones y los tramposos controlan el mundo” y cómo sus prácticas empobrecen a la sociedad.

El periodista Oliver Bullough, autor de 'Moneyland', posa con su libro en un hotel de Madrid. (PRINCIPAL DE LOS LIBROS)
El periodista Oliver Bullough, autor de ‘Moneyland’, posa con su libro en un hotel de Madrid. (PRINCIPAL DE LOS LIBROS)

JORGE O. MALDONADO

El país del dinero existe. No tiene fronteras físicas ni territorio ni tampoco aparece en los mapas, pero es una consecuencia real de lo mal repartido que está el mundo. El periodista británico Oliver Bullough lo ha bautizado comoMoneyland y ese es precisamente el título de su último libro, que este miércoles se publica en España de la mano de la editorial Principal de los Libros

De gira por Madrid y Barcelona, Bullough, corresponsal en Rusia de la agencia Reuters, explica a Público que Moneyland “es un sistema que permite a los ricos y a las fortunas más poderosas del mundo incumplir las leyes que afectan al resto de las personas”. El periodista cuenta en su alabada obra –ha sido elegido como libro del año por The EconomistThe Times y The Daily Mail– cómo funciona este perverso sistema y cómo debilita a la democracia. Un entramado de paraísos fiscales, empresas pantalla, fondos en Jersey, prácticas ilegales y redes financieras opacas que conforman un universo aparte donde los ricos se hacen cada vez más ricos, donde retuercen la ley a su antojo, donde nunca pagan lo que deberían pagar y donde, en definitiva, hurtan a los Gobiernos parte de sus impuestos, empobreciendo así al resto de la sociedad. 

Moneyland es el principal foco de corrupción del mundo, un refugio para los grandes cleptócratas globales, evasores de impuestos, ladrones, sátrapas y gobernantes corruptos, sostiene Bullough. “Es el lugar más democrático del mundo: mientras tengas mucho dinero siempre serás bienvenido, sin importar lo que hayas hecho antes. Puedes haber robado e incluso haber matado, pero si tienes dinero y ganas de esconderlo, Moneyland siempre estará abierto para ti”, añade el autor.

En su libro, Bullough explica cómo funciona “este sistema de injusticia global” y cómo surgió. La aparición de los primeros paraísos fiscales lo cambió todo, recuerda el periodista: “Moneyland fue inventado en los años sesenta del siglo XX para ayudar, primero, a los occidentales que no querían pagar más impuestos y, segundo, a políticos corruptos y dictadores de países sudamericanos y africanos que necesitaban esconder todo el dinero que robaban”. 

El sistema no ha dejado de perfeccionarse desde entonces y a día de hoy ha alcanzado un refinamiento maligno. “Las leyes tienen fronteras físicas, pero el dinero no. La corrupción es global y Moneyland es de hecho un país que llega a todas partes. Si uno roba dinero, ya no tiene que meterlo en una caja fuerte. Ahora puede sacarlo del país hacia cualquier parte del mundo comprando propiedades de todo tipo —inmobiliarias, arte, yates, artículos de lujo. etcétera…– o invirtiendo”, recuerda Bullough. “Puedes haber robado e incluso haber matado, pero si tienes dinero y ganas de esconderlo, Moneyland siempre estará abierto para ti”

Buena parte de la ingente cantidad de dinero que circula por Moneyland proviene de países en vías de desarrollo o de Europa del Este. De hecho, el interés de Bullough por esta realidad surge tras haber pasado siete años en Rusia, uno de los epicentros de Moneyland

En realidad el libro es una rigurosa investigación periodística en la que este periodista británico desgrana casos que ponen los pelos de punta: la codicia del que fuera presidente de Ucrania, Viktor Yanukovitch; la cleptocracia de la familia Obiang en Guinea Ecuatorial, ; la permisividad fiscal de Donald Trump; los manejos de los magnates rusos ayudados por Vladimir Putin; las trampas de los multimillonarios árabes. Tiene especial relevancia el capítulo dedicado al asesinato de Alexander Litvinenko, el espía ruso asesinado en 2006 con una dosis letal de polonio tras denunciar los oscuros negocios de lavado de dinero sucio en Rusia con la complicidad del Gobierno de Putin.  

En Rusia y en Ucrania Bullough vio cosas increíbles, el grado sumo de la corrupción y del saqueo (también del mal gusto). Sin embargo, el periodista advierte de que este es un fenómeno global que afecta a todo el mundo, desde Rusia al Caribe; desde Nueva Zelanda a Argentina. Europa tampoco es inmune: “En Europa occidental Moneyland es mucho menos obvio porque tenemos menos desigualdad, pero si el dinero ruso robado o fruto de la corrupción llega a Marbella, eso también afecta a España. El dinero corrupto siempre es dinero corrupto y siempre va a dañar a la sociedad de alguna manera. Moneyland es enemigo de la democracia, socava su legitimidad. Lo que tenemos que hacer es luchar contra ello”. 

¿Cómo desactivar un sistema tan perfecto y tan opaco? ?¿Cómo luchar contra los hombres que han robado al mundo entero y que tienen un inmenso poder? Bullough propone “más democracia”. “Tenemos que tener mayor control sobre la riqueza, mayor transparencia; tenemos que saber quién es propietario de qué y hacer mucho más difícil robar dinero, porque ahora es muy fácil robarlo. También hay que dotar de más medios a la Policía porque ahora el dinero se mueve muy fácilmente por toda Europa. En ese sentido, yo soy partidario de crear un FBI a nivel europeo y de apostar por la cooperación internacional”. 

Sin embargo, la laxitud sobre todo de los gobiernos occidentales a la hora de aceptar dinero sucio e inyectarlo en sus economías es un hándicap para luchar contra Moneyland. En ese sentido, Estados Unidos es un caso paradigmático: “Estados Unidos es un paraíso fiscal muy importante, no sólo de dinero del extranjero, sino también de dinero nacional”, afirma Bullough.

Y más ahora que en Estados Unidos gobierna Donald Trump, un habitante destacado del país del dinero, un moneylander de manual. “Donald Trump, Vladimir Putin y otros muchos practican el juego de Moneyland: son buenos al mentir sobre su dinero y sobre cómo lo consiguen y por eso también son buenos al mentir sobre sus políticas. Son mentirosos profesionales”, afirma Bullough.”Estados Unidos es un paraíso fiscal muy importante, no sólo de dinero del extranjero, sino también de dinero nacional”

Pese a todo, Bullough​ afirma que Moneyland, al contrario de lo que muchos pueden pensar, “no es un problema del capitalismo, sino un problema de criminalidad” y por lo tanto, debe combatirse con las leyes. “El capitalismo no es el problema. Mi libro trata sobre lo fácil que es robar y sobre la necesidad de cambiar las leyes. Es así de sencillo”, afirma Bullough, quien se reserva la última pregunta de la conversación: “¿Por qué no se está haciendo?” Él mismo responde: “Existe una industria que hace que luchar contra Moneyland sea complicado, Una persona muy rica quiebra la ley y no se hace prácticamente nada, pero si una persona pobre lo hace, enseguida siente en el cogote el aliento de la ley”.

Los poderosos de siempre siguen siendo muy poderosos, viene a decir Bullough: “En verdad todo es una mentira. Creo que uno de los graves problemas que tenemos los que nos enfrentamos a Moneyland es cómo hacer frente a alguien que te está mintiendo. Es mucho más fácil mentir que demostrar una mentira: hay que demostrar que uno se equivoca, ese es el gran problema de las fake news“.

Pero Bullough no quiere terminar la conversación sin lanzar un mensaje optimista: “Europa no sabe el poder que tiene; es un gigante dormido. ¿Quién es más poderoso, Putin o Europa? Si comparamos la economía de Europa con la de Rusia, ya tenemos la respuesta. Lo que tenemos que hacer es rastrear el dinero, ver dónde está y recuperarlo. Es sencillo”. 

Ahora sólo falta ponerlo en práctica, y en ese sentido el libro de Bullough ofrece varias claves sobre cómo derrotar a los “ladrones y los tramposos que controlan el mundo”.

https://www.publico.es/economia

Deja un comentario